Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2017

Izquierda: misticismo y pornografa

Marxista 5 de maio

Traducido del portugus para Rebelin por Susana Merino


En 1920 cuando realizaba un balance sobre los antecedentes histricos de la Revolucin Rusa, en su texto Izquierdismo, Lenin llamaba a los aos reaccionarios que haban transcurrido en su pas entre 1907 y 1910, luego de la derrota de la revolucin burguesa de 1905, tiempos de misticismo y pornografa.

Cuando hagamos en el futuro un balance similar sobre la situacin actual en el Brasil tendremos que ser ms directos, rigurosos y crticos. En cuanto a la clase trabajadora como un todo, tal vez no tanto, ya que su condicin de vctima de todo un devenir histrico manda al territorio de las objetividades las observaciones que tengamos que hacer a su respecto. En cuanto a la izquierda, en todo caso no podremos minimizar la condena al verdadero festival de misticismo y de pornografa poltica que se ensaya desde hace ya mucho tiempo en el pas. Partamos de 1964.

El PCB (Partido Comunista Brasileo) que era entonces dominante en el seno de la izquierda, no se avergonz de asumir el papel de agente de una revolucin democrtico-burguesa, desde la va institucional, claro, que hipotticamente se hallaba al servicio simultneo de los trabajadores y de los burgueses, en que el partido deliraba compartir los mismos intereses histricos y polticos. Fuera lo que fuese.

Durante la dictadura del 1964 al 1985 la izquierda se dividi en dos tramos poltico-ideolgicos, ligados ambos a las dos vertientes polticas de la ideologa pequeo burguesa, ajenas y antagnicas a los intereses del proletariado: el vanguardismo, en el caso de la izquierda armada y el viejo reformismo capitaneado an por el PCB. En las que pese a la seria militancia de las dos vertientes llev como resultado a la derrota. Lateralmente hubo tambin una minoritaria lnea marxista igualmente derrotada.

La vuelta a la democracia, como sabemos fue un carnaval democrtico que condujo a placeres indescriptibles a la burguesa nacional e internacional y tambin a los generales de la dictadura. Ni pensar en socialismo revolucin? Qu es eso? Lo que ocurri es que la izquierda naveg en los mares putrefactos y cenagosos de la democracia y de la conciliacin de clases. Y dio lo que poda dar: el puerto de la institucionalizacin y de la legitimacin de un Estado burgus en la Constitucin de 1988, muy apropiadamente llamada Constitucin ciudadana Ciudadana, s; proletariado, jams exultaba la izquierda protegida ahora en un partido que en realidad jams pretendi ser un partido de los trabajadores, ms del pueblo contra las lites y expresiones similares siempre tiles para preservar los intereses de los de arriba. De trabajadores solo el nombre y desgraciadamente la composicin y demogrfica.

Ya en el poder el PT transit por donde regularmente caminan los partidos demcratas: la senda de la degeneracin poltica y organizativa. Lo que era socialdemocracia se convirti en social liberalismo. La opcin por la legalidad institucional apag todo rescoldo de las brasas de la combatividad que pudieron haber resistido bajo de las cenizas del acomodo. A tal punto que el ao pasado la burguesa lleg a la conclusin de que el partido ya no estaba al servicio de sus intereses. Muchas gracias seores pero su tiempo ha terminado. Descendido del poder el PT vuelve a las calles retomando su lnea social demcrata presionado por el miedo a perder sus bases electorales del proletariado. Vamos a ver qu sucede. Todo va a depender a partir de ahora del desarrollo de la lucha de clases.

Una respuesta que no va

Desmoralizado, poltica e ideolgicamente vaciado el reformismo tradicional, en las aguas turbias de la redemocratizacin la pequea burguesa no perdi tiempo en la bsqueda y descubrimiento de nuevos caminos favorables a su inmediatismo y al idealismo inscripto indeleblemente en su cdigo gentico. Despuntan entonces en el horizonte dos divisiones de caballera salvadoras de la ya desesperada pequea burguesa: el trotskismo y el "gramscismo". Enfrente las bestias apocalpticas dl mesianismo, del oportunismo, del inmediatismo y del voluntarismo, alineadas siempre y en formacin tratando de aplastar al marxismo y su presencia en las luchas del proletariado.

Por qu el proletariado se mantiene an hoy ajeno a su propia miseria material y espiritual? Es cierto, los aparatos represivos e ideolgicos de la burguesa y de la pequea burguesa son determinantes. Pero por qu no se produce una mayor cantidad de actos de rebelda clasista -clasista, repetimos del proletariado en proporcin a la opresin que sufre este proletariado? De quin es la responsabilidad? Exactamente: la responsabilidad es de esa izquierda que va hacia el proletariado ya sea en busca de votos o prometiendo una revolucin imaginaria para dentro de poco, esparciendo ilusiones mantenidas solamente por voluminosas dosis de falsas esperanzas mesinicas difundidas por los trotskistas y sus simpatizantes.

Revolucin? Solo si nos dirigimos a los trotskistas de pecho inflado y voz retumbante. Todos los dems son traidores Transformacin social? Solo nosotros podemos dirigirla los dems son infantiles, izquierdistas, irresponsables, "blanquistas", susurran educadamente los gramscianos, los reformistas de nuestro tiempo, los neorreformistas. No es necesario recorrer un lapso muy largo para comprobar, sin la menor posibilidad de rplica, estas verdades. Veamos Venezuela donde el proletariado alcanz la mayor conciencia en el mundo actual, un pas donde la contradiccin entre burguesa y proletariado logr la mayor agudeza. Un pas en que el imperialismo acorralado dirige sus garras organizando abiertamente un golpe de estado para derrocar al gobierno de Maduro que incluso con la actual Asamblea Nacional Constituyente instala en el pas una coyuntura revolucionaria que solo puede terminar en socialismo o barbarie.

Qu es lo que piensan hacer los trotskistas y los gramscianos ante este grave cuadro coyuntural venezolano?

Trotskistas: el bolivarismo es una forma de bonapartismo, de fascismo. Tenemos que combatirlo. Tenemos que alinear a todas las fuerzas del pas para combatir a Maduro, incluso con la derecha abiertamente fascistas, pero disfrazndonos de verdaderos chavistas para no desmoralizarnos ante las masas. Pero seamos conscientes de que somos los nicos que podemos liderar la revolucin en Venezuela y en cualquier otro lugar del mundo, cualquier frase de cualquier proceso. Para que una revolucin triunfe en todas partes es una direccin revolucionaria. Y nosotros somos esa direccin.

Los gramscianos: No, compaeros, no podemos declarar un apoyo slido y abierto al bolivarismo y al presidente Maduro. Al fin de cuentas, por favor, presten atencin que la Constituyente que l convoc no es democrtica, no fue precedida, ni convalidada por una consulta popular, un referendo. Fjense, por favor, que esta Constituyente no fue decidida mediante el voto universal, exigencia de toda democracia que pretenda ser verdaderamente democrtica.

Y nosotros, los marxistas, qu tenemos que decir sobre el bolivarismo y el gobierno de Maduro? Qu tenemos que decir y hacer? Nuestra agitacin y nuestra propaganda parten del principio de que Venezuela constituye un punto de anclaje de la revolucin mundial, s, mundial hoy en da, porque como afirmamos anteriormente es en este pas, en donde el proletariado no constituye ninguna categora diluida como pueblo, ciudadano, poblacin etc. con las que los conciliadores y los traidores tratan de ocultar o de secundarizar los intereses de los de abajo. El bolivarismo fue y contina siendo el factor desencadenante y radicalizador de la agudizacin de las luchas en Venezuela. Y su radicalizacin revolucionaria aguzar las luchas en toda Amrica Latina y tal vez en el mundo. Es necesario crear un partido leninista revolucionario en Venezuela? S, claro. Podr este partido contar con segmentos decisivos del PSUV? Obvio, actuemos radicalizando el bolivarismo y no destruyndolo como quieren trotskistas y gramscianos y as llegaremos a buen puerto.

Los marxistas de cada pas debemos, por lo tanto, organizar comits de apoyo a la Revolucin Bolivariana y denunciar en la calles la ofensiva capitalista, imperialista contra esta revolucin. Y si es preciso empuar las armas en defensa de la liberacin del proletariado venezolano.

Viva el bolivarismo! Viva Maduro! Viva la Constituyente Proletaria!

 

Fuente: http://www.mmarxista5.org/conjuntura/231-esquerda-misticismo-e-pornografia

 

Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.

 

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter