Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-08-2017

Siguen las provocaciones imperiales contra Venezuela y contra el mundo!

CEDIS


Recientemente se supo que desde el pasado Lunes 21 comenzaron, en territorio surcoreano, los ejercicios anuales UlchiFreedom Guardin., organizados en esa lejana regin del mundo por el gobierno de los Estados Unidos. Ellos fueron previstos para durar 12 das, e incluyen la mayor simulacin computarizada del planeta, el despliegue de 50,000 mil militares surcoreanos y 17,000 estadounidenses. Para quienes siguen con atencin la alarmante situacin internacional, difcilmente podra escaprseles que en el actual contexto, esas maniobras, suenan no slo como la continuacin de una poltica de constante provocacin contra la Repblica Democrtica y Popular de Corea Corea del Norte, como se le conoce popularmente-. Asoman como un nuevo escaln agresivo contra la paz del mundo.

No han pasado muchos das de la visita del Vicepresidente norteamericano Mike Pence, a algunos pases del Cono Sur de Amrica. A ellos, y tambin a los gobiernos de Brasil y el Per, el Vice Mandatario Yanqui les ha exigido que rompan relaciones diplomticas con el gobierno de Pyong Yang. Esa demanda, ha incluido los nuevos intentos de la Casa Blanca por aislar a Venezuela y preparar las condiciones para una posible intervencin militar contra la Revolucin Bolivariana.

Pese a que las cancilleras de los pases visitados ha rechazado la agresividad extrema del Imperialismo, el Presidente Trump ha dado a conocer recientemente, nuevas sanciones contra la administracin de Caracas. Los expertos, las resumen del siguiente modo: Estas sanciones no van contra funcionarios venezolanos, sino contra toda la economa y el sistema financiero del pas bolivariano. Y es que prohben a cualquier persona, empresa, entidad financiera o asociacin en EEUU, que acepten negociar de manera directa o indirecta con los nuevos bonos o recursos de financiamiento que sean emitidos por el BCV o PDVSA. Se trata, sin duda de una medida de asfixia a la economa toda de Venezuela, que intentar limitar las capacidades del pas de obtener financiamiento o incluso comprar y vender activos.

Estas sanciones no afectan los bonos venezolanos que ya estn en el mercado. Pero apuntan al default e impago de Venezuela, aunque el pas ha pagado 65 MM$ por sus compromisos en 24 meses. Esto debido a que las sanciones intentarn limitar la capacidad de Venezuela de obtener financiamiento, para cumplir con ello los compromisos que ya estn vigentes. De ese modo, las sanciones se dirigen a afectar las vas de financiamiento de PDVSA para desarrollar la Faja del Orinoco, proyecto bandera de aspiracin al desarrollo nacional. As que apuntan al corazn de la economa venezolana al corto y largo plazo.

Es claro que esta nueva accin imperialista, fracasar. Venezuela no est sola. Ya se preparaba para esto, y vena trabajando con China en un proceso de recompra de bonos venezolanos. El jueves, en Wall Street ya se manejaba esa posibilidad y los bonos venezolanos tuvieron su mejor da del ao al saltar 6%. Este acuerdo permitira la compra segura de China de la deuda venezolana, cosa que asegurara el financiamiento de Venezuela para el corto y mediano plazo. Asegurando estabilidad y evitando mayores afectaciones de las acciones de Trump contra el pas. Las medidas de Trump aunque tomen la forma de sanciones econmicas, son en realidad acciones polticas. El objetivo es doblegar a Venezuela, por ser un factor clave en el Sistema-mundo no slo por sus ingentes recursos que la declaran como zona en disputa, tambin por su posicin de importancia poltica de actor de influencia

Si a esto sumamos la crisis Siria, los fracasos imperialistas en Irak , el caos que vive Libia, las medidas orientadas a prolongar la guerra afgana, los sistemticos ataques contra el pueblo Palestino y el acoso a la Repblica Saharahui, que llega incluso a nuestro pas; percibimos el hecho que el sistema imperial norteamericano y a sus aliados europeos se les ha ampliado actualmente el cmulo de problemas que tienen relacin con la crisis sistmica que no ha terminado an pero que amenaza con reeditarse. Ellos intentan enfrentarlos cargando a cuestas el pesado anclaje de su pasado y coherentes con el dictado propio de la naturaleza de sus genes, no tienen otra opcin que sus ya tradicionales recetas intervencionistas. Objetivamente la polica norteamericana contras el as llamado terrorismo islmico no ha dado resultado. Al contrario, este se ha extendido, como lo prueban los recuentes ataques ocurridos en Barcelona y en otras ciudades europeas.

Las recientes sanciones a Corea del Norte, Rusia, Irn y las amenazas a China, ellas no lograrn tampoco los efectos deseados por Washington. No debe olvidarse que terminada la guerra en la pennsula de Corea -1953- la Pyong Yang plante la firma de un tratado de paz a lo que EEUU se neg. Por lo dems, en 1998, el Pentgono dise el proyecto OPLAN 5027-98 para bombardear este pas en colaboracin con Corea del Sur y Japn. Y es que Corea del Norte, siempre estuvo en la mira de los estrategas del Pentgono. Las verdaderas razones de esa poltica residen en sus objetivos estratgico del Imperio. Y Corea lo sabe, y entiende que solo su capacidad de responder a la agresin le permitir sobrevivir. Ellos no estn dispuestos a correr la suerte de Irak y Libia. La locura que se le endilga al gobernante no es ms que una forma de ocultar sus verdaderos propsitos. El cinismo y el engao forma parte del libreto de las lites, mega corporaciones que concentran en sus manos ms del 50 por ciento de los activos del mundo. Ellos necesitan la guerra para mantener un estilo de vida que se asienta en el despojo de gran parte de la humanidad.

Debemos destacar el papel de los integrantes del Gobierno Bolivariano, en especial del Presidente Nicols Maduro y de la ahora Presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente Delcy Rodriguez. Ellos han mostrado a los pueblos del mundo ejemplos de valenta y de dignidad al ejercer el derecho del pueblo venezolano a decidir su destino con independencia, y soberana, respetando los derechos humanos, construyendo una democracia renovada, participativa, protagnica. En Venezuela se ha ampliado y profundizado la participacin del pueblo en la vida poltica del pas. El actual gobierno Venezolano ha asumido con coherencia el legado sembrado por el Comandante Hugo Chvez Fras.

En la Patria Grande Latinoamericana, hay que destacar los xitos del proceso Venezolano. El pasado 30 de julio, y luego de la exitosa eleccin de la Asamblea Constituyente, cesaron, finalmente, las acciones terroristas impulsadas por los grupos contra revolucionarios internos con el apoyo de los Estados Unidos y se alcanz un proceso de pacificacin del pas, signado por la derrota de los planes desestabilizadores de la MUD.

El proceso bolivariano est mostrando al mundo, que las guerras de cuarta o de quinta generacin, de baja intensidad o las Revoluciones de Colores alimentadas por una gigantesca campaa meditica, de mentiras y falsificaciones sobre la realidad del pas hermano, bajo ciertas condiciones y en el nuevo escenario global que se abre, pueden ser derrotados. Pensamos que la importancia del mismo trasciende el espacio de nuestra patria grande y tiene una dimensin mundial. Esta alumbrando los caminos del porvenir de nuestros pases y pueblos y constituye un punto de referencia y de estudio obligado de toda persona honesta que se plantea el compromiso de aportar en la construccin de un pas y un mundo nuevo.

En el Per, el gobierno hace agua y la mafia acecha

La prolongada huelga magisterial ha demostrado la absoluta incapacidad de la Clase Dominante apara encarar y resolver los graves problemas sociales que atormentan a las grandes mayoras nacionales. El gobierno fracas en toda la lnea, por su torpeza, soberbia e insensibilidad. Le rest inicialmente importancia al conflicto magisterial que se inici en el Cusco y subestim la capacidad de lucha de los docentes peruanos, largamente abandonados por el Estado Peruano. Despus, se aferr a prejuicios anti comunistas sin fundamento alguno, guiado por la estrechez mental de algunos de sus ministros y, finalmente, se neg a dar la cara para tratar el conflicto con los dirigentes reales de la lucha profesoral. Como consecuencia de tan errtico comportamiento, la huelga se ha extendido a todo el pas y prolongado en el tiempo, en detrimento de la estabilidad poltica que reclaman las autoridades formales. La Izquierda oficial le debe al pas una severa autocritica por el sesgo de los acontecimientos.

La responsabilidad principal, en este orden de cosas, le cabe a patria Roja y a la direccin nacional del SUTEP, pero se proyecta a otros sectores de la denominada Izquierda legal, no por lo que est haciendo ahora que busca reaccionar positivamente ante la crisis- sino por lo que dej de hacer en los ltimos 25 aos, en los que busc unirse no para organizar al pueblo, ni para alentar o conducir sus luchas; sino apenas para participar en jornadas, en procura de cuotas de Poder que nunca fue capaz de alcanzar. Mientras las vanguardias de nuestro pueblo se unan, o dividan, en disputas episdicas de corte electoral.

La justeza de las demandas de los docentes es sin duda indiscutible. Y su capacidad de lucha aflora hoy como un aliciente para otros segmentos de la vida nacional. La vigorosa accin desplegada en 18 regiones del pas, ha sido producto de una caudalosa protesta ciudadana embalsada mucho tiempo. Acciones valerosas han desplegado en todo el territorio nacional maestros y maestras de localidades rurales y urbanas, dedicadas esforzadamente al laborioso trabajo de la educacin de la infancia y la juventud. Sobreponindose a enormes dificultades econmicas, materiales y aun acadmicas, los docentes peruanos han hecho honor a la gloriosa tradicin de lucha del magisterio nacional, a las enseanzas del Amauta, las lecciones de Jos Antonio Encinas, la ruta esforzada de Walter Pealoza y el activo trabajo sindical de Isaas Poma Rondinel, que arrancara al magisterio del cautiverio poltico en la que lo tuviera sometido el APRA durante algunas dcadas.

Las acciones de masas libradas por los maestros, y la movilizacin de los trabajadores el pasado 24 de agosto bajo las banderas de clase de la CGTP, no han tenido precedentes en lo que va del siglo XXI; y han rememorado ms bien episodios heroicos de tiempos mejores, desplegados bajo idnticas banderas de clase en otras pocas.

No obstante, la continuacin incierta del conflicto, entraa peligros que deben ser advertidos. Una parte de las demandas magisterial, ha asido satisfecha de manera parcial. Esto, de por si configura una verdadera victoria de los maestros, que han logrado arrancar conquistas que no han sido producto de la generosidad del rgimen, ni han cado del cielo; sino el resultado de una batalla dolorosa y difcil, que ha dejado una estela de muerte y daos fsicos y sicolgicos en muchos docentes. Y asoma en el escenario el peligro de la dispersin y el desbande del movimiento, alentados por el gobierno y por grupos desclasados que an existen en el magisterio nacional y en la sociedad peruana.

Siempre es preferible que un movimiento victorioso ceda el paso y se repliegue ordenadamente, antes que cunda el desnimo y el temor. El liderazgo de una Vanguardia unida y coherente, exige tensar la cuerda hasta donde realmente sea posible, y buscar acuerdos antes que se agote el movimiento. Por lo dems, la radicalizacin extrema de una accin de clase puede debilitar la capacidad operativa de los trabajadores e incidir negativamente en la formacin de su conciencia de clase; al mismo tiempo, alentar deformaciones y errores que finalmente quiebren una lucha que merece una clara victoria.

Grupos aventureros o ultra izquierdistas, de hecho estn interesados en destruir las estructuras independientes de los trabajadores, en tanto que el fujimorismo y el APRA buscan usar en su provecho la crisis poltica que la accin genera. Su propsito, es neto: promover la vacancia presidencial para adelantar las elecciones nacionales del 2021 e instalar a Keiko Fujimori en la Jefatura del Estado. Lo que no pudieron lograr por va ordinaria ni el 2011 ni el 2016 , quieren arrancarlo ya, a la mala, en los prximos meses. Esta maniobra que podra conducir al pas al despeadero, debe ser enrgicamente rechazada por la ciudadana.

La unidad de accion debe profundizar las luchas

En este marco, la unidad de accin de los trabajadores y el pueblo debe perfilarse de un modo claro y definido, cimentarse en un programa elemental y vigorizarse a partir de luchas polticas que eleven la conciencia revolucionaria de las masas.

Hay que luchar en primer lugar contra el rgimen de dominacin capitalista que impone a espaldas de los peruanos- el modelo Neo Liberal vigente, culpable directo de la crisis que agobia a los peruanos.

Hay que enfrentar la poltica imperialista que promueve y alienta la guerra en nuestro continente con el propsito de vencer a los pueblos y derrotar el pro cesio emancipador latinoamericano que hoy se afirma en las victorias de Cuba, Venezuela Nicar agua, Bolivia y otros pases de nuestro continente.

Hay que luchar por la derogatoria de la rrita Constitucin de 1993, heredada de la dictadura asesina y mafiosa del fujimorismo, promoviendo una nueva Carta Magna verdaderamente democrtica y popular

Hay que demandar el respeto a los derechos laborales de los trabajadores en todos los niveles, y sus conquistas sociales, producto de la accin vigorosa de todo nuestro pueblo.

Hay que defender la enseanza pblica y combatir la privatizacin creciente de la educacin y los servicios de salud, que han sido convertidos en simples instrumentos de lucro por la clase dominante.

Hay que demandar el respeto pleno a las libertades democrticas, condenar la represin, combatir a la Mafia y a la corrupcin enquistada en el alma de los explotadores; denunciar y sancionar ejemplarmente a los beneficiarios de Odebrecht, Lava Jato y otros portadores de la corrupcin.

Y hay que dar paso a la accin unida y organizada de los trabajadores en defensa de la Soberana Nacional y los derechos fundamentales de la poblacin peruana.

Las alianzas electorales que fraguan algunos, tiene sustento precario y efmero. En cambio, la lucha abierta y de clases que asoma este ao del Sesquicentenario del Manifiesto Comunista y del Centenario de Octubre, disea un porvenir mejor para los trabajadores de nuestra patria y del mundo. No hay que olvidar, en ese marco, las sabias palabras de Carlos Marx:: El movimiento proletario, es el movimiento autnomo de una inmensa mayora, en inters de una mayora inmensa, El proletariado, la capa ms baja y oprimida de la sociedad actual, no puede levantarse, incorporarse, sin hacer saltar, hecho aicos, desde los cimientos hasta el remate todo ese edificio que forma la sociedad oficial

Este es el sentido esencial que cobra hoy la vigorosa batalla de clase que libra nuestro pueblo. Honor a ella!

Lima, agosto del 2017

Centro de Estudios Democracia, Independencia y Soberana



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter