Portada :: Europa :: Convocatorias
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-07-2004

El II Encuentro Obrero Europeo llama desde Ginebra a la accin unida contra la "Constitucin Europea"
"El proyecto de Constitucin Europea es contradictorio con la democracia"

Rebelin


El 21 de septiembre del 2003 se reuni en Pars el I Encuentro Obrero Europeo y decidi poner en marcha un llamamiento contra la "Constitucin Europea". Este ao, a propuesta de sindicalistas y militantes del Partido Socialista Suizo se ha realizado un II Encuentro en Ginebra, el pasado 12 de junio. A este Encuentro asistieron delegados de 11 pases, entre ellos a 8 del Estado espaol. Llamamos a todos los que estn de acuerdo en oponerse a la ofensiva impulsada desde los entresijos de la Unin Europea a que se sumen al llamamiento incluido a continuacin y a que colaboren en la extensin y desarrollo de esta iniciativa.

La Constitucin que quiere dotarse la Unin Europea es una amenaza adicional contra nuestros derechos, nuestras libertades democrticas y la soberana de las naciones

Constatamos que ao tras ao, en todos los pases, la poltica impulsada por la Unin Europea mediante las directivas, los tratados, las polticas dictadas por la Comisin, conduce a una creciente destruccin de nuestros derechos sociales, de nuestros servicios pblicos e incluso de nuestros derechos democrticos.

De las medidas contra los parados hasta las amenazas contra el trmino de la vida laboral, de los ataques a la Seguridad Social hasta el peligro de privatizacin de todos los servicios pblicos, lo que se conoce como Estado de Bienestar est cuestionado por exigencia de la Unin Europea, en todas partes, tanto en los pases que ya eran miembros de ella como en los que acaban de incorporarse el 1 de mayo de 2004.

Idntica situacin hallamos en los pases de Europa que no son miembros de la Unin Europea, sean o no candidatos a la adhesin. En todos ellos se amenazan o destruyen los derechos y garantas sociales, incluso las ms modestas, porque todos los gobiernos se apoyan en la poltica de "liberalizacin" y recortes sociales impulsada por la Unin Europea para imponerla en los respectivos pases, como estamos viendo en Rusia con el ataque a los derechos en materia de vivienda.

Con motivo de la ampliacin de la Unin Europea, asistimos a una aceleracin de esta poltica de destruccin social. As sucede, por ejemplo, con el proyecto de directiva Bolkenstein sobre los servicios en el mercado interior, que permitira que una empresa de servicios escape a todas las normas y reglamentaciones de los pases en los que se establezca. En todas partes se desarrolla deliberadamente una poltica destinada a que los trabajadores de toda Europa compitan entre ellos, para destruir en todas partes el empleo, las conquistas sociales, los servicios pblicos, en perjuicio de todos los trabajadores, tanto si viven en los "antiguos" como en los "nuevos" miembros de la Unin Europea.

Pongamos slo algunos ejemplos:
* La Constitucin Europea se opone a que se pongan en tela de juicio los tratados antisociales ya existentes (como el de Maastricht) pues incluye esta poltica en su captulo III.
* El proyecto de texto constitucional borra literalmente del derecho europeo la nocin de servicio pblico, que tan necesaria resulta. La sustituye por la nueva expresin "servicios de inters general". () El proyecto la emprende no slo con el nombre de los servicios pblicos sino con su propia estructura. Esos ataques son de dos tipos:
(1) El tratado convierte la competencia en un principio absoluto, lo que naturalmente excluye todo monopolio, ahora bien la rentabilidad de muchos servicios pblicos descansa en la existencia de un monopolio.
2) el tratado prohbe tambin todas las ayudas estatales, que por naturaleza van contra la competencia. Este doble ataque estrangula literalmente los servicios pblicos () (Entrevista al eurodiputado del PS Jean-Maurice Dehousse, que vot contra el proyecto de Constitucin Europea.)
* La Constitucin Europea de la que quiere dotarse la Unin Europea es una amenaza adicional a nuestros derechos y a nuestras libertades democrticas. Subordina completamente las instituciones nacionales existentes a la Unin Europea y a sus instituciones. Extiende el campo de los temas que se deciden por mayora cualificada, y no por unanimidad. Quedan realmente en entredicho la democracia y la soberana popular.
* Con la ampliacin de la Unin Europea, asistimos a una aceleracin de la desindustrializacin (minas, astilleros, siderurgia, automvil, empresas de transporte) y de la deslocalizacin de empresas, que golpea a los trabajadores de todas las naciones, tanto las que pertenecen a la Unin Europea desde el principio como las que acaban de entrar.

En varios pases de Europa tiene lugar en este momento una movilizacin contra la directiva Bolkenstein, que amenaza, en particular, los servicios pblicos. Compartimos la opinin del eurodiputado socialista Jean-Maurice Dehousse, que afirma que Lo que hemos hecho hasta ahora en relacin con la directiva Bolkenstein ha tenido como resultado convertirla en un tema delicado, como reconocen las instancias oficiales. Por tanto, hay que continuar la lucha y extenderla al proyecto de tratado constitucional, ya que de qu servira aplastar el huevo de la serpiente si la mquina de ponerlos queda intacta?

Si se aprobase la Constitucin Europea
se opondra a la implantacin de una poltica social

Esta Constitucin, si la ratifican los 25 pases de la Unin Europea, dara carcter "constitucional" a todos los tratados ya existentes que estn en la base de la poltica de destruccin social a la que se oponen los trabajadores, los beneficiarios de prestaciones sociales y sus sindicatos. Como slo podra modificarse por unanimidad de los estados miembros, la Constitucin Europea impondra una sola poltica: la de una economa de mercado "altamente competitiva" en nombre de la cual habra que desmantelar todo el Estado de Bienestar y sacrificar todas las conquistas sociales. Con ello quedara en tela de juicio la democracia, ya que esa supuesta Constitucin impedira en lo sucesivo cualquiercualquier opcin poltica y cualquier poltica social.

Si la prxima cumbre europea aprueba este proyecto de "tratado constitucional", se convertir en una amenaza inmediata para los derechos sociales y para las organizaciones sindicales, cuya existencia est ligada a esos derechos.

Estimamos que la aprobacin del "tratado constitucional" por la cumbre europea pondra de inmediato a la orden del da la movilizacin contra esta supuesta "Constitucin" en toda Europa, contra la ratificacin de esa "Constitucin" por todos los pases miembros de la Unin Europea.

Este "tratado constitucional" es un instrumento al servicio de la patronal y de las multinacionales, contra los derechos de los trabajadores. Por ello hace falta la ms amplia unidad de todas las organizaciones de los trabajadores, sindicales y polticas, de toda Europa, para combatirlo e impedir que sea ratificado. Estamos en una encrucijada histrica. Nos jugamos todas las conquistas que permiten que la clase obrera viva y garantice un futuro a sus hijos.

Nos jugamos la democracia. Llamamos a desarrollar la campaa ms amplia entre los trabajadores y sus organizaciones para explicar el contenido de este proyecto destructivo a fin de emprender la lucha por el no a la Constitucin Europea.

 

Primeros firmantes:

Alemania: H.-W. Schuster, Ver.di, presidente AfA Dsseldorf; Karl Heinz Gerhold, Ver.di, presidente AfA Halle; Klaus Schller, SPD, miembro de la comisin obrera del SPD;H. Becker, GEW, direccin Francfort
Blgica: Paul Wattiez, delegado del comit por el No a la Constitucin Europea; Henri-Jean Ruttiens, sindicalista; Philippe Larsimont, coordinadorr del Movimiento de Defensa de los Trabajadores;Roberto Giarrocco, indicalista, ex representante de las Juventudes Socialistas en el Bur Nacional del PS
Espaa: Koldo Mndez, concejal, PSE-EE-PSOE, Vizcaya; Jos Manuel Toledo, concejal, PSE-EE-PSOE, Vizcaya; Gumersindo Bentez, sindicalista UGT Transporte; Roberto Tornamira y Alberto de Miguel, del Colectivo por el Socialismo Obrero de Madrid; Jess Bejar, sindicalista, Comisiones Obreras, Madrid; Rafael Aguilera, sindicalista UGT Funcin Pblica, Barcelona; Rafael Palmer, vicepresidente de AMDDEM-Praxis Mdica en nombre de esta asociacin.
Francia: Luc Lamy, sindicalista Transportes Pars; Marie-Claude Schidlower, Comisin de Mujeres del Acuerdo Internacional de los Trabajadores y de los Pueblos; Marie-Edmonde Brunet, sindicalista profesora; Michle Simonnin, sindicalista; Didier Zeau, sindicalista profesor; Franck Arnold, Partido de los Trabajadores; Georges Hoffmann, Rflexions; Jacques Paris, sindicalista profesor;Grard Schivardi, alcalde de Mailhac, Consejero General del cantn de Ginestas (Aude); Franois Grasa, sindicalista ferroviario;Clarisse Delalondre, sindicalista EDF; Jean-Charles Marquiset, Manifiesto de los 500; Vronique Ppers, sindicalista; Aim Savy, sindicalista y teniente de alcaldesa MRC de Ivry; Franois Chaintron, sindicalista; Olivier Doriane, Acuerdo Internacional de los Trabajadores y de los Pueblos; Daniel Gluckstein, coordinador del Acuerdo Internacional de los Trabajadores y de los Pueblos; Dominique Vincenot, Acuerdo Internacional de los Trabajadores y de los Pueblos; Jean Pierre Barrois, Acuerdo Internacional de los Trabajadores y de los Pueblos; Guadalupe: Raymond Gauthierot, en nombre del Consejo Sindical de la UGTG
Gran Bretaa: Stefan Cholewka, miembro del TGWU, director de The Link; (a ttulo personal) Charlie Charalambus, presidente de la Unin Local del TUC de Torbay, presidente de la seccin TGWU del Devon Sur; Steve Burke, miembro del GMB, responsable de juventud de la seccin del Labour Party de Rochdale; Tony Richardson, miembro del BFAWU, presidente de la Unin Local del TUC de Wakefield; Christine Taylor, miembro del TGWU, responsable de mujeres de la seccin del Labour Party de Rochdale
Italia: Lorenzo Varaldo, delegado sindical UIL enseanza Turn; Rita Defeudis, sindicalista profesora, CISL escuela Magenta Miln; Antonella Chieffa, delegada sindical CISL enseanza Magenta Miln;
Serbia: Pavlusko Imsirovic, Alianza Poltica Obrera; Yacim Milunovic, sindicalista Sindicato Nezavisnost (alimentacin, agroalimentario,hostelera, turismo
Suiza: Sylviane Herranz, periodista; Michel Gindrat, UCPO; Max Robert, sindicalista, enseanza; Daniel Hofer, miembro del PSS; Alexandre Anor, miembro del Partido Socialista; Catherine Anor, afiliada SSP; Jacques Robert, sindicalista Ginebra; Michel Guillot, sindicalista; Graziano Pestoni, diputado del PS Tessino y responsable sindical SSP; Franoise Schenk Gottret, diputada en el Gran Consejo de Ginebra; Luc Deley, miembro del PS, sindicalista, Ginebra; Rudi Jaussi, sindicalista, SSP, militante PSS; Simone Girodo, sindicalista servicios pblicos SSP, miembro del PS; Alain Charbonnier, diputado PS, Ginebra
Repblica Checa: Jan Tesar, redactor del boletn de Acuerdo Internacional de los Trabajadores y de los Pueblos.
Turqua: Pinar Erol, sindicalista aviacin
Ucrania: Vitaly Kulik, Unin Borotba; Andrei Mishyn, Unin Borotba.

Me adhiero al llamamiento

Nombre y apellidos.........................................................................
Direccin............................................................................................
Email..................................................Telfono..............................

Remitir a: [email protected]

Especificar si se acepta figurar entre los que suscriben, si se quiere recibir ms informacin, y el apoyo econmico aportado






Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter