Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-08-2017

Entrevista a Guillermo Almeyra, editorialista internacional de La Jornada (Mxico)
"El atentado de Barcelona, como el del 11 de septiembre, es una preparacin de la opinin pblica mundial para nuevas agresiones imperialistas"

Mario Hernandez
Rebelin


M.H.: Quisiera saber cul es el anlisis que hace del atentado en Barcelona, una ciudad que se ha expresado categricamente a favor de los migrantes, se ha dado all tal vez la ms importante movilizacin con medio milln de personas en las calles exigiendo que el gobierno espaol abra las puertas a la migracin y sufre este atentado que deja 14 muertos y ms de una centena de heridos.

G.A.: Antes que nada hay que ver quin aprovecha esto y quin est detrs. Porque una cosa es la piedra y otra la mano que la tira. Detrs del ISIS y el Estado Islmico estn Qatar, Arabia Saudita y EE UU. Siempre ha sido as. Adems hay un trasfondo, cundo se hace esto y para qu, porque cuando Bush padre quiso invadir Irak para quedarse con el petrleo, destruir un enemigo de Israel y extender la influencia de Arabia Saudita, invent lo de las armas de destruccin masiva que tena Irak, que despus se comprob que no era cierto. Lo mismo hizo Roosevelt cuando quera que EE UU entrase en la II Guerra Mundial y la poblacin estadounidense no; dej que destruyeran la flota en Pearl Harbor sabiendo perfectamente bien que lo iban a bombardear e iba a haber enormes prdidas y miles de muertos. Es decir, que las provocaciones de EE UU son permanentes y viejas, cada vez que tienen que preparar un ataque general tratan de preparar a la opinin pblica para justificar el envo de tropas y todo tipo de ataques, guerras, etc.

En una preparacin de la guerra contra Venezuela, contra Corea del Norte, que podra ser perfectamente una guerra contra China y contra Rusia, el atentado de Barcelona no solo es como los realizados antes en Alemania contra los ms sensibles al problema de los inmigrantes, sino que tambin es una preparacin de la opinin pblica mundial como fue el atentado del 11 de septiembre, que fue otra maniobra de EE UU para preparar la guerra de Afganistn en aquel caso y ahora Trump la retoma.

Entonces, creo que el problema es verlo dentro del contexto, que haya un puado de fanticos como los del ISIS o como el Ku Klux Klan es una cosa, pero quin los maneja y por qu los hacen surgir ahora es otra. Yo creo que estamos frente a la preparacin a mediano plazo de un acontecimiento que puede ser terrible. Las maniobras que estn haciendo conjuntamente EE UU y Corea del Sur son una provocacin en las condiciones actuales y son muy peligrosas, pueden permitir cualquier cosa a posteriori, a reacciones de Corea del Norte, por ejemplo, aunque China est tratando de frenarla, pero no es seguro.

Estamos en una situacin mucho ms peligrosa que lo que hace aparecer el atentado. El atentado de por s quiere decir que nadie est seguro porque en cualquier lugar puede aparecer un coche o una furgoneta como sucedi en Niza, en Barcelona, una cosa de todos los das. Quieren crear un pnico generalizado pero no es casual que esto coincida con la subida de Trump al gobierno y con lo que est sucediendo en EE UU.

M.H.: Llama la atencin que el ex asesor de Seguridad Nacional de Carter, Zbigniew Brzezinski, se atribuya la creacin del ISIS.

G.A.: Exactamente. Por qu ahora? Porque eso lo sabamos hace aos, pero por qu lo dice ahora es el tema.

El gobierno de la Concertacin ha tratado de borrar el pasado de la mente de los chilenos

M.H.: Estuve la semana pasada en el vecino pas de Chile, pis nuevamente las calles de Santiago, haba estado en enero de 1973 el ltimo ao que gobernara Salvador Allende. Me encontr all con una situacin poltica particular, donde el pinochetismo parece haber ganado la batalla cultural. Inclusive conversando con una ex dirigente del PC y actualmente presidenta del organismo que administra el sitio de memoria en el Estadio Nacional, donde hubo 20.000 prisioneros en los primeros meses de la dictadura de Pinochet, es crtica de su partido y su posicin poltica en la actualidad. Me record a la situacin de Espaa con el Pacto de La Moncloa donde del franquismo no se habla y sucede algo similar en Chile, de Pinochet no se habla. Inclusive fue el reclamo que hizo una de las visitantes al Estadio Nacional, al compaero voluntario que nos gui en la recorrida. Hacia el final una compaera del grupo de visitantes le dijo en dos horas y cuarto no lo nombraste a Pinochet y l le contest no se trata de hacer una poltica en contra de las FF AA, esa no es nuestra intencin. Cunto tiempo har falta para recuperar la conciencia que se expres hace tantos aos en lo que fuera el gobierno de la Unidad Popular. Pero tambin me encontr con algo muy interesante, la ciudad de Valparaso es gobernada por el Partido Autonomista, un partido que impulsa las cooperativas, las empresas autogestionarias. Y tambin casi tenemos que suspender el Encuentro sobre migraciones al que fui invitado porque los estudiantes tomaron la Universidad de Santiago de Chile y nos obligaron a concluir nuestra actividad en el Planetario.

G.A.: En efecto, el gobierno de la Concertacin ha tratado de borrar el pasado de la mente de los chilenos, lo mismo que comunistas y socialistas cuando el pacto de la Moncloa, el resultado en Espaa fue la despreocupacin por todo lo anterior con el franquismo. En Chile tambin, hubo gente exiliada que le daba la mano a Pinochet, como Viera Gallo en el Senado, dirigente socialista que haba estado exiliado en Italia. Dirigentes del Partido Comunista que concilian para poder entrar en el Parlamento y que ahora se acomodan al Parlamento de la Concertacin. Es decir, ha habido una despolitizacin gigantesca y ha pasado la ideologa capitalista, como ha pasado en Argentina, sino no se entiende de dnde salen tantos votos a Macri; pero tambin pas la aceptacin de la dictadura.

En Argentina entre las Madres, las Abuelas y las organizaciones de DD HH se consigui castigar a los principales responsables de la dictadura y de eso es difcil retroceder aunque el gobierno actual haga todo lo posible. En Chile no hubo nada de eso, no hubo una recuperacin de la democracia con medidas ejemplares contra la dictadura, se lo dej a Pinochet como senador vitalicio hasta que se muri y se consigui de la mano de la extrema derecha no tocar el pasado de las FF AA, no hay una defensa de la memoria, es trgico, porque precisamente en Chile es donde con los cordones industriales haba sido ms avanzado el proceso de auto conciencia y auto organizacin del movimiento obrero.

M.H.: Yo no pude conseguir un solo libro sobre los cordones industriales, fui a varias libreras inclusive de libros viejos y nada. Los libreros ni saban de qu les estaba hablando.

G.A.: Qu barbaridad. Hay un libro muy bueno de Franck Gaudichaud.

M.H.: S, pero est agotado. Creo que en estas luchas y expresiones de la juventud, como la que le comentaba en la Universidad o este joven partido que gobierna Valparaso, en la lucha contra los Fondos de pensin, est el futuro. Esto ltimo tambin me llam mucho la atencin porque una jubilacin promedio en Chile es de alrededor de 200.000 pesos, unos 300 dlares y la jubilacin promedio de un miembro de las FF AA es de 2 millones de pesos y esto lo sigue pagando el Estado chileno, no es privado como para el resto de la poblacin. Este es otro de los privilegios que han obtenido.

G.A.: Qu barbaridad!

M.H.: Ha tenido alguna repercusin en Europa la desaparicin de Santiago Maldonado?

G.A.: Desgraciadamente no. Un poco en algunos sectores en Espaa, otro poco en algunos grupos en Italia, aqu en Francia no se ha hecho nada que yo sepa al menos. Desgraciadamente la Argentina est muy lejos de la preocupacin de los europeos. Tampoco se ha hablado de la marcha de ayer de la CGT, que reuni a decenas de miles de personas.

M.H.: Pero como ha pasado en otros tiempos ya, esa capacidad de movilizacin es dilapidada por los dirigentes sindicales, parece mentira, como sucedi en marzo pasado, cuando ms de 2 millones de personas se movilizaron y luego el que sale fortalecido es el gobierno. Ahora parecera que nuevamente se repite la historia.

G.A.: Parece que s, han puesto el freno hasta el Comit Confederal de septiembre.

En todos los gobiernos capitalistas del mundo est en juego la reforma laboral

M.H.: Una tregua para tratar de solucionar las diferencias que hay al interior de la dirigencia sindical y buscar algn tipo de negociacin con el gobierno que de todas maneras va a ser difcil porque el presidente Macri ha licenciado al Vice Ministro de Trabajo y tambin a quien manejaba las obras sociales sindicales. Esta medida se ha conocido hoy. Ambos funcionarios vinculados a la dirigencia cegetista. Eso de alguna manera est marcando la agenda del gobierno respecto de lo laboral donde tambin se prev una modificacin a los Convenios colectivos en un sentido parecido al que llev adelante el gobierno de Temer en Brasil aunque creo que aqu les va a costar un poco ms.

G.A.: Eso es una generalidad, en todos los gobiernos capitalistas en estos momentos est en juego la reforma laboral.

M.H.: Con Macrn tambin en Francia.

G.A.: Macrn est preparando una Ley del trabajo que va a dar origen a fuertes movilizaciones. La burocracia sindical argentina se cree que puede negociar espacios y est muy equivocada, esta gente va por todo, no puede aceptar ni siquiera los sindicatos burocratizados. En todas partes se da esta movilizacin del capital contra el trabajo, contra los sindicatos. Ni siquiera los sindicatos divididos y burocratizados pueden existir para ellos porque necesitan actuar como emperadores dentro de cada empresa, decidir sobre todo lo que se hace. En Italia estn contratando por 2 horas, es ms el tiempo que lleva ir a trabajar que el que se trabaja. Eso impide tener una jubilacin y un salario decente convirtiendo a la gente en esclavos.

M.H.: La convocatoria a la Asamblea Constituyente en Venezuela ha dejado grogui a la oposicin.

G.A.: S. Pararon en buena medida las movilizaciones, se dividieron, fue una medida que la dividi profundamente. La convocatoria para octubre de las elecciones regionales, en donde van a participar varios de los partidos, entre ellos los que tienen ms fuerza dentro de la oposicin como Accin Democrtica. Temen que les suceda como con Chvez cuando se abstuvieron en las elecciones de la Asamblea legislativa y se convirti en una asamblea chavista. No quieren perder la oportunidad de tener algunos diputados y conservar poderes locales y abandonan a los estrictamente golpistas que quieren derribar a Maduro.

Hay un sector de la oposicin que est en el golpismo pero que ha perdido fuerza y que cuenta esencialmente con Uribe, la extrema derecha colombiana, EE UU y el gobierno de Santos en Colombia; pero en Venezuela no ha podido separar de las FF AA a ningn sector importante y, por otro lado, un sector importante de la oposicin que entra en el juego democrtico, entra a las elecciones a pesar de decir que la Asamblea constituyente es inconstitucional, acepta la resolucin y a pesar de decir que Maduro debe ser echado, aceptan sus disposiciones.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter