Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-08-2017

"Tenemos por delante grandes retos y mltiples dificultades", destac el lder de las FARC-EP, Rodrigo Londoo
La paz tendr que ser una realidad en Colombia

Telesur


El mximo lder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia- Ejrcito del Pueblo (FARC-EP), Rodrigo Londoo, conocido como Timochenko, expres este domingo que el compromiso que tienen ahora en adelante es superior porque se trata de aterrizar todas sus ideas en la democracia del pas.

"No se trata de aorar la vista al pasado, sino de extraer de l la experiencia acumulada con mirar a la construccin de un futuro mejor para nuestro pueblo. La paz tendr que ser una realidad cierta en Colombia, una hermosa tarea nos espera", enfatiz Londoo, en el centro de Bogot donde se instal el Congreso Constituvo de las FARC-EP.

El lder de la FARC-EP explic que hace muchos aos era impensable estar en la capital de Colombia hablando de poltica, pero que las nuevas realidades demuestran que el pas est cambiando para el bien de todos.

"Superamos en lo fundamental el obstculo de la guerra, celebramos este Congreso pblicamente y en la capital del pas, una victoria real impensable aos atrs. Tenemos por delante grandes retos y mltiples dificultades. Nada es fcil en el mundo poltico, mucho menos la actividad revolucionaria", destac Londoo.

El rgimen y el sistema no estn hechos para nosotros, pero estamos inmersos en ellos y dispuestos a cambiarlos. Requeriremos de cabeza fra y de masas que nos respalden en todos los espacios. Nuestra misin fundamental ser ganarlas, sin ellas el adversario har lo que quiera con nosotros, sin ellas no lograremos cambiar nada".

La organizacin trabajar durante cinco das para definir su plataforma poltica, los estatutos, directivas, nombre de la colectividad y listas al Congreso.

Palabras de instalacin

Camaradas:

Al reunirnos en este Congreso, con el propsito de fundar el nuevo partido poltico que presentaremos al pueblo colombiano, estamos dando un paso trascendental en la historia de las luchas populares en Colombia.

Las FARC-EP, el glorioso movimiento armado revolucionario nacido el 27 de mayo de 1964, nos trasformaremos a partir de este evento en una nueva organizacin exclusivamente poltica, que ejercer su actividad por medios legales.

Esto no significa que renunciemos de algn modo a nuestros fundamentos ideolgicos o proyecto de sociedad.

Seguiremos siendo tan revolucionarios como los marquetalianos, persistiremos en recoger las banderas bolivarianas y las tradiciones libertarias de nuestro pueblo, para luchar por el poder y llevar a Colombia al ejercicio pleno de su soberana nacional, y a hacer vigente la soberana popular.

Continuaremos luchando por el establecimiento de un rgimen poltico democrtico que garantice la paz con justicia social, el respeto de los Derechos Humanos y un desarrollo econmico con bienestar para todos quienes vivimos en Colombia.

As lo estableci nuestra Octava Conferencia al corregir y ampliar el Programa Agrario, y tales previsiones seguirn siendo parte de nuestro arsenal ideolgico y poltico.

Simplemente ahora damos cumplimiento a las conclusiones aprobadas por nuestra Dcima Conferencia. Su declaracin poltica llev por ttulo Se acab la guerra, vamos todos y todas a construir la paz! En ella consignamos que el Acuerdo Final de La Habana contiene los mnimos necesarios para dar continuidad por la va poltica a nuestras aspiraciones histricas por la transformacin del orden social vigente.

Y que por tal razn decidimos surtir todos los aprestamientos necesarios para el trnsito de nuestra estructura poltico-militar hacia un nuevo partido poltico. Dificultades conocidas en la implementacin, impidieron que este Congreso se celebrara en el mes de mayo. Lo hacemos tres meses despus, con la misma meta trazada por la Conferencia, dar continuidad a nuestros propsitos polticos de carcter estratgico por la construccin social de poder para el pueblo.

Como siempre hicimos las FARC, a nuestros contradictores en uno y otro extremo del espectro poltico responderemos siempre con hechos, sin necesidad de enzarzarnos en complicados debates. Nuestro mejor argumento sern las masas organizadas y en movimiento en los ms diversos escenarios, enfrentando con verdadero talento al rgimen y al sistema.

Si nuestro compromiso es ofrecer nuestra fuerza y energa por la unidad de los sectores progresistas, democrticos y revolucionarios del pas, de los movimientos polticos y sociales, de las mltiples organizaciones sectoriales y reivindicativas en el nivel nacional, regional y local, tenemos que tomar conciencia real de la amplitud con que debemos dirigirnos a la nacin, sin dogmas ni sectarismos, ajenos a toda ostentacin ideolgica, con propuestas claras y sencillas.

Ello deber manifestarse en nuestro nombre, en nuestros smbolos, en nuestra actitud, en nuestra manera de tratar con la gente, en nuestras plataformas y programas. La Gran Convergencia Nacional, con la que pretendemos crear poder desde las bases y disputar los espacios institucionales, slo ser posible si actuamos con modestia, sin soberbias o suficiencias, con respeto por los dems.

No necesitamos convencernos de que somos revolucionarios, sino sumar ms y ms gente al proceso por las grandes transformaciones del pas.

Las marchas guerrilleras solan enfrentarse a enormes filos, que una vez coronados nos permitan apreciar ms all, hacia otras hondonadas y cimas que nos esperaban. Es as como debemos considerar el paso que estamos dando.

Superamos en lo fundamental el obstculo de la guerra, celebramos este Congreso pblicamente y en la capital del pas, una victoria real impensable aos atrs. Tenemos por delante grandes retos y mltiples dificultades.

Nada es fcil en el mundo poltico, mucho menos la actividad revolucionaria. El rgimen y el sistema no estn hechos para nosotros, pero estamos inmersos en ellos y dispuestos a cambiarlos. Requeriremos de cabeza fra y de masas que nos respalden en todos los espacios. Nuestra misin fundamental ser ganarlas, sin ellas el adversario har lo que quiera con nosotros, sin ellas no lograremos cambiar nada.

Hagamos de este un Congreso histrico, del que salgamos ms unidos que nunca a cumplir con nuestros sueos. Urge comprender y asumir la dimensin poltica estratgica del paso que estamos dando. No se trata aorar volviendo la vista al pasado, sino de extraer de l la experiencia acumulada con mirar a la construccin de un futuro mejor para nuestro pueblo. La paz tendr que ser una realidad cierta en Colombia, una hermosa tarea nos espera.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter