Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-08-2017

El torrente imperialista

John Saxe-Fernndez
La Jornada


Es en medio del torrente imperialista desencadenado por el 11/S que ahora emana la perorata del nacional-trumpismo con su supremacismo blanco, anti-latino/mexicano, anti-inmigrante, neo-nazi y militarizado hasta la coronilla. Gracias al diputado Ron Paul se supo en su expresin presupuestal, de la magnitud y contexto de la militarizacin, que junto al creciente peso de Mnuchin, de Goldman Sachs, Wall Street y los tres generales sonel gabinete. Con Trump ellos encabezan lo que Naomi Klein llam capitalismo del desastre, ahora en su estampa neofascista de nacional-trumpismo: el Departamento de Defensa (DdD), las 37 mil firmas blico-industriales, incluidos poderosos consorcios, junto a miles de sub-contratistas, tienen acceso privilegiado (cost plus) a la mayor asignacin absoluta de recursos pblicos en la historia de EU y en lo que va, de nacin alguna, desde el despegue del mundo industrial.

El torrente imperialista no es asunto menor ni nuevo pero se recrudece y ensangrienta desde el 11/S junto al negacionismo climtico de Trump de grave riesgo a la biota global. La suya es una actitud dirigida a corregir, censurar o reprimir a la comunidad cientfica, pero slo cuando las cifras y conclusiones apuntan a peligros de corto, mediano o largo plazo que chocan con negocios y tecnologas (motor de combustin interna) y ganancia de la quema de combustibles fsiles, eje de las fortunas de ExxonMobil, Chevron/Texaco, BP, etctera, y pieza fundamental en la vulnerabilidad de ciudades como Houston, hoy ahogada con billones (trillions) de litros de agua, pero que, segn el DdD y sus socios los combustibles fsiles permanecern en funcin hasta mediados de siglo XXI (LJ 6/10/2011), para cuando la catstrofe climtico/ambiental ser irreversible. Van por la ganancia hasta la extincin de las especies.

Trump tambin censura a los analistas cuando echan por tierra supuestos geopolticos y estratgicos y, bajo pretexto del 11/S, EU y sus socios en la OTAN prosiguen con la ofensiva por el control del petrleo mundial, una hazaa neo-nazi denunciada en 2007 por el general Wesley Clark, ex comandante supremo de la OTAN. (Ibid)

El masivo aumento al gasto militar es de la magnitud requerida para librar una suicida guerra nuclear. Los preparativos para esa guerra, como mostr C. Wright Mills en Las causas de la Tercera Guerra Mundial, estn en marcha desde hace dcadas. Para 2018 el presupuesto del Pentgono es de 696 mil millones de dlares (mmdd). Eso incluye 54 mmdd propuesto por Trump ms 30 mmdd agregados por los diputados republicanos. Aunque existe una ley de 2011 que limita el gasto militar, ya ese lmite fue rebasado en 72 mmdd. Como dijo Paul, la ley es laxa y ya se las arreglarn para gastarlo todo. El sueo de magnates.

Esta ampliacin presupuestal para la masiva proyeccin militar de EU se dirige al mundo en general y a la periferia capitalista en particular, sede de localizaciones estratgicas como Afganistn y grandes y codiciados yacimientos minerales y de los combustibles fsiles que, advierte la ciencia, aceleran el calentamiento global (Venezuela, Irak, Libia, Mxico, Canad, Nigeria, etc). Es un diseo de subrogacin vinculado al inters corporativo por el intenso contratismo del tipo Reconstruccin y Estabilizacin puesto en prctica luego de la brutal devastacin de poblacin e infraestructura de Irak y de la estabilizacin lograda con brutal represin. En sus inicios el diseo estuvo a cargo de Carlos Pascual, ex embajador de EU en Ucrania y Mxico. Ahora el contratismo vincula la administracin del gasto militar al lema trumpista del America First por medio de la subrogacin mercenaria (cost plus) de las guerras de agresin, puesta en marcha en Irak.

Mattis propone el establecimiento de bases permanentes cuando ya EU tiene entre 800 y mil bases desplegadas cerca de Rusia y China que EU considera retadores hegemnicos sea en lo nuclear/balstico inter-continental o en lo comercial/industrial/bancario/financiero. Tambin hay bases prximas a grandes yacimientos de recursos naturales. En territorio nacional de EU el DdD cuenta con 6 mil bases y campos de adiestramiento! localizados en estados, condados o distritos, puertos y aeropuertos (civil/militares) de impacto sobre la ecuacin poltico electoral relacionada a la asignacin de grandes contratos blico-industriales.

El planteo de Mattis no se limita a la experiencia histrica de bases de EU sobre los polos capitalistas devastados hace ms de 70 aos luego de la Segunda Guerra Mundial. Ahora se informa que el presidente Macri de Argentina piensa facilitar bases a EU al norte, frente a Brasil y al sur, en direccin a la Antrtida, por lo que los dichos de diplomticos al servicio del menemismo entreguista de que el rechazo popular a instalar bases extranjeras en territorio nacional es cosa de setenteros, son una histrica desfachatez.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/08/31/opinion/022a1eco



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter