Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-09-2017

La atraccin fatal que ejercen los microplsticos sobre la fauna marina

Beln Delgado
Efeverde


EFE/Christian Thompson

Cientos de especies animales, incluidos peces y moluscos, han acabado ingiriendo la basura que en forma de microplsticos se acumula en el mar, sin que hasta el momento se conozcan bien sus causas o consecuencias.

Los ltimos estudios sobre la materia sealan que hasta 529 especies salvajes se han visto enredadas en residuos marinos o afectadas por su ingesta, un riesgo mortal que se suma a los que ya afrontan decenas de ellas en peligro de extincin.

Por pequeos que sean, los microplsticos (de hasta cinco milmetros de dimetro y presentes en numerosos productos como los cosmticos) son parte de esa amenaza para las ms de 220 especies que los absorben, algunas tan importantes en el comercio como los mejillones, las gambas, las langostas, las sardinas o el bacalao.

Un reciente informe de la Organizacin de la ONU para la Alimentacin y la Agricultura (FAO) ha recopilado lo que se sabe de las implicaciones que tienen esos desechos para la pesca y la acuicultura.

Aunque nos preocupa la ingesta de microplsticos por parte de las personas a travs de pescados y mariscos, actualmente no tenemos evidencias cientficas que corroboren efectos dainos en animales salvajes, explica a Efe uno de sus autores, la investigadora Amy Lusher.

Estima que faltan an muchos aos de investigacin, ante el vaco de informacin que existe y las muchas inconsistencias en los datos disponibles.

Confundir plstico con alimento

Para contribuir al debate, la revista especializada en biologa de la Royal Society de Londres public recientemente un estudio que sugiere que ciertos peces estn predispuestos a confundir el plstico con el alimento por desprender un olor parecido.

Matthew Savoca, lder del trabajo realizado en colaboracin con un acuario de San Francisco (Estados Unidos), explica que presentaron a varios grupos de anchoas soluciones con el olor de residuos plsticos recogidos del mar y otras con el de plsticos limpios.

Las anchoas respondieron ante la basura de forma similar a como haran con su alimento debido a que esos restos estn cubiertos de material biolgico como las algas que imita el olor de la comida, lo que descartara que acten de modo accidental.

Muchos animales marinos dependen mucho de su olfato para encontrar su comida, mucho ms que los humanos, afirma Savoca, que sostiene que el plstico parece engaar a los animales que lo encuentran en el mar, siendo muy difcil para ellos ver que no es un alimento.

Si las causas de la ingesta siguen sin estar del todo claras, tampoco lo estn sus repercusiones.