Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-09-2017

Catalua en el corazn
Cuando salgas para hacer el viaje a taca...

Juan Rivera
Rebelin


La intencin de celebrar el 1 de Octubre el referndum que dara el pistoletazo inicial a la desconexin catalana del Estado Espaol sigue en pie, aunque a tenor de como pregonan la fecha algunas cadenas generalistas tipo Tele 5 ( en el ms puro estilo Slvame con cuenta atrs y voz engolada repitiendo Faltan 30 das...mientras la msica de fondo crece) parece evidente la intencin del Poder de convertir la convocatoria en un sainete, transformando la propuesta en una humorada.

Quienes desde siempre hemos defendido el derecho de los pueblos ( lo que incluye al cataln) a la Autodeterminacin y credo que la salida ms lgica hubiese sido propiciar un referndum como los celebrados en Canad o Escocia- convencidos de que en un clima de sosiego y reflexin la mayora ciudadana no optara por la Independencia sino por una nueva lectura de las relaciones pero dentro del mismo Estado- asistimos tristes y estupefactos al triunfo de la banalizacin, del trazo grueso y la poltica irreflexiva convertida en espectculo.

Desde el Sur intuyo que la propuesta nacionalista de crear un nuevo estado lleva adosada una alta carga de huida hacia delante ( en el refranero todo un clsico a la fuerza ahorcan) bajo la coartada de que no hay quien aguante a Espaa. Confunden intencionadamente la parte con el todo.

Pero olvidan una premisa esencial: salvo sus huestes y los cuados de Ciudadanos, el resto -que somos mayora- tambin queremos salir corriendo del hedor que transpira el sobaco del PP a Espaa casposa, bolas de alcanfor, cerrado y sacrista, corrupcin sin freno, fundamentalismo catlico...

Porque sufrimos el Franquismo con ms intensidad, sabemos que el falangismo de bigotillo atusado y brillantina, camisa azl mahn sustituida por pulserita, corretaje, chulera y prepotencia ha vuelto.

De momento en modo pose y palabras, sin recurrir an a la dialctica de puos y pistolas, pero viendo como por poner dos ejemplos recientes- han crucificado en las redes sociales a toda la comunidad musulmana por el atentado de Barcelona o a Alberto Garzn por su boda (Qu atrevimiento poner jamn y langostinos en un convite!.La primera vez que se ha hecho ese dispendio en la historia del pas!), no hay duda de hacia donde apuntan. Por eso es insolidario y de muy mal gusto que [email protected] catalanes de izquierdas quieran tomar las de Villadiego para dejarnos al resto con esta jaura.

,En mi paisaje sentimental la palabra Catalua va unida irremediablemente a una infancia de barrio de aluvin en un pueblo del Bajo Llobregat donde recalamos los trasterrados de muchos pueblos agrcolas de Crdoba. No voluntariamente, sino porque la bota del seorito latifundista nos neg el futuro y la dignidad. All, una Babel de obreros andaluces, extremeos, murcianos , gallegos...convivimos entre pintadas, cortes de carreteras, huelgas y furgonetas de grises en el Tardofranquismo. Y bebimos de un PSUC de la vida con mayoritario acento no cataln que nos serva de pegamento y espacio de libertad.

Algunos pocos- vecinos de la pequea burguesa catalana cantaban Els Segadors pero sin descuidar sus negocios con el resto del Estado. Nosotros, ms de "L'Estaca", respetbamos del cntico Llibertad, Amnista, Estatut de Autonoma el tercer concepto, pero el acento y el corazn lo ponamos en los dos primeros.

Por ello desazona pensar que puede hacerse aicos un espacio comn porque los maquinistas de dos organizaciones que supuran Corrupcin han apostado por el choque de trenes con la esperanza de que harn descarrilar los vagones contrarios y de camino hacerse olvidar sus latrocinios por envolverse en la bandera patria que todo lo tapa.

Los Puigdemont y los Rajoy han sustituido el debate por el choque de cuernas, laminando cualquier anlisis y as sustituir a la Ciudadana crtica por una masa de forofos enfervorizados a los que piden el apoyo incondicional. Como si se tratase de las hinchadas de un clsico Madrid-Bara, incapaces de ver cualquier jugada de mrito en el contrario. Basta con ver el tratamiento oficial que sale de TVE. No tengo la menor duda que TV3 ser el espejo contrario.

Y cuando escucho a compa[email protected] de la CUP con los que coincido en muchos planteamientos polticos, econmicos y sociales, me asalta una duda: Cmo construirn una nacin solidaria, social y avanzada de la mano de quienes tienen todos los dedos llenos de ampollas por la fuerza que durante aos han utilizado al trabajar con las tijeras de los recortes?. Cmo pueden legitimarse las tropelas de los herederos del nada honorable Pujol?.Cmo olvidar que del president abajo , [email protected] saban?

Frente a los que dinamitan pilares de convivencia construyamos puentes. Lo ms sensato hubiese sido quitarle al referndum la carga trgica y haberlo dejado en lo que siempre debi ser: la expresin de la voluntad popular.

Aunque solo fuese por instinto de supervivencia deberamos tener como objetivo poltico parar a los yihadistas espaolistas que un da s y al otro tambin suean con poder volar el Nou Camp cada vez que ondee una estelada y a los yihadistas catalanistas que gritan Espaa nos roba , mientras marchan codo a codo hacia el nuevo paraso al ritmo marcado por esos angelitos de la antigua CiU que tras dcadas de gobierno no fueron capaces de hacer una cuenta si no sumaban al final un 3 un 5% ms.

Nuestra propuesta debe beber de la fuente de un gran cataln, Pi y Margall, para repensar un nuevo pas que invariablemente pase por una Repblica Federal en la que todos los pueblos y nacionalidades se sientan a gusto.

Retomar la idea de Espaa -nacin con un fuerte componente tico y Social en sus Instituciones pblicas que de camino logre cambiar la forma del Estado pir la desaparicin de la Monarqua.

La consigna hueca, la loa a vsceras y testculos, viene siempre acompaada de Fascismo. A los que nos convertimos en sus vctimas nos importa un bledo que ste sea centralista o perifrico. Los dos laminan.

Para los polticos que todo lo reducen a estadsticas: Sobre qu porcentaje de derechos pisoteados est permitido construir una nacin? O Sobre cuntas vidas truncadas por los desahucios, precariedad, perdida de libertades... puede mantenerse el actual Orden?

Ni el bando del PP y sus cmplices ni el de CiU y los suyos representan a la mayora de Catalua. Sera un trgico error olvidarlo y dejarles la cancha libre. Lo siento, hoy no sirve de coartada hablar de Venezuela.

Juan Rivera. Colectivo Prometeo. FCSM.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter