Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-09-2017

La NarcoTroia

Nino Gallegos
Rebelin


En la Puerca Tierra de John Berger est la esencia de lo vital y lo social, no habiendo pierde alguno ni desorientacin alguna. Est lo que existe: en el campo, el campesino, antes, durante y despus de la siembra y la cosecha.

En la ciudad-la polis, el poltico, despus de la promesas y las simulaciones, escalonando sobre las espaldas y los hombros, entrando y saliendo en La Ciudad Letrada de ngel Rama con el orden, el poder y el progreso jerrquicos en lo poltico, econmico, social y cultural: la Historia, viene tras de l para la biografa o esa historia de vida a cuenta gotas de sangre, fuego y corrupcin o la hagiografa del santo poltico, atizando los fuegos y avivando las sangres.

Luego, Las Ciudades Invisibles, de Italo Calvino, a manera distpica en lo que algunas ciudades, en el mundo, son una realidad visible: Dubi desde donde se le vea y Pars desde donde se le-lea en Sumisin de Michel Houellebecq, haciendo un corte arquitectnico de la edad medieval a la edad moderna con ese halo luminoso que se proyecta desde los fierros retorcidos mentales a una estructura metlica doblada por la decadencia occidental y europea, reemergiendo Alemania de las ruinas nazis y reclutando inmigrantes para el renovado esclavismo de la mano de obra conseguida en la Barataria de la vida cervantina y quijotesca a la Sancho o en la Extranjia de la vida errada y errante, sabindose ahora por qu el suicidio de Die Leiden des jungen Werthers, por aquello de un romance-romanticidio por rechazo, ms que platnico, wertheriano, en s mismo-ensimismado, a donde ninguna carta, a excepcin-excepcional de email con WhatsApp.

Desde hace tiempo ac y all, los neomarxistas, los neoestructuralistas y los neocons -desde el capitalismo al fundamentalismo- andan cortos de tiempo, espacio y dinero, vindose en la terca necedad ante la falta, ms no, ausencia, de ideologas, en conseguir patrocinios como becarios de un Silicon Valley para hacer posible la sostenibilidad de lo indispensable y lo excepcional en este mundo cuajado en diamantes-dementes, slidos, lquidos y sangrientos que, ni los jvenes caminando con Johnny Walker, se liberan con una pequea ayuda de sus amigos, los que en algn lugar eran los borrachos consuetudinarios y siempre brillantes Bajo el Volcn acompaando a Malcolm Lowry en lo que alguna vez fue barroco, juglaresco y potico con mezcal, yndose de paso sin saber sin van a regresar una vez sentados en el falso vrtigo internetiano.

Por lo antes, lo durante y lo despus, a la Narcotroia, cuando la conoc, no hice ms que besarla romnticamente y estrujarla violentamente, besndole y estrujndole el cltoris enardecido, vinindoseme en la boca como quien bebe agua de un charco de agua salada, mientras a otros les dio por escribir narconovelas con la serpenteante osada de existir una Reina del Sur plagiada y trasladada de ac, del rancho grande, a la rural y urbana Espaa con su Reverte de sicario en la narcocultura mexicana, allanando el camino a los Jefes de jefes en ferias de libros con el Jefe de jefes en la narcoliteratura, puesto que los muertos, los desaparecidos y los desplazados son la gente-los dems, los otros, y no, nosotros, tan ecunimes en esa normalizacin del carpe diem con el ajolote cortazariano y bartriano y el ornitorrinco con el pejelagarto ms all de los cenotes yucatecos con las aguas pantanosas tabasqueas, deslavando las cabezas olmecas en El corazn de la tinieblas de Joseph Conrad, cuando Kurz-Brando se soba la clvica cabeza antes de proferir: el horror, el horror, en tanto, las dems cabezas decapitadas de la gente, de los otros y de nosotros empezaron a rodar, (desde lo alto de cualquier pirmide del Estado Fallido, tal vez s y/o quizs no, confundiendo un espaol de la lengua a los aztecas con los nazis como si lo Cortes no quitara lo valiente haya sido un conquistador con plenos poderes de bondad con la cruz y la espada) por las escalinatas hasta la calles donde los rastros y los mataderos polticos son pblicos, ardiendo un pas (de y en) sombras espectrales, porque en los malos humores de los muertos, el aroma zapatista de los indgenas y los campesinos son hartos perjmenes de la tierra, la selva y la montaa.

Entonces cualquier enlace es un desenlace, un link y un like con un clic a todo modo y a toda manera de accesar a las romnticas y amorosas enfermedades venreas de aquel que como un libertino Marques de Sade era un Maquiavelo-Houellebecquiano, pero no, Becqueriano, por el Return Forever Chick Corea y Al Dimeola, y no saber cundo el regreso de las oscuras golondrinas, puesto que Frank Zappa siempre ha estado ms que puesto y presto, ldico y escatolgico, en el escusado del hombre pensante, bombardendonos con submarinos desde el gran desage del capitalismo y el consumismo, en lo que el oligofrnico Trump en sus oligofrnicos twitters no es ms que racismo, furia y fuego para catapultar a sus padres capitalistas y evidenciar que las Hojas de Hierba de Walt Whitman solamente se las han fumado, y no, ledo, mostrando siempre la cara idiota del ser gringo, cara plida e ignorante de s mismo, viendo siempre el rbol y no el bosque donde Henry David Thoreau.

Si no son los brbaros de nosotros que sean los barbricos ilustrados de los neocons con su parafernalia de enfermedades mentales con los recursos estilsticos de los efectos visuales y especiales, viendo moros con tranchetes como los vieron en la Espaa imperial, en lo que Cristbal Coln no haba llegado a las Indias y s a las culturas indgenas: en La edad de oro de Jos Mart, todos somos iguales, unos con sus calzones y otros con sus pantalones, las mismas ganas amatorias de poseer, hacinar y desposeer como de matar y hemorragiar Las venas abiertas de Amrica Latina de Eduardo Galeano, hermanecindonos una madrugada los indgenas y los campesinos zapatistas.

Siendo as nos vinieron de todas partes, lugares y sitios en una misma parte, en un mismo lugar y en un mismo sitio reciclndose los tiempos pasado y presente con los ciclos de la vida, de las aguas, de las siembras y de las cosechas para pasar de orgnicos a transgnicos, les dijeron a los padres y a los hijos para alimentarse y crecer fuertes en un pas de sombras espectrales, cuando a los padres-jornaleros agrcolas explotados con la misma desigualdad a los hijos en los campos agroindustriales en el Granero del Pas, los padres, las madres y los hijos beben agua en los recipientes que alguna vez fueron depsitos de pesticidas y ahora son utensilios corroyndoles las tripas con los residuos de veneno.

Se dice que siempre son las mismas quejumbres que nada, nadie y alguien las escuchan de ninguna parte, de ningn lugar y de ningn sitio porque ms temprano que tarde habrn de cansarse de quejarse, dicindose que por qu no se mueren de una vez y dejan de joder y se van con su petate de los muertos con los otros muertos, desaparecidos y desplazados, ponindole cola a los sirios pero los mexicanos con sus cirios para aluzarse y alumbrarse esos caminos que de tanto caminarse y andarse la gente-los dems van quedando derrengados y muertos de hambre.

Luego:
Cuando mir hacia al pas de sombras espectrales, ya no vi a la Narcotroia en la playa ni entre mis piernas, porque en la soledad de los desiertos y de los lotes baldos, hay fluidos corporales que se adensan, se secan y se agrietan en la piel de la ciudad que ha pasado del verano de las moscas al otoo de los zancudos que pululan sobre los charcos y las charcas de esos miasmas y de esas marismas que se volatizan en el hedor de las heces fecales, volando de nariz en nariz como la cocana en las fosas nasales que, cuando no son las fosas nasales, son las fosas comunes que son los cuerpos insepultos en los desiertos y en los lotes baldos en el pas de sombras espectrales con un mar de fondo donde los puertos y los muelles amarran a los barcos a los duques de Alba, as como los cuerpos son levantados y ejecutados con las manos atadas a sus espaldas bajas.

Hoy, los amigos se ayudan con una pequea ayuda de miseria con intereses mutuos fronterizos tras y frente las inundaciones de un cambio climtico que el todopoderoso empresario y presidente del pas ms poderoso sobre la tierra encementada de Texas, alguna vez tierra de apaches y vaqueros en las Ciudades de la llanura de Cormac McCarthy, nada, nadie y alguien van andar buscando ilegales en las calles inundadas y reportarlos a travs de qu vas de transporte cuando Texas navega en el tercer mundo de su primer mundo, y cuando bajen las aguas los primeros muertos, los segundos desaparecidos y los terceros desplazados han sido los ilegales que han sido llevados desde endenantes con las corrientes fluviales y pluviales de Harvey, natural y climticamente en sus atades, fretros y sarcfagos de agua, lodo y mierda con vidas desperdiciadas, parias y miserables, diciendo alguien de nadie, nada: 

Los campesinos aran en el mar, los pescadores navegan en la tierra.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter