Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 01-09-2017

A propsito de la marcha de la CGT, las dos CTA y los sindicatos independientes argentinos
Trabajadores, burcratas sindicales y sindicatos

Guillermo Almeyra
Rebelin


El sindicato es una escuela elemental de unin, organizacin y solidaridad frente a los patrones. Pero discute en el mercado laboral las condiciones y el precio de venta de la mercanca fuerza de trabajo. No es anticapitalista sino antipatronal y por eso los patrones, progresistas o no, quieren limitarlos, controlarlos, incluso eliminarlos mediante todas las leyes y medidas antisindicales y los gobiernos de los pases donde rige el capitalismo de Estado -como Cuba, China, Bolivia, Venezuela- combaten la libertad sindical y las huelgas y hacen de las organizaciones sindicales meras correas de transmisin del Partido-Estado como si los trabajadores no debieran defender sus intereses como productores y como consumidores en pases que son capitalistas aunque de un tipo particular.

En los sindicatos anarquistas de principios del siglo pasado, donde la decisiones se tomaban en asambleas generales y donde o existan dirigentes rentados y separados del trabajo, no haba burocracia. La burocracia naci cuando surgieron los aparatos sindicales, con sus permanentes separados de la produccin y surgi la oportunidad de tener privilegios a costa de los compaeros y de convertirse en lderes vitalicios reproduciendo la estructura de las empresas.

Los burcratas se convierten as en burgueses enquistados en el movimiento porque comparten los valores de los capitalistas y porque para discutir mejor con ellos aceptan la intervencin del Estado capitalista y son cooptados por ste para imponer su dominacin a los trabajadores as como tambin la disciplina en las empresas, donde los patrones creen poder actuar como dspotas absolutos y, por ltimo, porque sus dirigentes se hacen millonarios a costa de los fondos sindicales y mediante los cohechos y negocios sucios.

Pero estos burgueses negocian en el mercado de trabajo una mercanca particular que piensa. Por lo tanto deben mantener un mnimo de consenso o, al menos, de tolerancia de sus bases que podran llegar a defenestrarlos.

Por eso los burcratas sindicales miran siempre con un ojo hacia el Estado del cuyo aparato de dominacin forman parte como los curas y, con el otro, hacia los obreros y, cada tanto, deben abrir una vlvula de presin para evitar la explosin incontrolada de sus bases. De ah las luchas-a-medias, las breves marchas, los actos y manifestaciones sin voluntad de combatir que los burcratas se ven obligados a convocar para asegurar sus puestos, tirando algo de carne a los lobos-obreros para calmarlos.

La marcha del 22 de agosto de la CGT y de las dos CTA a Plaza de Mayo es un ejemplo claro del agrrenme que lo mato, de simulacro de lucha contra el gobierno, de accin fingida para no hacer nada. Por eso fue breve, no muy numerosa (muchos no fueron pues entendieron la maniobra) y reflej la divisin entre los dirigentes menos ligados al gobierno y los agentes de ste y, en general, la debilidad y poca credibilidad de los lderes sindicales.

Macri, en represalia, les golpe donde ms les duele: les quit un viceministro del Trabajo que era su hombre en el gobierno y, sobre todo, la administracin de las Obras Sociales, de las que sacan sus millones pero esta ltima medida podra resultarle un arma de doble filo al unir a todos los burcratas y obligarles a tomar una medida real de lucha para tratar de recuperar la fuente de sus privilegios con la fuerte mano de una huelga general de los trabajadores.

La lucha en cada sindicato por su democratizacin, expulsando a los burcratas y resolviendo todo en asambleas generales va de la mano con la superacin de los frenos burocrticos creando comits de fbrica que agrupen a todos los trabajadores, sindicalizados o no, y sean elegidos y controlados por asambleas generales. La condicin esencial para lucha contra los capitalistas y su Estado es el combate para barrer los agentes del capitalismo incrustados en el movimiento obrero.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter