Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-09-2017

Qu es el trabajo?

Francisco Muoz Gutirrez
Rebelin


Cmo es posible la sociedad actual? Algunos de los pensadores de la izquierda francesa no abducida todava por el espritu Macron, gustan de responder a esta pregunta con el triunfo del nihilismo asumiendo como tendencia real la negacin de toda creencia o principio moral, religioso, poltico o social.

Los nihilistas sostienen la imposibilidad del conocimiento, y en buena ilgica abogan por la abolicin de la filosofa en los templos del desconocimiento universitario espaol. Sin conocimiento difcilmente puede valorarse nada. Mucho menos justificar algo. Como mucho se puede aspirar a la construccin de arquitecturas lego (el famoso juguete bric de construccin) a base de piezas estndar ya predefinidas por los medios de comunicacin y expertos en nmina.

Eppur si muove!

Sin embargo hay preguntas cuyas respuestas estndar tan slo revelan las profundas lagunas del misterioso puzzle que componen. Por ejemplo; Cmo es posible el alto ndice de desempleo, precariedad y pobreza en Espaa, bajo un rgimen poltico democrtico? Es que los empleados activos en Espaa toleran plcidamente la inactividad de los desempleados porque son innecesarios y superfluos en el conjunto social? Eppur si muove! (y sin embargo se mueve) como ya abjur Galileo ante el Santo Oficio all por 1616.

El miedo compartido

Qu es una sociedad neoliberal? Es otra pregunta paradjica en pleno siglo XXI toda vez que resulta misterioso que sea el miedo compartido el nico valor capaz de concitar la gran manifestacin de Barcelona y no exista en Espaa ningn otro valor social que indique con claridad la existencia de ningn otro factor que de sentido positivo a la cohesin social.

Para los antiguos griegos la cohesin social era el fundamento constitutivo de la ciudad, y su modelo se corresponda con la experiencia de la nave marina donde la ciudadana se articula como en un barco remando cada uno dentro del todo social. La sociedad es un barco donde todos cumplen una funcin. El modelo era la sociedadNAVE

Con el Imperio Romano el barco encall y se hundi en la noche de los tiempos surgiendo en su lugar el modelo agrario de la propiedad privada y la sociedad jerarquizada. Modelo que tuvo su mayor desarrollo con el Dios cristiano y la doctrina de la expiacin de los pecados para el logro de la vida eterna.

La jerarquizacin y el divino orden

La jerarquizacin dio lugar a la lgica taxonmica del Siglo XVII con la identificacin precisa de 22 clases y 569 rangos ya en 1695. Clasificacin que no se hace en funcin de criterios cuantitativos de riqueza, sino en base a cuatro factores de importancia decreciente; dignidad, poder, fortuna y consideracin. (1) La mayora pobre quedaba excluida de este orden estamental de la sociedad.

Complementariamente el Dios del orden cristiano justificaba el trabajo como un proceso individual de expiacin del pecado original comn al gnero humano. Razn por la que la Iglesia postul fervientemente que el verdadero sentido del trabajo nunca reside en el resultado, sino que el esfuerzo y la fatiga eran la pena terrenal que el plan divino para la salvacin haba dispuesto para el acceso a la vida del ms all.

Sin embargo parte de la creciente burguesa cristiana tom nota de la reforma protestante y fue desplazando la valoracin expiatoria del trabajo al valor positivo de sus resultados, presentndolo como un factor constructivo del todo social que da sentido a la vida individual.

La utopa del pleno empleo

Bajo esta frmula liviana fueron emergiendo trazas de la vieja idea griega de la ciudadNAVE gobernada por un lazo armnico de integracin ciudadana y que en el siglo XX asumi la figura poltica del Pleno Empleo en la utopa de la sociedad ocupada.

Con la creacin de la nacin, el territorio patrio se convirti en una especie de Parque Natural de especies ms o menos protegidas con privilegio de los humanos que bien producan riquezas sufriendo fatigas en las entraas de una mina de carbn, bien las administraban desde tediosas oficinas, o bien se dedicaban a variadas ocupaciones regulares bajo una postura moral de deber cumplido.

Fue dentro de este contexto laico que el plan divino de salvacin cedi paso al principio de la ocupacin productiva como fundamento de las polticas de progreso y desarrollo civilizatorio.

La revolucin burguesa pas del mercantilismo del siglo XVII al milagro industrial del siglo XVIII y ya en el siglo XIX invent el motor de la sociedad ocupada bajo el concepto poltico de la utilidad de las clases.

La sociedad motor de utilidades

Muy distantes ya de los griegos del siglo V antes de Cristo y de su sociedadNAVE, Occidente evolucion de la sociedad jerarquizada amante de identidades y propiedades, para desembocar en pleno siglo XX en la sociedadMOTOR de utilidades, y amante de productividades y concentracin de rentas.

Paralelamente pasamos de la idea de trabajo como va crucis terrenal, inherente al destino de cada persona, a la idea de servicio corporativo desvinculado de la vida individual del ciudadano, y de la sociedad como conjunto.

El trnsito entre el va crucis y la corporacin no ha sido directo sino que desemboca tras un largo camino pedregoso donde el concepto de trabajo como esfuerzo fue evolucionando al concepto de ocupacin como dedicacin.

Sin tener en cuenta las desviaciones propias de la creatividad y picaresca humana, y factores tales como las oscilaciones demogrficas, los conflictos armados, etc. podemos ver grosso modo que en los territorios de la fatiga se tenda a valorar la fuerza, mientras que en los frondosos valles de la ocupacin la tendencia gira en torno a la valoracin del tiempo y el conocimiento versin lica del estatus y la dignidad, adems de la productividad.

Ocupacin, desocupacin y el Digital Workplace

En la actualidad la ocupacin es un concepto en crisis por el continuo aumento de su valor complementario la desocupacin, debido al desarrollo tecnolgico y a su fuerte amenaza de automatizacin de los procesos corporativos de produccin y administracin, de tal forma que al estado mnimo neoliberal hay que sumar ahora la corporacin mnima con lo que se denomina Digital Workplace. Un centro de trabajo sin localizacin fsica que va ya en el bolsillo del ocupado, acompaado de su sombra corporativa; Cloud Computing y Big Data.

Desde una perspectiva histrica el primer cuarto del siglo XXI est revelando dos procesos aparentemente contradictorios, con ciertos trazos paralelos. De un lado Thomas Piketty denunci en su comentado libro El Capital del Siglo XXI la enorme concentracin del capital. Concentracin que viene a confirmar toda la literatura de los keynesianos, encabezados por el premio Nobel Joseph E. Stiglitz (2), que en los ltimos diez aos vienen constatando un perverso incremento de los niveles de desigualdad tanto a nivel global, como nacional.

El empleo inestable

Por otro lado los niveles de precariedad laboral y el desempleo estn adquiriendo mayor relevancia que los niveles de empleo claramente percibidos como inestables en un entorno de desarrollo fuertemente cuestionado.

Una reciente noticia publicada el 30 de agosto 2017 en Pblico.es (3) cuestiona el propio concepto de empleo ya que la noticia revela el llamativo dato oficial de los registros del Instituto Nacional de Estadstica (INE) por el se constata que ms del 90% de las nuevas empresas constituidas en Espaa durante el periodo 2014 a 2017 son corporaciones sin trabajadores.


Fuente: INE http://www.ine.es/jaxiT3/Datos.htm?t=299

Ms adelante la misma noticia daba cuenta de una gran volatilidad en la categora de los nuevos autnomos ya que no se estn asentando.

En este sentido adquiere suma relevancia la iniciativa de la Organizacin Internacional del Trabajo (OIT), poniendo en marcha el pasado da 21 de agosto de la denominada Comisin Mundial de alto nivel sobre el Futuro del Trabajo. (4)

Se trata dice la nota de prensa de la OIT, de; un rgano global que deber emprender un examen exhaustivo sobre el futuro del trabajo que proporcione una base analtica para la implementacin de la justicia social en el siglo XXI. La Comisin se centrar especficamente en la relacin entre el trabajo y la sociedad, el desafo de crear empleos decentes para todos, la organizacin del trabajo y de la produccin, y la gobernanza del trabajo.

Siendo importante la iniciativa, tan slo aborda las circunstancias del trabajo, dejando en el trasfondo de la oscuridad el fenmeno de la desocupacin y la cuestin de su integracin en el todo social. Un problema que se multiplica considerablemente cuando se corre el velo y se integra a la mujer como ciudadana de plenos e iguales, derechos en el conjunto sociallaboral.

El sujeto positivo y el sujeto pasivo

En la sociedad actual el trabajo parece ser un medio de vida subjetivo. Es decir; del sujeto ocupado. El sujeto positivo.

Por el contrario el trabajo no puede explicarse ya ni como una expiacin de los pecados, ni como una aportacin al conjunto social, ni siquiera como una ocupacin, o entretenimiento. Con el trabajo se paga impuestos, se adquieren productos y servicios, y se determina el estatus y la dignidad social. Eso que en trminos jurdicos se denomina tambin como derechos.

Los desocupados hombres y mujeres conforman el conjunto de sujetos pasivos cuya pertenencia al conjunto social est en permanente zona de grises. Ni contribuyen a la contabilidad nacional, ya que no pagan los impuestos que deberan, ni adquieren productos y servicios debido a su pobreza, ni mantienen dignidad suficiente.

Son excluidos no slo por el sistema capitalista, sino tambin por las instituciones del Estado, y tambin por sus vecinos ocupados con mejor fortuna.

La desigualdad y el choque de trenes

La desigualdad es el terreno donde parece que se va a producir el choque de los dos trenes que ya hemos descrito anteriormente; el tren del capital y el tren de los excluidos.

Sin embargo hay tambin otro escenario en el que aumenta la tensin de forma considerable ya que la independencia de los Bancos Centrales es un artilugio que slo ampara la especulacin sistmica de la banca.

La aparente resolucin de la crisis actual mediante la masiva creacin de dinero por el BCE la denominada Expansin Cuantitativa, para la compra de deuda pblica y deuda interbancaria ha provocado de hecho una grave situacin contradictoria, toda vez que dinero y deuda pblica son ya tan inseparables que ha desaparecido la base que justificaba la independencia de los Bancos Centrales.

Austericidio y harakiri. El surgimiento de un nuevo orden.

Siendo esto una inslita incongruencia tcnica, la monumental paradoja puede descubrirse ya en el campo poltico toda vez que el austericidio ha desembocado en un autentico harakiri de las democracias de la Unin Europea con el alumbramiento histrico de un nuevo sistema poltico hbrido entre una dbil democracia legislativa y un acusado cesarismo econmico articulado por una gobernanza jerarquizada de estructura piramidal y en cuya cspide est el Presidente del Banco Central Europeo y el nuevo orden senatorial de los cnsules y pretores bancarios.

Sin embargo es en la base de esta estructura piramidal de gobernanza jerarquizada donde afloran los pies de barro de esta creacin del Siglo XXI toda vez que la sociedad del trabajo no puede vivir en un mundo de incertidumbre financiera, de carcter improductivo, ocupacin menguante y ciclos econmicos especulativos.

En el caso espaol es manifiesto que la riqueza se ha desplazado del sector productivo al sector servicios, y el modelo de desarrollo que la derecha espaola parece proteger pues ni siquiera lo manifiesta explcitamente, es la Espaa de los camareros en una sociedad de chiringuitos.

La decadencia de Occidente y la emergencia de Asia oriental

Consecuentemente, en Europa, nuestro concepto de sociedad, al igual que nuestro propio concepto de ser humano, se encuentra en la crisis inversa del siglo XVIII donde la Iglesia y el orden divino fue fuertemente cuestionado por la revolucin burguesa.

En el siglo XXI es la revolucin burguesa europea la que muestra evidentes signos de agotamiento; sin orden social, sin orden econmico, y sin orden moral. Agotamiento que se produce en el contexto de on un Occidente en clara decadencia y un Oriente asitico en fuerte emergencia (5).

En el siglo XVIII la ilustracin fue un movimiento de preguntas que disolvan los misterios del orden divino. En el siglo XXI la nueva ilustracin ha de plantearse con preguntas que disuelvan el orden burgus de un capitalismo perdido.

Consecuentemente la izquierda europea tiene que renovar profundamente su pensamiento emancipatorio toda vez que durante el siglo XX la izquierda se ha fundado en los mismos valores de base que la doctrina burguesa formul en la Revolucin Francesa y luego manipul y tergivers ampliamente desde Napolen a Trump (6).

170831 PACO MUOZ

(1).- Franois BLUCHE, Jean-Franois SOLNON. La vritable hirarchie sociale de l'ancienne France : Le tarif de la premire capitation (1695) Genve. Droz, 1983.

(2).- JOSEPH E. STIGLITZ La Gran Brecha Ediciones Tauro, 2015

(3).- http://www.publico.es/economia/espana-bate-propio-record-empresas-trabajadores.html

(4).- http://www.ilo.org/global/about-the-ilo/newsroom/news/WCMS_570691/lang--es/index.htm

(5).- MICHAEL SPENCE; La nueva potencia reguladora de la economa global, 29 de agosto 2017

https://www.project-syndicate.org/commentary/china-in-the-global-economy-by-michael-spence-2017-08/spanish

(6).- Francisco Muoz; Qu es la economa?, Rebelin 26 de agosto 2017, http://www.rebelion.org/noticia.php?id=230719, y Karl Marx y Wall Street. Fin del imaginario emancipatorio, Rebelin 28 de julio de 2017; http://www.rebelion.org/noticia.php?id=229613

Blog del autor

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter