Portada :: Feminismos :: Teora Feminista
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-09-2017

Conceptos feministas
Patriarcado y concepto Gnero

Daniel Fernndez Ahumada
Rebelin

Apuntes acerca de en qu consiste el mundo en que vivimos.


Sabemos que el mundo actual posee caractersticas reidas con la vida plena. Sabemos que hay quienes desde hace al menos cincuenta aos se ocupan de definir en qu consiste, de dnde proviene y hacia dnde va este mundo. Por fortuna, en 1974, en Europa apareci nuestro eslabn perdido, el que en Amrica tal vez se llame Caral, la preincaica ciudad peruana. All, gracias a las intuiciones de la arqueloga lituana Marija Gimbutas y su equipo, fue desenterrada una civilizacin maternal no matriarcal, naturalista, sin marcas de conflictos ni guerras durante cinco mil aos, que construa en los valles ciudades de hasta veinte mil personas que intercambiaban por necesidad en un territorio que ocup el tercio oriental de Europa y el sector oriental de la Mesopotamia.

Esta civilizacin fue matriarcalizada y luego devastada por hordas de pastores arios seminmades rusos y ucranios, que ocuparon Europa y luego fueron reemplazados por arios griegos y romanos. De all procede la Europa que hace quinientos aos lleg a Amrica con su modo de ser tan excluyente. Mucho se ha escrito acerca del patriarcado aunque segn creo, sobre todo las europeas, versiones ms o menos parciales acerca de su sentido, principios, su estructura, sus propsitos, sus estrategias. Aqu resumir la definicin que incluyo en mi publicado ensayo Homo Sapiens Patriarchalis Quo Vadis (Adnde vas), ms una valoracin sumaria del significado profundo de las polticas sociales que utilizan el concepto gnero, con la esperanza de que este escrito sea evaluado como un aporte al proceso transformador que logre la restitucin de la armona comunal humana, tan necesaria como urgente.

El patriarcado

Es el primer y nico sistema conocido de dominacin estructurado legalmente sobre la vida humana
, devenido omniabarcante, de cuyo origen pastoril han surgido todos los subsistemas socioeconmicos posteriores conocidos, cuya concrecin civilizatoria -comenz a devastar hace 4.500 aos a la civilizacin previa, a l irreductible, de derecho materno euroasitica validada, de gran eficacia, armnica, no jerrquica, agricultora con excedente, sin Estado, compleja y pacfica, con reglas surgidas de la sexualidad espontnea, de 9.500 aos de antigedad-, concrecin civilizatoria reactiva relativamente joven que surgi del despliegue progresivo de la mayor fuerza fsica biolgica del macho humano elevada a principio organizador de lo social pastoril nmade, se impuso y sustent generando jerarquas y mediante ellas terror, formando un trptico que desarroll e impuso el sentido apropiador de bienes y personas que evolucion hacia lo que conocemos como propiedad privada y esclavitud, as como la inclusin de lo humano en un orden mamfero ms, mediante legalizada mutilacin y distorsin que se atrevi y se atreve a negar y prohibir la naturaleza biolgica de la especie y del cuerpo feminal en especial, se apropi de las criaturas, vituper y prohibi la sexualidad natural humana, configurando desde su coherencia un modo de vida antifisiolgico que se retroalimenta mediante la competencia y la versatilidad de sus grandes relatos autolegitimadores, mediante los que impone con pretensin de infalibilidad y eternidad su percepcin distorsiva de lo propio humano, entendido errneamente como evolutivo, relatos y prcticas que muestran que su artificial estructura, principios y propsitos siguen plenamente vigentes en el capitalismo, al que insufl su propia y original deriva lgica endgena, de carcter destructivo y autodestructivo de la especie y de la vida misma.

El patriarcado (P) es el sistema de dominacin (sdp) que dio origen a la civilizacin actual, dise el modo de vida conocido histricamente, invent la escritura con el propsito de lograr la imposicin de su ley y con un desarrollo validado de slo seis mil aos de antigedad aproximados, alcanz niveles de universalizacin hace slo quinientos aos. Puede decirse que se trata de un proyecto joven que muy lejos de estar consolidado, muestra en su interior milenarias en nada fragantes disputas abiertas inter e intratnicas, que lo mantienen en estado de guerra permanente. Esta caracterstica saliente hace pensar ms all de lo econmico, en qu es lo que le impide unificar su propio comando en armona y en qu consiste lo que le impide focalizar en la defensa de la vida plena.

El patriarcado se sustenta en la restriccin de la vida espontnea, en una mutilacin de la naturaleza sexual humana, en la imposicin de una sexualidad limitada, reglamentada de orden falocrtico. En una de sus manifestaciones ms notorias se basa en la devastacin del cuerpo feminal, en lo que se conoce como matricidio, ginecocidio, se apropia de la nacente criatura humana en un intento de despojar a la mujer de su rol natural en tanto nica fuente de vida.

El P, ante cada embate emancipador de las mujeres insiste en redisear la vida a su imagen y semejanza. Esta intencin y deriva de usurpacin permanente, postulada y encubierta en una supuesta capacidad transformadora producida por la envidia significada en que biolgicamente slo las mujeres fueran fuente de vida, la que funcion a travs de la mitologa, mediante la que el sdp proporcion un sentido de cohesin social, consta de cinco momentos:
1) borrar definitivamente los vestigios universales de la civilizacin prepatriarcal de derecho materno, de arraigo naturalista,
2) aniquilar los vestigios de una primigenia Gran Madre (Madre tierra, Diosa madre, etc), capaz de producir la vida por s misma, incluso la vida de los hombres,
3) imponer un varn consorte fecundante (Osiris, Tammuz),
4) imponer que la vida en el mundo fue creada por un varn guerrero y fecundado en el cuerpo de la Madre,
5) hasta llegar al desplazamiento tajante de la Madre, mediante la imposicin de la figura de un hombre que crea la vida sin ayuda, solo, en las caractersticas del Dios inmaterial que vive por fuera del mundo humano.

Estos momentos se han cumplido y permanecen ocultos o inconexos en la vigencia vertida y defendida en el gran relato patriarcal. Tal vez, esta autopercepcin del comando patriarcal acerca de su civilizacin le impulse a postular su pretendido carcter evolutivo. La simple comparacin entre las civilizaciones maternal y patriarcal, exige que juntos hombres y mujeres luchemos hasta abolir la civilizacin patriarcal y diseemos el camino de la restitucin de la vida comunal armnica. Nada simple. El sdp ha devenido capitalismo, y hoy tiende a disolver la diferencia entre los sexos, porque comprendi que las mujeres son irreductibles a la mutilacin de la corporalidad, lo que es potencialmente disolvente de toda posicin dominante.

El patriarcado se desarroll mediante una unidad de criterio respecto a qu es la mujer, cmo debe ser y cmo actuar, qu es y cul es el valor de la corporalidad, qu es la criatura humana, cmo debe ser y cmo actuar, qu es la sexualidad, cmo debe ser entendida y cmo debe ser practicada. El ya milenario patriarcado ario y el semtico coincidieron en el diseo general de su paradigma, aunque hace tres mil aos se desarroll en Grecia un modo diverso de entender lo que es el hombre, cmo debe ser y cmo actuar, cul debe ser su sexualidad, etc.

El comando patriarcal mostr su primera grieta conceptual all lejos en el seno del planteo mitolgico griego ario del hombre integral, planteo que difiri radicalmente del planteo religioso de origen semita que dise en sus escrituras sacerdotales un modelo basado en la imitacin de la naturaleza de la especie, condenando a las minoras que nacan fsicamente diferente al sufrimiento y al escarnio. Esta diferencia de criterios permaneci soterrada tres milenios y comienza a hacer eclosin hace tres dcadas.

El concepto Gnero

Hoy el concepto gnero es promovido como lanza que imponga un nuevo paradigma social general que anule o reemplace al cuestionado de orden biolgico: mujer/hombre. Sumariamente, por un lado las fuerzas catlicas vaticanas se oponen abiertamente al cambio operado por la influencia de la ideologa sionista, las fuerzas cristianas no catlicas se encuentran momentneamente divididas, el rabinato judo se halla remiso y prcticamente en oposicin al intento de cambio, y las fuerzas musulmanas se muestran expectantes aunque mostrando su rechazo al cambio.

El inmenso esfuerzo terico que realiza el lobby hibridante, intenta presentar como cultural lo que es natural (nacimientos naturales actuales macho-hembra) y como natural lo que es cultural (gneros). Tenemos entonces que, el patriarcado en su estructura presenta varias divisiones tcticas y una fractura estratgica en la base, ya que su comando poltico dividido, difiere del religioso tambin dividido y adems preso de su posicin creacionista. Estas disidencias afectan sus propsitos, su unidad de accin y lo debilitan.

El comando poltico patriarcal hibridante, conciente del valor emancipante que anida en la diferencia entre los sexos, arrebata la iniciativa al religioso e intenta ahondar su divisin, la que en estos momentos se vuelve compleja y agresiva enfrentando al comando hibridante. Tengamos presente que el concepto gnero est acuado dentro de la lgica antibiologicista de la comprensin de lo humano, y se encolumna tras la versin patriarcal que afirma sin ms que somos seres sociales.

Tengamos presente que la versin social de la especie -se origina en el legado del dios Marduk al rey babilonio Hammurabi, mito originante de las tres religiones de libro-, afirma que lo humano por defecto necesita una ley que paute sus comportamientos y se opone a aceptar que por s mismo pueda lograr equilibrar un estado de cosas socialmente aceptable. Este es el primer y fundamental movimiento estratgico que el comando patriarcal ancestral comprendi que deba realizar para autoproclamarse y hacer pasar desapercibida la naturaleza represiva de su restriccin. Este movimiento lo posiciona como a un gran artificio que necesit y necesita engaar a la humanidad para dominarla, meterla en la red lgica de su redil, mutilarla y confinarla a vivir en una especie de zoolgico como un orden mamfero ms.

La versin social de la especie oculta por todos los medios que la esclavitud no fue abolida, sino que por el contrario se mantiene vigente a pesar de su rotundo fracaso en la defensa de la vida. Tal la limitacin bsica de su despliegue, el despliegue de la mayor fuerza fsica del macho patriarcal jerarquizado. El concepto gnero, es utilizado para encubrir las necesidades de un sector del comando patriarcal, el que trabaja sin pausa y con una frentica determinacin para lograr hibridar a la especie, como un modo soado y diseado de liquidar la fuente del poder feminal.

El comando patriarcal hibridante usa el concepto gnero encaramndose tras las necesidades de un sector sufriente de la poblacin humana, usa su dolor, lo exacerba, lo viste de derecho esencial, lo promueve, sin mostrar dudas ni pudor siquiera respecto de que promueve un derecho sectorial como va universal. Usa el concepto gnero con la intencin privilegiada de liquidar la mayor utilidad prctica del concepto lucha de clases, su gran operatividad, al que insiste en presentar como que formara parte de una ficcional realidad de falsas antinomias. El comando hibridante no duda porque siente que tiene muy cerca la solucin a los antiguos problemas de su propio orden dominante.

Si bien su campaa hibridante tiene alcance mundial, el epicentro y su banco de pruebas se halla en Argentina, Brasil y Espaa. Esta estrategia pareciera formar parte de un anhelo y una venganza. De todos modos su propsito y su accionar rozan lo psiquitrico y exceden por mucho lo meramente poltico, con lo cual nos alertan respecto de la necesidad de ampliar o retomar con audacia y urgencia algunas enseanzas propias de nuestro horizonte estratgico revolucionario.


------------------------------------------------------------------------

Sobre el autor: Daniel Fernndez Ahumada naci en Lujn (b), es poeta, docente afiliado a Ademys, filsofo graduado por la Universidad de Buenos Aires, public tres libros de narrativa potica, uno de historia poltica argentina, una novela en 2015 y en 2016 un ensayo filosfico acerca del sdp devenido capitalismo. Vive actualmente en Buenos Aires. [email protected]


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter