Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-09-2017

El Partido-movimiento de la rosa y la estrella roja

Horacio Duque
Anncol


Ha concluido el primer Congreso de la Farc, Fuerza Alternativa Revolucionaria del Comn, con un estimulante y vigoroso acto popular y musical en la Plaza Mayor de Colombia, la Plaza de Bolvar de Bogot.

Fueron casi ocho das de intenso trabajo colectivo de 1100 delegados escogidos por las bases guerrilleras en un proceso de genuina democracia social y poltica.

Han ocurrido los primeros pasos del nuevo Partido constituido en los trminos del Acuerdo final para acabar con la guerra fratricida y del Acto Legislativo que le dio curso a los consensos de paz en dicha materia.

Son, en estricto sentido, los momentos iniciales de la poltica sin las armas, con la sola palabra argumentada y el voto transparente, ajeno a los vicios del clientelismo, la coaccin armada y la compra venta electoral.

La Farc ha deliberado y el fruto es una nueva subjetividad poltica con unos principios, un programa, una estrategia, un plan de alianzas y unos smbolos de identidad, como la rosa y la estrella roja.

El desenvolvimiento de las actividades del evento se ha dado dentro de los cdigos clsicos conocidos para los partidos revolucionarios y socialistas de izquierda.

Se presentaron grandes controversias y han salido a flote radicales diferencias que no deben derivar en fracturas y disidencias innecesarias y disfuncionales.

El nombre del nuevo Partido y las referencias ideolgicas pertinentes pusieron en evidencia naturales discrepancias que algunos, tal vez por no entender el valor de la palabra civilizada, pretendieron utilizar para aplastar y desaparecer a otros que, como en el caso de Jess Santrich, ha sido estigmatizado de manera grotesca y absurda mediante seudo columnas de G. ngel, tan afn a Londoo, Lozada, Alape, y Granda o Tllez. Clouster desafortunado que hizo de aplanadora brutal frente a la diferencia anidada en la profundidad de la insurgencia. Desde la X Conferencia del Yari se ech a rodar tan funesta aglomeracin ocasionando graves daos en cuadros y militantes abnegados de las fuerzas guerrilleras. No se ahorraron eptetos (troskos, ultras, disidentes) en su desgraciada estrategia para destruir y aplastar a los otros.

Por fortuna el Congreso que acaba de terminar los ha colocado en el sitio que les corresponde.

No ha sido la Nueva Colombia el nombre adoptado y promovido por Londoo en las redes sociales mediante consultas abiertas.

Qued Fuerza Alternativa Revolucionaria del Comuna, como lo propuso Mrquez, para rescatar la memoria histrica de la resistencia agraria heroica. Es la memoria que las elites dominantes se empean en erradicar para impedir la lucha por la emancipacin.

Ser un Partido-movimiento.

Representacin y movilizacin social al tiempo, tal como lo sugieren los tiempos de la post poltica.

Ser un Partido-movimiento sustentado en el pensamiento crtico y libertario donde cabe la herencia del pensamiento heterodoxo y revolucionario, incluido el marxismo, el socialismo, el leninismo, el bolivianismo, la escuela de Frankfort, el postmodernismo crtico, pero sin los dogmatismos y rigideces ideolgicas del sectarismo de Manual agenciado por izquierdas obsoletas, ultra minotritarias y autoritarias.

Como el voto ha sido el instrumento utilizado para dirimir democrticamente los dilemas y propuestas, los escrutinios han arrojado unas mayoras que deben ser acatadas y respetadas por aquellos que quedaron en franca minora.

Dicen los resultados que Mrquez, Catatumbo y Santrich son las votaciones mayoritarias y lo lgico es que asuman, sin mayores reticencias, la conduccin y el liderazgo de la nueva agencia poltica.

El que gan gan y el que perdi perdi, por amarga que sea la realidad. Tal circunstancia no debe, de ninguna manera, afectar la unidad y cohesin de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Comn.

Quienes no han sido favorecidos por el voto mayoritario no deberan demorarse, arropados en un falso y antidemocrtico hermetismo, en reconocer su condicin minoritaria. Por eso tan necesaria una manifestacin de Rodrigo Londoo por las redes sociales, donde se muestra tan activo, admitiendo su importante quinto lugar. O de Lozada y Alape corrigiendo sus rabietas que pretenden escamotear los resultados porque siguen empeados en destruir a Santrich y su frtil creacin poltica; cuyo cadver poltico queran arrastrar, en caso de no contar con la votacin que ahora registra, sin vergenza alguna, por los medios de comunicacin, para escarmentar a los otros discrepantes. O del seor Granda admitiendo lo contraproducente de su matoneo y altanera, que arrastra los vicios de campamento y de la escuadra militarista.

Hay que saber perder, seores. As es la poltica, la gallarda como noble gesto es parte de la misma.

Ahora la consigna debe ser la unidad de todos los matices para asumir los desafos que han surgido.

Por ejemplo, el de superar la soledad y el aislamiento poltico que se hizo notar a lo largo del Congreso por la ausencia de los candidatos invitados y de otros lderes convocados, que la presencia del doctor Samper no suple dados sus graves antecedentes en el proceso 8000.

Explicable, claro est, el silencio de los candidatos y los medios de comunicacin de la meditica hegemnica. No quieren la competencia y la disputa que el nuevo partido plantea.

Obvio que en adelante no habr silencio. Vendr la arremetida y la guerra sucia contra la Farc.

Ojala no sea as si es verdad que estamos entrando en los territorios de la democracia ampliada, acordada en La Habana.

Pero eso es pedirle peras al olmo.

El ataque ser a fondo y con los mtodos de la postverdad.

Veremos de todos. La retrica uribista es un anuncio de lo que nos espera.

Mentiras, violencia, sangre, trucos, mansalva, de todos contra la Farc.

Guerra poltica, en suma, para impedir que las Farc conquisten las mayoras populares.

Pero cada da trae su afn y de lo que se trata es de eso. De disputarle a la oligarqua dominante un poder que debe ser canalizado en favor de los intereses mayoritarios sociales de Colombia.

Por supuesto, el otro reto es trascender la rmora del santsimo que algunos se empean en promocionar, desde adentro y desde muy arriba, como alternativa. Craso error. No faltan los imbciles que, de salir adelante con sus disparates de Tercera Va, aportaran, de esa manera, a una hipottica extincin del nuevo partido poltico tal como lo sugiere alegremente su eminencia don Herrando Gmez Buenda como parte de sus frecuentes ocurrencias polticas.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter