Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 06-09-2017

Daremos el siguiente paso

OLEP
Fragua


Los proyectos organizativos son como un organismo vivo: tienen ciclos de crecimiento, ciclos de transformacin, crisis de decrecimiento e incluso crisis de madurez y enfermedades terminales. Las condiciones de vida cambian y para poder responder a estas transformaciones, nuestra organizacin debe avanzar un paso ms y adecuarse, pero qu es lo que implica para nosotros como militantes?

Estamos ante un escenario de creciente descomposicin social, en el que nuestro pueblo pide a gritos alguien que le diga qu hacer, cmo salir de esta situacin que se ha vuelto insostenible para muchos. Los socialistas tenemos un deber con este pueblo sediento de justicia, la situacin exige de nosotros ser ms creativos, ms audaces, mejores organizadores y formadores.

Los compaeros que en determinado momento estn con nosotros, incluso los que parecen estar ms convencidos, pueden no ser los mismos compaeros que estn con nosotros en las siguientes etapas. Los compaeros ms jvenes pueden pensar, con el paso de los aos, que la labor organizativa no era para ellos, haciendo de su paso por la organizacin una etapa juvenil. Algunos ms pueden no estar completamente convencidos del proyecto poltico y decidirn permanecer con nosotros solamente en una coyuntura. Tambin habr otros que cambien de opinin y pasen a ser simples espectadores de la vida, al menos en este aspecto.

Las distintas etapas de una organizacin reflejan su nivel de consolidacin en lo ideolgico y en lo prctico. Si las tareas organizativas parecen ser demasiado grandes respecto a nuestros esfuerzos no quiere decir que seamos incapaces o ineficaces, significa que las nuevas tareas implican de nosotros un esfuerzo nuevo, el de integrar a nuevos compaeros al trabajo. Los mecanismos para lograr esto son muchos, depender del lugar en el que estemos haciendo nuestras actividades, de las personas que conozcamos y de cmo interactuamos con ellas en la cotidianidad.

No debemos temer al trabajo duro, aunque haya ocasiones en las que parezca que trabajamos en vano. Siempre que ganemos experiencia y seamos capaces de extraer enseanzas tiles de la misma, estaremos empezando a dar el siguiente paso en nuestra vida como organizacin.

De igual manera, debemos de ser objetivos en el examen de nuestra propia organizacin. Cuando hay compaeros que se alejan de nosotros como proyecto, es natural preguntarse si estamos haciendo bien las cosas, pero tambin es necesario examinar las acciones concretas de tales compaeros y valorar las verdaderas razones de su salida.

Como organizacin no nos planteamos como tarea insertarnos en el pueblo, porque nacimos en l. Somos parte de este pueblo explotado y oprimido. Aspiramos a tener con nosotros a los elementos ms avanzados de nuestro pueblo, pero sabemos que eso lo lograremos nicamente en la medida en que seamos capaces de brindar formacin poltica y organizativa a grandes grupos de personas, en la medida en que seamos capaces de lograr que nuestros vecinos, nuestros compaeros de trabajo o de la escuela, asuman con nosotros las tareas de organizacin y lucha por el socialismo.

No estamos solos, al contrario, estamos rodeados de personas hartas de vivir como se vive en el capitalismo: con hambre, opresin, represin, incertidumbre, siempre esperando la siguiente chingadera. No estamos solos, siempre tenemos a alguien cerca que puede escucharnos, que puede discutir, que puede luchar con nosotros. No estamos solos.

Marx y Engels escribieron en el Manifiesto del Partido Comunista que el proletariado no tiene nada que perder, salvo sus cadenas. Esta enseanza tambin es importante para todos aquellos que hemos decidido darle nuestro tiempo a esta lucha: tampoco podemos perder nada, sino las cadenas que nos atan a este sistema. Sin embargo, debemos reconocernos como parte de esa clase, como parte de nuestra organizacin, como elemento indispensable para el cambio, de lo contrario, siempre estaremos abrumados por el peso de nuestras tareas y no podremos dar el siguiente paso hacia la organizacin de nuestro pueblo, hacia la superacin del capitalismo y hacia el socialismo.

El objetivo que nos planteamos como organizacin para este ao es consolidar nuestras estructuras organizativas, nuestros equipos de trabajo. El paso que nos planteamos es difcil, pues implica una decisin de vida, acompasar nuestra propia existencia con el crecimiento de nuestra organizacin, dedicarle ms tiempo a las labores organizativas y a la construccin, dejar de hacer lo posible para emprender lo necesario.

Sin embargo, no tenemos miedo a crecer, ni a comprometernos con la lucha de nuestro pueblo. Daremos el siguiente paso con dignidad y codo a codo con el pueblo hasta vencer al capitalismo, al hambre, a la opresin y a la guerra.

El camino hacia el socialismo est plagado de dificultades, pero con cada paso dado nos acercamos cada vez ms a nuestro objetivo. Si nos preguntaran si estamos dispuestos a seguir por esta senda de dura lucha, estamos convencidos de que todos nuestros compaeros respondern con un s unnime y rotundo, pues somos hijos dignos de este pueblo heroico y junto con l daremos el siguiente paso, por el socialismo y la vida digna.


Nota:

Este artculo fue publicado como parte de la seccin EDITORIAL del No. 28 de FRAGUA, rgano de prensa de la Organizacin de Lucha por la Emancipacin Popular (OLEP), Agosto-Septiembre 2017.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de los autores mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter