Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-09-2017

A propsito de la beatificacin del sacerdote Ramrez y el obispo Jaramillo
El Papa Francisco beatificar el odio en Colombia

A propsito de la beatificacin del sacerdote Ramrez y el obispo Jaramillo
Rebelin


El Papa Francisco en su gira por Colombia beatificar al sacerdote Pedro Mara Ramrez y al Obispo Jess Emilio Jaramillo el prximo 8 de septiembre en Villavicencio. El cardenal primado de Colombia, Rubn Salazar, dijo en un foro Que bueno que la visita del santo padre nos ayude a vencer la polarizacin poltica [1]. Lo paradjico es que justamente la beatificacin de Ramrez y Jaramillo es la legitimacin del papel de la Iglesia catlica en el conflicto armado, al lado del Partido conservador y de las Fuerzas armadas gubernamentales. La Iglesia no es un ente absolutamente monoltico, est atravesada por las contradicciones que se viven en las sociedades, pero es una institucin lo suficientemente centralizada como para haberse constituido en un Estado, El Vaticano, con los necesarios recursos econmicos, polticos y humanos como para jugar un papel destacado en la poltica mundial y en cada uno de los pases donde tiene presencia. Por otra parte es pertinente distinguir entre la concepcin filosfica de la cristiandad, aquella que lucha contra la injusticia y defiende la igualdad de los seres humanos y otra la posicin poltica que asume en determinados momentos, en este campo las instituciones eclesisticas razonan como cualquier persona, adoptando comportamientos bastante terrenales, es decir, que no se diferencian en nada de cualquier pecador o ateo.

Hagamos un brevsimo repaso de cmo la Iglesia catlica ha llegado a tener tanto poder. De agrupacin minoritaria en la antigua Roma, pas a ser religin oficial a finales del Imperio romano con el emperador Constantino en la primera mitad del siglo IV. Luego de la cada del Imperio romano en el ao 476 jug un rol esencial en el feudalismo pues era el mensajero que legitimaba el poder divino de los nobles sobre los siervos (campesinos) de la gleba. En los albores del capitalismo el poder, el oro y las riquezas hicieron parte ostensible de su funcionamiento, siendo el Papa Alejandro VI (Rodrigo Borgia) uno de los ms destacados representantes de la intriga y las malas virtudes en el solio de San Pedro de 1492 a 1503 (un mafioso en toda regla), colocando a sus cuatro hijos (ste mximo jerarca no respet el celibato) en la trama del poder pontificio, sobresaliendo Csar Borgia por sus cualidades militares y polticas. Como siempre el dinero ha sido escaso, en aquel entonces se inventaron la venta de Indulgencias para aquellos que presumiblemente arderan en el Infierno o estaran a fuego lento en el Purgatorio, los compradores eran generalmente burgueses que acumularon capital violando los mandamientos de la ley divina, por tal motivo, entre otros, el sacerdote Martn Lutero rompi con Roma. En esa poca estaba en todo su esplendor la Inquisicin, institucin jurdico religiosa que persegua herejes y que estaba basada en la arbitrariedad (se admitan denuncias annimas y el enjuiciado permaneca encarcelado por aos sin conocer al informante) y la tortura, la cual era lcito aplicar para obtener la verdad; el veredicto generalmente era ser quemado en la hoguera en la plaza pblica y el patrimonio de los reos pasaba a manos ms cristianas. La Inquisicin imparti justicia hasta la segunda dcada del siglo XIX en Espaa y sus colonias americanas [2].

En Amrica la espada y la cruz impusieron su orden a sangre y fuego. Es de reconocer que gracias a Fray Bartolom de las Casas, un siglo despus de la llegada de los europeos al nuevo mundo, fue que se reconoci que los indgenas tenan alma y por lo tanto era pecado matarlos o desmembrarlos. Durante la conquista y la colonia la Iglesia estuvo al lado de encomenderos y terratenientes manteniendo una jerarqua social avalada desde los cielos. En la Insurreccin de los Comuneros en 1781 el arzobispo Caballero y Gngora celebr un acto religioso como teln de fondo a la firma del acuerdo de los insurrectos con la corona espaola, semanas despus el principal lder comunero, Jos Antonio Galn, era desmembrado y el arzobispo Caballero y Gngora nombrado virrey de la Nueva Granada en 1782.

Pero tambin hubo sacerdotes que acompaaron a su rebao en la lucha contra las causas estructurales de la injusticia. El sacerdote Miguel Hidalgo dirigi la primera etapa de la Independencia mexicana, fue apresado y fusilado el 30 de julio de 1811; el tambin sacerdote Jos Mara Morelos, que dirigi la segunda etapa de la Independencia en Mxico, corri la misma suerte de Hidalgo, fue ejecutado el 22 de diciembre de 1815; y no olvidemos a nuestro Andrs Rosillo, en el virreinato de la Nueva Granada, acusado de actividades subversivas, detenido por la corona, liberado por el pueblo el 21 de julio de 1810, luego encarcelado por Pablo Morillo en 1816 y enviado a una prisin espaola, posteriormente puesto en libertad por la revolucin liberal de 1820.

Durante el siglo XIX la Iglesia fue tomando partido por el Partido conservador, pues los terratenientes necesitaban que los peones se endeudaran de por vida para pagar los costosos servicios religiosos: negocio redondo entre curas y latifundistas que constituy la esencia de las relaciones sociales en la hacienda colonial andina. Ante los intentos modernizadores de mediados del siglo XIX la Iglesia fue totalmente contraria a ello, se levant en armas para impedir la separacin de la Iglesia y el Estado. El padre Canuto Restrepo combati con fiereza para imponer a los conservadores en el estado de Antioquia entre 1863 y 1864, tanto as que sus contemporneos lo apodaron Trabuco Restrepo [3]. Enviar a los nios a estudiar a escuelas estatales daba excomunin en 1876, votar por el Partido liberal igual y si no recordemos al primer santo colombiano, el obispo de Pasto de origen espaol Ezequiel Moreno, otro aguerrido combatiente que se fogue en la Guerra de los mil das (1899-1902) al lado de los conservadores contra los liberales, su testamento de 1905 lo dice todo: El liberalismo ha ganado lo indecible, y esta espantosa realidad proclama con tristsima evidencia, el ms completo fracaso de la pretendida c

oncordia entre los que aman el altar y los que abominan el altar, entre los catlicos, (es decir conservadores) y liberales, (es decir ateos). Confieso, una vez ms, que el Liberalismo es pecado, enemigo fatal de la Iglesia y reinado de Jesucristo, y ruina de los pueblos y naciones; y queriendo ensear esto, aun despus de muerto, deseo que en el saln donde se exponga mi cadver, y aun en el templo durante las exequias, se ponga a la vista de todos un cartel grande que diga: EL LIBERALISMO ES PECADO. [4]

Durante la primera mitad del siglo XX la postura dominante de la Iglesia fue atacar a los liberales:

1913, un sacerdote antioqueo afirma Hombres y mujeres que me escuchis, tened presente que el parricidio, el infanticidio, el hurto, el crimen, el adulterio, el incesto, etc., etc., son menos malos que ser liberal, especialmente en cuanto a las mujeres se refiere. Otro caso es el de un cura que al dar los resultados electorales deca Catlicos, 435; rebeldes contra Dios y su Santa Iglesia, 217. [5]

1916, los obispos del pas declaran que leer el peridico liberal El Espectador es pecado mortal, recuerdan que lo es desde 1888. [6]

1919, el prroco de Mlaga, Santander, enseaba a sus feligreses que San Jos fue el primer conservador y Satans el primer liberal. [7]

1930-1932, a raz del triunfo liberal se desata un conflicto armado en municipios de Santander y Boyac y en l los curas de varios municipios convierten los campanarios en trincheras. [8]

1931 y siguientes: aparece como figura nacional el obispo de Santa Rosa de Osos, Miguel ngel Builes, nacido en 1888. Sus pastorales contra liberales, comunistas, judos y masones han dejado huella en la historia de la intolerancia y el odio en la vida poltica nacional. En una de ellas, en 1931, afirm que "lo que es esencialmente malo jams dejar de serlo, y el liberalismo es esencialmente malo" [9].

La tradicin oral asegura que en el plpito este obispo afirmaba que matar liberales no era pecado. Su papel fue estelar en la poca de la Violencia (1948-1954) encendiendo las mentes conservadoras contra el liberalismo ateo y comunista. [10]  

  Hagamos un corto parntesis. El panorama internacional en los aos veinte, treinta y cuarenta del siglo pasado estuvo signado por la lucha entre el fascismo, el nazismo y el franquismo de un lado, contra la democracia liberal y el comunismo del otro. La complicidad de los papas Po XI y Po XII con Mussolini, Hitler y Franco est suficientemente registrada por la historia.

Yendo al objeto de este artculo, el sacerdote Pedro Mara Ramrez, nacido en 1899, fue contemporneo del obispo Builes, con una posicin poltica similar en un momento histrico en el que se presagiaba el triunfo del caudillo liberal Jorge Elicer Gaitn a finales de la dcada de 1940. El pas estaba absolutamente polarizado por mayoritarios sectores de la Iglesia y ante el asesinato de Gaitn, el 9 de abril de 1948, la multitud estaba herida en lo ms profundo de sus conciencias. Ramrez no fue muerto el 10 de abril de 1948 en el municipio de Armero por defender la fe cristiana, lo fue por su posicin poltica incendiaria difundida desde el plpito. No fue mrtir de la fe sino del Partido Conservador, as lo afirma el telogo Hctor Torres. [11]  

  El sacerdote Jess Emilio Jaramillo, nacido en 1916, fue un aventajado alumno del Seminario de Santa Rosa de Osos y por supuesto que tuvo como tutor a Builes. Testigo de la violencia liberal conservadora, le toc presenciar otro conflicto, que aunque derivado de sta, adquiri dimensiones ms complejas: la lucha de guerrillas comunistas por la toma del poder. Cuando lleg a Arauca a comienzos de la dcada de los setenta, primero como Vicario y luego como Obispo en 1984, pudo presenciar las dimensiones del conflicto social en esta regin. Dice la prensa que Jaramillo se desplazaba por la regin en compaa de militares en una zona de altsima confrontacin armada, que no atendi los llamados de atencin hechos por el Ejrcito de Liberacin Nacional (ELN) y fue ejecutado por este grupo el 2 de octubre de 1989. [12]  

  Resulta llamativo por lo menos que justamente haya sido el ELN el autor de este homicidio, pues la influencia cristiana a su interior es enorme. El cura Camilo Torres Restrepo, figura universal, muri en sus filas; varios sacerdotes espaoles ofrendaron su vida, como Hidalgo y Morelos en Mxico, por un pas ms justo, es ms, el nombre del frente guerrillero que ejecut a Jaramillo es Domingo Lan, un sacerdote espaol que muri en los aos setenta empuando un fusil bajo la bandera del ELN. En los aos de la muerte de Jaramillo otro sacerdote espaol, Manuel Prez Martnez, era el primer comandante de esa organizacin guerrillera. Jaramillo tom partido de forma expresa por uno de los actores armados

Ramrez y Jaramillo sern beatificados, pero qu pasa con los otros sacerdotes que han dado muestra de su compromiso con los ms desfavorecidos y han muerto por ello?

lvaro Ulcu Chocu, nacido en 1943, fue el primer indgena en ordenarse sacerdote. Acompa a su comunidad en las justas luchas por la tierra en el departamento del Cauca. Terratenientes y militares lo acosaban, muri abaleado el 10 de noviembre de 1984.

Tiberio Fernndez, sacerdote desaparecido junto con su sobrina el 17 de abril de 1990. Luego fue encontrado su cadver en el ro Cauca, fue castrado y su sobrina violada, sus senos cercenados, todo ello en presencia de su to. Fernndez promova la organizacin social de los campesinos. Todo ello ocurri en una ola de macabra violencia en el municipio de Trujillo, Valle del Cauca, en la que murieron o desaparecieron 338 personas. La investigacin Trujillo la tragedia que no cesa realizada por el Centro Nacional de Memoria Histrica ilustra con lujo de detalles.

Casos habran muchos ms, pero para abreviar surge una pregunta: la fe cristiana de este par de sacerdotes no merecera tambin ser beatificada?

La Iglesia se ha ido transformando, pero matices, como la Teologa de la liberacin, cada vez son ms perseguidos o silenciados. Cmo no reconocer la importancia para la defensa de los derechos humanos de la Comisin Intereclesial de Justicia y Paz, el aporte que el sacerdote Javier Giraldo ha hecho para que se haga justicia en Colombia es enorme.

La Pacific School of Religion de Berkeley, California, produjo un detallado documento titulado Casos de implicacin de la Iglesia en la Violencia en Colombia [13] en el ao 2014. El panorama es desolador. Empezando por San Ezequiel [Moreno], aparecen un cardenal, 21 monseores y 22 sacerdotes, implicados en posturas y comportamientos que favorecen el odio, la exclusin, el paramilitarismo y el narcotrfico. Llama la atencin el entorno religioso de los paramilitares en Urab y del mafioso esmeraldero Vctor Carranza en Boyac; pero quien queda fuera de concurso es el sacerdote Gonzalo Javier Palacios, el cual utiliz el sagrado secreto de la confesin para sealar futuras vctimas del grupo paramilitar Los doce apstoles en la dcada de 1990 en el municipio de Yarumal, jurisdiccin del obispado de Santa Rosa de Osos donde monseor Builes reparti odio a diestra y siniestra. Palacios, el cura de las dos biblias (en una de ellas guardaba un revlver) fue increpado por una vctima en el ao 2015 luego de celebrar misa en la parroquia de San Joaqun en Medelln: ni la justicia humana ni la eclesial han operado [14]  

  El ELN pidi perdn por la muerte de Jaramillo, lo hizo expresamente en entrevista radial en la emisora Kapital Stero en Arauca a fines del pasado mes de agosto en palabras del comandante Pablo Beltrn: Por supuesto que s estamos diciendo que cometimos un error, lo reconocemos y pedimos perdn por ese error. [15] Contrasta esta actitud con la de la Asamblea Plenaria Episcopal realizada en Medelln en julio de 2015. La periodista Juanita Len informa que a puerta cerrada surgi la pregunta de si la Iglesia deba pedir perdn por sus pecados en el conflicto colombiano, la respuesta fue NO. Al final, segn supo [la periodista de la Silla Vaca], el argumento que termin de inclinar la balanza a favor de no pedir perdn fue el tema de la reparacin. Uno de los obispos plante que para la Iglesia resultara muy oneroso econmicamente si a partir de ese reconocimiento de responsabilidades, terminaban vindose obligados a reparar a las vctimas. [16] Muy terrenal el argumento

Juan Pablo II pidi perdn por la Inquisicin y por los crmenes de la conquista y colonizacin europea en Amrica. La matriz ideolgica que permiti tan execrables actos fue perpetuada por la Iglesia en su lucha contra las ideas liberales y comunistas, y ahora, viene el papa Francisco y beatifica a dos representantes del odio y la exclusin. Las frases del Sumo Pontfice en contra de la injusticia, son slo eso, porque sus decisiones polticas disfrazadas de religiosas, como la beatificacin de la que hablamos, coloca a la Iglesia donde siempre ha estado como institucin, al lado de los poderosos que oprimen al pueblo.


Notas

[1] http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/ruben-salazar-habla-sobre-la-visita-del-papa-a-colombia-101162

[2] Se recomienda el excelente trabajo de Henry Kamen titulado La Inquisicin espaola.

[3] Espaa, Gonzalo. El pas que se hizo a tiros. Cota: Debate, 2013, pg. 135  

[4] Palacios, Marco. Entre la legitimidad y la violencia. Colombia 1875-1994. Bogot: Norma, 1995. Pg. 107. Los parntesis y las maysculas las tom el autor del original.  

[5] Bushnell, David. Colombia una nacin a pesar de s misma. Bogot: Planeta, 1996, pg. 232  

[6] Melo, Jorge Orlando. De Carlos E. Restrepo a Marco Fidel Surez. Republicanismo y gobiernos conservadores. I Historia Poltica 1886-1946. Nueva Historia de Colombia. Bogot: Planeta, 1989, pg. 216.

[7] Palacios, Marco y Safford, Frank. Colombia pas fragmentado, sociedad dividida. Bogot: Norma, 2002, pg. 532  

[8] Latorre, Mario. 1930-1934. Olaya Herrera un nuevo rgimen. I Historia Poltica 1886-1946. Nueva Historia de Colombia. Bogot: Planeta, 1989, pgs. 290-291

[9] Len, Juanita. Iglesia hace mea culpa privado sin pedir perdn. La Silla Vaca. 5-7-2015. http://lasillavacia.com/historia/iglesia-hace-un-mea-culpa-privado-sin-pedir-perdon-51008  

[10] Tirado, lvaro. Lpez Pumarejo: la Revolucin en Marcha. I Historia Poltica 1886-1946. Nueva Historia de Colombia. Bogot: Planeta, 1989, pg. 314.

[11] Torres, Hctor. No fue mrtir de la fe sino del Partido Conservador. 21-7-2017. https://www.alainet.org/es/articulo/186997

[12] http://www.semana.com/nacion/articulo/beatificacion-de-sacerdotes-pedro-maria-ramirez-ramos-y-jesus-emilio-jaramillo/531631

[13] Pacific School of Religion . Casos de implicacin de la Iglesia en la Violencia en Colombia. Berkeley, Estados Unidos, 2014. https://psr.edu/wp-content/uploads/.../ColombiaDocument_PacificSchoolofReligion.pdf  

[14] http://www.hispanopost.com/el-cura-de-las-dos-biblias

[15] http://www.eltiempo.com/politica/proceso-de-paz/eln-califica-como-un-error-el-asesinato-de-obispo-de-arauca-monsenor-jesus-emilio-jaramillo-125618  

[16] Len, Juanita. Iglesia hace mea culpa privado sin pedir perdn. La Silla Vaca. 5-7-2015. http://lasillavacia.com/historia/iglesia-hace-un-mea-culpa-privado-sin-pedir-perdon-51008

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter