Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-09-2017

No demos el nombre de nuestras calles a defraudadores

Jess Puente
El Faradio


El pleno del Ayuntamiento de Santander del 31 de agosto tiene al parecer previsto dar el nombre del fallecido Presidente del Banco Santander, Emilio Botn, a la plaza donde se sita el recin inaugurado edificio de la Fundacin Botn. Con la ejecucin de dicha propuesta, promovida por el PP con la alcaldesa de Santander, Gema Igual, a la cabeza, se pretenden homenajear las presuntas virtudes cvicas del banquero.

Dar a alguien el nombre de una calle, en democracia, debe ser efectivamente la expresin del reconocimiento ciudadano a los valores favorables a la vida en comunidad, que la persona homenajeada haya promovido y practicado.

No es una cuestin menor, cuando hablamos de la vida ciudadana, de la vecindad, hablamos del espacio y la vida pblica, de la vida comn, que los seres humanos tenemos que construir y compartir. Hacer eso hoy, en democracia, supone promover valores cvicos solidarios, responsables, de compromiso con lo comn y pblico, tolerantes, y igualitarios.

Esos valores son los que la ciudad debe recoger en su callejero mediante la memoria de las personas y organizaciones que hayan sido ejemplo de esos valores.

Fue el banquero Emilio Botn ejemplo de esos valores? Tajantemente no. Por el contrario, su trayectoria va en el sentido opuesto de los valores de convivencia y solidaridad que deben sustentar la vida ciudadana.

Sin entrar en valorar la naturaleza de sus actividades bancarias, o su responsabilidad, como primer ejecutivo de uno de los principales bancos del mundo, en la burbuja financiera que ha empobrecido y desesperanzado a millones de personas, hay que ponderar en su contra el gravsimo incumplimiento de sus obligaciones tributarias.

Los hechos, que la mayora de los medios de comunicacin han puesto en sordina, son conocidos:

En 2010, y gracias a la colaboracin voluntaria con las autoridades fiscales de varios pases europeos de Herv Falciani, antiguo trabajador del banco HSBC, estas autoridades pudieron conocer una lista de ms de 100.000 defraudadores con cuentas sin declarar en Suiza y otros parasos fiscales.

La familia Botn casi al completo, los dos hijos del patriarca Emilio Botn Sanz de Sautuola, Emilio y Jaime, y la amplia prole de ambos, aparecen en esa lista con cuentas y activos sin declarar, que se prolongan en el tiempo hasta 1936. El origen de las cuentas se encuentra en el dinero que el patriarca evadi de Espaa a Suiza al comienzo de la guerra, y que ya no hizo otra cosa que crecer y crecer durante 75 aos.

De resultas del conocimiento por Hacienda de los datos de las cuentas, la familia Botn efecta en 2011 declaraciones complementarias por los aos no prescritos de las cuentas sin declarar, por ms de 200 millones de euros. Todos los expertos coinciden en que con esas cantidades ingresadas, el total del capital no declarado ascendera al menos a 2000 millones de euros. Hay que tener en cuenta que las declaraciones complementarias no han sido forzadas por una resolucin judicial, han sido voluntarias al haber sido requeridos por Hacienda a dar cuenta de la contradiccin entre las declaraciones de 2005 a 2009, las no prescritas, y lo que apareca en la lista Falciani. Es decir, a la enormidad de la cantidad no declarada por la que han pagado 200 millones de euros, hay que aadir el dinero defraudado durante 65 aos! por el que ni reciben sancin, ni resarcen.

La justicia intervino, pero el oportuno requerimiento de Hacienda actu legalmente, no como el inicio de la investigacin de un evidente fraude fiscal a gran escala, sino como la toma de contacto de Hacienda con el contribuyente para que aclare aspectos de sus declaraciones. Esta decisin de Hacienda, fuertemente criticada por los tcnicos del organismo, permiti a la familia Botn resolver voluntariamente sus diferencias con Hacienda y posibilit el archivo de las diligencias previas por fraude fiscal que se les abrieron en el juzgado n 4 de la Audiencia Nacional.

Merece la pena transcribir alguno de los razonamientos del auto del juez: Se trata, de una causa de exencin de la responsabilidad criminal ajena al contenido de injusto y, probablemente tambin, de culpabilidad del hecho. Afecta exclusivamente al elemento de la punibilidad, excluyndola por razones eminentemente poltico-criminales: la reparacin (post-delictum) del perjuicio irrogado mediante el pago de las deudas exigibles eludidas.

Si abundamos en lo anterior, nos encontramos con que este verano, el Tribunal Supremo ha fallado en contra de la pretensin de Marcelino Botn, hijo de Jaime y sobrino de Emilio, de recuperar los ms de 1,7 millones de euros que pag en la citada regularizacin con Hacienda, aduciendo la prescripcin de las declaraciones objeto de regularizacin. El Supremo es contundente: la actuacin del recurrente, pretendiendo la solicitud de devolucin, despus del pronunciamiento de la jurisdiccin penal, resultara contraria a sus propios actos y hasta podra calificarse como fraude de ley, en cuanto realiz un ingreso para conseguir la exoneracin de la responsabilidad penal.

Con tales mimbres pas algo? El escndalo y el riesgo que significaban que el presidente del Banco Santander y unos cuantos importantes accionistas hubieran protagonizado un fraude maysculo se tradujo en dimisiones, intervenciones del Banco de Espaa, del Ministerio de Economa, del Banco Central Europeo? Sabemos la respuesta y sabemos el porqu. Por si fuera poco, una de las implicadas, Ana Patricia Botn, se convirti en presidenta del Santander a la muerte de su padre Emilio Botn.

Pero con tales mimbres Debemos aceptar que el protagonista de actividades tan insolidarias e incvicas, tan enemigas de lo pblico y lo comn, como el fraude fiscal, sea propuesto como modelo ciudadano, como ejemplo a seguir? Debemos aceptar que, en nuestro nombre, la Corporacin santanderina siga la tradicin lacayuna de peloteo a la familia Botn? Tradicin ampliamente cultivada tambin por el presidente Revilla, probablemente como otra sea de identidad regional.

No debemos ni podemos aceptarlo. Por eso, esperamos que la cordura se imponga y el da 31 el PP retire esta propuesta que va contra la decencia pblica y el buen sentido. En caso contrario, confiamos en que las dems fuerzas polticas del Ayuntamiento se opongan a la propuesta y se comprometan a cambiar el nombre a la plaza cuando, ms pronto que tarde, la derecha eterna del PP sea sacada del gobierno de la ciudad por el voto de la ciudadana. En caso contrario, trabajaremos para que mucha gente exprese con claridad su protesta contra la pretensin del PP de convertir en modelo pblico a uno de los principales defraudadores de lo pblico.

Jess Puente, miembro de LIBRES

Fuente: http://www.elfaradio.com/2017/08/30/no-demos-el-nombre-de-nuestras-calles-a-defraudadores/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter