Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-09-2017

En paz con el Estado

Sebastin Vallejo
El Telgrafo


Partamos del supuesto que a los bancos no les gusta la competencia. Menos an la competencia del Estado. Sobre lo ltimo, no existir debate. La competencia con el Estado es una competencia desleal, y un sector con tantos tintes oligoplicos como el financiero entiende bien lo que eso puede significar. Bajo estos supuestos, un sistema pblico de dinero electrnico le permita al Estado suplir las reas donde la banca no vea rentabilidad, y competir en aquellas donde la banca impona precios.

El Estado poda hacer eso, porque el Estado no busca lucrar de sus polticas pblicas. Busca brindar un servicio. El dinero electrnico abarata los costos de las transacciones en aquellos lugares donde la banca no quiere o no puede llegar, dndole mayor dinamismo a las economas comunitarias, evitando la necesidad de invertir en cajeros o edificios. Reduce el costo asociado con tener el dinero en el banco, los servicios que se pagan para mantenimiento de la cuenta, por retirar efectivo, por recibir tu estado de cuenta, por servicios financieros, etc. Permite todo esto, porque la inversin de infraestructura ya est hecha (ya estn construidas las antenas para celular) y porque el acceso al dinero electrnico no requiere de una inversin adicional de la persona ni incurrir en altos costos por este servicio.

El dinero electrnico permite que negocios donde no es rentable o posible cobrar con tarjeta de dbito, lo pueda hacer a travs del celular. Permite dinamizar las economas pequeas en lo cotidiano: no tienes que esperar para llamar el plomero porque no tienes efectivo. El plomero, por su parte, puede dar un valor a sus servicios que no est condicionado por el redondeo. En general, agiliza las transacciones cotidianas sin necesidad de tener circulante.

Este es el servicio que deba proveer el Estado con el dinero electrnico. Un servicio que, al no estar guiado por el lucro, poda mantener costos bajos para el usuario (que, efectivamente, los tienen). Los bancos privados son un negocio y buscarn lucrar de estos. Segn Julio Jos Prado, presidente de la Asociacin de Bancos Privados, el dinero electrnico privatizado buscar mantener las tarifas ms parecidas al Banco Central, ms los costos operativos (lo cual ya da indicios de un aumento en el precio), pero no quieren generar rentabilidad.

Su idea es atraer ms clientes a la banca donde, segn el propio Prado, est el negocio (sic). Pero ese negocio es un negocio de empresarios a quienes no les gusta competir. Es decir, muchos de los incentivos del dinero electrnico ligados a los costos del servicio para el usuario se vern mermados cuando las cuentas sean regidas, una vez ms, por la banca privada. Donde tengas que pagar por recibir tu estado de cuenta, por servicios financieros, etc. De otra manera no sera negocio. Mantener el control estatal del dinero electrnico presionaba a que la banca vuelva sus costos ms competitivos si quera ganar estos clientes. Lo nico que tuvieron que hacer esta vez para ganrselos fue reunirse con el Presidente. Despreocpese, el cliente no notar la diferencia.

Carlos de la Torre, ministro de Finanzas, dijo que el dinero electrnico no se desarroll a la velocidad deseada, y eso motiv darlo a la banca privada. La ineficiencia actual del dinero electrnico recae sobre el Gobierno anterior. Que la mejor solucin que encontraron fue entregrselo a los bancos, esa recae sobre el actual. No solo se perdi la posibilidad de presionar a la banca para que brinde un mejor servicio, sino que tambin se perdi una herramienta poltica y econmica para manejar el Estado, incluso la poltica monetaria.

Por el momento, el sector financiero est en paz con el Estado. Al final del da, a la clase capitalista le gusta el Estado, siempre y cuando sea un Estado para la clase capitalista.

Fuente: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/columnistas/1/en-paz-con-el-estado



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter