Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-09-2017

El 11S de los Comunes en Santa Coloma de Gramenet: la contradiccin de su llamada

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Para los colomenses federalistas, por su generosidad, diversidad y coraje

 

Santa Coloma de Gramenet, como seguramente saben, es una ciudad obrera-muy-obrera pegada a Barcelona. Unos 117 mil habitantes en 2016. La crisis-estafa se ha hecho notar. Viene de lejos. Muchos de los colomenses son catalanes con races en otros lugares de Espaa, en Andaluca sobre todo. Mi suegra, hija de un campesino sevillano asesinado por el fascismo en 1936, vive all, en el barrio del Fondo. Yo mismo he sido profesor -durante 35 aos- de un Instituto, el Puig Castellar, muy cercano al lugar donde se ha convocado el acto, el parque de Can Zam, una de las mejoras de la ciudad que est en el haber de los consistorios de izquierda que la han gobernado. PP, ERC, CiU, Ciudadanos, CUP-Podemos (disfrazados de Gent de Gramenet), han sido y son fuerzas minoritarias -o incluso muy minoritarias- en la ciudad.

Los comunes, como ven en el cartel, han convocado a la ciudadana a las 12 de la maana el 11S. Impiden asistencia al acto que se celebrar esa misma maana en recuerdo de Salvador Allende y la Unidad Popular en Barcelona. Tal vez no haba otra posibilidad. Deseo que esa sea la explicacin y que no sea otra muy distinta (aunque me temo lo peor): permitir que los asistentes puedan acudir a la manifestacin de la tarde.

Sea como sea, los comunes no convocan esta vez, quiero entenderlo as, a los actos separatistas que se celebran hoy en Barcelona. Espero, deseo, ruego, que la alcaldesa de la ciudad no participe en la movilizacin secesionista. No se la vot, no la votamos para eso. Recordemos que, con la ambigedad de siempre, lo hizo en 2016 y que tambin estuvo representada (por un teniente de alcalde secesionista) en 2015.

El lema de la convocatoria es: Una Catalua soberana, diversa y valiente. Lo de valiente no me encaja del todo pero tal vez sea un forma de infundir nimos ante la movilizacin y los planes secesionistas. Si fuera as, nada que objetar, todo lo contrario. Si fuera para abonar energas contra las polticas neoliberales del gobierno Rajoy y del gobierno neoliberal cataln, tampoco, mejor que mejor. Si fuera, para alentar desmanes nacionalistas, que no creo, no parecera sensato. Sera un error, otro error, un inmenso error. Valga en todo caso, aunque sea de forma provisional, lo de Catalua valiente (aunque, por cierto, pueda leerse de forma un peln masculina).

Lo de diversa est mejor que bien. Un diez o ms. Catalua lo es. El resto de Espaa tambin por supuesto. Los secesionistas suelen olvidarlo y piensan-suean-desean una Catalua - o unos Pases Catalanes de onticidad no demostrada- homognea, del mismo color, sin apenas matices cromticos. La estelada les representa; a ellos, no a todos. Se entiende, no puede ser de otra manera,, que la Catalua diversa incluye la diversidad cultural y tambin lingstica. A unos nos gustan Raimon, Poveda y hablamos en cataln-castellano y otros disfrutan con Llach y Sopa de Cabra y hablan bsicamente en cataln. Pues muy bien. Otros disfrutan con Carmen Linares y Fosforito (sin olvidar a la catalana Mayte Martn) y hablan bsicamente en castellano (aunque no tienen problema alguno en que sus hijos o nietos hablen en cataln; mi suegra por ejemplo). Podemos convivir todos; podemos ensearnos, nos enseamos de hecho (a m, por ejemplo, la pasin flamenca). Tenemos mucho en comn. Entre esas cosas comunes, nuestra condicin de trabajadores o trabajadoras (o de jubilados/as obreros) vinculados a otros trabajadores espaoles por mil lazos..

La apelacin a la soberana de Catalua resulta ms extraa por imprecisin. No lo es Catalua ahora en muchos mbitos? Ms soberana? En qu mbitos? Soberana, totalmente soberana, sin importar nada ni nadie? Y eso por qu? Soberana plena dentro de la UE? Porque Catalua es una nacin cultural debe ser soberana? Y? Qu regiones y nacionalidades de Espaa son entonces soberanas? Todas ellas? En todos los mbitos? No puede conducir tal demanda, fuertemente nacionalista-regionalista, a un reino de taifas poco conjuntado? No hay que ceder mbitos comunes de soberana para convivir todos juntos de forma razonable, diversa y sin imposiciones? No es eso el federalismo cooperativista? Tendra sentido apelar ante Catalua la soberana de Barcelona o de Tarragona? Vamos descendiendo hasta la soberana de la calle en que vivimos?

Habr que escuchar lo que se dice esta maana sobre esa soberana que -me temo- puede estar asociada a la reivindicacin de referndums de independencia pero en condiciones. Ese debe ser el objetivo de una izquierda que aspira a transformar Espaa, Catalua incluida? Catalua est maltratada y oprimida por Espaa? Quin sigue creyndose ese cuento?

Conviene una reflexin sobre el concepto de soberana del historiador Jose Luis Martn Ramos:

Los trminos de la soberana y los modos de ejercicio han de establecerse en el debate y en el acuerdo libre de una unin libre. Sobre los intereses que se han reconocido comunes, el conjunto y la gestionan los rganos comunes; sobre el reconocimiento de intereses de partes, cada parte y la gestionan los rganos de parte. Sobre las caractersticas del estado todos, sobre la forma y el alcance de la democracia todos, sobre la igualdad de derechos sociales y polticos todos, sobre la organizacin de la solidaridad "interestatal" todos... No puedo llegar a mayor concrecin, porque pienso que eso corresponde al pacto federal, que supone concesiones de todos, las necesarias para que todos o la inmensa mayora est satisfecho con l; entendiendo que ese pacto nunca ha de considerarse como una tabla en piedra de diez mandamientos, sino como algo dinmico y revisable, de manera que su revisin no se haga tan difcil que sea prcticamente imposible sin romper el pacto. (...) En cualquier caso pienso en trminos de una soberana popular que es la que construyen los pueblos que acuerdan su unin libre, y una soberana nacional mltiple que reconoce la pluralidad de identidades nacionales, pero de tal manera que esta no niega, por principio, la unicidad de la primera.

Llego por fin al tema anunciado en el ttulo. El punto -contradictorio- que quera sealar y comentar con ms detalle es este: justifican los organizadores haber escogido Santa Coloma de Gramenet no porque sea una ciudad obrera y los Comunes se sientan prximos al mundo del trabajo, que sera lo deseable, incluso lo razonable, sino porque, segn dicen, la ciudad colomense fue uno de los primeros lugares donde se desarrollaron las primeras experiencias de inmersin lingstica. La ciudad es un smbolo, para ellos, de eso. Lo es de mil cosas, por supuesto, pero no precisamente de eso. La perspectiva de clase, como es obvio, est ausente aos-luz.

Sobre el asunto de la inmersin y la diversidad que se vindica conviene apuntar y recordar lo siguiente:

1. Si hay algo que sea contrario a la diversidad a la que se hace referencia en el lema de la convocatoria en la Catalua actual, ese algo es la inmersin lingstica (un procedimiento pedaggico casi nico en el mundo). Un disparate, una imposicin lingstica absolutamente innecesaria, que va en contra de lo defendido por el movimiento catalanista en los aos de la lucha antifranquista: escuela en la lengua materna. Yo fui uno de los que pele por ello. El sistema de inmersin, en cambio, postula el cataln como lengua vehicular en toda la enseanza preuniversitaria obligando a todos, a todas las familias, sea cual sea su idioma o idiomas de relacin.

2. No es de hecho una inmersin lingstica para todos. Mi hijo, nos hablamos en cataln, no sufri ninguna inmersin. La inmersin la sufren -la palabra es correcta- ms de la mitad de las familias catalanas que usan el castellano en su mbito familiar.

2.1. La mal llamada inmersin conlleva otras derivadas: abonar, todo lo que sea posible (y es mucho), una cosmovisin nacionalista de la nacin catalana. En juegos, en visitas, en comentarios, en fiestas, etc.

3. Hay otras formas de conseguir que los alumnos conozcan bien ambos idiomas (cosa ms que deseable por supuesto, innecesario es decirlo) a los 6 aos aproximadamente. La escuela privada no concertada Aula, por ejemplo, donde estudiaron nada menos que el ex presidente Mas y sus hijos, no practica ninguna inmersin. Se educa en la lengua familiar y el otro idioma se introduce poco a poco. Los resultados son magnficos. Por qu no seguir ese camino que no obliga a nadie y respeta los conocimientos que tenemos sobre la primera enseanza?

4. Algunas escuelas colomenses, con el acuerdo de las AMPAS, apostaron por la inmersin porque se les dijo alas familias que de esa forma, la nica posible les dijeron, sus hijos aprenderan cataln y as iran en mejores condiciones al mercado laboral. Si no aprendan cataln, no encontraran trabajo. Cualquier otra va, se les deca, sera apostar por escuelas marginadas en castellano.

5. La realidad es que la gran mayora de los jvenes y ahora no tan jvenes de la ciudad viven en un pas bilinge. Ellos lo son y tambin se manejan en otros idiomas. Ingls pero no slo ingls, cosa que hasta ahora nunca haba ocurrido. Ejemplo: mis sobrinas. Hablan ingls como si fuera su tercer idioma familiar. Una de ellas, biomdica y filloga, es profesora de ingls.

6. En algunos institutos, no digo en todos, en la prctica, la sensatez llama a la puerta y son dos realmente los idiomas vehiculares en muchos cursos y aulas. La realidad se impone aunque no conste en los papeles oficiales. La convivencia y el enriquecimiento est por encima del disparate y la imposicin.

En sntesis: apelar a la diversidad, como el lema de la convocatoria, es excelente pero casa muy mal como el simbolismo al que se alude, con el argumento de esa falsa historia sobre la inmersin lingstica en Santa Coloma (los secesionistas tambin han creado aqu su ficcin narrativa) y con la defensa implcita por parte de los Comunes de este disparate pedaggico, y de la cosmovisin que le envuelve, que en varias ocasiones ha llevado, por ejemplo, a movilizaciones de padres, madres, tutores, estudiantes y profesorado contra la posibilidad de una hora semanal ms de castellano en alguna materia. Madrid nos quiere espaolizar gritan y rechazan! Jams se movilizaran, jams se quejaran, si se hablara de una, dos, tres o incluso cuatro horas pero, eso s, de ingls.

De nuevo en el fondo y en la superficie: separar, enfrentar comunidades, y defender una Catalua homognea, nada diversa, que tiene poco que ver con la Catalua real, esta s diversa. La Catalua que los comunes deberan apoyar.

PS: Una recomendacin: Javier Garca Garriga, Doce tesis sobre el silencio cmplice. https://www.rebelion.org/noticia.php?id=231228

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter