Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2017

Trump contra Amrica Latina: el retorno del gran garrote

Jorge Elbaum
CLAE / Rebelin


El gobierno de Estados Unidos cancel recientemente el programa migratorio denominado Accin Diferida para los Llegados en la Infancia (Deferred Action for Childhood Arrivals DACA, por sus siglas en ingls) implementado durante el gobierno de Barack Obama. Dicha iniciativa tena como objetico impedir que alrededor de 800 mil jvenes, que ingresaron como menores de edad, puedan ser expulsados.

La inmensa mayora de migrantes que el DACA protega denominados dreamers debido a su soada bsqueda de acceso a un trabajo digno y condiciones de vida mejores que las ofrecidas en sus lugares de origen son latinoamericanos y se vern en el futuro ante el peligro cierto de ser desterrados, producto de la derogacin de la disposicin que los protega.

Desde hace varios meses los gobiernos de Estados Unidos, en conjunto con Canad y Mxico, se encuentran renegociando el Tratado de Libre Comercio de Amrica del Noerte (conocido con la sigla de NAFTA en ingls y TLCAN en espaol) con la clara intencin por parte del gobierno de Trump de anular los mecanismos que benefician a Mxico, sobre todo en lo relativo a la inversin directa en la llamada maquila, plantas instaladas por parte de transnacionales, bsicamente en territorio mexicano, que permiten la utilizacin de fuerza de trabajo con salarios ms bajos que lo que debieran pagar en su metrpolis.

Esta Inversin Extranjera Directa fue desarrollada en el marco de acuerdos econmicos, motivados por el doble objetivo de abaratar la mano de obra al interior de Estados Unidos (mediante la generacin de desempleo) y la obtencin de excedentes adicionales al contratar trabajadores mexicanos dispuestos a trabajar por salarios ms bajos, comparados con sus vecinos del norte.

El NAFTA permiti una expansin trasnacional que desde su origenestuvo motivada en el disciplinamiento de la fuerza de trabajo estadounidense que las polticas de Estado de Bienestar haban desarrollado desde la dcada del 30 del siglo pasado. La inicial apertura de la inmigracin de mexicanos y centroamericanos sumada a la maquila permiti a Estados Unidos mejorar su productividad a costa del trabajo de sus vecinos y, simultneamente, disciplinar a su propia fuera de trabajo para impedir que siga negociando salarios en mejores condiciones.

El fin de los buenos modales

La ofensiva de Donald Trump contra los pases de Amrica Latina y el Caribe se expresa adems en la eliminacin de las polticas del Soft Power, terminologa con que actores de las relaciones internacionales definen las actividades de influencia basadas en la diplomacia y la cooperacin bilateral o multilateral, orientada a generar influencia y condicionamientos polticos o econmicos. El Soft Power ha sido el dispositivo diseado por el Departamento de Estado para promocionar los intereses estadounidenses en la regin, mediante la comunicacin y el desarrollo de formacin de profesionales e intelectuales promotores y difusores de sus intereses en la regin. El trumpismo cuestiona ese modelo de influencia y lo sustituye con el formato del gran garrote que desprecia la diplomacia.

El Departamento de Estado no ha designado ningn embajador en Amrica Latina desde la asuncin de Trump, medida que se suele caracterizar como una forma de desprecio. De hecho, el Departamento de Estado slo ha designado embajadores en Naciones Unidas, Beijing, Tel Aviv, Tokio, Ottawa, Roma y Londres. Desde que asumi el lder de la alt-right (nombre con que se conoce a la nueva derecha cercana al supremacismo) se recortaron un 31 por ciento los fondos dispuestos para el gasto diplomtico a nivel internacional y un diez por ciento la totalidad de profesionales ligados al sector, dejando espacio libre a la retrica belicista y chauvinista que no comulga con la lgica diplomtica.

Este modelo que fue inaugurado con el slogan Amrica Primero y que supone caractersticas proteccionistas an ms estrictas que las que tradicionalmente sustentan los pases hegemnicos, incluye amenazas de intervencin militar a Venezuela y un desaforado intento de dividir cualquier formato de integracin de Amrica Latina, como continuidad de las polticas de Bush y Obama hacia la regin, pero con el agregado de la amenaza intervencionista dejada de lado desde las invasiones a Granada en 1983 y a Panam en 1989. El formato inmediatamente anterior a Trump privilegi la injerencia econmica y las intentonas divisionistas de la regin el ALCA fue su institucionalidad frustrada al tiempo que la Alianza del Pacfico se convirti en su versin ms acotada, conformada por Chile, Per, Colombia y Mxico.

El proteccionismo agresivo y racista anunciado por el trumpismo incluy recientemente una declaracin del presidente de los Estados Unidos en el que hace referencia a los empleos arrancados de las comunidades EEUU, y las naciones extranjeras que se hicieron ricas a costa de los estadounidenses, sin aclarar que fue el modelo neoliberal impuesto por el propio gobierno de Washington para reducir el valor de la fuerza de trabajo abonado por sus empresas trasnacionales.

En el primer discurso de campaa de Donald Trump, el 16 de junio de 2015, afirm: Cranme, Mxico no es nuestro amigo. A continuacin, aadi: Estn trayendo drogas. Traen delincuencia. Son violadores. Y algunos, supongo, son buenas personas. Cuando se le requiri informacin sobre la fuente sobre la que basaba dichas afirmaciones, el entonces candidato republicano seal que sus afirmaciones se basaban en informacin que obtuvo de la Guardia Fronteriza. Por ltimo, subray que EE.UU. se ha convertido en el basurero de los problemas de todos los dems.

Dichas afirmaciones claramente xenfobas fueron actualizadas la ltima semana de agosto de 2017 cuando el primer mandatario otorg el indulto a Joe Arpaio, un alguacil que fue condenado por desacato luego de negarse a obedecer rdenes federales que le exigan concluir con sus prcticas de redadas de inmigrantes en el condado de Maricopa, estado de Arizona.

Arpaio fue acusado, entre otros delitos, de emplazar un campo de concentracin al aire libre en pleno desierto de Arizona, con temperaturas de 40 y 50 grados (conocida como Tent City) en la cual confinaba a inmigrantes mexicanos y centroamericanos, obligndolos a vestirse nicamente con ropa interior de color rosa. El mismo alguacil recientemente perdonado fue alzado a la fama entre los sectores supremacistas cuando motoriz una investigacin sobre el certificado de nacimiento del expresidente Barack Obama a quien le negaba el derecho a asumir la primera magistratura. Trump fundament su perdn afirmando que El alguacil Joe es un patriota.

El alguacil ama a nuestro pas, el alguacil Joe protege nuestras fronteras y el alguacil Joe fue tratado de manera injusta por la administracin Obama. La exigencia del millonario neoyorkino referida al emplazamiento de un muro a ser edificado entre EEUU y Mxico, y la demanda acerca de que dicha muralla sea financiada totalmente por parte de este ltimo pas, ha sido descripto como la actualizacin del apartheid sudafricano con la cual se segreg a los afrodescendientes desde el siglo XVII al siglo XX. El muro, actualiza segn muchos analistas internacionales el humillante emplazamiento de la bandera estadounidense en 1847, en el Zcalo, centro histrico de la capital de Mxico.

Construir al enemigo

El empoderamiento racista y discriminatorio que impera en los Estados Unidos desde la asuncin de Trump no solo ha tenido a los mexicanos como vctimas. La Muslim ban firmada por Trump, que fue suspendida por apelaciones judiciales, tena como objeto impedir el ingreso de ciudadanos provenientes de cinco pases de mayora musulmana. En el marco de estos pronunciamientos segregacionistas, no parece como muy original la irrupcin de grupos supremacistas como los que desfilaron en Charlottesville a mediados de agosto, entre los que se encuentran nuevas organizaciones como Vanguard America, Identity Evropa, Traditionalist Workers Party y True Cascadia, que han crecido sistemticamente desde la llegada de Trump a la presidencia.

Uno de los corolarios de la marcha supremacista fue el atentado terrorista de uno de sus integrantes (James Fields) quien embisti con un auto contra los manifestantes antiracistas, atropellando a una veintena de personas y asesinado a Heather Heyer de 32 aos, quien se desempeaba como asistente legal orientada a defender a familias que sufran desahucios de sus hogares.

En este marco claramente discriminatorio contra los latinoamericanos, los afrodescendientes y los musulmanes, aparados en un relato supremacista, se desarroll la reciente gira del vicepresidente Mike Pence por Panam, Argentina, Chile y Colombia la primera semana de agosto de 2017.

El eje central de sus visitas consisti en difundir la exigencia de aislar al gobierno chavista y apoyar a la oposicin venezolana congregada en laMesa de Unidad Democrtica (MUD), en una clara iniciativa injerencista, que el analista Alexander Main, del Centro de Investigacin en Economa y Poltica (CEPR) describi como un intento ms por dividir la regin (..) al ofrecer un apoyo ms profundo a los gobiernos de derecha del continente. Un captulo clave de ese objetivo fue la aprobacin, por iniciativa de Washington, de la Declaracin de Lima en la que 11 pases de Amrica Latina firmaron un documento orientado a aislar al gobierno de Caracas.

Dicho documento fue divulgado das despus de que el titular del Departamento de Estado Rex Tillerson, el 3 de agosto ltimo, se expidiera sobre la necesidad de que Nicols Maduro abandone el poder.

El sintomtico dato que acompaa esa demanda de los EEUU es que Tillerson es el ex CEO de Exxon, una de las petroleras ms grandes del mundo, histricamente interesada en las reservas del pas caribeo, que son consideradas de las ms importantes del planeta. El 13 de agosto, Pence declar en Bogot que Washington tiene muchas opciones para Venezuela, y Trump ha dejado muy claro que no nos quedaremos tranquilos mientras Venezuela se desmorona en una dictadura. Un estado fallido en Venezuela amenaza la seguridad y prosperidad de todo nuestro hemisferio y el pueblo de Estados Unidos. Las amenazas de acciones militares sobre Venezuela, avaladas por las derechas neoliberales del continente, son vistas por diferentes analistas como un regreso a la poltica del gran garrote, una continuidad de la doctrina Monroe, que desde 1828 produjo cuatro decenas de intervenciones militares y paramilitares de distinto cuo en Amrica Latina. (http://bit.ly/1d2Gsyn)

Narcotrfico y parasos fiscales

Uno de los informes recientes de la UNDOC seala el preocupante aumento en los cultivos ilcitos cuyos rditos mayoritarios quedan en las arcas de narcotraficantes con sede en parasos fiscales y blanqueo en empresas lcitas mayoritariamente estadounidenses. La paradoja de este aumento es que el 90 por ciento de las ganancias, producto del trfico de cocana se lavan en parasos fiscales administrados por Estados Unidos y el Reino Unido y en inversiones directas en EEUU. Segn la UNDOC La estimacin de los flujos financieros ilcitos resultantes del trfico de drogas y otros crmenes organizados trasnacionales y el consumo de cocana registr una leve cada al interior de EEUU y el aumento del valor de venta permiti elevar las ganancias de las mafias que lavan sus ganancias en el mercado financiero internacional.

Segn este mismo documento de UNDOC se lava aproximadamente el 62 por ciento de las ganancias totales, pero la tercera parte de ese monto se inserta en la economa estadounidense. El informe advierte que los carteles prefieren lavaren economas estables, donde las instituciones gubernamentales tienen la suficiente capacidad de reservas para rescatar instituciones financieras en el caso de quiebras generalizadas.

Un ejemplo de esa externalidad financiera no abordada por Pence en si visita a Bogot es el caso del banco Wachovia, parte del gigante Wells Fargo & Co (compaa diversificada de servicios financieros con operaciones en todo el mundo), que entre 2004 y 2007 lav 378 mil millones de dlares para el crtel de Sinaloa, por medio de la razn social Casa de Cambio Puebla, recursos que fueron absorbidos por la reserva federal de EEUU, como un aporte de Amrica Latina al desarrollo de la economa norteamericana. La visita de Pence dej como corolario de buena voluntad hacia la Argentina luego de visitar Buenos Airesla decisin de frenar la compra de biodiesel por parte del Departamento de Comercio de los Estados Unidos con la excusa de que esa exportacin est subsidiada.

La decisin de Washington supone la prdida de exportaciones de un mercado de mil doscientos millones de dlares. Algunos analistas recordaron que el propio Mike Pence, muy alabado por el derechista gobierno de Macri, recibi la demanda del biodiesel y luego de regresar a Estados Unidos respondi como referente de quienes producen ese combustible en el Estado de Indiana, del que fue gobernador: clausura de la importacin argentina y solicitud de ingreso de carne de cerdo norteamericano en un mercado que se autosustenta en un 90 por ciento generando un futuro impacto negativo en el sector argentino por mil millones de dlares.

Desde la asuncin de Trump se debate en los crculos acadmicos internacionalesla caracterizacin del modelo impulsado por el millonario devenido en poltico. Si el fascismo y el partido nazi fue la respuesta belicista y genocida que asumi el capitalismo para enfrentar la creciente demanda de los sectores populares y especialmente los de la clase obrera, el neoliberalismo y su versin extrema, el trumpismo supremacista aparece como la mscara que asume el capitalismo actual para enfrentar al multiculturalismo, las migraciones y las recurrentes rebelin de los marginados del sistema. Tiempos de violencia se avecinan.

Jorge Elbaum: Periodista y socilogo argentino. Analista asociado al Centro Latinoamericano de Anlisis Estratgico (CLAE)

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter