Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-09-2017

El Papa Francisco pastor de la paz y la reconciliacin en Colombia

Jos Javier Capera Figueroa
Rebelin


Los cinco das intensos provenientes de la visita del Papa Francisco a Colombia, pueden ser asimilados como un mensaje de paz, perdn y reconciliacin para los distintos sectores de un pas sometido a la violencia, la pobreza y la injusticia social. Un reflejo de reflexin, entusiasmo y regocijo que experimentaron las calles de Bogot, Villavicencio, Medelln y Cartagena sin pasar por alto la gran ola de energa que sinti todo el pas. Tal como sonaban las voces de los de abajo Es un Papa distinto sin duda alguna es un pastor de la paz y la reconciliacin en estos tiempos.

La visita del Papa Francisco a la tierra de Macondo era la pieza faltante para ir sanando los corazones y abrir el camino de la esperanza por la paz, un gran reto que merecemos intentar construirlo insaciablemente. Era el momento ms crucial frente a los detractores de las negociaciones con los grupos guerrilleros (Farc Eln), y el tan visible acontecimiento del grupo paramilitar Clan del Golfo de intentar buscar dilogos con el gobierno nacional. Una muestra radical para aquellos sectores de extrema derecha y simpatizantes por la opcin de la guerra, ojal sea una experiencia trascendental que tanto merece la sociedad colombiana que ha nacido, vivido y convivido en medio del sonido de los fusiles y el dolor de los muertos.

El fuerte discurso de Francisco puso a gran parte de la sociedad colombiana a reflexionar, un gran golpe para los corazones de los victimarios, el sentimiento de las vctimas y si fuera poca la posicin de aquellos inseguros, enemigos y opositores de dar el giro hacia la reconciliacin, el perdn y en particular la construccin de la paz de adentro para afuera, un reto fundamental que logre dinamizar la democracia inmersa en la fetichizacin del poder ( la corrupcin, el clientelismo, la politiquera entre otras) males que no paran de sonar.

En efecto, la historia de la violencia en estas tierras siempre ha sido el taln de Aquiles para aquellos que no logran ver ms all del rencor, el dolor y la mentalidad guerrista. Ahora el llamado proveniente del Papa es sencillo y contundente:

  1. Estamos inmersos en un escenario de incertidumbre sobre la implementacin de los acuerdos, algo evidente si todava falta tiempo para ir cicatrizando la huella de ms de 50 aos de violencia en los territorios. Frente a esto la postura del Jefe de Estado del Vaticano es simple pero profunda No se dejen engaar, no pierdan la alegra ni la esperanza es parte de la apuesta por apoyar el proceso de paz en medio de sus contradicciones frente a las necesidades reales de los grupos excluidos, oprimidos y sometidos a la violencia auspiciada por parte de los sectores hegemnicos incrustados en el poder poltico.

  2. Frente a las contradicciones del proceso de paz y el sinfn de vacos que presenta en la actualidad, es necesario avanzar tal como lo manifest el Papa Sigan adelante () No se dejen vencer ni engaar, no pierdan la alegra, no pierdan la esperanza. Sigan as ms claro no puede ser ahora es la poca para dar el paso e intentar construir la otra Colombia que tanto exigen los voces de las vctimas.

  3. La bsqueda de la paz es un trabajo siempre abierto, una tarea que no da tregua y que exige el compromiso de todos . Bien lo saben las generaciones sometidas a la explotacin y la dominacin de la clase poltica tradicional, las mafias en el poder y los grupos hegemnicos en los territorios

  4. Que este esfuerzo nos haga huir de toda tentacin de venganza y bsqueda de intereses solo particulares y a corto plazo." Otro ejemplo orientado a la construccin de la paz desde abajo, con las regiones y en especial en funcin de las necesidades reales de los grupos que histricamente han sido vctimas de la violencia en todas sus dimensiones.

  5. No es la ley del ms fuerte, sino la fuerza de la ley, la que es aprobada por todos, quien rige la convivencia pacfica . Las palabras de Francisco pueden ser consideradas como una iniciativa positiva frente a la complejidad de la Justicia Especial para la Paz (JEP) un reto que nos obliga a ir ms all de los debates triviales, personalistas y partidistas tan recurrentes y ejercidos por los grupos opositores de la paz.

En ltimas, la presencia del Papa Francisco a travs de sus discursos, pueden ser asimilados como las piezas fundamentales impregnadas de una esencia pastoral, que refleja el impulso para un proceso de paz que avanza y al cual no debemos echar ni un paso atrs. Es la necesidad de seguir el camino por silenciar la violencia y terminar el conflicto de larga duracin que tanto azot a todos los colombianos. Igualmente, es una experiencia que marcara la vida de las familias, el ayer, el ahora y el futuro de la paz teniendo en cuenta el momento histrico que vive Colombia, un pas que suea con la paz, anhela la reconciliacin y sin lugar a dudas un pueblo que busca sanar las heridas que tanto ha dejado la violencia por ms de medio siglo en las tierras de macondo.

Jos Javier Capera Figueroa. Politlogo de la Universidad del Tolima (Colombia), Analista poltico y columnista del Peridico el Nuevo Da (Colombia), la red Tlaxcala (frica), la Pluma.net (Francia) y del portal de ciencias sociales rebelin.org (Espaa).

Blog del autor: http://josecaperafigueroa.blogspot.com.co/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter