Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-09-2017

Es la corrupcin el problema de Amrica Latina?

Silvina M. Romano
CELAG


El problema en Amrica Latina es la corrupcin. As lo definen desde la prensa internacional y los think-tanks del establishment, hasta el Comando Sur de los Estados Unidos. As lo declar John F. Kelly, ex comandante de dicho comando (hoy Jefe de Gabinete de Trump) cuando tuvo que referirse al principal enemigo en Amrica Latina La raz del problema es el sistema legal y la corrupcin,[1] visin que constituye el eje de la estrategia del Comando Sur para 2018, pues la corrupcin se presenta como uno de los principales factores de inseguridad.[2]

La reciente cruzada contra la corrupcin en Amrica Latina, que alcanz uno de sus xitos indiscutidos con el derrocamiento de la presidenta Dilma Rousseff en Brasil, tiene algunas caractersticas que suelen pasar desapercibidas:[3]

LA CORRUPCIN Y EL MAL DEL POPULISMO (O LA DEFENSA DEL NEOLIBERALISMO)

En un reciente artculo publicado por la prensa hegemnica estadounidense, se hace un tributo a Sergio Moro, el juez que llev al estrellato la causa del Lava Jato, causa que se viene desarrollando desde hace cuatro aos y que ha persistido gracias a la presin incesante de figuras como el juez Moro.[4] El Departamento de Justicia estadounidense lo califica como uno de los casos de sobornos a nivel internacional de mayor calado. Y parte del alcance del caso tiene mucho que ver con dicho Departamento de Justicia: no solo se est llevando parte del caso desde EEUU, sino que el modo en que se construy el caso en Brasil est asociado al asesoramiento y sugerencias provistas desde EEUU. Una prueba de ello es el proyecto puentes de octubre 2009, donde el asesoramiento de EEUU se centr en prcticas concretas para combatir lavado de dinero y trfico ilcito, curso que cont con la presencia y exposicin del mismo Sergio Moro, y que tuvo tanto xito que funcionarios estadounidenses afirmaron: hay una necesidad de continuar con este tipo de entrenamiento prctico de jueces federales y estatales de Brasil.[5]

Tal como lo destaca el Inter-American Dialogue, el giro del Lava Jato fue a partir del encarcelamiento del CEO de Odebrecht, que a su vez condujo al momento culmen: el juicio por corrupcin al ex presidente Lula da Silva (de quien todava no han podido comprobarse las acusaciones), a la vez que allan el camino para el derrocamiento de Dilma Rousseff.[6] Vale agregar aqu (considerando que lo que preocupa es la corrupcin) que el juicio poltico a Rousseff devino inminente gracias a una conversacin entre Dilma y Lula que fue difundida a pesar de haber sido grabada luego de expirado el permiso para tomar este tipo de informacin).[7] Es considerado un hroe nacional, en las manifestaciones contra el gobierno del PT, se lea en algunas camisetas: todos somos Sergio Moro. l representara la salvacin del Estado de Derecho brasileo. La pregunta aqu es salvarlo de quines y a favor de quines otros?

Parece existir un consenso sobre la inminencia de salvar a los Estados de la epidemia de la corrupcin especialmente alimentada por gobiernos populistas. Diversos think-tanks vienen trabajando en esta lnea, procurando que sus opiniones se repliquen en la prensa hegemnica. Un artculo de Global Risk se titula Florecer el populismo luego del escndalo Odebrecht?, afirmando que en Amrica Latina, la poblacin est asociando la desaceleracin econmica de los ltimos aos a la accin de funcionarios corruptos, que se robaron todo.[8] Pero el ejemplo ms concreto es el reporte de Transparencia Internacional sobre corrupcin, que advierte que los altos niveles de corrupcin en el sector pblico podran favorecer la asuncin de gobiernos populistas, peligro inminente ya que: en pases donde hay lderes populistas y autocrticos, suele haber un debilitamiento de la democracia, as como un quiebre de la sociedad civil, una libertad de prensa limitada y escasa autonoma del aparato judicial. En lugar de luchar contra el capitalismo, esos lderes tienden a generar sistemas an ms corruptos[9], sentencian.

El director de Transparencia Internacional sintetiza su argumento afirmando: en muchos pases la gente se va a dormir con hambre porque hay corrupcin. As, el problema no es que los conglomerados transnacionales se nutran de la desigualdad y la explotacin en todos los niveles, avasallando la soberana estatal, la naturaleza, etc.; el problema no es que unas minoras privilegiadas se beneficien por medios legales de la miseria de las mayoras. Esta cosmovisin centrada en la corrupcin como causa de la pobreza cobra sentido si consideramos las conexiones de esta fundacin. Una de sus fuentes de financiamiento es la Fundacin de Bill y Melinda Gates,[10] una de las principales donantes en el mercado de la asistencia global,[11] conocida por su poder de lobby y sus estrechas relaciones con la lite global. Los Gates son ntimos amigos de la familia Clinton (que tambin tiene su fundacin) y procuran cumplir con el objetivo de la asistencia, tal como lo defini alguna vez Hillary (Clinton): que los pobres ingresen al mercado.[13] Y la asistencia para el desarrollo logra expandirse sin lmite (ni requisitos de transparencia o fiscalizacin) en aquellos pases que gozan de un Estado ausente en lo econmico-social, donde la educacin, la salud, la seguridad, el espacio pblico queda en manos de la gestin de privados y del llamado tercer sector. En sntesis, en un escenario neoliberal.

EL PROBLEMA SON LOS RICOS PERO NO LOS EMPRESARIOS

El director de Transparencia Internacional, tambin llama la atencin sobre la responsabilidad de los ricos en este esquema, y nos recuerda la informacin difundida por los Panam Papers. Afirma: como lo muestran los Panama Papers, es muy fcil para los ricos y poderosos explotar el lado oscuro de la finanza global para enriquecerse a costa del erario pblico. Hay tres aspectos que destacan en esta afirmacin. Lo primero es que estos documentos, llamativamente, gozaron de menos atencin por parte de los conglomerados mediticos, en comparacin con el caso Odebrecht (al menos en Amrica Latina). Lo segundo, es que cuando la corrupcin se asocia a los empresarios, se cataloga como negocios turbios o como se enuncia arriba, el lado oscuro de la finanza.

Esto sucede porque aquellos que deben lavar dinero, ocultar propiedades o desviarlas para no pagar impuestos (acciones que de un modo u otro repercuten en el erario pblico) gozan de un sistema legal que los ampara.

Las empresas offshore no son ilegales, aunque s pueden (sin saberlo) amparar dinero que proviene de negocios ilegales. Tal como declar la titular de la Oficina Anticorrupcin del gobierno argentino (en defensa de las cuentas offshore del presidente Mauricio Macri) construir sociedad en paraso fiscal no es delito en s mismo.[13] El tercer aspecto es relativo a que buena parte (sino todos) de esos ricos y poderosos provienen del sector empresarial. El caso Odebrecht es un ejemplo de que los empresarios no son medidos con la misma vara que los funcionarios pblicos, por el hecho de que el funcionario, por definicin, debe cuidar el erario pblico, en lugar de apropiarse de l. Este argumento, sin embargo, desconoce el hecho de que la evasin impositiva, entre otras prcticas de los altos crculos empresariales, afectan tambin al Estado. Por otro lado, tambin se elude la cuestin de que muchos de esos empresarios s ocuparon y ocupan un lugar en la burocracia estatal, el caso ms evidente en Amrica Latina es el de Mauricio Macri.

Lo cierto es que de acuerdo al modo en que se va construyendo el caso de Odebrecht y el mismo Lava Jato, con base en la delacin premiada, muchos empresarios redujeron sus aos en la crcel o incluso han evitado ser penados. Un ejemplo es que al destaparse la existencia de coimas en diversos proyectos vinculadas a Odebrecht, el Almirante Othon Luiz Pinheiro da Silva, fuera condenado a 43 aos de crcel, acusado de corrupcin durante la construccin de la usina nuclear Angra 3.[14] Estas cuatro dcadas contrastan con el hecho de que los empresarios implicados lograron reducir sus penas a seis aos de prisin gracias al sistema de delacin premiada, mientras que el menos favorecido estar 20 aos preso.[15] En el marco del mismo caso, pero en su ramificacin hacia Ecuador, varios funcionarios del anterior gobierno de Alianza PAIS han sido acusados como partcipes en las coimas. Los que brindaron buena parte de la informacin, empresarios brasileos Jos C., Simoes P., Ricardo V. y Mauricio G. (exfuncionarios de Odebrecht de quienes no se brinda el nombre completo) no han recibido ninguna medida cautelar en su contra debido a que la Fiscala de Ecuador firm un acuerdo de cooperacin eficaz que ha servido como fuente de informacin para recabar elementos investigativos, y al amparo del artculo 494 del Cdigo Orgnico Integral Penal (COIP), que seala que las medidas cautelares deben ser adecuadas para garantizar el xito de las investigaciones.[16]

LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIN Y LOS INTERESES DE FONDO

Como ltimo punto de esta cruzada contra la corrupcin y asociado al caso de Odebrecht, pero no circunscrito a l, surge el interrogante sobre los intereses concretos que podran estar guiando esta batalla. La pregunta es de difcil respuesta. Sin embargo, hay algunos aspectos sugerentes a primera vista. La empresa brasilea Odebrecht era una de las principales constructoras, vinculada a numerosos proyectos de infraestructura a nivel regional cmo afecta esto al sector infraestructura de Amrica Latina? Quines se quedarn con las concesiones y proyectos de Odebrecht que ya no pueden operar?

Los expertos que estudian el futuro de la inversin en infraestructura en la regin, aseguran que es un momento difcil para ese rubro. Lo primero que apuntan, es que la regin muestra un gran dficit, pues ni siquiera durante el boom de las commodities(2004- 2013) se logr superar el 3% de inversin pblica y privada en infraestructura.[17] Vemos que las fechas coinciden con los perodos de gobiernos progresistas en varios pases de Amrica Latina, que fueron culpados por el despilfarro o el abuso de proyectos de infraestructura para beneficiarse de las coimas algo que no coincide con la inversin deficitaria en el sector.

Ms all del duro momento, el informe advierte que aquellos lderes visionarios entendern que el desarrollo de infraestructura es la clave para mejorar la competitividad de la regin aunque el sector pblico no pueda enfrentarlo por s solo, de modo que la prxima generacin de infraestructura ser financiada por el sector privado, incluyendo bancos comerciales que buscan rendimientos, los fondos de pensiones latinoamericanos en crecimiento, as como inversionistas internacionales de acciones y prestamistas no bancarios.[18] No parece casual entonces, que el comunicado oficial de la reciente gira del vicepresidente estadounidense Michael Pence por algunos pases de Amrica Latina tuviera como uno de sus objetivos la expansin de negocios vinculados al desarrollo de infraestructura,[19] a la vez que viaj con un sinnmero de representantes de las transnacionales ms importantes de su pas (lase, del sector privado). Esto es parte esencial del retorno del neoliberalismo puro y duro.

Con respecto a la segunda pregunta, Moodys seala que varias concesiones de infraestructura han sido interrumpidas y debern ser relanzadas como resultado del escndalo de corrupcin de Odebrecht.[20] Estos proyectos abarcan desde gasoductos hasta emprendimientos para lograr la navegabilidad de los ros. En el caso de Brasil, Odebrecht form parte de diversos proyectos del Estado durante la gestin del PT, orientados a desarrollo de infraestructura, petroqumica, energa nuclear, etc., en el marco de un plan estratgico de defensa y desarrollo tecnolgico en un momento de despegue de Brasil como potencia regional y en el marco del descubrimiento de una de las reservas de hidrocarburos ms importantes del Atlntico Sur, el Pre-Sal (en manos de la estatal Petrobras),[21] lo que sum un factor ms a la importancia geopoltica de por s crucial de Brasil a nivel regional y hemisfrico importancia que fue remarcada por Stratfor,[22]empresa de anlisis de inteligencia y seguridad internacional privada, que en los hechos est al servicio de varias agencias del gobierno de Estados Unidos y de otras empresas multinacionales-.[23] Precisamente dos meses despus del derrocamiento de Dilma Rousseff, el Congreso brasileo aprob la ley para quitar a Petrobrs el monopolio sobre la explotacin de los recursos del Pre-Sal, abrindose el espacio a las petroleras transnacionales. A mediados de 2017, el Congreso aprob una reforma laboral a todas luces neoliberal.[24] Este evidente retorno al libre mercado sin restricciones, figura tambin como uno de los objetivos de la estrategia del Comando Sur para el 2018, bajo el lema de Asociacin para las Amricas: un futuro prspero para la regin, descansa en el refuerzo de los valores compartidos, gobiernos eficientes, sociedades libres y economas de libre mercado.[25]

Ante lo expuesto, valen algunos interrogantes es la corrupcin el problema de Amrica Latina? O el problema de Amrica Latina es que su agenda (incluidos los problemas prioritarios) es definida desde los centros de poder, en particular desde el sector privado-pblico estadounidense, las corporaciones (incluidas las mediticas) que poseen jugosos intereses en comn con las derechas a lo largo y ancho de la regin?

Notas:

[1] http://csis.org/multimedia/leading-nexus-development-and-defense

[2] http://latinamericacurrentevents.com/united-states-southern-command-strategy-2018-latin-america/38670/

[3] http://www.celag.org/lawfare-la-judicializacion-de-la-politica-en-america-latina/

[4] https://www.nytimes.com/es/2017/08/30/juez-sergio-moro-java-lato-lula-brasil/?rref=collection%2Fsectioncollection%2Findex

[5]https://wikileaks.org/plusd/cables/09BRASILIA1282_a.html

[6] What is the long-term impact of the Petrobras scandal? Latin America Advisor, Inter-American Dialogue, 8 febrero 2017.

[7] https://www.nytimes.com/es/2017/08/30/juez-sergio-moro-java-lato-lula-brasil/?rref=collection%2Fsectioncollection%2Findex

[8] http://globalriskinsights.com/2017/03/populism-odebrecht-scandal/

[9] https://www.theguardian.com/global-development/2017/jan/25/global-public-sector-corruption-fuels-rise-populist-politicians-transparency-international-index-report

[10 https://www.transparency.org/news/pressrelease/20081020_transparency_international_awarded_us6.9_million_grant_ from_bill_m

[11] https://www.globalpolicy.org/component/content/article/270-general/52829-philanthropic-power-and-development-who-shapes-the-agenda.html

[12] www.state.gov/secretary/rm/2010/01/134838.htm

[13] http://www.perfil.com/politica/laura-alonso-constituir-sociedad-en-paraiso-fiscal-no-es-delito-en-si-mismo-0403-0048.phtml

[14] https://www.wiseinternational.org/nuclear-monitor/835/brazils-nuclear-power-program-undone-corruption

[15] http://politica.estadao.com.br/noticias/geral,justica-condena-ex-presidente-da-eletronuclear-a-43-anos-de-prisao,10000066863

[16] http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/judicial/13/resguardo-policial-en-la-corte-previo-a-la-audiencia-de-vinculacion-de-jorge-glas

[17] http://amiperspectiva.americasmi.com/the-future-of-infrastructure-investment-in-latin-america/

[18] http://amiperspectiva.americasmi.com/the-future-of-infrastructure-investment-in-latin-america/

[19] https://www.whitehouse.gov/the-press-office/2017/06/15/vice-president-mike-pence-travel-central-and-south-america

[20] https://www.moodys.com/research/Moodys-La-investigacin-sobre-el-caso-de-corrupcin-de-OdebrechtPR_366096

[21] http://www.celag.org/brasil-y-el-cono-sur-en-la-geopolitica-estadounidense/

[22] https://wikileaks.org/gifiles/docs/20/2027433_re-insight-brazilian-nuclear-submarine-.html

[23]http://www.bbc.com/mundo/noticias/2012/02/120227_eeuu_stratfor_wikileaks_servicio_inteligencia_wbm.shtml

[24] https://elpais.com/internacional/2017/07/12/actualidad/1499812913_071957.html

[25] http://latinamericacurrentevents.com/united-states-southern-command-strategy-2018-latin-america/38670/

Silvina M. Romano, investigadora CELAG

Fuente: http://www.celag.org/la-corrupcion-problema-america-latina-2/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter