Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-09-2017

El joven Lenin, una protohistoria (II)

Nicols Gonzlez Varela
Rebelin


La familia noble de Ulianov llevaba una vida prosaica en un barrio pudiente segregado en Simbirsk, es el inicio del ao 1887. Como seala Deutscher (contra toda la Leninografa) las cuestiones sociales contemporneas le eran tan lejanas como a cualquier joven apoltico. Tiene razn Trotsky (contra toda la Leninografa) al sealar que el nombre de Marx no deca absolutamente nada al adolescente que dedicaba casi exclusivamente su inters a las bellas letras. Por diversos testimonios sabemos que Volodia tuvo una adolescencia acomodada y confortable, nunca se entendi con su hermano terrorista Aleksandre, el futuro ejecutado, sus lecturas se encontraban guiadas en especial por la literatura de Turgunev, su autor familiar favorito. [1] La Literatura bajo el Zarismo se convirti en un srdido campo de batalla y de lucha de significaciones en que se debata, entrelneas y bajo cuerda, todos los asuntos sociales y polticos decisivos. Recordemos que Turgunev fue el que acu por primera vez la palabra nihilista (Nihilista es la persona que no se inclina ante ninguna autoridad, que no acepta ningn principio como artculo de fe). [2] Por lo que, adems de Chernishevsky, la forma en que Turgunev configur (o no) la orientacin revolucionaria de Lenin es una cuestin de considerable importancia. Todas las menciones de Lenin a Turgunev se producen en un contexto poltico, sus escritos se convirtieron cada vez ms en un poderoso estmulo intelectual y de la posibilidad de una lectura entre lneas, espica, de la situacin poltico-social-psicolgica de Rusia. Lenin en su exilio forzoso en la aldea de Shushenskoie en 1898, le solicitaba en una carta a su madre y hermanas, le enviaran las obras completas de Turgunev. [3] Ante el temor que los escritos de Turgunev en la edicin rusa estuvieran editados por la autocensura y la censura estatal, Lenin busc la edicin completa en alemn.

Los personajes de Turgunev, aunque posean un pathos vagamente liberal, discutan abiertamente sobre cmo mejorar a Rusia, eran, en general, exponentes del Racionalismo occidental (consideraba a Feuerbach, y su Materialismo, tal como har Chernishevsky, el mejor pensador de Occidente), crticos de la feudal servidumbre zarista, opuestos al Nacional-eslavismo (conservador, radical o terrorista, crtico acrrimo de Herzen), escpticos en torno al futuro socialista de la Obshchina , la mtica comuna campesina. Lenin, despus de pasar por el fulcro ideolgico-literario de Turgunev, ya no podra permanecer encerrado en pantano narodnik, ni en alguna variante de izquierda eslavfila (Turgunev deca que la doctrina Nacional-eslavfila no solo era falsa sino ftil). En este caso, es evidente que el liberal Turgunev es un primer influjo importante para que Lenin comprendiera que las condiciones rusas carecan de excepcionalidad, eran ya relaciones de produccin burguesas y que, por ende, era en ella plenamente aplicable las enseanzas revolucionarias que se difundan en Occidente. Una singular interpretacin y prognosis de Rusia que en ese entonces ningn marxista terico de la poca, mucho menos los terroristas populistas, aceptaba. Lenin ingresa a la Poltica revolucionaria de mano de uno de los llamados hombres de la dcada del cuarenta (Bakunin-Herzen-Ogarev-Turgunev-Belinsky), [4] como se los conoca en Rusia, la ltima generacin de romnticos, que polticamente se educaron dentro del Liberalismo constitucional de Occidente, y, lo que es ms decisivo para nosotros, filosficamente en el Idealismo subjetivo y objetivo alemn: Kant, Fichte, Schelling, Hegel y en algunos casos incluso en el post-Hegelianismo (Bauer, Feuerbach). [5] Como alumno en Berln, Turgunev frecuent el ambiente joven-hegeliano, incluso escuch los sermones izquierdo-hegelianos del joven Bakunin, todava pre-anarquista. Lleg a conquistar a su hermana a la que luego abandon. [6] De aqu seguramente surgi el personaje materialista-nihilista Bazarov, que en un momento de la novela reemplaza bruscamente un libro de Pushkin por Kraft und Stoff del mdico-filsofo Ludwig Bchner, [7] ltima exposicin de la poca sobre el Materialismo en Occidente!. Recordemos que Bchner formaba parte del movimiento materialista evolucionista (inspirado en Darwin) de fines del siglo XIX, muy criticado por Engels y Marx (su polmica con Vogt). Para Bchner deca que la Materia no poda concebirse sin la Fuerza, la Realidad es unca, el Conocimiento cientfico carece de lmites, su Materialismo es un nuevo Realismo en el que el Saber verdadero mantiene una relacin de adecuacin con las cosas que describe y explica. Como materialista evolucionista Bchner era un poco atpico, ya que reivindicaba el Comunismo, deca que es falso que los ensayos comunistas hayan sido desafortunados, ; que all donde fracasaron, su falta de xito fuera ocasionada por dificultades externas ms que por interiores Desde el punto de vista econmico y social las ventajas de la Comunidad de Bienes prometen ser completamente extraordinarias, y que es muy posible imaginar un Estado social en el que, sin peligro para el fin propio de toda Sociedad o para la individualidad de cada uno, el Trabajo, libre de toda obligacin y puramente voluntario, tendra nicamente como fin el Bien de la Comunidad. [8] Pese a que Bchner no reconoce las clases sociales (critica incluso a Lassalle) se mantuvo en contacto directo con Engels y muy cercano a los representantes alemanes de la I Internacional. A su vez el reaccionario Dostoievski satirizar a los nuevos materialistas-militantes estilo Bazarov en su contra-novela Demonios: en su habitacin tena colocadas, en sendos soportes, en forma de atriles, las obras de Vogt, Moleschott y Bchner, y ante cada uno de los tres atriles arda un cirio de los de las iglesias. [9]

Por supuesto, quedaba claro que los nihilistas afirmaban que el Arte, la Religin, la Propiedad e incluso la propia familia eran instrumentos que servan a estructuras sociales y polticas explotadoras. Slo la Ciencia, el Realismo en el arte y el Materialismo en la Filosofa podran desenmascarar la podredumbre de los viejos valores que apoyaban el dominio de clase y la explotacin servil. El Arte se convirti en un lujo a menos que sirviera objetivos progresistas y materiales identificados por las ciencias naturales y sociales, tal el mensaje subliminal de Bazarov. Bazarov, una persona superflua para la Rusia zarista, pero es el hroe de la nueva literatura de protesta, miembro de la reducida minora de hombres formados y con sensibilidad moral que, incapaz de encontrar un lugar en su propia patria, suele escaparse a fantasas e ilusiones, derrumbarse en el cinismo y la desesperanza, o lo que es pero: en la autodestruccin o la rendicin total. Bazarov es el Nuevo Hombre, el representante de la novsima raznochinaia intelligentsia, cuyos talentos y poderes son desaprovechados. En primer lugar es un positivista, un racionalista egosta, un cientificista que cree en el rol emancipador de la Ciencia: un buen qumico es veinte veces ms til que un poeta declama; en segundo lugar, es un occidentalista, un modernista revolucionario; en tercer lugar, es un utilitarista en tica. Muchos estudiosos (como Berln o Lunacharsky) observaron que Bazarov puede ser considerado no solo el primer hroe positivo en la Literatura moderna rusa sino el primer bolchevique!, tanto por su frrea voluntad en luchar por la igualdad y la justicia social como por su escala heroica imperturbable. Bazarov tiene otra virtud: se encuentra en estado de rebelin perpetua, no est atado a ninguna teora formal o dogma, esa es su fuerza oculta, adems no cree en principios sino en hechos. Su centro de gravedad es la "concretidad". Es un moralista racionalista con mirada dialctica. No es casualidad que precisamente Chernishevsky se inspirara en el personaje de Bazarov para crear a Rakhmetov en su novela Qu Hacer?, aunque su dramatis personae era una versin perfeccionada y en cierto sentido antinmica, con lo que el rizo ideolgico se cerraba. Otro personaje de Turgunev como Rudn, [10] inspirado en la jerga filosfica de Bakunin y en su propia persona, retrata a un hombre de altos y nobles ideales, excelente retrica (lemas, diatribas), pero carente de carcter y sin proyecto poltico ni respaldo organizativo, que muere intilmente luchando en las barricadas de Pars durante la revolucin de 1848. En una novela tarda, Tierras vrgenes, [11] el personaje Nezhdanov, nihilista de accin (adorado por Ana, la hermana de Lenin), revolucionario fracasado, demasiado civilizado, demasiado sensible, demasiado complejo, termina por suicidarse porque sus orgenes sociales y su carcter individualista le incapacitan para adaptarse a la dura disciplina de una organizacin revolucionaria eficaz, termina confesando no puedo simplificarme a m mismo. All estn los dos grandes ejes: odio sin concesiones a la opresin zarista, a la clase terrateniente (irrecuperable para cualquier tipo de emancipacin social) y odio a la pasin poltica romntica pasiva. Lo que resultaba claro para el joven Lenin era que los liberales en general (Turgunev era paradigmtico) [12] conceban las actitudes polticas como funciones de carcter de los seres humanos, pero nunca como funciones coercitivas de leyes sociales objetivas que se imponan con coercin, naturalidad y fatalismo.

Hasta qu punto Lenin apreciaba a Turgunev es que utilizara frecuentemente citas en sus ensayos y artculos polmicos (pero colocndolo ms atrs en su conciencia revolucionaria que Chernishevsky o su discpulo Dubrolibov). Por ejemplo, en el artculo de 1912: En memoria de Herzen, [13] Lenin expone esta diferenciacin ideolgica, desde el punto de vista de su composicin de clase, sealando que Chernishevsky, Dubrolibov, Serno-Solovivich, quienes representaban la nueva generacin de revolucionarios no procedentes de la Nobleza, tenan mil veces razn cuando reprochaban a Herzen [y a la generacin de los 1840s] las desviaciones de la Democracia hacia el Liberalismo, por lo que puede verse con claridad tres generaciones, tres clases que actuaron hasta ahora en la Revolucin rusa. Al principio, los nobles y terratenientes, los Decembristas y Herzen. Estos revolucionarios constituan un pequeo grupo. Estaban muy lejos del Pueblo. Pero su esfuerzo no fue estril [En segundo lugar] Los revolucionarios no precedentes de la Nobleza, desde Chernishevsky hasta los hroes de Narodnaia Volia, recogieron esta tarea, la ampliaron, la intensificaron y consolidaron. El crculo de los luchadores se hizo ms amplio, ms estrechos sus vnculos con el Pueblo pero todava no eran la verdadera tempestad. [En tercer lugar] La tempestad es el movimiento de las masas mismas. El Proletariado, la nica clase revolucionaria hasta el fin, se levant al frente de ellas El primer embate de la tempestad fue en 1905. Lenin no se equivocaba: el mismo Turgunev reconoca que era un gradualista, un anticuado liberal en el sentido dinstico (constitucional) ingls, un hombre que espera reformas slo desde arriba. Veremos que Chernishevsky no estaba en desacuerdo con Turgunev, solo en los medios para llevarlo a cabo los mismos fines. Como buen joven-hegeliano, Turgunev crea que ninguna cuestin estaba cerrada para siempre, ninguna situacin poda ser cancelada y clausurada en la Historia, que toda Tesis debe sopesarse contra su Anttesis, que todo Absoluto es una forma sofisticada de Idolatra. En cuanto al hombre revolucionario, el tiempo histrico exige no ms Hamlets ni Quijotes. Est claro porqu las precauciones de la polica zarista en el funeral de Turgunev no fueron exageradas, y porqu jvenes anarco-terroristas como el hermano de Volodia, Aleksandre, intentaron transformarlo en un gran acto poltico radical. En un artculo de enero de 1914, Lenin atac una declaracin del diario liberal Dien, que exiga un Lenguaje estatal centralizado y obligatorio para que la supuesta riqueza de la Cultura rusa se derramara entre los pueblos minoritarios dominados por Rusia: El idioma ruso es un idioma grande y poderoso, nos dicen los liberales Todo esto es cierto, caballeros liberales, respondemos nosotros. Sabemos mejor que ustedes que el lenguaje de Turgunev, Tolstoi, Dubrolibov y Chernishevsky es grande y poderoso Lo que no queremos es el elemento de coercin. No queremos que la gente sea llevada al Paraso a golpes de garrote. [14] El Lenin triunfal y tardo seguir recordando a Turgunev, como por ejemplo en abril de 1918, criticando a los Mencheviques compartir sesenta aos despus las fantasas constitucionales de Turgunev: Los socialdemcratas modernos del tipo de Scheidemann o, lo que es casi igual, de Mrtov, sienten repugnancia por los soviets y atraccin por el respetable Parlamento burgus o la Asamblea Constituyente, del mismo modo que Turgunev, sesenta aos atrs, senta atraccin por la moderada Constitucin monrquica y aristocrtica, y repugnancia por la Democracia mujik de Dubrolibov y Chernishevsky. [15] Lenin se encuentra en su Stimmung revolucionario temperamentalmente mas prximo a Chernishevsky y Dubrolibov (de quin Marx haba dicho que era una suerte de Lessing ruso, un Diderot eslavo) que de Turgunev, pero jams olvida su efecto catalizador con respecto al Populismo eslavo [16] de Herzen. Y finalmente en el IX Congreso de RKP (b), marzo de 1922, Lenin criticaba la nueva jerga burocrtica de la Nomenklatura del mismo CC: No sabemos dirigir la Economa. Este ao lo hemos demostrado. Deseara mucho tomar como ejemplo varios Est-Trust [17] (si puedo expresarme en ese hermoso idioma ruso, tan alabado por Turgunev) y mostrar de qu manera dirigimos la Economa. [18]


Notas

[1] Entre otros: N. Valentinov, Encounters with Lenin, Oxford University Press, New York, 1968; y The Early Years of Lenin, The University of Michigan Press, Ann Arbor, 1969; adems vase: Maloznakomyi Lenin, Librairie des Cinq Continents, Paris, 1972; y en la inconclusa biografa que planeaba Isaac Deutscher, interrumpida por su muerte: Lenin's Childhood, London, 1970, en espaol: Lenin. Los aos de formacin; Ediciones ERA, Mxico, 1975; Deutscher cuenta que en 1883 su hermano Aleksandre incluso intento transformar el sepelio de Turgunev el 9 de octubre de 1883 en un acto poltico, p. 64 y ss.

[2] De su novela: Padres e Hijos de 1862, cuyo arquetipo ser el materialista Bazarov.

[3] Adems tratando de saber si la edicin que solicitaba en doce volmenes era decorosa, esto es: sin tergiversaciones, mutilaciones, ni errores muy burdos; vase: carta N 42 del 24 de febrero de 1898, en: Lenin, I. V.: Obras Completas. Tomo XLI, Akal editor, Madrid-Mxico, 1987.

[4] Vase el bello libro de Carr sobre los exiliados rusos romnticos: Los exiliados romnticos. (Bakunin-Herzen-Ogarev), Anagrama, Barcelona, 2010.

[5] Vase el prlogo de E. H. Carr a la edicin en ingls de la novela Qu hacer? de Chernyshevski: What Is To Be Done?, Vintage Books, New York, 1964;; en espaol: Qu hacer?, 1917. Antes y despus (la Revolucin rusa), Anagrama, Barcelona, 1970, pp. 61-70.

[6] La importancia poltico-filosfica del viaje a Berln (y a Occidente en general) en la biografa de Leonard Shapiro: Turgenev, His Life and Times, Harvard University Press, 1978, p. 20 y ss.; sobre el poco conocido Bakunin joven-hegeliano vase la edicin en francs de sus artculos de 1840s: Bakunin, M.: Bakounine jeune hglien: La philosophie et son dehors, ENS ditions, Lyon, 2007, incluye sus artculos entre 1842 y 1843 en la revista de Ruge y Marx, Deutsche Jahrbcher fr Wissenschaft und Kunst y en el diario suizo Schweizerischer Republikaner.

[7] Bchner, Ludwig Friedrich: Kraft und Stoff. Empirisch-naturphilosophische Studien. In allgemein-verstndlicher Darstellung. Meidinger, Frankfurt am Main, 1855; en espaol: Fuerza y Materia. estudios populares de historia y filosofa naturales, Librera de Fernando F, Madrid, 1878; durante un tiempo la Biblia del Materialismo de la poca, se editaba clandestinamente en Rusia y nunca se tradujo al ruso hasta despus de 1917.

[8] Bchner, Ludwig Friedrich: Die Stellung des Menschen in der Natur in Vergangenheit, Gegenwart und Zukunft oder: Woher kommen wir? Wer sind wir? Wohin gehen wir? Allgemein verstndlicher Text mit zahlreichen wissenschaftlichen Erluterungen und Anmerkungen, Thomas, Leipzig, 1869, p. 224.

[9] Fiodor M. Dostoievski: Demonios, en: Obras completas. Tomo V, Aguilar, Madrid, 1953, p. 245.

[10] De la novela homnima de 1857.

[11] Turgunev pretenda que fuera la continuacin de Padres e hijos, la novela se public en 1876.

[12] Vase: Isaiah Berlin: Padres e hijos. Turgueniev y la situacin liberal, en: Pensadores rusos, Mxico, FCE, 1980, p. 480 y ss.

[13] Lenin, V. I.: Obras Completas. Tomo XVIII, Akal editor, Madrid, 1977, pp. 69-76.

[14] Lenin, V. I.: Es necesario un idioma oficial obligatorio?, en: Obras Completas. Tomo XX, Akal editor, Madrid, 1977, p. 416.

[15] Lenin, I. V.: Las tareas inmediatas del Poder sovitico; en: Obras Completas. Tomo XXVIII, Akal editor, Madrid, 1976, p. 482.

[16] Entendemos aqu por Populismo (Narodnichestvo) al movimiento de ideas radical en Rusia surgido a mediados del siglo XIX, cuyas principales metas eran la Justicia y la Igualdad social, crean que la esencia de una sociedad igualitaria ya exista en la comuna campesina moscovita (la Obschina), organizada en forma de una unidad colectiva-cooperativa (Mir), esta comunidad era la piedra angular de una futura federacin de unidades socializadas, autogobernadas al estilo de Proudhon; el sujeto principal de la emancipacin era el campesino, y no el proletariado industrial; crean en el carcter excepcional de Rusia, lo que hara que evitaran el paso obligado por las etapas del Capitalismo occidental; la expresin ms genuina polticamente fue la famosa Nardnaya Volia, fundada en 1879. Richard Pipes: Narodnichestvo: A Semantic Inquiry, en: Slavic Review, Vol. 23, No. 3 (Sep., 1964), pp. 441-458; sigue siendo insuperable sobre el Populismo ruso la obra de Franco Venturi: El Populismo ruso, Revista de Occidente, Madrid, 1975; es muy til para nuestro tema la obra de Andrzej Walicki: Populismo y Marxismo en Rusia, Editorial Estela, Barcelona, 1971; sobre el Populismo entre 1870-1880, el trabajo de Valentina Tvardovskaia: El Populismo ruso, Siglo XXI, Mxico, 1978; una visin desde el Dia-Mat: Pantin, I. El Pensamiento socialista en Rusia: paso de Utopa a Ciencia, Editorial Progreso, Mosc, 1979;

[17] En 1922 era sintomtico que la burocracia sovitica haba desarrolla su propia Neolengua, una jerga administrativa y clasista no apta para nefitos y difcil de decodificar para un ciudadano comn.

[18] Lenin, V. I.: Obras Completas. Tomo XXXVI, Akal editor, Madrid, 1978, p. 242.

Primera parte


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter