Portada :: Palestina y Oriente Prximo :: Palestina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 15-09-2017

A 35 aos de Sabra y Chatila
38 horas de horror, un crimen imposible de olvidar

Ara Galn
Rebelin


En Memoria de Vittorio Arrigoni (Vik) y Rachel Corrie.

En 1982 en las comunidades libanesas de Sabra y Chatila se cometi uno de los crmenes ms ruin de todos los registrados en el siglo XX. En su momento ningn gobierno se pronunci o hizo algo efectivo al respecto. No se movilizaron cascos azules, ni hubo ruptura de relaciones diplomticas con ningn pas, tampoco se expuls a embajador alguno. Es necesario recordar ese hecho, para exigir justicia, castigar a los responsables y en primer lugar, no hacer cmplice a nuestro silencio.

Entre las seis de la tarde del 16 de septiembre y las ocho de la maana del 18 de septiembre de 1982 (38 horas), en plena guerra civil del Lbano y tras el asesinato del presidente electo Bashir Gemayel, la milicia falangista libanesa atac los campos de refugiados palestinos ubicados en Beirut, en las poblaciones de Sabra y Chatila, asesinando a cientos de civiles, principalmente nios y mujeres. Los campos estaban bajo la supervisin del entonces Ministro de Defensa Israel, Ariel Sharon. El crimen perpetrado contra los palestinos, an carece de un nmero preciso de vctimas. El gobierno libans report 450 muertos, el gobierno israel entre 700 y 800 y la Cruz Roja Internacional cerca de 2400. En el reconocimiento de la masacre segn los reportes de la ONU, la poblacin palestina fue violada, torturada, mutilada y asesinada.

El gobierno israel hizo una investigacin a travs de la Comisin Kahan, creada el 28 de septiembre del mismo ao, por el Primer Ministro Israel Menajem Begun, encabezada por Yitzhak Kahan En el informe presentado se conden la participacin de las falanges cristianas libanesas, se sencion la grave negligencia del jefe del Estado Mayor Rafael Eytan, y acus a Ariel Sharon por faltar a sus obligaciones. Seal tambin como responsable a Amos Yaron, encargado de dirigir las acciones en el terreno y de poner el cerco a los campamentos, todo bajo las rdenes de Sharon. El Apndice B del Informe Kahan no se ha publicado, se presume sobre su averiguacin tener datos sobre la verdadera participacin del ejrcito israel. Tras algunas protestas, Ariel Sharon fue removido de su cargo, no obstante, su trayectoria en el gobierno continu en los Ministerios de Infraestructura Nacional, Asuntos Exteriores, Vivienda y Construccin, Industria Comercio y Trabajo y Primer Ministro del 2001 al 2006. El informe Kahan revela la cooperacin de los Ministros Sharon, Eytan y Yaron con las falanges libanesas. La gran interrogante es por qu ninguno de ellos ha sido juzgado ante ningn tribunal, s la misma ONU ha declarado los hechos como un genocidio, entendiendo ste como la aniquilacin o exterminio sistemtico y deliberado de un grupo social por motivos raciales, polticos o religiosos.

El 16 de diciembre de 1982 la ONU en la resolucin 37/123 seccin D, hizo referencia a las disposiciones de la Convencin para la Prevencin y Sancin del Delito de Genocidio considerando los acuerdos del Convenio de Ginebra y se dijo: consternada por la matanza a gran escala de civiles en los campos de refugiados de Sabra y Chatila ubicados en Beirut. Reconoci la indignacin y condena universales causadas por este crimen. Resolvi que los asesinatos consumados fueron un acto de genocidio, el documento puede verse en:

http://www.un.org/documents/ga/res/37/a37r123.htm

La participacin del ejrcito israel y de las falanges cristianas libanesas no ha sido juzgada ante ningn tribunal internacional. Tras diversos intentos en tribunales de Blgica y tomando como base el testimonio de los sobrevivientes, se intent aplicar el Derecho Internacional y llevar el caso con los responsables sealados a la Corte Penal Internacional, todo esto sin xito. La participacin de los mandos militares israeles no fue inocua, entonces, lo dicho por primer ministro Menajem Begun pierde toda validez, En Chatila, en Sabra, unos no-judos han masacrado a unos no-judos, en qu nos concierne eso a nosotros? Vase Jean Genet, Cuatro Horas en Chatila. p. 2. (Traducido por Antonio Martnez, Comit de Solidaridad Causa rabe)  http://www.nodo50.org/csca/palestina/4h_en_chatila2.pdf. Los sobrevivientes han narrado la participacin de los soldados israeles, han dicho: impidieron la entrada y salida de los campos al poner los tanques como barreras y contribuyeron a limpiar el lugar antes de hacer investigaciones y condenar a los responsables, entrevistados por Robert Fisk para The Independent (La Gran Guerra por la Civilizacin, pgs. 1143-1149).

En versin contraria a lo reportado en el informe Kahan, la comisin MacBride, tambin conocida como Voces mltiples, un slo mundo -fundada en 1977 con la finalidad de hacer un contrapeso a las posturas unilaterales de los medios de comunicacin-, public Israel in Lebanon, The Report of the International Commission to enquire into reported violations of International Law by Israel during its invasion of the Lebanon, 28 August 1982 -29 November 1982, Londres, Ithaca, 1983, donde consign las violaciones a las Convenciones Internacionales ejecutadas por el ejrcito israel en el caso de la masacre de Sabra y Chatila, no slo por cercar la zona, sino por permitir el libre paso de los falangistas y no dar salida a los refugiados, adems se le responsabiliz de tener conocimiento del posible dao que se hara a la poblacin civil y los conflictos internacionales generados a partir de ese hecho. Los encargados de este informe mencionan un nmero de muertos superior a 3000 personas.

En los ltimos aos las declaraciones de las potencias polticas, econmicas y militares del mundo advierten sobre la necesidad de intervenir en diversos pases, Siria, Irak y Corea del Norte, por citar algunos ejemplos. Los argumentos de brindar proteccin a la poblacin civil y evitar inminentes ataques con armas qumicas, guerras civiles, dictaduras y todo tipo de desastre militar han sido la justificacin para propiciar conflictos armados y desequilibrio en las regiones. La supuesta bsqueda de la paz a travs de la intervencin militar y las consecuencias de ello, son selectivas. Sobre lo acontecido en las diversas operaciones preventivas contra la poblacin civil palestina no hay el mismo inters y las reacciones son mnimas, son enunciativas la mayora y todas sin efectividad real. El silencio sobre el acontecer diario en Palestina es el arma ms letal contra ese pueblo, la normalizacin del estado de Apartheid en el que viven desde hace dcadas debe frenarse ya. Participar de manera activa en la denuncia y apoyo a la causa palestina es un deber humano. Mantener viva la memoria de hechos como lo ocurrido en Sabra y Chatila es recordarles a los palestinos que no estn solos y a los opresores que no van a quedar impunes. Seguimos siendo humanos.


Nota

* Sobre la participacin de Ariel Sharon el Informe Kahan dice: Somos de la opinin que debe achacarse al ministro de Defensa la responsabilidad por haber desestimado el peligro de actos de venganza y derramamiento de sangre de parte de las Falanges contra la poblacin de los campamentos de refugiados, y por haber fracasado en tomar en cuenta este riesgo cuando decidi hacer efectivo este ingreso. Adems, debe imputarse responsabilidad al ministro de Defensa por no haber ordenado las medidas apropiadas para evitar o reducir el peligro de masacre, como condicin previa al ingreso de las Falanges a los campamentos. Estos errores representan un serio incumplimiento a las obligaciones que ataen al cargo de ministro de Defensa. Vase Informe de la 'Comisin Kahan' sobre la responsabilidad de Ariel Sharon en las matanzas de Sabra y Chatila (extractos). En: https://www.nodo50.org/csca/palestina/com-kahan_83.html. Consultado en Septiembre de 2017.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter