Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-09-2017

[Crnicas sabatinas] Contra la ruptura del demos comn; por la fraternidad... ligeros de equipaje
21 de septiembre, un mitin federalista en las Cocheras de Sants de Barcelona. Por fin!

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


En recuerdo de todas las vctimas (agosto 2017, Barcelona) y de sus familiares.

Para Gauri Lankesh (asesinada), para Antonio Gil (combatiente obrero), para Mara Teresa Castells (luchadora antifascista). In memoriam.

Para Nria Montan, enfermera jubilada, ciudadana francesa, hija de exiliados catalanes. Por su resistencia, por su dignidad, por sus palabras.

 

Las brigadas de choque del independentismo han intentado despellejarle [a Joan Coscubiela] en las redes sociales. Gabriel Rufin le ha llamado esquirol. En Catalunya Rdio, emisora pblica pagada por todos, Mnica Terribas le amonest en directo. Puso en pie a los diputados de la oposicin. Nunca se haba visto al PP, a Ciudadanos y al PSC aplaudir al unsono la intervencin de un ex secretario general de CC.OO [de Catalua], de antigua filiacin comunista [PSUC]. Los fraticelli de la CUP se rean y sealaban con el dedo el aplauso de los unionistas. Coscubiela plant cara: No quiero que mi hijo viva en un pas donde la mayora pueda tapar los derechos de los que no piensan como ella. Mucha gente ha escuchado con atencin sus palabras. Mucha gente sin pancarta y sin tribuna est de acuerdo con l. Los comunes an a medio construir se estn convirtiendo en el nico partido transversal que queda en Catalunya. El 21% de sus electores est a favor de la independencia y el resto quiere ms autonoma. Resistirn? No les ser fcil. Van a por ellos.

Enric Juliana (2017)

 

Ello es an ms evidente en las posiciones de sus [de Ada Colau] manos derecha e izquierda ideolgicas, Jaume Asens, partidario de la independencia y Gerardo Pisarello quien se posicion por s crtico en la citada consulta con el argumento de castigar el centralismo y las polticas reaccionarias del PP. Una tesis errtica pues el combate contra la derecha espaola no se resuelve con la separacin de Catalunya de Espaa, que debilitara an ms a la ya de por s atomizada y desestructurada clase trabajadora catalana, segregndola del resto de Espaa, sino buscando una alianza con las fuerzas progresistas y transformadoras del conjunto del Estado. Tanto ms, cuando el proyecto independentista est reforzando al nacionalismo espaol conservador y al PP como su representante orgnico. Adems, los dirigentes de los Comunes no han sabido o querido interpretar correctamente los resultados de las comicios, denominados plebiscitarios, del 27-S donde Ciutadans obtuvo amplias mayoras en los barrios obreros del pas, mostrando el rechazo de estos sectores sociales a la secesin. Los mismos que unos meses despus les otorgaron la condicin de primera fuerza poltica en las elecciones generales cuando el debate no estuvo centrado en el eje nacional. De este modo, los Comunes estn dilapidando gran parte de su capital poltico y resulta altamente probable que muchos sus electores vuelvan al regazo del PSC.

Antonio Santamara (2017)


Recuerden la estructura: primera parte, desarrollo del tema anunciado; segunda parte, pueden saltrsela, complementos.

Por si se saltan tambin la primera, les cuento lo esencial: mitin federalista el prximo jueves en Barcelona, a las 18 horas, en las Cocheras de Sants, al lado del metro de las lnea 1 y 5 (parada Sants). Si pueden, hagan un esfuerzo, vengan. Tenemos que ser muchos, muchos ms de los que ellos desearan.

Primera parte

Una adivinanza (respuesta en la prxima sabatina), por si quieren jugar un poco. Quin es el autor de estas dos reflexiones? 1. Cuando los catalanes nos hemos podido dedicar a la poltica de nuestro pas, a menudo lo hemos hecho con estrechez de miras, dando la impresin de no saber superar unos horizontes limitados. 2. A lo largo de mi vida he podido observar a menudo que muchos catalanes no saben ni ganar ni perder. Cuando ganan, se vuelven vidos como lobos hambrientos. Cuando pierden, echan la culpa a los dems y se retiran a cultivar la flor amarga del resentimiento .

Siete consideraciones polticamente no correctas. Disculpas por adelantado .

La primera. Puigdemont, el presidente de la Generalitat de Catalunya!, empez la campaa por el SI el pasado jueves citando unas palabras de Jordi Pujol, del molt ex honorable. Se imaginan a un dirigente de Unidos Podemos, del PSOE, del PP o de Ciudadanos citando una reflexin de Brcenas, de Rato o de Ignacio Gonzlez? Imposible? Un escndalo? Luego entonces No es un menosprecio evidente a la ciudadana de Catalua? Jordi Pujol, el gran manipulador y defraudador, el jefe del clan familiar Pujol-Ferrusola, sigue siendo un referente del nacionalismo-secesionista cataln?

La segunda. El 9N el movimiento secesionista demostr su fuerza y sus lmites. El 27S perdi su apuesta. No lo han reconocido. Con el apoyo de la izquierda radical-patritica, el gobierno de Junts pel S i el 3% ha hecho una campaa permanente, apoyando a organizaciones afines como la ANC o el mnium cultural, para generar ms cultura y hegemona nacionalista-secesionista. Llegaron a decir que en 18 meses Catalua sera un estado independiente. Hablaron de desconexin unilateral. Ahora han planificado el 1-O. Objetivo: liarla todo lo posible y demostrar que Espaa es un pas de brutos y fascistoides.

La tercera consideracin. Ada Colau, entrevistada por TV3 en el informativo del jueves noche, fue preguntada sobre el 1-O. Votar el da 1-O? Participar el 1-O. Alguna sorpresa? Ninguna. Es la misma poltica profesional, no activista, que el 9-N, lo confes ella misma, vot SI-SI, a favor, por tanto, de la creacin de un Estado cataln independiente. La razn que esgrimi: porque estaba en contra o hasta las narices del gobierno Rajoy. Alguna relacin entre esto ltimo y lo anterior? Ninguna que se sepa. No estn ustedes hasta el moo del gobierno Rajoy? Son ustedes secesionistas? Mientras tanto, adems, sus dos hombres fuertes en el Ayuntamiento, GP y JA, han dicho que votaran un S crtico y un S sin crtica en el referndum. Por otra parte, segn parece, el consistorio barcelons y Puigdemont han llegado a un acuerdo sobre los locales disponibles para el 1-O. Les votamos para eso? Les votaron ustedes para hacer la misma poltica, la poltica que interesa a Junts pel 3%? Seguramente no pero, digan lo que digan, hacen lo que hacen y sin tener en cuenta adems la opinin mayoritariamente federalista de su propia formacin. Les importa un higo, medio mas bien. Eso s, luego hablan de poltica participativa, de nueva forma de hacer poltica, de democracia real, de vamos a hacer las cosas de un modo muy distinto y lo que ustedes quieran or. Los jalean nuestros odos. Una vergenza, otra estafa poltica mayscula. Y van... Aado, adems, para completar el panorama, que la llamada izquierda transformadora del resto de Espaa, la que se dice y proclama federalista, es aliada o tiene como principal interlocutor en .Cat a la Catalua de los comunes, de la que Colau es dirigente esencial o algo parecido. Duele, duele mucho, pero es mejor. Las mscaras van cayendo, una tras otra. Ya no engaan a nadie. Nada que esperar. Nada, no esperen nada, no esperen en vano. Bla-bla-bla y luego concepcin del mundo soberanista-nacionalista-identitaria.

La cuarta. Los del PP son muy malos, muy corruptos y muy de derechas (y lo que quieran aadir) y el gobierno Rajoy no pasar a la historia de los gobiernos que lucharon por la justicia y la equidad. Sin duda, de acuerdo. Pero, admitido lo anterior, alguien que tocara realidad, aunque fuera desde coordenadas identitarias-muy-identitarias, poda pensar en una reaccin distinta? Peor tal vez? Menos cuidadosa, menos prudente? Vale, de acuerdo. Por qu entonces las quejas? No se trataba, desde el punto de vista secesionista, de liarla, liarla y liarla ms e ir al choque frontal? No era eso, no es eso?

La quinta. No he sido nunca trotskista pero tampoco, en absoluto, antitrotskista. Tengo amigos (Pepe Gutirrez es un ejemplo) que militaron y militan en organizaciones que se identifican con esta tradicin en sus diversas (y, ciertamente, muy numerosas) variantes. Mi admiracin es manifiesta. Pero, ms all de eso, es posible pensar en unas prcticas y reflexiones sobre el tema-monotema peor que las que estn realizando los grupos de esta orientacin poltica? Empezando por los Anticapalistas podemistas y finalizando por los de PORE o POR. Por mucho que lo intento no logro entenderlo. No eran ellos, los trotskistas, quienes estaban por el frente de trabajadores, por la unidad y autonoma de clase, por la lejana y oposicin a los pactos con sectores burgueses? Luego entonces: a qu viene apoyar esas alianzas con el PDCat y con ERC, o incluso con el sector patritico y nada o poco de izquierdas de la CUP? A qu viene apoyar que se levante un muro entre trabajadores hermanados de aqu y de all?

La sexta. Por qu la izquierda del resto de Espaa no apoya a la izquierda no nacionalista y federalista de Catalua que existe, que est aqu, que hace lo que puede entre grandes dificultades y en soledad absoluta? A qu viene hablar, en lenguaje (y concepto) secesionista, de la soberana de Catalua y de las relaciones entre Catalua y Espaa? Qu se les cuenta a los intelectuales de gran nombre para que apoyen el acto antidemocrtico del 1-O? Apoyaran una accin similar de la Liga del Norte? Qu se le est explicando, por ejemplo, a Nicols Maduro? No es evidente la cosmovisin nacionalista insolidaria, nada de izquierdas, del movimiento separatista cataln? De hecho, no lo ocultan. Cuntas banderas sobre la Unidad Popular y Chile, por ejemplo, ondearon el pasado 11S? Cuntas banderas de separacin y secesin si Aragn, pongamos por caso, fuera California? Ni una, se lo aseguro.

La sptima y ltima. La diputada de la CUP Anna Gabriel apela en Valencia a una movilizacin permanente en la pugna con el Estado. En Catalua vivimos un estado de excepcin encubierto (http://www.rebelion.org/noticia.php?id=231517). Cmo alguien que sabe lo que realmente es un estado de excepcin, si es el caso, puede hablar en estos trminos? Yo he vivido estados de excepcin; seguramente algunos ustedes tambin. Anna Gabriel no, por supuesto, por edad. Pero eso no importa. Lo que importa es la estafa poltica, la inmensa y falsaria estafa poltica que significa expresarse en esos trminos. Engaan cuando hablan y se creen, tal vez, sus propias mentiras. Nadie que viva en Catalua, y no est cegado por un nacionalismo insolidario, puede hacer caso de esas afirmaciones. Por lo dems, y como es obvio, son ellos mismos, los de la CUP, los que quisieran, los que desean, los que suean que vivamos en un Estado de excepcin. Para qu? Ya lo saben. Para liarla y sostener que Espaa -no el gobierno, ni el Estado- es un pas de fascistas incorregibles. Que haya gente de izquierdas que se reconozca en ese colectivo y en esas reflexiones sobre estados de excepcin me resulta absolutamente incomprensible! Dnde hemos llegado! Cmo ha sido posible que la cosmovisin nacionalista haya penetrado tanto en nuestras mentes y sentimientos! Cuando se habla de construccin social este es un buen ejemplo. Quina cara! Quin rostre que tenen!

Paso pgina. De lo sucedido la semana pasada en el Parlamento cataln conviene no olvidar y conviene recordar lo siguiente. En palabras (de una entrevista) de Miquel Iceta (s, se le puede citar, no pasa nada):

Es muy posible que haya ciudadanos que se hayan perdido en este debate pero yo espero que haya calado que se han pisoteado los derechos de la oposicin. El pleno se alarg porque la mayora independentista introdujo dos leyes, que ellos mismos definen como las ms importantes de los ltimos tres siglos, y que implican la liquidacin del Estatut y la Constitucin. Y lo hicieron negando el acceso a los informes de los letrados y negando la posibilidad de solicitar un informe al Consell de Garanties Estatutries (CGE). Por lo tanto, no es que hubiera filibusterismo, que es alargar un debate innecesariamente. Lo que hubo es un intento de defender nuestros derechos.

Ms an, prosigue Iceta:

Todo el mundo considera que la mxima autoridad que existe para decir si un referndum es democrtico es la Comisin de Venecia, del Consejo de Europa. La primera condicin que pone la Comisin es que para que un referndum sea legal se ha de producir de acuerdo con la Constitucin del pas en el que se celebra o de acuerdo con una ley que a su vez est de acuerdo con esa Constitucin.... Luego habra una discusin poltica que a m me interesa ms. Para qu sirve ahora un referndum? Para resolver un empate? Yo creo que en un tema como la independencia no es el mejor remedio. Puede ser el ltimo remedio pero no la primera solucin. Habra que intentar acordar una solucin que tal vez no satisfaga a todos pero que pueda ser razonable para una mayora bastante ms amplia que el 50 por ciento ms uno.

Las citas iniciales se explican por s mismas. Ciertamente los autodenominados Comunes son un nudo importante en la actual situacin. Vale la pena que lean, estn escritas desde el interior del grupo, unas reflexiones de Jos Luis Atienza, coordinador del grupo federal de ICV y promotor de un manifiesto a favor de no votar en el referndum (El Pas-Catalua, 12 de septiembre de 2017, p. 2). Las comento al final de la sabatina, en la segunda parte.

Dos observaciones ms. La primera: Vamos a perder todo lo que nuestros antepasados ganaron. Esta ley [la del gobierno Macron] est hecha por los patrones y para los patrones. Somos gente pequea, pero no nos dejamos pisar. No hacen suyas estas palabras? Yo s. Las dijo Nria Montan, la enfermera jubilada de origen cataln-espaol de la dedicatoria, el pasado martes en la Bastilla. No sienten algo por dentro? No es un honor pertenecer a su misma tradicin de lucha, dignidad y resistencia?

Hay otras palabras muy distintas. Las siguientes por ejemplo:

Jordi Ballart es alcalde de Terrassa. Es del PSC. Su ayuntamiento no colaborar el 1-O pero, segn sus propias declaraciones, garantizar el normal funcionamiento de la ciudad respetando a quien quiera votar y a quien no quiera hacerlo. Pues bien, Ballart se expresaba del siguiente modo el martes pasado en Facebook: Me han dicho que soy un vendido, un cobarde, un cagado y un traidor. Un sociata de mierda Me han sugerido que me vaya de Terrassa, que no me volver a despertar, que soy un mal cataln, un imbcil, un indigno, un trozo de mierda y un maricn asqueroso. Se han metido con mi condicin sexual y han traspasado el lmite metindose con mi pareja y mis padres.

Ven como se las gastan? Todos? No, por supuesto que no. Algunos, slo algunos que, en general, no son desautorizados. A qu lo de la Catalua de las sonrisas y el buen rollo iba en serio? Ya se pueden imaginar lo que se ha dicho de Joan Coscubiela en las redes despus de su intervencin.

Sigo, me acerco a las cocheras de Sants. con una carta antes de hablarles del acto del 21. De un buen amigo, de un profesor de la UAB, de un gran historiador, Jos Luis Martn Ramos. Es un viejo conocido de estas sabatinas. Su carta del viernes 8 de septiembre que hago pblica con su permiso. No se pierdan detalle, vale la pena. El primer punto, sobre la complejidad de nuestra realidad nacional:

Estimado Salvador, discutamos entre los compaeros [de Espai Marx] sobre nacin e identidades nacionales, pero tengo la impresin de que esa no es la cuestin que se plantea hoy. Est, para m, fuera de duda que Espaa es una nacin y que existe una identidad nacional espaola, y pienso lo mismo sobre Catalua y la identidad catalana; el territorio en que vivimos es nacionalmente complejo, como lo eran otros territorios europeos antes de las guerra del siglo XX impusieran la destruccin de la complejidad y las limpiezas de poblacin. Tambin est fuera de duda que la organizacin poltica de la complejidad, su traduccin en estado, no puede ser simple. Esta cuestin tiene un desarrollo extenso, y en ese desarrollo est la reivindicacin del federalismo espaol, del que el cataln era parte sustancial y dirigente, que sus principales enemigos y en entre ellos el nacionalismo cataln pretende relegar al olvido y minimizar, como si nunca hubiera existido, como si no existiera hoy.

El segundo punto. Sobre el nacionalismo realmente existente y sus actuaciones ms recientes:

Pero insisto la nacin y la identidad no es lo que est en cuestin, sino el nacionalismo. Si yo quisiera ilustrar con las imgenes ms recientes lo que es, o puede llegar a ser si prefieres, el nacionalismo cuando pretende usurpar la representacin de toda la nacin y menosprecia la complejidad de nuestra realidad, les pasara el vdeo del Parlament de Catalua de estos dos das, acompaadas de las cada vez ms lamentables declaraciones de Puigdemont. La imagen del atropello de la representacin minoritaria por el bloque parlamentario mayoritario, el desprecio de la mayora del sufragio que se expres en las ltimas elecciones [27S2015] del Parlament, la reduccin de la democracia a movilizacin y su reconversin en democracia comunitaria en perjuicio de la democracia poltica, que no puede dejar de considerar la ley, el derecho. No quisiera recordar las ocasiones en que el voto ha servido para destruir la democracia en nombre de la comunidad nacional. Todos los tenemos in mente.

El tercero: el nacionalismo como ideologa, como concepcin del mundo hegemnica, muy hegemnica en Catalua, sobre sus finalidades polticas y sus falsas afirmaciones:

De lo que hemos de debatir es de nacionalismo. De cmo el nacionalismo se ha convertido en la posicin hegemnica en Catalua, hasta un nivel que nunca antes alcanz, entre otras cosas por la presencia de discursos de clase slidos y combativos procedentes de las clases trabajadoras, que por cierto invocaban el federalismo, poltico o econmico o ambos a la vez. De cmo ese discurso de clase es dbil, y sobre l el nacionalismo arroja todas las sobras que puede para que no renazca. Y desde luego, no olvido que el nico nacionalismo no es el cataln, pero hoy y aqu el que est a la ofensiva, el que pretende tomar el poder para construir un estado sobre sus principios ideolgicos es el cataln. No es cierto, como repiten con desprecio los nacionalistas catalanes, que al otro lado de la puerta no hay ms que nacionalismo espaol y que el federalismo espaol no existe. El federalismo en Espaa es una propuesta que gana adhesiones subjetivas y razones objetivas porque sigue siendo la mejor solucin para nuestra realidad nacional compleja y si se sigue negando es porque se le teme cada vez ms. En la cuestin nacionalista de hoy no cabe referirse a imgenes de dos demonios, ni adoptar posiciones supuestamente equidistantes. Catalua puede quedar sumida en un nacionalismo, que aunque sea hegemnico est dividiendo gravemente a la sociedad catalana, mientras que en Espaa la propuesta federal est ms cerca que nunca de alcanzar la masa crtica de apoyo social y poltico y la razn de oportunidad para imponerse por fin, como quiso pero no pudo hacerlo en 1873 y como volvi a reactivarse en el programa del Frente Popular de 1936, pero no pudo prosperar por la sublevacin fascista y su triunfo; esto ltimo, por cierto, fue el mayor dao hecho a Espaa como nacin.

Las cursivas son mas. No hay nada de ms, no tiene desperdicio en mi opinin la carta de Martn Ramos.

Llegamos al acto del 21.

Se anuncia as:, con la aorada claridad Por la unidad y solidaridad de la clase trabajadora de Espaa. No a la independencia, No a la secesin de Catalunya. No al 1-O, que carece de garantas democrticas. Por los intereses y reivindicaciones del mundo del trabajo.

Sin ambigedades, diciendo lo ms bsico, lo ms elemental, recordando cosas esenciales sentidas por millones y millones de personas!

El texto del llamamiento. No hace falta estar de acuerdo con todas sus consideraciones; yo, por ejemplo, no coincido con su visin de la UE. Pero no es este el punto, es marginal.

En primer lugar, la perspectiva, el punto de vista, desde el mundo del trabajo.

Las personas firmantes de este manifiesto hacemos un llamamiento a la sociedad catalana desde el mundo del trabajo de Catalunya ante la situacin a la que nos han llevado las polticas del Gobierno de Espaa y del Govern de Catalunya, con polticas que se alimentan mutuamente y que han desplazado del eje del debate social los problemas fundamentales de las condiciones de trabajo y de vida, de las formas de desarrollo econmico y social necesarias para garantizar el progreso presente y futuro.

Sobre los ms que probables resultados de la independencia de Catalua para las gentes trabajadoras, sobre el futuro espaol en convivencia:

La independencia de Catalunya debilitara gravemente la cohesin y la fuerza de la clase trabajadora en un momento histrico decisivo, con los desafos de fondo de cmo revertir y superar los impactos brutales de la crisis, de las reformas laborales, de la desigualdad social cada vez ms aguda, de la hegemona de un capitalismo improductivo y especulativo, de la amenaza estructural sobre el Estado de bienestar. Creara una situacin en Catalunya que podra comprometer la integracin social actual, conseguida a lo largo de muchos aos y de muchas luchas desarrolladas conjuntamente y podra crear graves problemas a la relacin de Catalunya con el resto de Espaa.

Comprometera tambin el desafo de culminar el proyecto histrico de Unin Europea con la Europa Social, Solidaria y Federal, de enfrentar los retos formidables de los procesos en curso de robotizacin y digitalizacin con garantas de xito para el Trabajo y la Cohesin Social. Debilitara la lucha necesaria para reconducir el debate y la accin sindical y sociopoltica al terreno de los problemas reales y apremiantes para millones de ciudadanos y ciudadanas especialmente golpeados por la crisis y por la gestin de la misma por los sectores polticos y sociales dominantes: el desempleo, la precariedad y los salarios de pobreza, la corrupcin y la evasin fiscal, el deterioro de servicios y bienes sociales imprescindibles como la vivienda, la educacin, la sanidad, la dependencia, la crisis alimentaria y energtica Slo planteando la respuesta a esta problemtica desde los intereses y reivindicaciones de la clase trabajadora podremos abordar adecuadamente el necesario proyecto de futuro espaol de convivencia.

En torno a los lazos de la clase trabajadora de Catalua y la del resto de Espaa, y los proyectos identitarios de divisin y sus resultados:

Este pronunciamiento lo hacemos profundamente convencidos de los estrechos lazos de clase trabajadora de Catalunya con la del conjunto de Espaa, lazos que resultan tanto de la propia composicin de la primera, con migraciones desde el conjunto del Estado, como de la historia comn en la que, por remitirnos slo al ltimo siglo, hemos luchado juntos en defensa de la Repblica frente al golpe fascista del 18 de julio de 1936, por las libertades contra la dictadura franquista, por la construccin de la democracia y la dignidad del trabajo en fbricas, talleres y oficinas, en la industria, los servicios y el campo.

La identidad de clase as construida frente a la poltica de la derecha espaola aliada con la derecha nacionalista catalana, nos posibilita y exige hacer frente a proyectos identitarios de divisin. Sabemos, adems, porque lo hemos experimentado demasiadas veces, cmo la divisin nos debilita y preside nuestras derrotas de clase.

Para salir de la actual confusin y seguir avanzando:

Estamos convencidos de que es preciso salir de la actual confusin y encontrar un procedimiento con plenas garantas democrticas que supere el actual bloqueo y actualizar nuestro ordenamiento jurdico, acometiendo reformas estructurales, territoriales y de distribucin de competencias que satisfagan las aspiraciones y deseos legtimos de la ciudadana. Y tambin proseguir juntos las prximas batallas por un proyecto comn de progreso de todos los ciudadanos espaoles, integradas en la ms global por una Europa y un mundo sostenibles. Es ste un escenario en el que la fragmentacin de Espaa slo nos debilitara.

Contra la tentacin de la unilateralidad y sobre la importancia de la unidad; rechazo del 1 de octubre:

Consideramos a tal fin que es necesario un efectivo proceso democrtico de participacin, as como en la negociacin de las consecuencias sociales, polticas y eventualmente legislativas de su resultado, evitando toda tentacin de unilateralidad. Una negociacin en la que consideramos necesario que se exprese de nuevo la unidad y solidaridad de la clase trabajadora del conjunto de Espaa.

Sabemos que hay diversidad de ideas acerca de cmo intervenir en ese proceso democrtico: unos, defendiendo la consulta; otros por otros medios, tambin constitucionales. En todo caso, ahora lo fundamental es la unidad en esa diversidad en torno a nuestra negativa comn del rechazo de la independencia y del da 1 de Octubre.

Sobre la ubicacin del eje social en el puesto de mando, la importancia de las luchas cvicas:

Por todo ello nuestro pronunciamiento para desbloquear la crisis poltica provocada en Catalunya va acompaado de la conviccin de que hay que volver a situar, en el eje de la accin social y poltica, propuestas de accin colectiva para acabar con polticas que amparan la corrupcin en Catalunya y en toda Espaa, para la profundizacin de los derechos civiles, para la dignidad del trabajo, y, en la inmediatez, para que la salida de la crisis sea verdad para toda la ciudadana. Para avanzar en conquistas sociales y democrticas.

Muchas crticas, muchas pegas? No muchas me imagino.

Recuerden (recurdalo t y recurdalo a otros): 21 de septiembre, 19 horas, Cotxeres de Sants, Barcelona. All nos vemos.

Segunda parte.

El texto de Jos Luis Atienza del que les habl. Es una de las personas que intervendr en el acto del prximo jueves.

La experiencia nos ha demostrado que en los espacios que son lugar de encuentro de independentistas y federalistas, seala Atienza de entrada con toda razn, los federalistas siempre pagan un duro precio: callarse, pasar a la clandestinidad, ver censurado el trmino federal de los textos sustituido por otro, ms neutro y descriptivo que ideolgico: plurinacional.

Aunque en las asambleas, habla de Catalunya en com, el aliento federal gana a la pica independentista por 80 a 20, al da siguiente vuelve al armario, la metfora es excelente, para no acabar de salir nunca, como la ropa de entretiempo, porque siempre hace demasiado fro o demasiado calor.

Con claridad, sin ocultar consideraciones. Uno puede leer decir legtimamente a Gerardo Pisarello que s que votar y que lo har con un s crtico. Uno pudo leer hace dos meses las palabras profticas de Elisenda Alamany: Hi anirem [Iremos]. Sin embargo, ninguna voz dirigente de los comunes ha pronunciado las palabras malditas: yo no ir, estoy por la abstencin crtica.

Ningn dirigente. No estn por eso. Y eso que no les habla de Jaume Asens.

Uno asiste a las asambleas y el clamor de quienes hablan, seala Atienza, es en contra de ir al 1 de octubre. Sin embargo, ninguna voz de los notables quiere, o se atreve, a representarla. Lo de notables no es exageracin, se comportan como tales. El poder chupa mucho. Lo sabemos y ellos decan que lo saban.

El silencio del federalismo en Catalunya en Com, como antes en ICV, no se olvida Atienza de la etapa anterior, es el silencio de los corderos.

El PSC, comenta Atienza, a pesar de los discursos impecables de Miquel Iceta, a la hora de la verdad, la sombra de Susana Daz es alargada, tampoco ha tenido hasta ahora una hoja de ruta clara y realizable de reencaje de Catalua en las Espaas, asumida por el PSOE. La culpa de donde se ha llegado, opina Atienza con toda la razn (quejosa) del mundo y sin olvidarse de ningn elemento, es del PP, es del procesismo, pero tambin lo es en parte del silencio del federalismo.

El independentismo, explica, presenta una alternativa: irreal, virtual y prcticamente imposible que ha llegado al final de la calle y a la que solo parece quedarle el camino de la insurreccin civil. El independentismo, ciertamente, ha sido retrica y comunicacin sin poltica, pero, este es uno de los problemas, al lado ha tenido un federalismo poltico de alma viva pero sin padre ni madre ni perrito que le ladre, que le hace parecer ms retrico e irrealizable que el independentismo.

El procs ha sabido aduearse de la hegemona cultural, prosigue Atienza, y dominar lo polticamente correcto, sin desdear el mobbing dialctico en las redes. Hoy que la poltica necesita sumar serenidad y arrojo, la mirada federal, si todava existe, de los dirigentes en Catalunya en Com, est dominada por la timidez y el miedo. Un miedo mstico que no fsico pero que incapacita para sumar en poltica cerebro y corazn.

Miedo a qu? Miedo a ser minora, miedo a salirse de la norma, miedo a TV3, miedo a Catalunya Rdio, miedo a descolgarnos ms de un palmo del procs, miedo a mirar a los ojos de la gente que vive en los barrios populares, que ve ms Tele5 que TV3 y vota hasta ahora EnCom Podem. Con ese miedo, recuerda Atienza, rompi Joan Coscubiela y su grupo parlamentario, con las lamentables excepciones de las malas compaas. La suya fue una intervencin histrica porque por primera vez en muchos aos el aliento de raz federalista respir en el Parlament sin complejos, en la boca de alguien de la izquierda de siempre, que sabe hablar con corazn, sujeto, verbo y predicado.

Sin embargo, mientras unos se emocionaban ante la vieja dignidad de llamar a las cosas por su nombre, los dirigentes de Catalunya en Com arrugaran el ceo y frunciran los labios porque a las veinticuatro horas aprobaban una consulta para decidir si se deba participar en la movilizacin del 1-O. Como si las 48 horas negras no hubieran existido, como si la intervencin de Joan Coscubiela no se hubiera producido, o lo que es peor, como si la cosa no fuera con Catalunya en Com.

La Constitucin es un concepto tab, sostiene Atienza con razn, como si no fuera tambin nuestra, como el Estatut, como el federalismo, como la transicin del 78. En su opinin, en un ao de democracia vigilada, de amenazas de golpes de Estado, con polticos franquistas, con el miedo en el cuerpo, este s fsico, con ruido de sables en los cuarteles, con atentados, con asesinatos de abogados laboralistas, se consigui ms que en seis aos de manifestaciones multitudinarias y de esteladas en los balcones con el Govern a favor.

En estos seis aos, concluye, no se ha ampliado ni un centmetro el espacio del autogobierno. Por lo dems, el 1-O no es una movilizacin, forma parte de un pack que lleva incorporado un referndum sin garantas democrticas y la declaracin de la independencia.

Se vote o no se vote el 1-O, esta es su tesis fuerte, si CatCom aprueba legitimarlo con su voto, no estar a la cabeza de un proyecto plurinacional para cambiar las cosas, sino a la cola del procs para acabar de estropearlas. Sea como sea, con esta consideracin cierra su artculo, al alma y el cuerpo federal debe abandonar la clandestinidad. Que el Joan Coscubiela no sea la excepcin, sino un ejemplo a seguir.

Que as sea, que no sea una excepcin. Que el alma y el cuerpo federales abandonen la clandestinidad. Ya es hora de pasearnos a cuerpo y decir que alumbramos algo nuevo!

Dos curiosidades finales. Miguel Candel tiene la palabra:

En el Ateneu Barcelons han tenido la brillante idea de montar este "revival". Decididamente, al nacionalismo cataln le mola la conmemoracin de derrotas (espero, en consecuencia, que a partir del ao prximo la Diada se celebre el primero de octubre). He aqu la parida del Ateneu:

Divendres 15, 19 h, sala d'actes Oriol Bohigas. El primer ministre quebequs, Jacques Parizeau, havia preparat un discurs en cas de victria del s al referndum dautodeterminaci, que es va celebrar el dia 30 doctubre de 1995. Amb la participaci ms alta de la histria del Quebec (93.52%), els partidaris del NO i, per tant, de seguir sota la sobirania canadenca, van guanyar per noms 54.288 vots. La gravaci del discurs del primer ministre va estar perduda i, per tant, indita. Ara, per, ha estat recuperada i es visionar en aquest acte a lAteneu. El Discurs de la Victria es projectar en francs amb subttols en catal. ​Amb: Daniel Turp, diputat del Partit Qubcois (2003-2008), i Lisette Lapointe, vdua de Jacques Parizeau i diputada del Partit Qubcois (2007-2012). Presenta: Carles Llorens, vicepresident segon de lAteneu Barcelons. (Acte en francs amb traducci simultnia).

("Viernes 15, 19 h, sala de actos Oriol Bohigas. El primer ministro quebequs, Jacques Parizeau, haba preparado un discurso en caso de victoria del s en el referndum de autodeterminacin que se celebr el 30 de octubre de 1995. Con la participacin ms alta de la historia del Quebec (93.52% ), los partidarios del "NO" y, por tanto, de seguir bajo la soberana de Canad, ganaron por nada ms que 54.288 votos. La grabacin del discurso del primer ministro estuvo perdida y es, por tanto, indita. Ahora, sin embargo, ha estado restaurada y se ver en este acto del Ateneu. El Discurso de la Victoria se proyectar en francs con subttulos en cataln. Con: Daniel Turp, diputado del Partido Qubcois (2003-2008), y Lisette Lapointe, viuda de Jacques Parizeau y diputada del Partido Qubcois (2007-2012). Presenta: Carles Llorens, vicepresidente segundo del Ateneu Barcelons. (Acto en francs con traduccin simultnea)).
Supongo que acabarn gritando: "Catalogne, Qubec, mme combat!" (el mismo combate).

La segunda curiosidad, tambin del profesor Candel:

Chicos, acabo de votar (antes de botarlos). La pregunta era algo as como "Creus que Catalunya en Com" ha de participar en la jornada de mobilitzaci del'1 d'octubre? Las posibilidades, curiosamente, eran "S" o "No".

Curiosamente, digo, porque viniendo de quienes viene, me esperaba toda una gama de respuestas posibles como "S, per...", "No, per...", "Cal pensar-hi", "El que digui la gent", "Ara t'ho dic", "s clar que...", "Ni s ni no sin tot el contrari", "Entre tots ho farem tot", "Apa, som-hi", "Visca Catalunya sobirana!". Tamb m'estranya que no hagi tingut ms influncia la gent de "Procs Constituent", perqu no he trobat com a possible resposta "Preguem, german(e)s"...

Miguel (al borde de un ataque de nervios?; no, de vergenza ajena)

Recomendaciones. En esta semana del 150 aniversario:Alberto Garzn: El Capital habla del capitalismo de hoy. http://blogs.publico.es/economia-para-pobres/2017/09/14/el-capital-habla-del-capitalismo-de-hoy/

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter