Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-09-2017

1917, comienza la utopa

Martn Baa y Pablo Stefanoni
Pgina 7


Acaba de salir "Todo lo que necesits saber sobre la Revolucin Rusa" (Paids), de Martn Baa y Pablo Stefanoni. Aqu publicamos un extracto que describe los enormes cambios culturales que se produjeron junto con la transformacin poltica.

El utopismo fue un poderoso dispositivo que estimul las fantasas y los sueos de los hombres y mujeres en sus intentos de construir un mundo nuevo. En ese sentido, fue la "fuerza emocional del proceso revolucionario de la cual surgieron ideas, lenguajes, inventos, visiones y esperanzas que conformaron una autntica revolucin cultural, incluso antes de 1917 y hasta por lo menos 1932. Como lo ha demostrado el historiador Richard Pipes, la cultura y la vida cotidiana rusas pasaron por el tamiz de la experimentacin, incluso ms all de lo que el nuevo gobierno bolchevique estaba dispuesto a permitir.

Deshacerse del pasado

Una vez consolidada la Revolucin, haba que demostrar que una nueva era se iniciaba. As, los smbolos del zarismo fueron lentamente descartados y reemplazados por nuevos.

Por ejemplo, en Petrogrado una comisin de expertos propuso deshacerse de todas las estatuas de los zares, dejando en pie slo El jinete de bronce, la famosa estatua ecuestre de Pedro el Grande. Muchas ciudades fueron renombradas y la vieja capital fue el mayor ejemplo: una vez muerto Lenin en 1924, se la llam Leningrado. Otras ciudades tambin fueron rebautizadas de acuerdo con el nuevo panten revolucionario: Ekaterimburgo pas a ser conocida como Sverdlovsk (por Ikov Sverdlov) y Petro-Marevka como Piervomaisk (por el Primero de Mayo). Los bolcheviques, sin embargo, designaron comisarios para proteger museos y colecciones de arte de la furia popular, creyendo que no toda la herencia cultural del pasado deba ser eliminada.

Fue en los festivales callejeros en los que el espritu utpico se puso de manifiesto con gran notoriedad, a pesar de que en parte eran herederos de la tradicin pagana y ortodoxa. As, ya para el 1 de mayo de 1918 se pens en un festival que celebrara el da de los trabajadores. Una procesin que comenz en el Instituto Smolny y termin en la Plaza del Palacio combin msica, desfiles, fuegos artificiales e incluso el Rquiem de Mozart en homenaje a las vctimas de la Revolucin.

Los festivales se repetiran con los aos e involucraran a artistas, msicos y diseadores en la diagramacin y la decoracin del espacio pblico como lugar de encuentro y de celebracin de la nueva sociedad, como sucedi en El misterio del trabajo liberado, un espectculo de masas que se mont el 1 de mayo de 1920. All se combinaron los espectculos carnavalescos con danzas y decoraciones de los edificios pblicos, en parte basadas en las experiencias de "Proletkult.

A la par de los festivales, pronto emergieron los smbolos de la nueva nacin revolucionaria: en el verano de 1918 la tradicional bandera roja de la izquierda fue estampada con el martillo y la hoz, smbolos respectivos de la clase obrera y el campesinado, y la Internacional, que abra todas las celebraciones, se convirti en el himno de facto.
El alfabeto cirlico se simplific para hacerlo ms accesible a las masas e incluso hubo planes para pasar al alfabeto latino. El 18 de enero de 1918 el calendario juliano que usaba el zarismo se acomod al europeo. Quienes despertaron al otro da lo hicieron ya siendo 1 de febrero, como lo era en el resto de Europa, fecha que el decreto estableca como punto cero del uso del nuevo calendario. Si bien aqu haba razones prcticas (lo haban sugerido desde el Comisariado de Asuntos Externos), tambin haba motivos simblicos: mostrar que la Iglesia ortodoxa, que segua usando el calendario juliano, se encontraba entre lo ms retrasado del mundo.

Religiones viejas y nuevas

Precisamente, la religin fue un blanco de la Revolucin. Una de las primeras medidas que tomaron los bolcheviques fue la de separar a la Iglesia del Estado. En 1924 surgi la Liga de los Militantes sin Dios, fundada por Emelian Iaroslavsky, la cual proclamaba que la religin era nociva para los trabajadores y que la ciencia alcanzaba para explicar al mundo. Iaroslavsky lleg a publicar su propia Biblia, en la que combinaba citas contra la religin de los referentes del marxismo con las de clsicos europeos.

Al mismo tiempo, surgieron actos de anticlericalismo popular y atesmo. As, se propuso la celebracin de la "anti-Navidad con rboles decorados con estrellas rojas y se realiz un juicio a la Biblia en el que, naturalmente, se la encontr culpable. Por las calles era comn observar frases como "el humo de la fbrica es mejor que el humo del incienso y no tardaron en aparecer actos de "contra fe en los que los nios se bautizaban con nombres revolucionarios, tales como Traktorina (por el tractor), Ilina (y otras variantes del patronmico de Lenin) y Melor (por Marx, Engels, Lenin, Octubre, Revolucin), y las parejas se casaban en las "bodas rojas.

El utopismo se hizo sentir tambin en el espacio urbano. En los primeros aos de la dcada de 1920 aparecieron los desurbanistas, un grupo heterogneo de socilogos, tericos, periodistas y economistas, liderados por Mijal Ojitovich. Los desurbanistas buscaban la redistribucin no urbana de la poblacin, dejando atrs ciudades y capitales y propiciando que los espacios se habitaran con mayor libertad.

A su vez, Konstantn Mlnikov plane una ciudad verde [zeliony gorod] como ciudad de descanso en las afueras de Mosc, con jardines, un zoo, barrios de reposo con hidromasajes y agua de temperatura regulada, regulacin qumica del aire con aromas de otoo y primavera, y bosques y acondicionamiento del sonido mediante el murmullo de las hojas y el silbido del viento. Con ello se propona reemplazar el ruido del ambiente por "ruidos organizados basados en el principio de la msica y sus "conciertos de sonidos naturales, para que ayudasen al descanso.

Ciencia ficcin

A pesar de no contar con un "Departamento de Utopa o un "Comisariado para los Sueos, los escritores exploraron el gnero de la ciencia ficcin para estar a tono con lo que suceda en la sociedad. As, surgi una literatura utpica en la que se hablaba de parasos comunistas rodeados de tecnologa y habitados por gente virtuosa y feliz, en los que se combinaba el anticapitalismo marxista con el temor eslavfilo para moldear un Occidente diablico.

As surgieron textos como el del exmenchevique B. Gorev, De Toms Moro a Lenin (1922), en el que colocaba al lder bolchevique dentro de la tradicin utpica, o El mundo que viene (1923), de Ikov Okunev, en el que se describa al mundo del ao 2117 como un ambiente global interconectado, repleto de una compleja tecnologa y atravesado por nuevas relaciones humanas. En 10 aos, se publicaron casi 200 ttulos de este tipo.

Varias instituciones artsticas surgieron por esos aos con el solo fin de explorar cmo sera el arte del futuro. El futurista Vladmir Maiakovsky, que abogaba por una destruccin de todo el pasado cultural, fund el Frente de Izquierda de las Artes (LEF). En los talleres de la Escuela de Arte y Tcnica (Vjutemas) y el Instituto de Cultura Artstica (Injuk) la experimentacin esttica tambin se traslad al diseo. Se lo lig a la produccin, como un medio para integrar el arte a la reconstruccin de la sociedad.

En ese sentido, se destacaron los constructivistas, quienes, como constructores y tcnicos, declararon su compromiso con la produccin de objetos prcticos que transformaran la vida social. As, plantearon la construccin de los dom kommuny, es decir, casas comunales en donde toda la propiedad sera compartida por los habitantes -incluso la ropa- y donde las tareas domsticas seran repartidas en equipos rotativos.

Por otra parte, la subordinacin del elemento artstico a la funcionalidad se poda ver en una variada cantidad de objetos: abrigos, muebles, vajillas. Tal vez el ejemplo extremo sea Vladmir Tatlin, quien dise un Monumento a la Tercera Internacional en 1919 como sede de ese cnclave. Se trataba de una torre gigante de 400 metros, con una estructura espiral de hierro y acero con estructuras de vidrio diferente (cubo, esfera, pirmide) que rotaran a distintas velocidades y con pantallas gigantes para informar las ltimas noticias. Si bien nunca se lleg a construir, su diseo es demostrativo del espritu utpico y transformador de esos aos. Una maqueta, sin embargo, dio vueltas por varios lugares de Rusia, mostrando el proyecto a toda la poblacin. Tatlin dio rienda suelta a su creatividad y desarroll tambin otros artefactos en ese sentido, como el Letatlin, una especie de bicicleta voladora que combinaba diseo, tecnologa y utopismo.

Pinturas como Un nuevo planeta, de Konstantn Iuon (1921), tambin dejaban ver que el advenimiento del socialismo tena dimensiones globales.

Fuente original: http://www.paginasiete.bo/ideas/2017/9/3/1917-comienza-utopia-150483.html


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter