Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-09-2017

Filosofa, adis

Ramn Reig
Rebelin


Vinieron por un tal Buda, no les gustaba su prdica: controlando los deseos se alcanzara paz interior, pero como yo me llamo Nada no me preocup y dej que lo detuvieran. Vinieron por un tal Confucio, no les gustaba que defendiera valores como el respeto a los ancianos, pero como yo no me llamo Confucio no imped que se lo llevaran.

Vinieron por un tal Scrates, deca que el Estado deba mantenerlo para que pudiera ejercer su extrao oficio: hacer preguntas a los dems para que pensaran por s mismos. Era un vagabundo fesimo as que permit que se lo llevaran. De la misma forma proced con un tal Platn y con un tal Aristteles. El primero daba la lata con una caverna en la que todos estbamos encerrados, mirando sombras en la pared. Estaba volado porque yo soy libre, con toda la tecnologa que me rodea tengo el mundo en mis dedos. El segundo diseccionaba bichos para ver lo que tenan dentro. Era un sdico. Tambin vinieron por dos tipos, Demcrito y Leucipo, crean que todo estaba formado por partculas, unos ateos indefendibles. Dej que los encerraran.

Vinieron por un tal Marco Aurelio, nada menos que emperador romano, pero deca estupideces, en lugar de limitarse a guerrear como un tipo duro, daba gracias por no actuar como sus enemigos. Tambin vinieron por tas, una se llamaba Hipatia, me explicaron que enseaba, en la antigedad, matemticas sin distinguir entre creyentes y paganos, a m me pareci normal pero se la llevaron como a Marco Antonio. Me dio igual, no era mi guerra. Una tal Mara Zambrano, daba la tabarra con la lucha que en su opinin tena el humano entre la esperanza y la tragedia. Me alegr de que se la llevaran. Una rusa llamada Lou Salom estaba obsesionada con su amigo, un tal Nietzsche, que tena un mostacho del carajo y crea que la persona se define a travs del dolor que pueda soportar. Tambin haba un tal Ortega con una obsesin: huir de lo que llamaba el sabio ignorante. Se los llevaron a los tres, igual que a un gordo barbudo llamado Marx por pensar que no era la conciencia la que guiaba a la vida sino al revs. Apresaron a muchos ms: un tal Unamuno que me pareci buena gente, Descartes que no se conformaba con lo que le ensearon sus profesores, Byung-Chul Han que alucinaba con la auto-alienacin Muchos.

Ahora me encuentro mal, no s qu me pasa. Tropec con un escrito de un antepasado mo que vivi en 2017. Deca que toda esa gente podra curarme. Busqu sus nombres en mi ciber pero lo poco que hall no lo entiendo.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter