Portada :: Chile
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-09-2017

Tarda justicia para Mara Galindo

Luca Seplveda Ruiz
Rebelin


En el da de las Maras, se publica una noticia que la familia de Mara Galindo, as como sus amigos y compaeras del MIR esperamos durante 41 aos, tras su desaparicin. Fueron condenados por su secuestro los oficiales de Ejrcito Miguel Krassnoff, Pedro Espinoza, Carlos Lpez y el suboficial Humberto Zapata Reyes, a 5 aos y un da de prisin. Apenas 5 aos, sin embargo los criminales tienen muchas condenas anteriores que cumplen en Punta Peuco.

Sin embargo la sentencia de primera instancia no cambia la condicin de desaparecida de la joven obrera coronelina. Mara comparti prisin y tortura en Villa Grimaldi con Marta Ugarte, cuyo cuerpo arrojado desde un helicptero por sus torturadores, apareci en la playa La Ballena, en los Molles. Quizs tambin Mara fue lanzada al mar. En el jardn de Las Rosas de la ex Villa Grimaldi, hoy Parque por la Paz, dedicado a las mujeres detenidas desaparecidas, florecern tambin en esta primavera Mara Galindo y Marta Ugarte. En palabras del poeta Ral Zurita, arde, el ocano santo de Chile arde. Llamas como de incienso tien de rosa y sangre las quemadas praderas del Pacfico (INRI, 2013).

Al momento de su secuestro por la DINA en Santiago, que la sentencia fija en el 18 de julio de 1976, Mara tena 26 aos. Acababa de regresar de Coronel donde visit a su familia, pero no hubo testigos de la detencin. En diciembre de 1980 las milicias de la Resistencia Popular reivindicaron una accin de ajusticiamiento de Roberto Rojas Alvarez, a quien identificaron como el responsable del secuestro e informante de la DINA y CNI.

Heroica resistencia

Al tiempo de su detencin, Mara, militante del MIR, trabajaba en la reagrupacin clandestina de obreros y trabajadores, para contribuir a la reanimacin de la lucha ya que que la CUT y las organizaciones obreras haban sido proscritas tras el golpe. Ella haba sido dirigenta del sindicato de la Pesquera Boca Sur en San Pedro, Regin del BioBio y por su experiencia, continu movindose polticamente en tareas sindicales. Sometida a atroces torturas y vejaciones en Grimaldi, resisti heroicamente sin entregar informacin sobre su estructura y compaeros, entre los que estaban el ex dirigente de la Federacin del Metal, Jaime Riquelme, el Yeti, y esta periodista. Ese ao 2006 se haban realizado mitines relmpagos para el 1 de Mayo y otras actividades de propaganda. Con Mara que se llamaba Renata en la clandestinidad - hacamos los volantes para estas actividades de forma muy precaria, con escasa ayuda porque todava la gente estaba muy atemorizada. Mara desempeaba estas tareas con una consecuencia y valenta enormes. Alguna vez coment que le faltaba el dinero incluso para comer, destinndolo a realizar las tareas que asuma, tras lo cual se rea y anunciaba que iba a salir a machetear, conectando amigos de sus tiempos de dirigente nacional de la Juventud Obrera Catlica y miembro de las comunidades cristianes de base. Era incansable en el trabajo de construccin de redes.

Vigencia de su lucha

La consecuencia de Mara es algo que tambin rescata el dirigente Manuel Aguilar, presidente del sindicato A Luchar Lautaro, que agrupa a trabajadores del Transantiago. Vinculado familiarmente con Mara, asisti a un homenaje que se hizo en 2016 en Villa Grimaldi, a 40 aos de su desaparicin en manos de la DINA. La lucha de ella est ms vigente que nunca, -afirma Manuel-, sigue pendiente y como tarea del momento la reconstruccin, desde abajo, del mundo sindical, rescatando organizaciones que estn incluso en manos de la patronal. Necesitamos sindicatos clasistas donde sean las bases, las asambleas, los trabajadores ms consecuentes los que lleven la batuta. Que sean los mismos trabajadores los que vayan avanzando con una perspectiva poltica y sindical. Debemos reconstruir el legado histrico, hermoso, de lucha consecuente de compaeras como Mara que estuvo dispuesta a rendir la vida en favor de los trabajadores. Hay que comenzar de nuevo a soar, porque si no soamos y no creemos en algo mejor estamos sonados, finaliza el dirigente.

El ministro Carroza fundamenta el fallo contra Krassnoff y otros agentes de la DINA en informacin aportada por un agente de la guardia de detenidos de Grimaldi, quien proporciona la informacin acerca de los malos tratos, torturas y vejaciones cometidas en su contra, y seala que desde ese lugar se le pierde la pista sin que tenga ms noticias sobre de su paradero ni se haya determinado su fallecimiento, identificando entre los agentes que la interrogaron y sacaron del cuartel a Basclay Zapata Reyes, miembro de la Agrupacin Halcn a la fecha de los hechos, quien ha sealado que todas las rdenes sobre sus actuaciones provena del oficial a cargo del MIR (investigacin y represin), esto es Miguel Krassnoff Martchenko.

www.periodismosanador.blogspot.com


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter