Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-09-2017

La crisis capitalista, una verdad de perogrullo

Homar Garcs
Rebelin


Aunque sus apologistas suelen negarlo y encubrirlo, no resulta nada exagerado afirmar que el sistema capitalista -pese a sus variadas mutaciones histricas- sufre una fuerte crisis estructural, mitigada en algunos casos, pero que no deja de ser una realidad altamente preocupante para sus beneficiarios directos. Simultneamente a ello, se observa a nivel mundial una disputa creciente en el campo capitalista, llena de tensiones mltiples por espacios geoestratgicos, geopolticos y econmicos que pone en grave riesgo la paz del planeta, vaticinndose, incluso, la factibilidad de un estallido blico entre las actuales grandes potencias, an ms catastrficas que los ocurridos en el siglo pasado.

Tal realidad exige posiciones revolucionarias de nuestros pueblos que, por un lado, confronten en esencia el carcter expoliador y depredador del capitalismo, tanto en lo que respecta al trabajo humano como en lo referente al extractivismo de los recursos diversos que nos ofrece la naturaleza, contraponindose, por tanto, a su lgica; y, por el otro, sirvan para construir paradigmas e instrumentos efectivos que disipen cualquier tipo de agresin, injerencia y conflicto (interno y externo) que quebrante la paz en algn momento dado.

En el primer caso, es necesario comprender que el mercado capitalista internacional se halla fuertemente influenciado y controlado por las grandes corporaciones transnacionales (bsicamente estadounidenses), lo cual obstaculiza grandemente el surgimiento de economas nacionales autrquicas. Esta circunstancia induce a sus propietarios a idear (convencindose a s mismos que pueden hacerlo por encima de cualquier barrera moral que se les interponga) la dominacin absoluta del mundo en beneficio de sus ingentes capitales. Para lograrlo, no escatiman elemento alguno a fin de fomentar disturbios y crisis que distraigan la atencin de los pueblos que aspiran someter. Esta es una verdad de Perogrullo, fcilmente rastreable en los acontecimientos desencadenados en naciones como Libia y Siria, por citar los ms recientes, y como se desprende de las amenazas proferidas por el presidente gringo en contra del gobierno de Venezuela, bajo la excusa de defender la democracia y a los venezolanos.

Respecto a la segunda situacin, venciendo todas las resistencias culturales que surjan -dada la influencia de la ideologa dominante entre muchos- debe propiciarse el establecimiento de un poder popular realmente soberano y dotado de un espritu subversivo de primera lnea que lo haga capaz de asumir el rol protagnico y dinmico del proceso de transformacin estructural del orden imperante. Por consiguiente, este poder popular soberano no debera ni podra circunscribirse a lo meramente poltico sino que ha de apuntar igualmente a la distribucin autodeterminada de la riqueza social -tanto material como cultural-; dando una respuesta sistmica que de verdad trascienda el sistema capitalista. No es la instauracin de un capitalismo de Estado que conserve inalterables las leyes del valor de cambio, de la plusvala y del beneficio, de manera que nicamente se produzca el simple reemplazo de una minora parasitaria por otra. Adems, habr de comprenderse que la toma del poder real no estriba en la conquista legal del poder constituido. Esto ltimo desembocar, indefectiblemente, en una lucha frontal contra el partidocentrismo que conduzca a la autoafirmacin del sujeto popular y que nutra la unidad, la autoridad y la conciencia de dicho poder popular soberano.

Bajo este enfoque general, se impone trabajar con conceptos abiertos y no dogmticos, construir el actor social y poltico colectivo (sin obviar sus componentes culturales, espirituales y econmicos), su conciencia y su organizacin democrtica; y profundizar el cuestionamiento del Estado burgus liberal. Como corolario, la presente etapa de luchas por objetivos comunes libradas por los pueblos de nuestra Abya Yala -como en el resto de la Tierra- representa una base slida importante (e interesante) para impulsar y consolidar la posibilidad nada incierta de este poder popular soberano.


Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter