Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-09-2017

La ciudadana desafiada por el golpe parlamentario

Leonardo Boff
leonardoboff.wordpress.com


Entendemos por ciudadana el proceso histrico-social que capacita a la masa humana para forjar condiciones de conciencia, de organizacin, de elaboracin de un proyecto y de prcticas en el sentido de dejar de ser masa y de pasar a ser pueblo, como sujeto histrico plasmador de su propio destino. El gran desafo histrico es seguramente este: cmo hacer de las masas annimas, desheredadas y manipulables, un pueblo brasileo de ciudadanos conscientes y organizados. Y cmo situarse hoy ante el proyecto de los golpistas de 2016.

Veo seis dimensiones de una ciudadana plena:

- La dimensin econmico-productiva: la pobreza material y poltica entre nosotros es producida y cultivada por las oligarquias, pues as pueden dominar y explotar mejor a las masas. Esto es profundamente injusto.
El pobre que no tiene conciencia de que las causas de su pobreza son debidas a la explotacin no tiene condiciones para realizar su emancipacin.

La dimensin poltico-participativa: si las personas mismas no luchan en pro de su autonoma y de su participacin social nunca sern ciudadanos plenos. No tanto el Estado sino la sociedad debe, en sus diversas formas de organizacin y de lucha, asumir esta tarea.

La dimensin popular: el tipo de ciudadana vigente es de corte liberal-burgus, por lo que incluye a los que forman parte del sistema productivo y margina a los dems. Es una ciudadana reducida. No se reconoce todava el carcter incondicional de los derechos independientemente de sus posesiones, instruccin y condicin social.

La construccin de la ciudadana debe comenzar por abajo y estar abierta a todos. Se ejerce a travs de los innumerables movimientos sociales y en las asociaciones comunitarias donde los excluidos construyen un nuevo tipo de ciudadana y de democracia participativa.

- La dimensin de conciudadana: la ciudadana no define slo la posicin del ciudadano frente al Estado, como sujeto de derechos y no como un mendigo (no se ha de pedir nada al Estado sino reivindicar, los ciudadanos deben organizarse no para sustituir al Estado sino para hacerlo funcionar). La conciudadana define al ciudadano frente a otro ciudadano, mediante la solidaridad y la cooperacin, como paradigmticamente ha sido mostrado en la Campaa contra el Hambre, la Miseria y a favor de la Vida, herencia inmortal de Herbert de Souza, Betinho.

La ciudadana ecolgica: cada ciudadano y toda la sociedad tienen derecho a gozar de una calidad de vida decente. Esto slo es posible si hay una relacin de cuidado y de respeto hacia la naturaleza. Y se muestra por la no contaminacin del aire, de las aguas, de los suelos y la no quimicalizacin de los alimentos. Cada ciudadano debe concienciarse de garantizar un futuro a la Casa Comn y legarla habitable a las generaciones futuras.

La ciudadana terrenal: la conciudadana se abre hoy a la dimensin planetaria, incorporando cuidado para con la nica Casa Comn, con bienes y servicios limitados. Es importante vivir las varias erres (r) del pensamiento ecolgico: reducir, reutilizar, reciclar, rearborizar, rechazar la propaganda engaosa, respetar a todos los seres, etc. No slo somos ciudadanos nacionales, sino tambin terrenales, responsables de la Tierra, como Casa Comn.

En este momento, tras el golpe jurdico-parlamentario de 2016, la ciudadana est siendo desafiada a confrontarse con dos proyectos antagnicos que se disputan la hegemona: el proyecto de los adinerados, antiguos y nuevos, articulados con las corporaciones transnacionales quieren un Brasil menor, de un mximo de 120 millones, pues as, creen, sera posible administrarlo en su beneficio, sin mayores preocupaciones; los restantes millones que se fastidien, pues se habituaron desde siempre a vivir en la necesidad y a sobrevivir como pueden.

El otro proyecto, asumido por la ciudadana, quiere construir un Brasil para todos, pujante, autnomo y soberano frente a las presiones de las potencias militaristas, tcnica y econmicamente poderosas, que apuntan a establecer un imperio del tamao del planeta y vivir de la rapia de las riquezas de los otros pases. Estas se asocian con las lites nacionales, que estn detrs del golpe de 2016. Ellas aceptan ser socios menores, a cambio de ventajas por su alineamiento con el proyecto-mundo. As lo hicieron en el golpe civil-militar de 1964 y en el actual jurdico-parlamentario de 2016.

La correlacin de fuerzas es muy desigual y se inclina a favor de las oligarquas adineradas. Pero stas no tienen nada que ofrecer a los millones de brasileos, especialmente a los pobres, sino ms empobrecimiento. Estas lites no son portadoras de esperanza y, por eso, estn condenadas a vivir bajo el miedo permanente a que, un da, esta situacin pueda revertirse y perder su situacin de opulencia y de privilegios. Ese da llegar.

El futuro pertenece especialmente a los humillados y ofendidos de nuestra historia, que heredarn las bondades que la Madre Tierra-Brasil reserv para todos. Vali la pena su resistencia, su indignacin y el coraje de cambiar en direccin a un Brasil del que podamos estar orgullosos.

Leonardo Boff es articulista del JB online, telogo, filsofo y escritor e est ultimando un libro sobre la Refundacin de Brasil.

Traduccin: M Jos Gavito Milano, para leonardoboff.wordpress.com

Fuente: https://leonardoboff.wordpress.com/2017/09/20/la-ciudadania-desafiada-por-el-golpe-parlamentario/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter