Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-09-2017

Un magnfico texto de Armando Fernndez Steinko: con claridad, temperanza y racionalidad... y desde una perspectiva federal y de izquierdas

Rosa Guevara Landa
Rebelin


No merece pasar desapercibido entre centenares de notas, informaciones y reflexiones. Mi compaera est entusiasmada. No para de decir: por fin, por fin, por fin! Alguien, sea quien sea ese alguien, nos ha escuchado! No estamos solas! Gracias! Aade: adems, es un texto nada masculino a pesar de haber sido escrito por Armando Fernndez Steinko [AFS]: Basta ya!: La izquierda dice NO al procs (1). Est fechado el mircoles 20 de septiembre. Pero sigue valiendo a da de hoy a pesar de la velocidad lumnima de los acontecimientos polticos en .Cat.

Un resumen comentado de sus tesis, argumentos y propuestas.

La izquierda nacionalista, pero tambin una parte de la izquierda del conjunto de Espaa, son sus palabras iniciales, se ha sumando a la hoja de ruta diseada por el independentismo cataln. Esto incluye la aceptacin de una serie de premisas ideolgicas, polticas y culturales. AFS, muy generosamente, considera que muchas (no son todas?) de esas premisas estn completamente alejadas de los valores y de los objetivos de justicia, solidaridad y multiculturalidad por los que hemos venido luchando durante muchos aos. Una duda del trmino multiculturalidad pero no es ahora el punto. La lejana es aqu lo decisivo.

No es, en todo caso, una mera cuestin ideolgica. Si no conseguimos aislar al independentismo, comenta con razn, la agenda nacional va a deglutir en poco tiempo la agenda antineoliberal en toda Espaa y las fuerzas conservadoras van a recuperar la hegemona al norte y al sur del Ebro, una hegemona, adems, con fuertes aristas patriarcales. En eso estamos, sobre todo, aqu, en .Cat. Y no slo eso: es altamente probable que esta dinmica contagie a otras regiones de Europa sustituyendo las polticas territoriales de ndole solidario, que la izquierda est intentando poner en marcha en toda Europa para arrinconar al neoliberalismo, por otras basadas en la exacerbacin y la competencia nacional y territorial. Efectivamente, el nacionalismo identitario e insolidario se contagia con velocidad del sonido o incluso de la luz. Veremos que pasa en las elecciones alemanas. No es casual, desde luego que no, la ostentacin de camisetas esteladas por los diputados -todos hombrecitos si la imagen y mi memoria no me fallan- de la Liga del Norte en el Parlamento italiano estos das pasados.

Siempre hemos estado y seguiremos estando, prosigue AFS, a favor del derecho a la autodeterminacin de las naciones oprimidas (el nfasis es mo para manifestar mi acuerdo [2]), y siempre hemos apoyando los procesos de descolonizacin que le pongan fin al sometimiento de una nacin por otra. Apoyamos un orden en el que los conflictos sean solucionados siguiendo el principio de justicia y de solidaridad con las partes ms dbiles, y apostamos por una sociedad en la que las culturas y las identidades coexistan de forma armoniosa y no excluyente. Somos conscientes, aade, de la importancia que tienen las identidades colectivas, diversas, plurales, no homogneas, para cualquier proyecto y que su construccin es una tarea poltica que ha sido descuidada dejndoles a los nacionalistas de uno y de otro signo el campo libre para hacerlo a su gusto. La apreciacin permite matices en el punto del descuido en algunos casos. Pero consideramos un grave error, seala con toda razn, anteponer los posicionamientos identitarios al anlisis racional y desde una perspectiva de clase de la realidad. La historia europea del siglo XX, nos recuerda, est llena de ejemplos y la izquierda no puede ignorarlos bajo ningn concepto. De acuerdo? Los estamos ignorando?

Por si hubiera dudas: sentimos un profundo desacuerdo con el procs porque Catalua no tiene nada que ver con una nacin colonizada u oprimida. Se trata de una de las nacionalidades ms desarrolladas y ricas de Espaa, tiene un elevado nivel de autogobierno y, recuerda AFS oportunamente frente a vicitimismos revisionistas que en .Cat que son muchos y antiguos, que otros territorios y culturas sufrieron, al menos, las misas arbitrariedades durante la dictadura de Franco, una dictadura que, como es sabido, cont con el apoyo y colaboracin de sectores de la burguesa catalana.

Seala AFS por otra parte que el discurso supremacista de algunos protagonistas del procs est muy prximo, ms all de su barniz progresista, al discurso de sectores de la derecha europea en relacin con los pases del sur de Europa de los que desean desvincularse para poder cancelar toda forma de solidaridad territorial. No es casualidad, no lo es en absoluto, que la finalidad procesista (no progresista!) sea convertir a Catalua en la Finlandia del Mediterrneo, en una Dinamarca o en una Alemania en pequeo (las comparaciones han sido varias; no se ha citado a Israel aunque las relaciones se han cuidado todo lo posible y algo ms).

El procs busca generar un choque de identidades similar al choque de civilizaciones que rechazamos pues ambos abordan los problemas complejos manipulando los instintos primarios de las clases ms desfavorecidas. Rechaza AFS la tergiversacin de la historia, as como la utilizacin de autores como Marx, Engels, Lenin o Trotski para legitimar un proyecto antisolidario destinado a dividir a las clases populares espaolas. Podemos sumar a la lista a Nin, Maurn e incluso a Rosa Luxemburg. Pero sobre todo, remarca AFS, rechazamos la retrica del derecho a decidir basado en una visin formal y sesgada de la participacin, dado que no reconoce el resultado de las urnas, est hablando del 27S, no asegura la presencia igualitaria de todas las opiniones en los medios de comunicacin de masas, obliga, adems, a muchas personas a optar artificialmente por una de sus dos identidades, excluye de dicho derecho a los no residentes de Catalua a pesar de que sus vidas se veran seriamente afectadas por el resultado de la consulta y porque sus impulsores no tienen pedigr el democrtico suficiente.

Por si no quedara claro: el golpe de estado institucional del 6 de septiembre es un ejemplo que debera hacer pensar a toda persona de buena voluntad. Golpe institucional: una expresin que, lamentablemente, casi ningn dirigente de izquierdas se ha atrevido a usar. O no han dicho nada o se han expresado en otros trminos. Por ejemplo, procedimientos inadecuados o expresin similar.

Le parece a AFS un acto de gran irresponsabilidad banalizar, coquetear con la destruccin del estado espaol en pleno neoliberalismo e identificar el perodo constitucional de 1978 con el rgimen franquista. Como ciudadano implicado durante muchos aos en la lucha por la democracia y la justicia social, nos sentimos profundamente ofendidos cuando se vincula nuestra oposicin al independentismo con la derecha espaola y al espaolismo como si Espaa se redujera al rgimen de 1939 y como su las izquierdas independentistas no estuvieran subordinando la cuestin social a la cuestin nacional. En el clavo, en la diana, esa es, esa ha sido, la suciedad ideolgica permanente del secesionismo. La hemos sufrido especialmente aqu. Nosotras dos somos un ejemplo. Nos han dicho que pensamos y escribimos como El Mundo.

Al hacerlo, prosigue, ignoran el verdadero significado que la palabra Espaa ha tenido durante dcadas para los antifascistas de todo el mundo, esquivan el significado de la Segunda Repblica para todos los demcratas espaoles, le quitan a los no catalanes el derecho a una identidad incluyente y tergiversan la historia para poder limpiarla de realidades incmodas. El asunto, a veces no ha sido percibido as, es esencial: digan lo que digan en el teatro poltico falsario, el movimiento secesionista.Cat es profundamente antiespaol (sin matices, incluyendo todo lo que tenga que ver con Espaa). Se nota incluso en el cambio de nombres o en la negacin del carcter de nacin de Espaa, incluso cuando dan el tiempo en TV3. Siempre llueve, cuando llueve, en el Estado espaol. Para los secesionistas Catalua es una nacin (sin naciones en su composicin). Espaa, en cambio, en un Estado fallido cuando menos en Catalua, en su Catalua.

Los que queremos para nuestro pas de pases, sostiene AFS, es un rgimen republicano basado en la solidaridad, el multilingismo y la justicia social que trabaje por un orden mundial justo y pacfico, en el que todos los pases y regiones tengan una oportunidad para su desarrollo, no podemos asistir callados a este despropsito. No podemos, no debemos, no es admisible, seguir subordinando nuestro proyecto al guin independentista y poner en peligro todo por lo que hemos venido luchando. Aade. basta ya, el procs no es la hoja de ruta de la izquierda!. No lo es, nunca lo ha sido a pesar de las colaboraciones, puntuales y no puntuales, de sectores de la izquierda de esa hoja ruta de secesin.

Este es un llamamiento, finaliza AFS, a todas las personas que abracen la causa de la justicia, la solidaridad y la multiculturalidad para que revisen su relacin con el nacionalismo en todas sus variantes y muestren pblicamente su oposicin a la hoja de ruta independentista que lo ensalza y alimenta. Muestren pblicamente es un punto esencial. A la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo, como quera Celaya! Sin escondernos!

Tambin, aade, es un llamamiento para que participen de la construccin de una nueva identidad federal y compartida inspirada en las grandes tradiciones democrticas y republicanas; un llamamiento a que no se dejen engaar por la retrica democrtica de los protagonistas del procs y antepongan la racionalidad temperada a los sentimientos desbocados y abonados interesadamente (que no anulan sentimientos sosegados) en estos momentos de tensin. Si no lo hacemos, concluye, nos arriesgamos a vernos arrastrados por una dinmica en la que los argumentos nacionales e identitarios, es decir, nacionalistas, excluyentes y con identidades unilaterales (no complejas, las reales: yo me siento mujer, por ejemplo, antes que barcelonesa-catalana), habrn conseguido colonizar el discurso poltico durante generaciones en detrimento de los valores de justicia y de solidaridad, los nicos que pueden aportar soluciones estables a los problemas que vive el mundo, Europa y nuestro pas de pases. Durante generaciones no es ninguna exageracin.

Mi compaera me pide que aada y una lo hace con gusto: gracias, compaero Armando, gracias por ejemplo, gracias porque nos dices que la tradicin republicana democrtica espaola, incluido la catalana, es digna, rebelde e internacionalista.

Por cierto, dnde est Santiago Maldonado? Solidaridad con la comunidad mapuche de la Patagonia! (3).

Notas

1) https://asteinko.blogspot.com.es/

2) El president Puigdemont, que dice estar por la autodeterminacin de todos los pueblos, sin excepcin, vot en contra de unas iniciativas parlamentarias a favor de la autodeterminacin del Shara y el Kurdistn en 2014 (si mi memoria no me falla).

3) Los argentinos residentes en .Cat, catalanes de adopcin, algunos de ellos, muchos entre los bien ubicados, secesionistas, estn tambin por el derecho de autodeterminacin del pueblo mapuche? Tiene este pueblo el grado de autonoma poltica que tenemos las ciudadanas que vivimos en Catalua en 2017, no en 1975?

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter