Portada :: Cultura
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-09-2017

En el 77 aniversario de la muerte de Walter Benjamn
El capitalismo como religin

Walter Bejamn
El viejo topo


Split Representation / Walter Benjamin,Elisabeth Penker, 2013

Hay que ver en el capitalismo una religin, es decir, el capitalismo sirve esencialmente a la satisfaccin de las mismas preocupaciones, suplicios e inquietudes a las que daban respuesta antiguamente las llamadas religiones. Probar esta estructura religiosa del capitalismo, es decir, probar que no es slo una formacin condicionada por la religin como lo piensa Weber, sino un fenmeno esencialmente religioso, nos conducira hoy al extravo de una polmica universal exagerada. No podemos estrechar la red en la cual nos sostenemos; sin embargo, este punto ser apreciado posteriormente.

No obstante, podemos desde ahora reconocer en el tiempo presente tres rasgos de esta estructura religiosa del capitalismo. En primer lugar, el capitalismo es una religin puramente cultual, quizs la ms extrema que jams haya existido. En l, todo tiene significacin inmediata respecto del culto, no conoce ninguna dogmtica especfica, ninguna teologa. El utilitarismo gana bajo este punto de vista toda su coloracin religiosa. El segundo rasgo del capitalismo est estrechamente ligado a esta concrecin del culto: la duracin permanente del culto. El capitalismo es la celebracin de un culto sans rve et sans merci. 1 No existe en l ningn da ordinario, ningn da que no sea da de fiesta en el terrible sentido del desplieguede la pompa sacra, de la tensin extrema del adorador. En tercer lugar, este culto es culpabilizante. El capitalismo es probablemente el primer caso de un culto que no es expiatorio sino culpabilizante. En esto, este sistema religioso se precipita en un movimiento colosal. Una conciencia monstruosamente culpable que no sabe expiarse se apodera del culto no para expiar en l esta culpa sino para hacerla universal, para hacerla entrar por la fuerza en la conciencia y, finalmente y sobre todo, para implicar a Dios en esta culpabilidad a fin de que l mismo tenga, finalmente, inters en la expiacin. Esta ltima no hay que esperarla en el culto mismo, ni en la reforma de esta religin -ya que sera preciso que esta reforma pueda apoyarse sobre un elemento certero de esta religin-, ni en su rechazo. En la esencia misma de este movimiento religioso que es el capitalismo yace la perseverancia hasta el final, hasta la completa culpabilizacin final de Dios, hasta un estado del mundo afectado por una desesperanza que todava se espera.

Lo que el capitalismo tiene de histricamente inaudito es que la religin no es ya la reforma del ser sino su destruccin. Habra que esperar la salvacin de la desesperanza que se extiende al estado religioso del mundo. La trascendencia divina se ha derrumbado. Pero Dios no ha muerto; est incorporado en el destino del hombre. La transicin del planeta hombre, siguiendo su rbita absolutamente solitaria en la casa de la desesperacin, es el ethos que determina Nietzsche. Este hombre es el superhombre, el primero que comienza a cumplir, reconocindola, la religin capitalista. Su cuarto rasgo es que su Dios debe permanecer oculto; slo en el cenit de su culpabilizacin puede ser apelado. El culto se celebra ante una divinidad inmadura; toda representacin, todo pensamiento consagrado a ella lesiona el secreto de su madurez.

La teora freudiana pertenece tambin a la dominacin sacerdotal de este culto; est pensada de forma completamente capitalista. Segn una analoga muy profunda que est an por aclarar, lo reprimido, la representacin culpable, es el capital que produce los intereses del infierno del inconsciente.

El tipo del pensamiento religioso capitalista se encuentra extraordinariamente expresado en la filosofa de Nietzsche. La idea del superhombre desplaza el salto apocalptico, no sobre la conversin, la expiacin, la purificacin y la contricin, sino sobre una intensificacin [Steigerung] aparentemente continua, pero en el ltimo momento, a saltos, intermitente, discontinua. Por esto, la intensificacin y el desarrollo, en el sentido de non facit saltum, 2 son inconciliables. El superhombre es el hombre histrico que ha llegado sin conversin, que ha crecido atravesando el cielo. Nietzsche prejuzg esta explosin del cielo provocada por el acrecentamiento de lo humano que es y permanece (incluso para Nietzsche) culpabilidad. Y de forma semejante en Marx, el capitalismo inconverso devendr socialismo por el inters simple y el inters compuesto que son funcin de la culpa/deuda [Schuld] (ver la ambigedad demonaca de este concepto).

El capitalismo es una religin puramente cultual, sin dogma.

El capitalismo se desarroll en Occidente como un parsito en el cristianismo como debe mostrarse no slo respecto del calvinismo sino tambin de otras corrientes ortodoxas del cristianismo de tal manera que, al final, la historia del cristianismo es esencialmente la historia de su parsito, el capitalismo.

Comparacin entre las imgenes de los santos de diferentes religiones y los billetes de banco de diferentes Estados. El espritu que habla en la ornamentacin de los billetes.

Capitalismo y derecho. Carcter pagano del derecho: Sorel Reflxions sur la violence, p. 262. 3

Vencer el capitalismo a travs del mercado mvil: Unger Politik und Metaphysik, p. 44. 4

Fuchs, Struktur der kapitalistischen Gesellschaft o titulo vecino. 5

Max Weber, Ges. Aufstze zur Religionssoziologie, 2 Bd. 1919/20. 6

Ernst Troeltsch, Die Soziallehren der chr. Kirchen und Gruppen (Ges. W. I 1912). 7

Ver sobre todo la bibliografa de Schnberg, II.

Landauer, Aufruf zum Sozialismus, p. 144.

Las preocupaciones: una enfermedad del espritu propia de la poca capitalista. Sin salida espiritual (no material) en la pobreza, monacato de la vagancia y la mendicidad. Un estado de sin salida semejante es culpabilizante. Las preocupaciones son el ndice de esta conciencia culpable de la sin salida. Las preocupaciones nacen por el miedo de que no haya salida, no material e individual, sino comunitaria.

El cristianismo en la poca de la reforma no favoreci la llegada del capitalismo: se transform en capitalismo.

Habra que investigar metdicamente los lazos que desde siempre el dinero ha establecido con el mito a lo largo de la historia hasta que haya extrado para s del cristianismo suficientes elementos mticos para establecer su propio mito.

El precio de la sangre /Thesaurus de las buenas obras / El salario que se le debe al sacerdote / Pluto como dios de la riqueza.

Adam Mller, Reden ber die Beredsamkeit 1816 p. 56 ss.8

Relacin entre el dogma de la naturaleza resolutoria del saber, propiedad para nosotros que lo hace a la vez redentor y verdugo, y el capitalismo: el balance como saber redentor y liquidador.

Se reconoce fcilmente una religin en el capitalismo si se recuerda que el paganismo originario conceba, en principio, la religin no como un inters superior, moral, sino como el inters ms inmediatamente prctico; en otras palabras, el paganismo no tena ms conciencia que el capitalismo de su naturaleza ideal, trascendente, y la comunidad pagana consideraba a los miembros irreligiosos o heterodoxos como incapaces9, exactamente como la burguesa de hoy considera a sus miembros improductivos.

Notas:

(1) N. del T. En francs en el texto original.

(2) Cf. Leibniz, Nouveaux Essais sur lentendement humain, Die philosophischen Schriften von G. W. Leibniz, Georg Olms Verlag, 1978, Bd. V, S. 49.

(3) Cf. Georges Sorel, Rflexions sur la violence, d. Michel Prat, Paris, Le Seuil, 1990, p. 262.

(4) Cf. Erich Unger, Politik und Metaphysik (Die Theorie. Versuche zur philosophischer Politik), Berlin, 1921.

(5) Cf. Bruno Archibald Fuchs, Der Geist der brgerlich-kapitalistische Gesellschaft. Eine Untersuchung ber seine Grundlage und Voraussetzungen, Berlin/Mnchen, 1914.

(6) Cf. Max Weber, Gesammelte Aufstze zur Religionssoziologie, 2 Bde., Tbingen, 1920.

(7) Cf. Ernst Troeltsch, Die Soziallehren der christlichen Kirchen und Gruppen, Gesammelte Schriften, Bd. I, Tbingen, 1911.

(8) Cf. Adam Mller, Zwlf Reden ber die Beredsamkeit und deren Verfall in Deutschland, gehalten zu Wien im Frhlinge 1812, Leipzig, 1816.

(9) N. del T. Quizs sea preciso leer en el texto original alemn untchtig (incapaz) en lugar de untrglich (infalible) tal como lo han realizado los editores Tiedemann y Schweppenhuser. En ninguna de las notas referidas a las paginas 100-103 (Anmerkungen zu Seite 100-103) del volumen 6 de los Gesammelte Schriften de Benjamin se encuentran alusiones a esta dificultad de lectura. Sin embargo, resulta ms apropiado, de acuerdo con el contexto, considerar la lectura de untchtig como la ms pertinente en este caso.

Fuente: http://www.elviejotopo.com/topoexpress/el-capitalismo-como-religion/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter