Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2017

Brasil, entre la violencia y la desesperanza

Fernando de la Cuadra
Rebelin


Con la aprobacin de la mayora de los miembros del Supremo Tribunal Federal (STF) para dar proseguimiento a la denuncia contra el presidente Temer en la Cmara de Diputados, se inicia un nuevo ciclo de negociaciones del Palacio do Planalto para intentar revertir un fallo favorable entre los legisladores, utilizando para ello todas las artimaas y recursos disponibles, desde las conversaciones de corredores ofreciendo beneficios y aprobacin de proyectos hasta la ms descarada extorsin de los congresistas.

Temer fue denunciado hace un par de semanas por el saliente Contralor General de la Repblica, Rodrigo Janot, por los crmenes de obstruccin de la justicia y participacin en una organizacin criminal. La votacin final de los 11 miembros del STF fue contundente, votando incluso a favor de la denuncia el recientemente nominado ministro Alexandre de Moraes, quien fuera un estrecho colaborador del gobierno de Michel Temer, ocupando inclusive la cartera de Justicia.

A esta denuncia del ex Contralor, se suma la delacin premiada de otro ex amigo y colaborador de Temer, el empresario Lcio Funaro, quien ha afirmado ante la Justicia que el grupo formado por Michel Temer y los ex diputados Eduardo Cunha y Henrique Alves (ambos en la crcel) de recibir cerca de R$ 250 millones en propinas entregadas por la Caixa Econmica Federal, la cual era controlada por la mquina del Partido Movimiento Democrtico Brasileo (PMDB), al cual pertenecen los tres denunciados. Es una historia que no termina y cada vez con mayor frecuencia Temer aparece vinculado a nuevos arreglos de corrupcin y favorecimientos ilcitos.

Como apuntado en otras columnas, hasta ahora el presidente cuenta con el beneplcito de los conglomerados empresariales que continan enriquecindose con las concesiones entregadas por el gobierno, as como tambin estn a la expectativa de futuros negocios en el mbito de la industria extractivista (minera y petrleo) como de otras actividades claves (construccin civil, pecuaria y agricultura, farmacutica, seguridad). Por lo mismo, Temer sigue manteniendo el apoyo de una parte importante del Congreso, el llamado centro conformado precisamente por representantes de estos grupos, junto a pastores de iglesias evanglicas, ex militares y agentes policiales. Sin embargo, la pregunta que permanece es hasta cuando el actual mandatario va a conseguir mantener esta adhesin, en un contexto de recurrentes escndalos de corrupcin que abalan su gobierno.

Lo realmente trgico es que el actual ordenamiento poltico gubernamental brasileo ni siquiera responde a la concepcin oligrquica de que el poder debe ser conferido a los ms capaces en desmedro del poder delegado a los ms numerosos. Diferentemente, lo que impera en Brasil es una cofrada de delincuentes de cuello blanco que estn vaciando los cofres pblicos, cual piratas que se reparten un botn adquirido por medios ilegtimos, consagrando una vez ms el asalto al Estado tan propio de las formas patrimonialistas existentes desde los tiempos de la Colonia.

La elite no tiene el menor escrpulo en jactarse de malversar la riqueza del pas y los impuestos de los contribuyentes en un clima de absoluta impunidad y ausencia de control por parte de los rganos supuestamente fiscalizadores que deberan custodiar y velar por el cumplimiento de las leyes y del bien comn. El papel desempeado por el Congreso Nacional en la aceptacin tcita de los crmenes cometidos por empresarios y polticos es especialmente significativo en el caso del propio Temer, quien a pesar de todas las evidencias en su contra fue absuelto en la Comisin de Constitucin y Justicia (CCJ) de la Cmara de Diputados.

Junto con ello, el pas sigue amargando las penurias del ajuste, con recortes significativos en sectores muy sensibles como la educacin. Segn un estudio reciente realizado por la UNESCO, el presupuesto destinado a la educacin bsica ha cado de 7,4 mil millones en 2015 a solo 3,5 mil millones para el bienio 2017-2018. La situacin de inversin en la educacin tcnica y superior muestra la misma tendencia hacia un drstico descenso.

En este contexto de crisis econmica, poltica e institucional, la guerra entre pandillas de narcotraficantes est tomando cuenta del pas, no solo en la favela da Rocinha en Rio de Janeiro como ha sido difundido profusamente- sino que tambin en las principales ciudades y capitales de la Federacin. Entre el saqueo del Estado y las bandas criminales que imponen su poder a travs de la violencia y el terror, los ciudadanos se encuentran paralizados por la incerteza sobre sus vidas y sobre el futuro. Contrariando el arribo de la primavera, el horizonte de este pas se ve lleno de sombros nubarrones.

Fernando de la Cuadra es doctor en Ciencias Sociales, acadmico de Sociologa de la Universidad Catlica del Maule (Chile) y editor del blog Socialismo y Democracia.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter