Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2017

Mxico
Damnificados: organizar la ayuda

Editorial de La Jornada
La Jornada


Cientos de miles de personas damnificadas por los efectos desastrosos de los sismos del 7 y del 19 de septiembre permanecen a la intemperie, con su patrimonio perdido y sin ms ayuda que la que pueden brindarles vecinos y amigos. Esto ocurre en decenas de localidades de Chiapas, Oaxaca, Puebla, Morelos, el estado de Mxico e incluso en zonas del oriente y el sur de Ciudad de Mxico.

El vasto esfuerzo social desplegado desde que el primero de esos movimientos telricos golpe el Istmo de Tehuantepec y la regin de la costa en Chiapas, y notablemente redoblado tras el segundo terremoto, que extendi el mapa de los daos por Puebla, Morelos, el estado de Mxico y la capital del pas ha resultado indispensable y crucial para rescatar a personas con o sin vida de entre los edificios colapsados, brindar auxilio, alimentacin, albergue y ropa a parte de los afectados e incluso para iniciar procesos de reconstruccin todava embrionarios, pero mucho de ese empeo colectivo se ha desaprovechado por la ausencia de instancias de coordinacin dotadas de credibilidad y capaces de organizar y racionalizar la ayuda, de manera que no quede una sola poblacin hurfana de ella.

Resulta claro, por otra parte, que la zona central de Ciudad de Mxico ha acaparado los reflectores mediticos y, con ellos, muchas voluntades de auxilio. No podra ser de otra manera, ciertamente, as fuera slo por el centralismo histrico que caracteriza al pas y por las carencias de transporte y comunicaciones tradicionales y hoy agudizadas de localidades, que a los percances humanos y materiales causados por los sismos deben sumar ahora el aislamiento.

Pero es inadmisible esgrimir las condiciones arriba mencionadas como pretexto o justificacin para el retraso, la insuficiencia o incluso la ausencia total de auxilio a los centros poblacionales que lo siguen necesitando de manera desesperada.

En suma, es claro que se requiere de un esfuerzo organizativo mayor que el hasta ahora realizado, tanto por parte de las instancias de la sociedad civil como de las autoridades de los tres niveles de gobierno, y no slo en la atencin inmediata y primaria de las necesidades de los damnificados, sino tambin en un trabajo de reconstruccin que ser necesariamente maysculo y que va a exigir un trabajo sostenido durante muchos meses.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/09/26/edito



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter