Portada :: Espaa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2017

Camino al 1-O, represin frente a democracia

Jess Gellida
Rebelin


Aprobadas por el Parlamento de Catalua la ley del referndum y la de transitoriedad jurdica, el Procs soberanista cataln ha entrado en una nueva fase decisoria de no retorno. Del 11 de septiembre al 1 de octubre los tiempos se han acelerado en la recta final hacia un referndum desobediente, una convocatoria que el Gobierno del PP quiere evitar a cualquier precio.

Cerrar webs, amenazar alcaldes, registrar medios de comunicacin, detener cargos pblicos, prohibir actos, intervenir las finanzas catalanas y suspender de facto el autogobierno de Catalua, configuran un ataque a las libertades y a la democracia, en un intento del Partido Popular de evitar que la gente vote. Un uso indiscriminado de los tribunales y de la polica para resolver un conflicto poltico. Una situacin que comporta un estado de excepcin, y que abre un camino de involucin democrtica del Estado espaol que recuerda a tiempos, muy oscuros, del pasado. No obstante, la ciudadana ha salido masivamente a las calles y, parece ser, que el gobierno cataln no retrocede asegurando que el 1-O habr urnas, obedeciendo as el mandato autoenmendado-- de las elecciones del 27S y a la nueva legalidad catalana. Un embate democrtico donde hay un choque entre dos legitimidades, en una situacin de doble poder.

Escalada represiva

"Har todo lo que haga falta sin renunciar a nada", ha dicho Rajoy en su comparecencia para justificar la macrooperacin policial contra el referndum. Una ofensiva del Partido Popular, y de su muleta naranja de Ciudadanos, que esgrimen la Constitucin espaola para argumentar la ilegalidad de la convocatoria del referndum y que utilizan la poltica del miedo y la maquinara represiva del Estado, a travs de los tribunales, de la fiscala y de los cuerpos policiales, para intentar parar los preparativos del 1-O. En este sentido, el Tribunal Constitucional ha suspendido de forma exprs las leyes del referndum, de transitoriedad jurdica y el cdigo tributario cataln. La fiscala ha citado a declarar como investigados a ms de 700 alcaldes pro-referndum y ha ordenado que los Mossos de escuadra los detengan si no lo hacen. A la vez, los Mossos han recibido la orden de intervenir para impedir el referndum, instrucciones explcitas de requisar urnas, sobres, impresos y propaganda electoral. El Tribunal Superior de Justicia de Catalua se ha querellado contra los miembros de la Mesa del Parlamento y contra el presidente Puigdemont y su Gobierno, investigndolos por delitos de desobediencia, prevaricacin y/o malversacin. La Guardia Civil ha forzado el cierre del web del referndum, ha entrado a imprentas y empresas postales sin orden judicial-- y se ha llevado para declarar a directores de medios de comunicacin, como el del semanario El Vallenc. En el resto del Estado se han sucedido las prohibiciones de actos polticos, como el organizado por la plataforma Madrile@s por el derecho a decidir, siendo un ataque fragante a la libertad de expresin y de reunin. Una ofensiva judicial y policial en toda regla, que se ha concretado este mircoles 20 de septiembre, en una intervencin de facto del autogobierno cataln, mediante la macrooperacin policial para parar el 1-O. En este sentido, agentes de la Guardia Civil han irrumpido en el departamento de Economa, en el de Trabajo y Asuntos Sociales, en el de Gobernacin y en el de Exteriores; en la Administracin Abierta de Catalua; en la secretara de Hacienda; en la direccin general de Patrimonio, y en el CTTI, deteniendo a quince altos cargos de la Generalitat e interviniendo material operativo del 1-O. Unas intervenciones en las instituciones y unas detenciones de cargos pblicos por motivos polticos, que son un escndalo democrtico; una aplicacin encubierta del artculo 155 de la Constitucin espaola.

Procs soberanista cataln como palanca de cambio del rgimen del 78

Ante el bloqueo del Estado y de un nuevo PSOE de Snchez que apoya la va pirmana de los populares, no es posible a medio plazo una mayora en el Congreso favorable a un referndum pactado. Adems, la puerta para profundizar en el autogobierno de Catalua qued cerrada con la sentencia del Estatuto. En este contexto, apoyar el 1-O ha quedado como la nica alternativa democrtica para avanzar en el anhelo de la mayora de los y las catalanas de decidir su futuro como pueblo.

Un 1-O, a partir del cual abrir un proceso constituyente popular donde, desde abajo, decidir el modelo de pas que se quiere, donde se priorice la justicia social. Una oportunidad, no slo para Catalua, sino, tambin, para el resto de los pueblos del Estado espaol de repensar el pas de pases en clave constituyente. Una enmienda a la totalidad al sistema poltico surgido de la Transicin, que necesita de las solidaridades entre los diferentes pueblos del Estado para ser efectiva.

Movilizacin permanente en defensa de la democracia

Las actuaciones de un gobierno del Estado ciego, sordo y mudo, bloqueando cualquier resolucin poltica del conflicto, judicializando el Procs e interviniendo de facto la autonoma, suponen una deriva autoritaria muy peligrosa. No obstante, ante la represin del PP, toman gran relevancia las concentraciones, en todo el Estado, de apoyo a las instituciones catalanas y al derecho a decidir, as como la asamblea de electos propuesta por Podemos y las confluencias; pero, sobre todo, y ms importante, las movilizaciones masivas en las calles de los pueblos y ciudades de Catalua. Unas movilizaciones populares que son las que pueden hacer que el gobierno cataln no recule y, a la vez, hacer ms grande la brecha para tumbar la estaca del rgimen del 78.

El gobierno cataln tiene que llegar hasta el final manteniendo la convocatoria del referndum del 1-O, y la ciudadana continuar movilizada en las calles para defender la democracia, las libertades, el autogobierno y para denunciar el autoritarismo del PP. La respuesta colectiva en las calles es, y tiene que continuar siendo, pacfica pero contundente.

Ha llegado la hora de la verdad. La hora de profundizar y ejercer el derecho a decidir, para decidirlo todo, o la de la involucin democrtica y de la recentralizacin. De la calle depende.

@jesusgellida

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter