Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-09-2017

Los designios de la falsedad
Frida Sofa bajo los escombros mediticos

Fernando Buen Abad Domnguez
Rebelin/Instituto de Cultura y Comunicacin UNLa


Inventaron una nia sobreviviente que, bajo los escombros, sirvi para mentir melodramticamente y le inventaron un nombre: Frida Sofa [1]. Si alguien conservaba dudas sobre los alcances de la Pos-verdad y la Plus-mentira, con la operacin meditica armada entre el Gobierno Mexicano y TELEVISA (durante las tareas de rescate por el sismo del 19-09-17 ) se consolida un ejemplo acabado y escandaloso sobre lo que son capaces de inventar los genios de la comunicacin mercantil, discpulos herederos de las armas de destruccin masiva.

No se trata de una novedad ni se trata de un record especial, se trata de la reiteracin impdica de una lgica perversa que con la impunidad del poder de los medios, se atreve a manosear cualquier cosa a cambio de un poquito de rating cargado con credibilidad de ocasin rentable. Para qu, por qu, quin dio la orden, quin se benefici, quienes son los responsables? Tan pronto se desnud la mentira TELEVISA se lav las manos y responsabiliz al Gobierno (Secretara de Marina) y ambos echaron la culpa sobre los rescatistas. No obstante, locutores y polticos, usaron la tecnologa y el espectro radioelctrico concesionado por el Estado, para operar un plan que debe ser explicado a todas luces para deslindar responsabilidades, fueren las que fueren.

Mentir en pblico, usando escenarios de tragedia, usando voces oficiales que juran y perjuran (durante horas) que los dichos y los hechos son verdad, pura verdad y nada ms que verdad, debera merecer sanciones muy severas y no slo de tipo administrativo, tico o moral, porque se trata de un delito de lesa humanidad. No es un chiste ni un reality show. A la impudicia de la falsedad en publico se suma la impunidad consuetudinaria. Ya basta!

Y ahora, de los creadores de Frida-Sofa tendremos en cartelera el viejo-nuevo espectculo del yo no fui Drama meditico en varios actos para que todos pasen, como Pilatos, a lavarse las manos. No sera de sorprender que ahora TELEVISA organizara un TELETON para, aprovechando el terremoto, reunir dinero y financiar a sus empresas constructoras y sus negocios inmobiliarios. Y a sus cuates, claro. Aun con la evidencia dolorosa e irritante del plan Frida-Sofa hay personas que siguen creyendo (acaso lo prefieran) todas las mentiras que se difunden sin descanso contra, por ejemplo, Venezuela.

Si la operacin Frida-Sofa tuvo por intencin desmoralizar y desmovilizar al pueblo de Mxico, con una moraleja anti-poltica, (todo es mentira, todo es corrupcin, la poltica es un asco) los hechos muestran que al pueblo slo lo salva el pueblo y eso est a la vista en las calles donde se auto-organizan brigadas de salvacin, apoyo y critica contra toda la parafernalia gubernamental y empresaria empeadas en aduearse de los escombros, los muertos y los predios para un plan inmobiliario perverso. Ya hay empresarios, de todo el mundo, en su papel de buitres, hablando de inversiones, crditos y planes de desarrollo urbano.

Pero la falacia del plan Frida-Sofa tiene aristas semiticas muy complejas de las que puede (y debe) obtenerse el retrato claro y actualizado de una lgica de la manipulacin que se ha convertido en cultura meditica donde todo se perdona a cambio de seducir audiencias, si logra emocionarlas y convencerlas de que los protagonistas son gente buena trabajando por el bien de todos. En un pas con los niveles de popularidad poltica ms bajos de la historia reciente; donde los propios medios cruzan una crisis de credibilidad -ganada a pulso-; donde todo lo que suena a poltica es considerado denigrante, corrupto y represivo en un pas donde reina el fraude, el crimen organizado, la impunidad de los ricos y el cinismo de los funcionarios, un episodio como el de Frida-Sofa, mueve y conmueve fibras semnticas en las que los pueblos quedan en franca vulnerabilidad. Y as fueron a golpearlo.

Ah se manipul la solidaridad con el ms dbil, la impotencia, la desesperacin y el miedo. Se pusieron en juego los valores y los sentimientos, los dolores y los resentimientos, la necesidad de justicia y la necesidad de credibilidad. Con todo eso jugaron, el Gobierno Mexicano y la empresa TELEVISA. No importa quin culpe a quin ni qu responsabilidades compartan ni con qu porcentajes. Ambos jugaron con la credibilidad de millones de personas esperanzadas en ver un acto de fortuna que fuese capaz de salvar a una nia que, sepultada bajo toneladas de escombros, clamaba por ayuda y por su vida. Todo mentira.

No es un caso menor ni una ancdota olvidable. Tenemos saturada a memoria con estos esperpentos mediticos. Desde los marcianos de Orson Wells, hasta las Armas de Destruccin Masiva, pasando por el retrato de Hugo Chvez en un quirfano; el caso Zapata contra Evo Morales; las falacias contra Cristina Fernndez y los ataques contra Nicols Maduro. En Irak, en Siria y en Cuba. En Ecuador en Chile o en Columbine. Se instal globalmente el desparpajo de los mercaderes mediticos que miden su genialidad por la cantidad de canalladas y falacias cometidas contra los pueblos.

Frida-Sofa fue posible en un espacio de comunicacin, concesionado por el Estado, a empresas privadas para que sirvan al pueblo, le ofrezcan la informacin de mayor veracidad y de calidad para entender y atender de la mejor manera cada uno de los desafos diarios de la vida en sociedad. Fue violada toda tica, fue violentada toda lgica del respeto humano, fue violentado la norma del Gobierno como servidor social y la norma de las empresas como beneficiarias obligadas a respetar el Derecho a la Informacin y el Derecho a la Comunicacin. Se violent el respeto por los damnificados, se violent la paz pblica, se violent el respeto por la verdad -y por los hechos- y se violent, en suma, la integridad emocional del pueblo que crey con esperanza y con sinceridad en una mentira preparada a propsito por comerciantes de noticias. Esos que deben ser indagados por los delitos que surgieran agravados por la premeditacin, la alevosa y la ventaja. Habr Justica comunicacional alguna vez, en algn lugar? Hoy es urgente luchar por eso.

Nota:

[1] http://www.cubadebate.cu/noticias/2017/09/22/el-reality-de-frida-sofia-o-la-desmesura-mediatica-de-televisa/#.Wck2BdMjE0o

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter