Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-09-2017

Crecer a costa de la Amazonia?

Rodrigo da Costa Sales
Animal Poltico (Mxico)

La intencin gubernamental de permitir minera en una reserva natural de la Amazona brasilea fue frenada por la justicia de ese pas. Debemos seguir concibiendo el desarrollo como un camino que pasa por encima de nuestros recursos naturales y los pueblos que lo resguardan?


La extensin de la Amazonia brasilea es de 5,5 millones de km2, de los cuales 44 % estn protegidos legalmente. Durante la ltima semana, la atencin del mundo se enfoc en una zona especfica: la Reserva Nacional de Cobre y Asociados (Renca), un rea de aproximadamente 47 mil km2.

La razn fue el decreto emitido el 23 de agosto pasado por el presidente brasileo Michel Temer, que abri las puertas de la reserva para la explotacin de oro, manganas, cobre, hierro y otros. Segn el gobierno, la medida ayudara a revitalizar la minera brasilea, que el ao pasado represent 4 % del PIB de Brasil. Algunos das despus, luego de crticas de celebridades y del movimiento ambientalista nacional e internacional, el presidente Michel Temer revoc el decreto y public otro con prcticamente el mismo contenido.

Sin embargo, el 30 de agosto, el juez federal Rolando Valcir Spanhol anul el decreto de Temer, considerando que hubo una violacin constitucional al proceso legislativo de Brasil. Asimismo, consider que cualquier decreto futuro que facilite la exploracin de la reserva sera considerado automticamente suspendido.

La decisin del juez trae consigo una fuerte carga de democracia, la que actualmente se encuentra debilitada en varios pases de Amrica Latina. Pone un lmite a la actuacin de los presidentes y establece el precedente de que asuntos jurdico ambientales no pueden ser tratados con acciones polticas. Es decir, un tema de esa naturaleza debe ser ampliamente discutido nacionalmente, debe respetarse las normas nacionales e internacionales en la materia; se debe garantizar la consulta previa, libre e informada a comunidades indgenas y otras comunidades tradicionales, y sobre todo garantizar la soberana ciudadana.

Pero, en lugar de discutir el tema con la poblacin brasilea, Temer prefiri hacerlo con empresas de minera canadienses. Segn medios nacionales y extranjeros, en marzo de este ao el Ministro de Minas y Energa habra anunciado en Toronto, Canad, la extincin de la Renca y la posibilidad de subastas para la exploracin minera all. Esto representa una fuerte evidencia de cmo el Estado est capturado por empresas, poniendo nuestras vidas y recursos naturales versus por debajo de intereses corporativos.

Es importante mencionar que est ampliamente documentado que empresas mineras canadienses han sido responsables por proyectos que han generado en Amrica Latina impactos ambientales, impactos en la salud, desplazamiento forzado, divisin de comunidades, criminalizacin de defensoras(es) de la tierra, el territorio y el ambiente, entre otros.

El tema de la minera en la Amazonia brasilea es particularmente preocupante por dos razones. La primera es que los proyectos a gran escala ubicados all no han contribuido al desarrollo, pero s han generado impactos ambientales y en derechos humanos. La represa Belo Monte, ubicada tambin en el estado de Par (como la Renca), es el ejemplo ms emblemtico de cmo un megaproyecto contribuy a la deforestacin, la disminucin drstica del caudal del ro Xing, la muerte de peces, la desaparicin de especies, el quiebre de tejidos sociales, la divisin de comunidades, el incremento de la violencia, la prostitucin infantil, etc. Solo el Ministerio Pblico Federal ha interpuesto un total de 27 acciones civiles pblicas, entre ellas una que alega que hubo un etnocidio de los pueblos indgenas de la Volta Grande del ro Xing. La Comisin Interamericana de Derechos Humanos tiene en sus manos una peticin sobre el tema y reconoce, desde el ao 2011, que hay una situacin de gravedad y urgencia para las comunidades indgenas aledaas a la construccin de la hidroelctrica.

La segunda razn es que el estado de Par ha sido considerado uno de los estados ms violentos de Brasil. Segn datos de la Comisin Pastoral de la Tierra, Par concentra 30% de las muertes relacionadas con conflictos agrarios en Brasil. En mayo de este ao, por ejemplo, el estado fue escenario de la Chacina de Pau Darco (matanza en la ciudad de Pau Darco), en la cual ms de 10 personas murieron durante una incursin policial en una hacienda en una zona rural del pas. No hay duda de que la instalacin de un proyecto minero en la Renca implicara un incremento de los conflictos en Par.

Finalmente pese a que seguramente existen muchas razones ms, la ruptura de un dique de relaves mineros, desastre ambiental ocurrido en el municipio de Mariana en 2015, fue clave para saber que Brasil no est listo para lidiar con los riesgos de la minera. El hecho caus la muerte del ro Doce, contaminacin de otras fuentes de agua, proliferacin de enfermedades, prdida de fauna y flora, etc. El Estado no ha tenido la capacidad de reparar y compensar a las vctimas. Y, casi dos aos despus, todava hay presencia de desechos txicos en la zona.

En suma, es importante que Brasil repiense su modelo de crecimiento y desarrollo: megaproyectos en la Amazona han representado un retroceso en trminos ambientales y sociales, de derechos humanos , pero no en materia de desarrollo. La verdad es evidente y obvia: si Brasil efectivamente quiere crecer, la mejor manera de hacerlo es protegiendo la Amazona y sus pueblos.


Rodrigo da Costa Sales es abogado de derechos humanos, parte del equipo legal de AIDA (Asociacin Interamericana para la Defensa del Ambiente).

Fuente: http://www.animalpolitico.com/blogueros-blog-invitado/2017/09/19/crecer-costa-la-amazonia/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter