Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2017

Trump: derrota y desahogo

Editorial de La Jornada
La Jornada


Por tercera vez en lo que va de su administracin, el presidente estadunidense, Donald Trump, fue incapaz de alinear a los senadores de su propio partido, el Republicano, para derogar el sistema de seguridad mdica construido por su predecesor, Barack Obama aprobado en 2010 y conocido popularmente como Obamacare, pues esa bancada no pudo elaborar una propuesta alternativa que contara con el respaldo de todos sus integrantes y, en consecuencia, estaba destinada al fracaso a la hora de someterla a votacin en el pleno senatorial. Dada la estrecha mayora republicana en el Senado 52 de 100, bast con que tres legisladores del partido en el gobierno se manifestaran en contra del anteproyecto que, de aprobarse, habra dejado a millones de personas fuera del sistema de salud.

De esta forma se aleja la posibilidad de que Trump cumpla con una de sus principales amenazas de campaa la destruccin del Obamacare, toda vez que a partir del prximo primero de octubre, cuando empieza un nuevo ao fiscal, se requerira de una mayora de 60 por ciento para conseguirlo, un escenario sumamente lejano, dado que ninguno de los miembros de la minora demcrata est dispuesto a votar con los republicanos en esa materia. Este nuevo fracaso es significativo para el presidente, pero tambin para su partido, el cual se propuso la abolicin del programa de cobertura mdica desde el momento en que entr en vigor, hace ya siete aos; exhibe los profundos disensos entre Trump y los republicanos y da muestra de la incapacidad presidencial para alinearlos en una direccin determinada.

En un mbito que parecera no guardar relacin con este episodio legislativo, el magnate neoyorquino subi ayer el tono de sus amenazas en contra de Corea del Norte, al afirmar en una rueda de prensa que su gobierno est totalmente preparadopara adoptar una opcin militar devastadora para la nacin asitica, en algo que no puede ser considerado sino como un ataque con armas nucleares.

Aunque a primera vista la nueva derrota presidencial ante el Obamacare y la escalada de declaraciones belicistas entre Washington y Pyongyang son asuntos distintos, los hbitos declarativos del propio Trump hacen pensar que, ms all de la extremada violencia colonialista que caracteriza su pensamiento, el nuevo amago fue tambin un intento de minimizar el fracaso republicano en el Capitolio, de desviar la atencin de sus bases electorales ms chovinistas y de una exhibicin de machismo militarista ante el conjunto de la sociedad estadunidense.

Lo anterior no significa, sin embargo, que posicionamientos tan amenazantes y brutales como el formulado ayer por el gobernante del pas vecino no degraden el de por s frgil equilibrio en la pennsula coreana, y es menester, por ello, rechazarlos y repudiarlos sin vacilacin. No se debe olvidar que, al final de cuentas, el estadunidense ha sido el nico gobierno en la historia humana que ha perpetrado la barbarie mxima de un ataque nuclear.

Fuente: http://www.jornada.unam.mx/2017/09/27/opinion/002a1edi



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter