Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2017

Reflexiones sobre la crueldad y la indiferencia ante las injusticias
Cmo pueden dormir por la noche?

Vacy Vlazna
Counterpunch

Traducido para Rebelin por Paco Muoz de Bustillo


El problema de Israel, por consiguiente, no es esta ley concreta o aquella otra, sino toda su estrategia general, que no ha cambiado desde 1948 y es tan cruel como la de algunas limpiezas tnicas que ahora mismo estn en marcha en otras partes de Oriente Prximo y del mundo en general y mucho ms eficaz- ( Ilan Papp y Samer Jaber)

La naturaleza de la crueldad humana es enormemente compleja, as que voy a centrarme en algunas ideas que me han resultado esclarecedoras.

Durante aos, al igual que otras personas, me he sentido completamente perpleja por la pregunta: cmo consiguen los criminales dormir por la noche? Mi pregunta no encontraba respuesta hasta que el ao pasado le el artculo de Liam McLoughlin No Shame: The Science Behind Why Most Australians Feel Okay About Tormenting Asylum Seekers (La ausencia de vergenza: la ciencia explica por qu la mayor parte de los australianos no se sienten mal por el calvario que hacen pasar a los demandantes de asilo). Este escrito me dio la clave que me ayud a entender la crueldad indiferente de los Netanyahus, Obamas, Trumps, Merkels, Blairs y tantos otros como ellos, en el pasado, presente y futuro.

Para los activistas, la verdad es el arma definitiva contra el mal de la injusticia. Con una actitud ilusoria o ignorante no podemos conseguir justicia. En mi caso, mi primera limitacin proceda de mi educacin cristiana, ya que me lavaron el cerebro para creer que todos los hijos de Dios son fundamentalmente buenos y, sin embargo, violentos por naturaleza. Figrese! Este punto de vista sobre la condicin humana ha sido para m un obstculo.

Ya no me creo ninguna de ambas premisas. Para m, la prueba de que las personas no son violentas por naturaleza es la presencia endmica de estrs postraumtico en veteranos de guerra sin relacin aparente con que hayan sentido prxima su muerte sino con su participacin inmoral en el infierno de la guerra.

El mes pasado vi el documental National Bird que trata de tres militares denunciantes de conciencia que trabajaron en el programa de drones de Estados Unidos. Heather Linebaugh, una analista de imgenes captadas por drones nunca lleg a pisar una zona de guerra pero sufra estrs postraumtico por haber matado desde la intimidad y a distancia.

Y la prueba de que no todo el mundo es esencialmente bueno la tenemos por todas partes, especialmente dentro de los gobiernos.

El artculo de McLoughlin muestra Cmo se llega a la crueldad y la maldad.

En l cita al profesor emrito de psicologa por la Universidad de Stanford, Albert Bandura y su teora de la desvinculacin moral, que resume las mltiples maneras en que pueden invalidarse los cdigos morales con el fin de evitar emociones negativas como la vergenza y la culpa que normalmente se asocian al comportamiento inmoral.

El primer paso es la justificacin moral: convertir lo inmoral en honorable, como por ejemplo justificar la crueldad del gobierno australiano que mantiene como rehenes a los demandantes de asilo con el pretexto de luchar contra el trfico de personas o evitar muertes en el mar. El uso de eufemismos, como los nombres que Israel pone a sus sanguinarias operaciones contra los palestinos (Margen protector, Pilar defensivo, Guardin del hermano) perfecciona la justificacin. La crueldad de masas-eufemstica definitiva es ver a los israeles en las colinas cercanas a la frontera con Gaza dando vtores de alegra mientras las bombas caen sobre personas en una zona infernal de guerra a pocos kilmetros de all.

El segundo es minimizar, ocultar o ignorar las consecuencias. Australia controla el acceso de los medios de comunicacin a los crueles campos de internamiento de inmigrantes en el extranjero y amenaza con penas de crcel a quien filtre informacin sobre los mismos. El libro de John Lyon Balcony over Jerusalem saca a la luz el control israel-sionista de la prensa local e internacional y sus ataques a una especie en extincin: los periodistas ntegros.

El tercer paso es deshumanizar a la vctima y echarle la culpa a ella. Los solicitantes de asilo son ilegales, los palestinos son terroristas y los activistas del BDS antisemitas que pretenden la destruccin de Israel.

Estas estrategias conducen al desplazamiento o la dispersin de la responsabilidad.

McLoughlin lo explica de este modo:

Las personas no se sienten personalmente responsables cuando hay muchas otras implicadas. Esto ocurre a escala del gobierno, cuando entra en juego la toma de decisiones grupal. Los investigadores han descubierto que la gente se comporta de un modo ms cruel cuando forma parte de un grupo [] Y, a la inversa, cuando todo el mundo es responsable, nadie se siente responsable. A una escala de poblacin ms amplia, a esto se le conoce como efecto del espectador; cuantas ms personas presencian una tragedia es menos probable que una de ellas intervenga.

Personalmente, creo que el efecto espectador dentro de la sociedad se debe al miedo a la autoridad y al temor a manifestarse pblicamente que comienza en el sistema educativo, de la guardera en adelante. Produce clones del sistema en vez de pensadores autnomos que se atrevan a enfrentarse a las injusticias. Es ms seguro tragarse las mentiras edulcoradas de las autoridades que defender la verdad.

Pero sabemos que no es ms seguro.

En cuanto a los espectadores polticos, como los gobiernos extranjeros que han sido testigos durante decenios de los crueles crmenes de guerra perpetrados por Israel contra la poblacin autctona de Palestina, estn dirigidos por los maestros de lo que Hannah Arendt llamaba la banalidad del mal.

Esto me lleva al Quin y el Por Qu de la crueldad y del mal.

Yo haba malinterpretado que la banalidad del mal de la que hablaba Arendt se refera a las personas normales que terminaban cometiendo actos malvados, como el pobre Eichmann que extermin a judos, gitanos, homosexuales o disidentes obedeciendo las rdenes de los nazis. Sin embargo, la lectura de la obra del psiclogo clnico Andrew M. Lobaczewski, Ponerologa poltica: una ciencia sobre la naturaleza del mal adaptada a propsitos polticos me abri los ojos, me supuso una revelacin racional y me ayud a dar coherencia a mi nueva perspectiva.

Lobaczewski nos aclara que Ponerologa viene del griego poneros = mal. Explica que su estudio sobre el narcisismo le llev al estudio de la psicopata, que, segn este autor, afecta al 4 por ciento de la poblacin y es diez veces ms abundante entre los varones. El 4 por ciento de 24,6 millones de australianos, por ejemplo, es casi un milln de personas.

Esta es la descripcin que Lobaczewski hace de un psicpata:

Imagnese, si puede que no tuviera ninguna conciencia ni sentimiento de culpa o remordimiento hiciera lo que hiciese, que no le importara en absoluto el bienestar de desconocidos, amigos o ni siquiera familiares. Imagnese que no tuviera problemas con la vergenza,que no la hubiera sentido en toda su vida, por muchos actos egostas, perezosos, dainos o inmorales que hubiera cometido. Y suponga que desconociera por completo el concepto de responsabilidad, excepto como la carga que otros parecen aceptar ciegamente, como tontos inocentes. Ahora aada a esta extraa fantasa la habilidad para esconder a los dems que su maquillaje psicolgico es completamente diferente al de ellos.

Como todo el mundo asume sencillamente que la conciencia es un rasgo universal de los seres humanos, cuesta poco esconder el hecho de que uno mismo carezca de conciencia. La culpa o la vergenza no le impiden realizar ninguno de sus deseos y los otros nunca le echan en cara su sangre fra. El agua helada que corre por sus venas resulta algo tan extrao, tan alejado de la experiencia personal de los dems, que raras veces llegan a adivinar su condicin. Es decir, se encuentra completamente libre de cualquier restriccin interna y esa libertad sin obstculos para hacer lo que quiere, sin sentir punzadas de conciencia, pasa desapercibida para el resto del mundo.

Lobaczewski seala que los psicpatas dan la impresin de poseer en abundancia las cualidades ms deseadas por las personas normales. Tienen confianza en s mismos, pueden ser carismticos, simpticos, encantadores, inteligentes, espabilados, pueden inspirar confianza y tener xito con las mujeres y, moralmente hablando, saben decir lo apropiado pero no actan en consecuencia. Le recuerda a alguien?

Tambin pueden ser mquinas eficientes, arrogantes, manipuladores, cnicos, exhibicionistas, amantes de las sensaciones, maquiavlicos, vengativos, pueden jurar cualquier cosa sin que parezca obligarles a nada, disfrutan haciendo sufrir a la gente y ante todo buscan su propio beneficio. Se atribuyen a s mismos amor y estatus y se consideran muy respetables e importantes. Los psicpatas pueden formar parte de su ncleo de amigos, podran ser su pareja, su jefe, su vecino. Estn en todas las profesiones y, segn Lobaczewski, la poltica no es una excepcin y, por su propia naturaleza, tiende a atraer ms tipos dominantes patolgicos que otros campos.

En tiempos del Bush Reich, Lobaczewski advirti de que parece que Estados Unidos en particular y tal vez el mundo en su conjunto van a entrar prximamente en una poca tan mala y de tal horror y desesperacin que el Holocausto de la Segunda Guerra Mundial parecer un simple ensayo. Veinte aos ms tarde, sus palabras resultan profticas.

Claro que hay personas con conciencia que actan cruelmente por miedo, obediencia, codicia, inseguridades, traumas infantiles, enfermedad mental, etc. Y son fcilmente manipulados mediante las tcticas de la desvinculacin moral.

Israel

Creo que es importante reconocer que probablemente las tres cosas que caracterizan a Israel y al gobierno israel son la arrogancia, la brutalidad y la estupidez. Y esos son los tres elementos que guan sus acciones. Arrogancia es pensar que las vidas palestinas no son importantes. Creen que los palestinos no son nada, que es precisamente lo que los regmenes racistas piensan del otro. Sobre su brutalidad ya me he manifestado desde el principio y han demostrado una terrible crueldad hacia los palestinos. Y, qu decir de su estupidez? Cuando se les conoce de cerca y entre bastidores, cuando se observan los detalles y su falta de previsin se puede apreciar lo estpidos que son.

Miko Peled, disidente israel y activista por la paz

Lobaczewski presenta los orgenes biolgicos (naturales) de la psicopata, pero puede inculcarse el comportamiento aberrante en toda una nacin mediante la educacin en masa.

En Israel, la crueldad patolgica y la desvinculacin moral son parte integral de la cultura nacional. En relacin con la brutal ocupacin de Palestina por Israel, las personas decentes se rascan la cabeza y se preguntan: Por qu los israeles se comportan como los nazis?, o, Cmo es posible que, habiendo sufrido el Holocausto, los israeles hagan sufrir as a los palestinos? Son preguntas relevantes y la respuesta es asombrosa.

No conozco a ninguna nacin civilizada que inflija tal tortura mental sobre su poblacin. Desde la infancia, se asla a los israeles en una burbuja delirante en la que se les programa para que miren con preocupacin el mundo hostil que supuestamente les odia y est listo para un nuevo Holocausto. Reuters menciona un libro de texto israel de cuarto curso que afirmaba: Israel es un pas joven rodeado de enemigos, como un cordero en un mar de setenta lobos.

El adoctrinamiento ejercido sobre los nios israeles con el fin de que se sientan vctimas es simple y llanamente tortura. Es maltrato infantil.

Se suele considerar tortura a la imposicin intencional de dolor o sufrimiento, mental o fsico, agudo por parte o con el consentimiento de autoridades del Estado con un propsito determinado. En este caso, el propsito es preparar a los nios y nias judos para un glorioso reclutamiento militar, de los 18 a los 21 aos, que refuerce el respaldo inequvoco y la ejecucin de la ocupacin ilegal, los crmenes de guerra y los crmenes contra la humanidad.

Engendra y atrae a asesinos de sangre fra que hacen carrera matando palestinos.

En la guarida de la bestia, donde la impunidad sistemtica por las atrocidades anula el estado de derecho, la conciencia es superflua. Desde las carniceras en masa hasta la ejecucin individual de palestinos, con raras excepciones, los israeles tienen mano libre para acometer lo que es, a todos los efectos, actos terroristas aprobados por el Estado.

La impunidad a escala nacional tiene su reflejo en la impunidad internacional que conceden al Estado de Israel la ONU y los gobiernos occidentales.

En cambio, Israel castiga cruelmente la resistencia palestina con demoliciones de viviendas, tortura y encarcelamientos prolongados sin acusaciones ni juicio o, ms habitualmente, ejecuciones extrajudiciales.

El adoctrinamiento para asumir el papel de vctimas combinado con el racismo, los mitos bblicos, la supremaca y el militarismo judos, as como la explotacin del Holocausto, forman parte integral de la identidad israel.

Israel ha elevado intencionadamente el Holocausto al nivel de religin y su mayor hipocresa es el brutal campo de concentracin de Gaza, que ya va por los diez aos de existencia. Los gobiernos occidentales protegen activamente la santidad del Holocausto pero guardan silencio ante el castigo colectivo cotidiano y el sufrimiento inhumano de las familias de Gaza. La perversin del alma de Israel resulta evidente cuando intentas considerar qu es lo que les pasa por la cabeza a los jvenes soldados cuando impiden que una ambulancia preste auxilio a alguien a quien acaban de herir y al que observan despiadadamente desangrase hasta morir.

En una sociedad sana, cuando hay algn herido la gente sigue su instinto y llama a una ambulancia. En Israel, el bloqueo a las ambulancias es una prctica sistemtica del genocidio que se practica uno a uno. Si no, observe la indignacin pblica por el arresto, juicio y prisin (solo 18 meses) del enfermero militar Elon Azaria, que ejecut a sangre fra a un palestino herido, Abdel Fattah al-Sharif que yaca inerme en el suelo. Una sociedad normal condenara como brutal y criminal ese fanatismo violento, pero como de costumbre, Azaria fue inculpado por homicidio involuntario, aclamado como un hroe israel y se le concedi un permiso penitenciario de cuatro das por el Nuevo Ao Judo.

La periodista israel Amira Hass siente desprecio por la deshumanizacin de Israel:

Y, tal vez, an ms terrible que el espectculo que ofrece la polica de fronteras y sus comentarios desdeosos, arrogantes y ofensivos a los palestinos sea el entusiasmo de los israeles por su atractivo, herosmo y amabilidad.

Nuestra propia crueldad da tras da, mes tras mes, ao tras ao no nos molesta. Nuestra crueldad es legtima mientras nos garantice poder seguir con nuestras vidas generalmente buenas.

Actualmente, 4.469 veteranos del ejrcito israel siguen tratamiento por estrs postraumtico, pero la salud mental y espiritual de todos los israeles est amenazada. Inmersos en maltrato, los maltratados se pasan al lado oscuro con facilidad.

Siendo as, cul puede ser nuestra respuesta ante la crueldad?

Hay una cierta esperanza; el adoctrinamiento puede revertirse y tenemos que crear vas de reconciliacin y solidaridad entre los palestinos y el 90 por ciento de los judos con conciencia, para que pueda surgir un estado de igualdad civil y poltica. Ahora ya entiendo que la psicopata es algo natural, al igual que algunas personas nacen con dislexia o con un CI alto o bajo y que existen variaciones individuales en el espectro de comportamiento psicpata, desde ligero hasta extremo. En cuando a las estrategias de los activistas, Lobaczewski nos insta a acometer una reflexin moral, aguzar nuestras facultades razonadoras, entender a nuestros adversarios, confiar en nuestro instinto y mantener el odio y el miedo bajo control.

Ahora s que es una prdida de tiempo apelar a la conciencia o a la moral de los psicpatas, a una bondad de la que carecen. Su taln de Aquiles es su ego, su reputacin y su egosmo. Uno puede condescender con el ego o ridiculizarlo. En todo caso, la imputabilidad es nuestro principal objetivo.

Lobaczewski confa en que esta investigacin nos ayude a vencer al mal comprendiendo su naturaleza, sus causas y se evolucin. Nos recuerda que es muy importante recordar que esta influencia procede de un segmento relativamente pequeo de la humanidad. El otro 90 por ciento de los seres humano no est formado por psicpatas. En ltimo trmino, este autor cree que las pocas complicadas y oscuras hacen que surjan los valores que finalmente vencern al mal y traern tiempos mejores.

Y concluyo con una nota positiva: lo que sabemos y que los psicpatas desconocen es que empata + accin = poder, lo mismo que compasin + accin y verdad + accin.

Vazy Vlazna es coordinadora de Justice For Palestine Matters. Fue asesora de derechos humanos en la segunda ronda de las conversaciones de paz de Aceh (Indonesia) en Helsinki en 2005 y trabaj con las fuerzas de Paz de la ONU en Timor Este.

 Fuente: https://www.counterpunch.org/2017/09/26/how-do-they-sleep-at-night/

El presente artculo puede reproducirse libremente a condicin de que se respete su integridad y se nombre a su autora, su traductor y a Rebelin como fuente del mismo.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter