Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2017

Golpismo y verdad

Iulen Lizaso
Rebelin


Ustedes son sembradores de cambio. El cambio concebido no como algo que un da llegar porque se impuso tal o cual opcin poltica o porque se instaur tal o cual estructura social. Dolorosamente sabemos que un cambio de estructuras que no viene acompaado de una sincera conversin de actitudes y del corazn termina a la larga o a la corta por burocratizarse, corromperse y sucumbir. Hay que cambiar el corazn.

Las siento mas. Palabras del papa Francisco hace 2 aos ante el presidente Evo Morales y el campesinado boliviano, animndoles a reivindicar las tres T como derechos sagrados de todo ser humano: techo, trabajo y tierra.

Para reivindicar derechos humanos y polticos fue ms lejos: Los pueblos del mundo quieren ser artfices de su propio destino. Quieren transitar en paz su marcha hacia la justicia. No quieren tutelajes ni injerencias donde el ms fuerte subordina al ms dbil. Quieren que su cultura, su idioma, sus procesos sociales y tradiciones sean respetados. Ningn poder fctico o constituido tiene derecho a privar a los pases pobres del pleno ejercicio de su soberana y, cuando lo hacen, vemos nuevas formas de colonialismo que afectan seriamente las posibilidades de paz y de justicia, porque la paz se funda no slo en el respeto de los derechos del hombre, sino tambin en los derechos de los pueblos particularmente el derecho a la independencia

Qu lejos de la comprensin y el lenguaje de respuesta del gobierno central hacia los pueblos ibricos. Despeja dudas para discernir en que orilla quedarnos; menos duda an para asegurar que el espejo democrtico del Rgimen del 78... se ha roto.

Empaado y borroso desde que lo crearon, a diferencia del papel y la borragoma, un espejo no lo aguanta todo, pues aunque se quiera borrar, la imagen de los hechos guarda como memoria, y sobre la memoria histrica de este pas... espejito espejito.

Al margen de lo procedente o no del procs, es el caso mas flagrante de laminacin y atropello democrtico, devenido de aquel 23-F en nuestra malograda Transicin. A plazo inmediato posiblemente solo sirva para desenmascarar a quien nunca ha sido capaz de entender y menos an de asumir que, as como legitimidad s, legalidad, al no ser mas que una palabra usada para definir una formalidad normativa de mejora en la operatividad gobernante... no forma parte de la condicin humana.

Mas que nunca en foros sinceros y alejados de tertulias meditico-taberneras, hoy se debatira entre legalidad y legitimidad. Pero mas que intelectualizar sobre ello desde cero, pienso que la operatividad del da a da aporta un sin fin de ejemplos y elementos de discernimiento tras los cuales favorecera la construccin de ese nuevo molde institucional donde acomodar a ambas con mayor sentido democrtico y encaje que el que se les viene dando en la actual Constitucin espaola.

A raz de los movimientos civico-politico-policiales de hoy en Catalunya, en esos mismos foros y tambin alejados de guiones de embudo y calzador, debaten sobre el golpismo institucional en Espaa, pero desde cauces elegidos como traza la filsofa Marina Garcs: Cualquier problema, hoy, necesita mltiples entradas. Pero cmo abrirlas si nuestra formacin es, cada vez ms de va nica?

Tas la pregunta, abro un inciso y la puerta del trastero educativo espaol, programado en base a modelos docentes cambiantes y alineados con un desarrollismo autodestructivo, competitivo y materialista, a costa de arrinconar materias que promuevan el librepensamiento y modulacin de la mente a partir de la sensibilidad por el arte, la filosofa, la msica y el aprecio a los valores humanos y espirituales.

El humorista grfico Forges: tomando la seriedad por bandera... considera llegado el tiempo en que: por encima de mis credos e idearios es necesario ser sinceros e imprescindible hacer profunda y sincera autocrtica, para admitir que nos hemos convertido en un pas mediocre. Ningn pas alcanza semejante condicin de la noche a la maana. Tampoco en tres o cuatro aos. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.

"Todo lo que es necesario para el triunfo del mal, es que los hombres de bien no hagan nada" (Edmund Burke). As, resulta esperanzador que se empiecen a escuchar voces cualificadas de denuncia contra esta infamia nacional devenida a cortijo de casta poltica herederos de la trama que alumbr el Clan de la Dehesilla:

http://extraconfidencial.com/noticias/asi-creo-miguel-boyer-la-beautiful-people-donde-luego-penetro-isabel-preysler/

pues a diferencia de otras disciplinas profesionales, para la funcin pblica no se exige no se exigen! ms que alineacin ideolgica y fidelizacin sectaria. 

Tambin el veterano juez de Menores Emilio Calatayud denunciaba o anunciaba en carta abierta dirigida a parlamentarios autonmicos, diputados y senadores, que se sigue topando en los juzgados con jvenes de 16-17 aos que no saben leer ni escribir y muchos de ellos ni hablar: Nuestros nios son cada vez ms brutos asegura, terminando su carta de esta manera: Cuando empec en Menores, hace ya 29 aos, un chaval me pidi que le condenara a aprender a leer y a escribir porque eso le servira para ser libre, verdaderamente libre... deduciendo su corolario: Si un adolescente acaba la educacin obligatoria siendo un analfabeto completo o funcional -que viene a ser lo mismo- tendr muchas posibilidades de ser explotado laboralmente, engaado o de acabar siendo carne de can.

El analfabetismo escolar con la educacin obligatoria, es muy minoritario en Espaa. Pero, pocas dudas sobre el analfabetismo poltico imperante, por parte de quienes sumidos en esa obesidad institucional, burocracia inoperante y pereza cultural, manejan una sociedad donde las carencias formativas en lo sociocultural y dficit de valores, promueven con perversidad una mediocridad ciudadana comparable.

Valores castrados como golpe social y culturicidio, a partir de una programacin burda, grosera y alienante, para colmo de la obscenidad, merecedora del mximo galardn del ministerio de Cultura a ese ruido meditico. A unos medios y esa caterva de mercenarios mediticos a modo de tertulianos subvencionados para la propaganda institucional en cadenas de televisin (Mediocre es un pas donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al da frente a un televisor que muestra principalmente basura Forges) prensa, radio y su atado y bien atado de va nica obligatoria, pues el que se mueve desaparece de escena... Hace mas ruido un rbol que cae que todo un bosque que crece... y a pesar de ellos el bosque crece y crece.

Esto ltimo es el nuevo calvario para esa minora autntica de grandes profesionales de las televisiones pblicas y columnistas de prensa, que forzados a expresarse contranatura no les queda otra que sucumbir ante la amenaza vengativa de unos directivos adictos al rgimen y sus prebendas, que en labores de vasos comunicantes emponzoan las mentes ciudadanas con la savia putrefacta de un estado corrompido.

Quizs fue el poeta Jaime Gil de Biedma quien mejor sintetiz nuestro drama: De todas las historias de la Historia sin duda la ms triste es la de Espaa, porque termina mal. Como si el hombre harto ya de luchar con sus demonios, decidiese encargarles el gobierno y la administracin de su pobreza.

Tras el inciso y volviendo a la otra orilla, conviene saber cuales son los mviles para que se hayan dado estos dos golpes institucionales en un pas moderno, democrtico, plurinacional y rico. Actitudes polticas previas y decisiones institucionales posteriores, han llevado a los hechos de hoy, que como consecuencia estn viviendo-sufriendo en Catalunya: el gobierno cataln golpea de manera ilegal como mnimo a un artculo de la Constitucin y el gobierno espaol de manera legal golpeando histricamente un anhelo cvico-poltico, hoy legtimamente expresado por la mayora de grupos parlamentarios representativos de la voluntad popular y el gobierno de Catalunya y por otra por la ciudadana de viva voz... a falta del refrendo en unas urnas.

...Y ser la aceptacin o no de este ltimo pequeo acto de nobleza gobernante y naturalidad democrtica (lo de generosidad democrtica del gobierno central, vendr tras su victoria), quien en las prximas dcadas, trace el futuro poltico, econmico, democrtico y cultural que haga posible o no la convivencia poltica y pervivencia como pas culto y libre. Imposible con una oposicin maniatada por su turbio pasado policial y pacto de silencio y no agresin al no presionar al gobierno por el derecho de los pueblos a su libre determinacin reconocido por el Tribunal Internacional de Justicia de la Haya mediante sentencia reiterativa del 22 de julio de 2.010 en Kosovo.

No se trata de desgajar el pas por nacionalismos territoriales envueltos de ideologas ultramontanas; tampoco poner fronteras por separatismos anacrnicos. Se trata de ser y decidir en igualdad.... sin mas etiquetas ni color. Pero no nos llevemos a engao por el hecho de pensar que de ah vendr la paz social, pues por muy independiente que fuera Catalunya en su orilla dorada, la creciente brecha que separa las orillas entre clases sociales quedara intacta...sin cambios reales que se den en el corazn.

El nacionalismo es la chifladura de exaltados echados a perder por indigestiones de mala historia, escriba con gracia Miguel de Unamuno sobre nuestra pobreza poltica. Edulcorada desde 1978 con: caf para todos; un mecanismo del nacionalismo espaol, para igualar a la baja con el resto de territorios, los legtimos derechos de los cinco dedos que conforman la unidad de la mano de La Iberia de los Pueblos.

Caf para todos s... y por igual. No desde el herrmetismo constitucional; tampoco desde la ruina econmica, poltica y agravio comparado que supone dispensarlo desde 17 cafeteras autnomas. S en cinco cafeteras diseadas, construidas y compartidas entre todos, para pasar a ser plasmadas en un nuevo proyecto de pas, a partir del cual, cada pueblo elige su caf, grano de molienda, grado de tueste y con que vecino quiere degustarlo en un simptico cruce de dedos, sin que ningn dedo obligue a otro.

Cuarenta aos de dictadura ms otros 40 de constitucin postfranquista, demasiado lastre para levantar vuelo a la manera en que lo hizo la vecina Portugal desde la Revolucin de los Claveles atendiendo a la voz de la ciudadana y no de la lite oligrquica, y hoy tambin con su desobediencia a los dictados y recortes de la Troika europea... y la prensa espaola ocultando su progreso y paz social.

Desprecian la Piedra Angular que creara el edificio de la Paz en Espaa y asumen el lastre ideolgico que hoy copa las administraciones pblicas principalmente la de Justicia, como piedra abrasiva que viene desgastando la moral del pas, hasta arruinar el futuro de esa juventud cualificada que huye, para sumirnos al resto, en la tristeza a unos y en la pobreza a cada vez ms. Todo consecuencia de esa cultura ramplona y corrupta de una clase poltica dada mas al clculo electoral y el beneficio personal que a la bsqueda del bienestar global de una ciudadana que ve como el escaparate del pas se moderniza, en la misma medida que en la trastienda el progreso social se ha detenido volviendo en lo poltico hacia la Espaa del siglo XIX... peligrosamente.

Entrados en el siglo XXI, resulta surrealista que nuestros gobernantes elijan ese desgaste histrico, rmora en el progreso, descrdito internacional, deterioro relacional y desafeccin institucional, a costa de mantener esa patologa poltica de un ultranacionalismo imperialista, competitivo en lo territorial por banderas, ideologas, razones legales, constitucionales, hegemonas polticas... Y retomando a Unamuno: Hay que buscar la verdad y no la razn de las cosas. Y la verdad se busca con humildad. Primero la verdad que la paz... sabias palabras, a su vez muy alejadas del hacer institucional, pues seguimos siendo el segundo pas (primero Camboya) del mundo, con mayor nmero de desaparecidos civiles, y an hoy gran parte de la verdad de nuestra historia, sigue escondida en las cunetas de las carreteras... en complicidad con el silencio hipcrita de la alta jerarqua de la iglesia catlica espaola, sabedores que sin la honra y reparacin debida a esos hermanos cristianos, jams habr paz en un pas que despus de 80 aos del golpe fascista, an mantienen legalizado y ms latente que nunca, el ideario colectivo de los vencedores.

El Esclavismo fue legal; el Feudalismo fue legal; el Colonialismo, el Fascismo, el Apartheid, las Dictaduras... todas fueron legales pero no legtimas en justicia, pues: La legalidad es una cuestin de poder, no de Justicia, pero en un pas donde Justicia y poder poltico se alan en complicidad...la paz social tambin busca su exilio.

La deuda de la banca privada de Espaa a la banca alemana es legal desde que en agosto de 2.011 con nocturnidad y estivalidad en base a un acuerdo explcito del bipartidismo pendular y el silencio cmplice de los otros dos partidos nacionalistas, fue incrustado en la Constitucin un artculo con el cual todos los gobiernos futuros se comprometan pagar esa deuda e intereses... es legtimo que todos los ciudadanos carguemos con esa hipoteca devenida de una mala praxis de entidades privadas?

Expertos de la Universidad de Harvad calculan que Espaa bate el rcord mundial de bancarrotas de estado (13 sin la prxima). Tambin el rcord europeo de multas por incumplimientos de la normativa y objetivos de la UE. Eternamente todo silenciado por los medios espaoles: perdn de la deuda a la banca y hoy las multas millonarias por fraude a consumidores por empresas de telefona..fuertes con el dbil y dbil con el fuerte; an exigen mas democracia y derecho a decidir a otros... falsarios!

Ambas partes reconocen tener razn; uno la razn de la legitimidad como pueblo con derecho histrico a la libre determinacin y otro la razn de la legalidad constitucional como estado centralizador de ltimas y nicas decisiones (que no reconoce ese derecho a los gobiernos perifricos). Dos razones inequvocas desde el relato; dos instituciones que de manera inequvoca se golpean mutuamente desde el relato... y de la verdad, como discernirla desde esa va nica que nos ofrecen los medios de comunicacin espaoles hoy mas que nunca?

Me viene la imagen del paseante capaz de hacer parar en gran pendiente a un autobs repleto de viajeros, al ejercer su legalidad en el paso de cebra. Le asiste el derecho preferente de paso... y el sentido de cordura coyuntural que legitima al conductor? que hubiesen clamado todos los viajeros de haberse percatado de la disputa entre ambos, al margen del chip de legalidad incrustada en sus mentes sobre el cdigo de circulacin (en este caso)?... un clamor!

Es necesario ser audaces; pues aunque con algunas personas puede razonarse, con otras no queda ms que conmocionarlas, diciendo, haciendo o proponiendo algo audaz que las haga titubear y slo as comenzarn a pensar, aseguraba el poltico radical y liberal revolucionario estadounidense Thomas Paine.

Dcadas de violencia armada y terrorismo intentando conmocionar al pas y a aquellos gobiernos que prometieron una transicin igualitaria del franquismo autrquico hacia una democracia moderna... ambos han fracasado. Doblemente los segundos al arremeter con el mismo encono vengativo, a quienes hasta hoy con el mismo fin que los primeros, empuan como arma, la letra desobediente y las urnas... la crtica eficiente, la de mente fra y corazn ardiente... del escritor Braulio Peralta... nos llevar siempre a estar en el filo de la navaja, aunque no importe perder esta batalla si ello nos lleva a ganar la guerra... la paz y la concordia que tratan de hacerse escuchar entre los pueblos ibricos amantes de la igualdad en la diversidad cultural... un clamor!

Desde clsicos antiguos como Platn: Mientras la gente buena no necesita leyes para actuar con responsabilidad, las personas malas encontraran la forma de saltrsela, e historiadores como Cornelio Tcito:Cuanto ms corrupto es el estado, ms leyes tiene... hasta la prensa internacional por los mismos enunciados hoy, por mucho que la gran canalla meditica del pas trate de mantener la verdad secuestrada, por su audacia poltica, Catalunya ha saltado a primera pgina de la crnica internacional, tambin el gobierno del Reino de Espaa...por muy diferentes motivos y valoraciones.

Ni patria ni aberris, ni central ni perifricas, pues no dejan de ser mas que seuelos pasionales de virtualidades nacionalistas grupales a costa de negar el derecho a la insumisin poltica y objecin de conciencia individuales. Lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de llegar... refera Bertold Brech a toda crisis sistmica en que los cambios radicales son imprescindibles. Nacin foral, estado confederal, soberana compartida... baraja el lehendakari vasco como nuevo que debe llegar a la vez que suplica an hoy el trueque de viejas competencias de un Estatuto en coma profundo, histricamente incumplido por parte de quien como batuta nacional seala con el dedo dominante e impositor... la mano dura de un estado feudal, de un pas al que ya hace siglo y medio el canciller Bismarck lo retrat: Espaa es el pas ms fuerte del mundo; lleva siglos intentando destruirse y no lo ha conseguido... triste por real.

A pesar de haber quedado sobradamente demostrado que sin el derecho a decidir en igualdad, nada sirve, pues lo que hoy te doy a cambio de.. maana te lo quito a cambio de nada: tu me apoyas en los presupuestos (pago al contado) y yo te concedo tal transferencia (pago en diferido..o nada) hoy siguen suplicando lo que debera ser concesin. La banca central siempre gana....la mano palmpeda todo lo abarca.

Derecho a decidir como primera nota de una nueva partitura autnoma y que sin ella el resto de notas, normas, competencias, estatutos, no sirven para nada mas que para lo que ha sido: cuarenta aos de escenificacin entreteniendo a la ciudadana desde su zona de confort, cuando tras bambalinas en la escenografa nacional, olvidan todo el sentir de sus votantes autonmicos. Tibieza y engao por parte de los dos partidos hegemnicos vasco y cataln, al sostener an hoy (el primero) esa farsa nacional en complicidad con la corrupcin y deterioro social, que nos han llevado a instalarnos en esa mediocridad global de gobierno ciudadano y atencin social a cambio de privilegios sectarios bien perfilados para la casta poltica y elite econmica.

Cinco dedos, cinco batutas, cinco cafeteras... Llegando a ello, cuidado con el seuelo tambin de la izquierda de aqu y de all: Primero hagamos pas y luego...; luego no, a la vez!, porque tanto en Espaa como en Catalunya que hay de las dos primeras T del papa Francisco? As, cuidado, pues si el uno solo conocido es muy lobo, principalmente los otros dos que en 40 aos como monaguillos mendicantes de transferencias e infraestructuras faranicas para engordar el honorable 3%, lo han mimado, lo han criado, son igualmente lobitos detrs de la escoba. Igualmente cmplices de esa corrupcin estatal, barrenderos y maquilladores de sus vergenzas, cada uno en su propia casa, en su propia televisin autonmica, en su propia prensa territorial. Piratas autonmicos porque solo tienen un barco, cuando con una flota seran igual conquistadores imperialistas... que el lobo hispano.

As, el problema primero es la mentalidad: ideologa nacionalista y cultura del pelotazo (en muy diferente medida ambos) y la actitud despus; dos impulsos inseparables como carne y ua en un mismo dedo. En tiempos de bonanza y adormilamiento social, todo es maquillable hasta las uas, pero as como a los nios se les conoce en el recreo a los adultos en el enfado, y hoy el lobo nacional, enfadado muestra sus dientes (creais que no nos bamos a atrever a tanto) al poner su ua dolorida en llaga ajena, pero descuida que sin dedo no hay ua, pero sin ua... el dedo sigue siendo.

Termino con una reflexin ajena a modo de diagnstico de primersima lectura: Si ya fue un error en su da querer atar a fuerza de privilegios a territorios que por su naturaleza no hubieran pertenecido a ese marco comn en un plano de igualdad, y todo por mantener esa absurda entelequia monrquica llamada Espaa, que no ha existido nunca por conviccin general, qu sentido tendra ahora ahondar en el mismo error magnificndolo? Gracias Paco Bello..... y a la Tierra como nica Nacin.

...y la cita para siempre: La verdad es un espejo partido que nadie posee por completo. Mi verdad? no, tu verdad?, tampoco. Juntmoslas y tendremos ambos una porcin de verdad ms grande. Exiliado republicano, hoy como entonces Antonio Machado no se sentira cmodo en esta Espaa.... en una Espaa que como tambin vaticin Otto von Bismarck: El da que dejen de intentar autodestruirse, volvern a ser la vanguardia del mundo... dijo y confo.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter