Portada :: Espaa :: Inmigracin
(defendiendo el libre mercado)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2017

Se acab el tiempo
Rajoy incumple la cuota y pide recibir menos refugiados

Roberto Montoya
El Salto


Este 26 de septiembre de 2017 era la fecha lmite fijada por el Consejo Europeo en la cumbre del 22 de septiembre de 2015 para que sus 28 Estados miembros que representan a cerca de 500 millones de personas asumieran la reubicacin (temporal) de 120.000 refugiados llegados a Grecia e Italia con derecho a proteccin internacional y reasentaran (acogida permanente) a otros 40.000 provenientes de campamentos en Turqua y Lbano.

El debate sobre el nmero de refugiados a acoger y las cuotas correspondientes a cada uno de los pases miembros en funcin de su poblacin y PIB haba dado lugar a duras polmicas en los meses previos a esas cumbres. El Gobierno de Mariano Rajoy recibi ya en su momento un apercibimiento de la Comisin Europea por alegar dificultades para recibir a los refugiados que le correspondan por su poblacin y por su PIB.

Todava en julio pasado, el ministro del Interior espaol, Juan Ignacio Zoido, confiaba en poder convencer a la UE para que le rebajara la cuota asignada a Espaa. Oxfam Intermon ha registrado ante la Comisin Europea una denuncia contra el Gobierno por su flagrante incumplimiento con la cuota obligatoria que se le asign, cuyo incumplimiento le hace merecedor de sanciones segn las propias normas internas de la UE.

Cuando la UE tom su decisin haban llegado ya cerca de un milln de personas a suelo europeo huyendo de las guerras de Siria, Irak, Libia, Afganistn, Eritrea. Hoy da supera los 2,2 millones, pero la Comisin Europea estim en septiembre de 2015 en solo 160.000 el nmero de personas merecedoras de proteccin internacional que podan ser acogidos en la UE. La CE solo acepta acoger a refugiados provenientes de Eritrea, Siria o Yemen, pero no de Irak, Afganistn, Mali u otros pases igualmente envueltos en conflictos blicos que han obligado a abandonar sus viviendas a millones de personas.

Tras el fin de la II Guerra Mundial en 1945, hubo ms de 40 millones de desplazamientos forzosos en Europa. Comenzaba la Guerra Fra y durante los aos siguientes Europa y EE UU no se ponan de acuerdo en cmo enfrentar la situacin.

Mientras Europa occidental, la realmente afectada, propona crear un organismo internacional permanente y con medios suficientes, EE UU abogaba por una estructura temporal, como lo fue durante tres aos la Organizacin Internacional de Refugiados (OIR), y que no supusiera ninguna nueva obligacin econmica.

Finalmente se lleg a un consenso y en diciembre de 1949 la Asamblea General de la ONU decidi por 36 votos a favor y 11 abstenciones, crear la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). La primera gran prueba de fuego que tuvo ACNUR fue en 1956, cuando tuvo lugar la invasin sovitica de Hungra para aplastar el levantamiento popular y la organizacin, con gran agilidad y sin cumplir estrictamente con sus propias condiciones declaradas para la concesin de asilo, distribuy entre los pases de Europa occidental y EE UU a 200.000 hngaros.

Como reconoca ACNUR al celebrar los 50 aos de su nacimientos en el ao 2000, evidentemente, los gobiernos occidentales crearon el ACNUR y redactaron la Convencin de la ONU sobre los Refugiados pensando en los refugiados que huan de los regmenes comunistas.

Paradjicamente, seis dcadas despus de aquellos hechos, son pases como Hungra, Polonia y la Repblica Checa, todos ellos gobernados hoy por la derecha y la ultraderecha, los pases que han rechazado frontalmente la aceptacin de refugiados y han adoptado las medidas represivas contra los que se han atrevido a llegar hasta sus fronteras.

En 2015, pese a la no poca responsabilidad de Europa en las causas que han dado lugar a la huida masiva de personas originarias de pases en guerra, la UE demostr su hipocresa, la inconsistencia de su tantas veces autoproclamada democracia, libertad y solidaridad. Pocos meses despus de la decisin comunitaria de reubicar a 160.000 refugiados, en marzo de 2016, entraba en vigor el vergonzoso acuerdo entre la Unin Europea y Turqua, por el cual Europa comenz a expulsar de su territorio rumbo a centros de internamiento en Turqua a miles de esas personas que se haban jugado la vida para atravesar el Mediterrneo, pero a las que no reconoca su derecho a proteccin internacional. Eran y son calificados despectivamente como inmigrantes irregulares.

De nada valieron las denuncias de violacin de los derechos humanos por parte de ONG y de la propia ONU. Europa haba encontrado en el cada vez ms represivo rgimen de Targyp Erdogan una tabla de salvacin para deshacerse de miles de familias desesperadas que haban llegado a sus costas. A cambio, Erdogan recibira 6.000 millones de euros de compensacin y se le garantizaba la reapertura de negociaciones para su anhelada entrada en la UE, negociaciones que Europa haba decidido congelar por las constantes violaciones a los derechos humanos por el rgimen turco. El Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU, el jordano Zeid Raad Al Hussein, acus en 2016 a las autoridades europeas de violar principios fundamentales como la solidaridad, la dignidad y los derechos humanos con su acuerdo con Turqua, con la construccin de vallas e impidiendo la reagrupacin familiar.

Con su poltica, la UE est violando la Declaracin Universal de Derechos Humanos, la Convencin de Ginebra sobre los Refugiados, la Convencin Europea de Derechos Humanos, la Carta de Derechos Fundamentales de la UE, la Convencin sobre los Derechos del Nio y las propias Constituciones nacionales. La Constitucin espaola, en su artculo 13.4 sostiene que los ciudadanos de otros pases y los aptridas podrn gozar del derecho de asilo en Espaa. Por su parte, la Ley de Extranjera vigente dice que una persona podr demandar asilo an en el caso de no disponer el visado para poder permanecer en Espaa.

Segn los ltimos informes disponibles de ACNUR (Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados), que datan de 2016, el mundo est viviendo la mayor crisis de desplazamientos forzosos desde la II Guerra Mundial. El ao pasado eran ya 68,5 millones de personas.

Siria, un ao ms, ha sido en 2016 y lo sigue siendo en 2017, el pas de origen de la mayora de los refugiados, el grueso de ellos en espera de respuesta a su solicitud de proteccin internacional. Colombia fue por su parte en 2016 todava el pas con ms desplazamientos internos a causa de ms de medio siglo de guerra. Durante 2016, un total de 7.872 personas perdi su vida en rutas martimas. 5.098 de ellas (65%), en el Mediterrneo mientras intentaban alcanzar las costas europeas, lo que supone un aumento importante con respecto a los dos aos anteriores, 3.784 en 2015 y 3.279 en 2014. Esto pone en evidencia la eficacia del acuerdo entre la UE y Turqua como el acuerdo con Libia, como las constantes devoluciones en caliente.

Europa reivindica que, debido a esa externalizacin e impermeabilizacin de las fronteras, en el primer trimestre de 2017 el nmero de solicitudes de proteccin internacional en la UE baj de las 321.620 del primer trimestre de 2016 a 180.190, segn Eurostat. La otra cara de esas cifras es que ms gente ha muerto al buscar vas clandestinas an ms peligrosas, y que ms gente ha sido hacinada en centros de internamiento en Turqua y otros pases.

Amnista Internacional denunciaba en agosto pasado la aprobacin por parte del Parlamento italiano del despliegue de buques de guerra en aguas libias en apoyo a la guardia costera de ese estado fallido para interceptar y devolver a tierra a los migrantes que intentan cruzar el Mediterrneo para llegar a las costas europeas.

Italia, junto con otros Estados miembros de la UE, debera estar centrndose en incrementar sus operaciones de bsqueda y salvamento, deca AI, y en lugar de esto, ha optado por eludir su responsabilidad y poner en peligro a las mismas personas a las que dice que intenta ayudar, con medidas como proporcionar cobertura y apoyo militar a la guardia costera libia, cuya conducta temeraria y abusiva contra las personas refugiadas y migrantes durante las interceptaciones ha sido documentada. Amnista denunciaba tambin que Italia, con el apoyo de la UE, pone trabas a la capacidad de las ONG de rescatar a personas en el mar, demostrando la mala orientacin de todo el enfoque.

A pesar de que durante el primer trimestre de este ao en la UE se redujo ms del 40% el nmero total de solicitudes de proteccin internacional, en Espaa se produjo un efecto contrario, aumentaron drsticamente, pasando de las 2.930 del primer trimestre de 2016 a las 6.865 de igual periodo de 2017.

Si en el conjunto de la UE las solicitudes provienen mayoritariamente de personas originarias de Siria, Afganistn y Nigeria en ese orden, en Espaa las principales demandas son de nacionales de Venezuela, Ucrania y Siria.

Durante 2016 (CEAR, Informe 2017: Las personas refugiadas en Espaa y Europa), fueron 15.755 en total las personas que solicitaron asilo en Espaa. Es sin duda una cifra muy alta para los niveles espaoles, y esto es usado una y otra vez por el Gobierno de Mariano Rajoy para intentar justificar su exasperante lentitud para acoger a los refugiados.

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, se refugiaba en ese aumento cuando se le peda explicaciones en julio pasado en la Comisin de Interior del Congreso por la lentitud para reubicar y reasentar a las 17.337 personas con las que se comprometi Espaa hace dos aos. A inicios de julio, antes de la comparecencia parlamentaria, Zoido deca confiar en que la UE aceptara rebajar en varios miles la cifra de personas a las que Espaa se comprometi dos aos atrs a reubicar o reasentar. Es sin duda vergonzosa la actitud de la cuarta economa de la zona euro, cuando un pas como Portugal ha cumplido casi totalmente su compromiso, y pases como Alemania, Francia, Holanda, Suecia y Finlandia haban cubierto ya una buena parte de la cuota que se les asign.

Independientemente de este programa de reubicacin y reasentamiento de 160.000 personas varios de estos pases han acogido a un nmero muy superior de refugiados provenientes de distintos pases.

Por eso, el Informe del CEAR dejaba en evidencia la hipocresa del ministro y del Gobierno Rajoy al utilizar la cifra total de 15.755 solicitudes de asilo recibidas en 2016 aparte del programa de la UE para intentar justificar su lentitud y reticencia para cumplir su compromiso comunitario: Es la cifra ms alta de la serie histrica, sostena el CEAR, pero, de nuevo, es significativamente nfima si tenemos en cuenta la ubicacin geogrfica de nuestro pas y si, adems, la comparamos con las 745.265 solicitudes de asilo en Alemania, las 123.370 de Italia o las 83.485 de Francia. El Gobierno solo otorg el estatuto de refugiadas a 355 personas de las 10.250 cuyo expediente de asilo se resolvi, aunque es cierto que brind la proteccin subsidiaria a 6.500 personas, la mayor parte de ellas originarias de Siria.

A pesar de esos datos, el impresentable secretario de Estado para Europa, Jorge Toledo el mismo que en el Parlamento calificaba a los refugiados como esos que se tiran a la mar sostena el pasado 1 de septiembre en el marco del encuentro El futuro de la UE que Espaa estaba en la media de reubicaciones que el resto de la Unin Europea.

CEAR criticaba tambin al Gobierno por no asumir la tarea de coordinar e incentivar la voluntad solidaria expresada por diferentes comunidades autnomas y los municipios que han formado la red de ciudades refugio. Los portavoces del PP y sus columnistas y tertulianos afines utilizan a menudo el argumento de que mantener una poltica ms solidaria con los refugiados provocara un efecto domin.

Desde la campaa Venid Ya, que presiona para la acogida de refugiados, agrupando a 250 organizaciones, se responde a esto: Las personas que estn llegando de pases en conflictos ni vienen a Europa porque quieran o porque hayan decidido que Europa es su opcin de vida. Llegan a Europa por efecto huida y Europa es un destino temporal de su huida. Todas las personas que han llegado estn deseando volver a su pas en cuanto la paz lo permita. No hay efecto llamada, hay efecto huida.

El solo hecho que Toledo siga siendo el representante de Espaa ante la UE dice todo sobre la importancia que da Rajoy a los derechos humanos. Durante su comparecencia en marzo pasado ante la Comisin Mixta del Congreso y el Senado, Toledo no supo cifrar el nmero de vctimas mortales en el Mediterrneo. Los picos mil, no s, dos o cinco pico mil, lo que motiv la repulsa de toda la oposicin. Ni se tiran al mar ni son miles y pico. Son PERSONAS con historias nicas y DERECHOS irrenunciables, escribi el CEAR en su cuenta en Twitter, mientras que la Red Espaola de Inmigracin y Ayuda al Refugiado denunci su total desconocimiento de datos bsicos en materia de acogida y asilo.

Oxfam Intermon anunci das atrs que, mientras pases europeos ricos como Dinamarca, Suiza o Alemania aplican desde 2016 la llamada ley de las joyas, por las cuales se confisca a los refugiados todos sus bienes y joyas con un valor superior total a los 1.300 euros para sufragar sus gastos de permanencia, la Unin Europea se gast entre 2014 y 2016 ms de 17.000 millones de euros para levantar 1.200 kilmetros de vallas en sus fronteras; en drones de vigilancia o en contratos millonarios con empresas privadas de seguridad para devoluciones de los refugiados a sus pases de origen u otros servicios. Entre esas empresas no poda faltar, claro, una importante representante de la marca Espaa, la multinacional Indra.

Fuente: https://elsaltodiario.com/el-lado-oculto-de-la-noticia/rajoy-suspende-tambien-ante-los-refugiados



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter