Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-09-2017

Resistir para existir, organizar para cambiar

Guillermo Almeyra
Rebelin


Cada ser humano alberga en su interior un demonio y un ngel. La misma persona, en ciertas condiciones, es capaz de matar y en otras de dar su vida para rescatar de la muerte a un desconocido. Nos apoyamos sobre cientos de milenios durante los cuales otro ser humano que no fuese miembro de nuestra familia ampliada era potencialmente un enemigo perteneciente a una especie diferente y poda ser muerto y devorado pero tambin sobre unos miles de aos de vida en comunidades organizadas y de civilizacin.

La solidaridad, la defensa de la comunidad, el altrusmo, estn anclados en la minga, el tequio, el mano vuelta, el yo por ti y t por m de los pueblos con una vieja cultura comunitaria que reaflora en las circunstancias trgicas. Esta caracterstica distingue a esos pueblos de los de aquellos pases que nacieron capitalistas y que se formaron con la suma de individuos provenientes de todo el planeta que dejaban atrs sus races para afirmar una individualidad prepotente sin la cual no hubieran podido sobrevivir en medio de gente de otras culturas y otras lenguas.

El terremoto de 1985 y ste de 2017 sacaron a luz un Mxico semejante al de la Revolucin mexicana por su aparente espontaneidad y su carcter de bola pero ahora es un Mxico mucho ms maduro porque 1917 y el cardenismo en los 1930 le dieron dignidad a los explotados y dominados. El protagonismo popular y juvenil en 1985, la victoria de Cuauhtmoc Crdenas en 1988, el levantamiento del EZLN en 1944, la victoria electoral de 2006 de Lpez Obrador, posteriormente, fueron hitos sobresalientes de la construccin de la seguridad generalizada de que se puede enfrentar y vencer al poder estatal.

Una tica solidaria y humanitaria se impuso en esta tragedia por sobre la competencia de todos los das con nuestros iguales y por sobre la desconfianza diaria frente al desconocido, el temor al Otro y el egosmo que intenta inculcarnos la cultura capitalista.

Esa tica solidaria, como plantea Vctor Toledo en nuestro peridico, barri de golpe como un aluvin el individualismo y los venenos de los grandes medios de informacin que deforman nuestros cerebros desde la infancia hasta la vejez.

Las comunidades chiapanecas, poblanas, oaxaqueas, guerrerenses, morelenses y centenares de miles de jvenes de la capital mexicana que ni siquiera haban nacido en 1985 y no tenan, por lo tanto, memoria individual sobre lo que haban hecho otros jvenes en una contingencia similar, respondieron a la memoria histrica profunda de la comunidad y al instinto de clase de los trabajadores. Uno de los ejemplos ms conmovedores en unos das llenos de herosmo annimo lo dieron los familiares de los 43 estudiantes de Ayotzinapa que formaron una brigada de rescate.

Llevados por su herosmo y su altrusmo miles olvidaron los prejuicios de clase, de gnero tnicos, culturales -en un pas donde el racismo y la xenofobia estn a flor de piel y donde desgraciadamente se baten los rcords mundiales de asesinatos de mujeres- y se esforzaron abnegadamente por salvar indgenas, mujeres y extranjeros explotados. As, en la accin solidaria, levantando escombros y rescatando seres humanos y animales junto a miles de mujeres, indgenas y cientos de extranjeros de todas las condiciones sociales, se reconocieron en los Otros. El Estado nuevamente qued al desnudo y la camarilla oligrquica que gobierna Mxico volvi a demostrar su incapacidad y su imprevisin.

Ahora intentar desactivar la bomba de tiempo de la solidaridad y del nuevo nivel de conciencia de millones de personas porque lo aprendido en el terremoto podra expresarse en 2018 en un aumento muy importante del apoyo a Marichuy Patricio, en una fuerte abstencin o en un reforzamiento de la candidatura de AMLO.

Resistir es existir. Pero para cambiar la relacin de fuerzas sociales hay que organizar y transformar en fuerza lo que se expres en la ayuda solidaria.

Los alumnos de Arquitectura, como propone Ximena Bedregal, deberan disear casas baratas y seguras que puedan ser edificadas colectivamente por las comunidades. Ingenieros, arquitectos y mdicos junto a obreros de la construccin deberan presentar planes urbansticos que combatan la contaminacin, agilicen el trnsito, creen reas con parques y jardines y proyectos para una recoleccin racional y el aprovechamiento de los residuos domsticos.

Habra que crear Comits de Barrio o colonia, con delegados por cuadra, elegidos directamente por los vecinos, que se renan pblicamente cada semana para discutir la reconstruccin, controlar a las empresas constructoras y a las autoridades y evitar robos y despilfarros.

Esos mismos Comits podran nombrar subcomits que funcionen como polica comunitaria elegida en asamblea, combatan y reduzcan la delincuencia y, sobre todo, den seguridad a las mujeres. Sera posible la federacin de dichos Comits de Barrio e incluso de manzana a escala de cada delegacin o municipio y habra que vigilar cuidadosamente que no sean dominados por los partidos burgueses, todos cuales, por accin u omisin, son responsables de las tragedias en 1985 y en 2017.

Porque, si bien los terremotos y otras calamidades como las inundaciones pueden ser imprevisibles, los muertos y los daos no tienen una causa natural y son simplemente el resultado de la especulacin inmobiliaria y de la inconsciencia, imprevisin, dolo o corrupcin de las autoridades.

Si queremos salvar a Mxico, hay que desembarazarse de un gobierno incapaz, daino y represivo y sacar la vida de la gente de la lgica del capitalismo que slo se preocupa por las ganancias de los parsitos.

La conclusin de la experiencia vivida debe ser discutir en asambleas cmo hacer para no dejar en manos de los causantes de los desastres la reorganizacin de la vida en los centros poblados. De esas asambleas debera surgir una organizacin masiva e independiente de los trabajadores que incluya a los estudiantes y a los artesanos y pequeos comerciantes que dieron su ayuda solidaria.

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter