Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-09-2017

Ofensiva contra los acuerdos de paz con doble intencin

Fernando Dorado
Rebelin


Por primera vez en mucho tiempo en Colombia las fuerzas polticas alternativas a los partidos que representan la tradicin oligrquica tienen amplias posibilidades de llegar a la Presidencia de la Repblica en las prximas elecciones de 2018.

Los candidatos de Alianza Verde, Polo Democrtico y Compromiso Ciudadano agrupados en la Coalicin Colombia (Claudia Lpez, Jorge Robledo y Sergio Fajardo) aparecen en las encuestas con los ms altos ndices de intencin de voto. Segn diferentes sondeos suman entre todos de 20 a 30 puntos y mantienen amplios mrgenes de crecimiento. As mismo, el ex-alcalde de Bogot, Gustavo Petro, aparece bien posicionado con 10 a 12 puntos en todas las encuestas.

Esta situacin que es beneficiosa para los liderazgos alternativos es resultado de varias circunstancias: a) El fin del conflicto armado con las FARC ha creado condiciones para que temas diferentes a la tensin de la guerra, ocupen la mente de los colombianos, y b) Los escndalos de corrupcin que han sido destapados en los ltimos aos han generado un ambiente negativo que afecta especialmente a los partidos polticos tradicionales.

Lo ms interesante del panorama poltico colombiano es que ha surgido una convergencia poltica que ha asumido con seriedad las lecciones que dej la derrota del SI en el Plebiscito del 2 de octubre/2016. Por ello, se ha deslindado tanto del gobierno como de las FARC y de todas las expresiones de derecha.

A diferencia de lo que ocurre en otros pases de la regin, en donde las fuerzas conservadoras aprovecharon el destape de la corrupcin poltico-administrativa para descargarla sobre los lderes progresistas (Brasil, Argentina, Ecuador, Per, etc.), en Colombia los sectores alternativos son los que canalizan electoralmente los graves hechos de corrupcin que a diario salen a relucir en la administracin pblica.

Esa circunstancia responde a que los sectores alternativos de centro-izquierda han identificado claramente las causas que le permitieron al uribismo derrotar en octubre del ao pasado a los demcratas y a las fuerzas de la paz. Entre otras, estn:

- El gobierno permiti que fuerzas contrarias al proceso de paz actuaran en contra desde su interior. Importantes funcionarios que hoy son candidatos presidenciales sabotearon desde adentro en el pasado. Ahora, lo hacen abiertamente. (http://bit.ly/2fSNDVe).

- El presidente Santos actu en forma vacilante, incoherente y contradictoria durante todo el proceso de fin del conflicto. Debilit la credibilidad y gener escepticismo.

- El triunfalismo de las FARC ha sido un factor negativo. No tienen clara la situacin del pas y no son conscientes del rechazo generalizado que la guerrilla acumul a lo largo de dcadas de violencia y desmanes contra la poblacin.

- Lo que viene ocurriendo en Venezuela es un caballito de batalla real que la derecha utiliza para asustar a amplios sectores de la poblacin que identifican a la izquierda con el proyecto bolivariano y con la supuesta amenaza castro-chavista.

Por esas razones, los candidatos de la Coalicin Ciudadana por Colombia (en construccin) ha logrado obtener en poco tiempo un apoyo creciente entre importantes sectores sociales y empresariales que estn cansados de la corrupcin y de la guerra, pero que a su vez, se muestran absolutamente opuestos a aliarse con representantes polticos de partidos corruptos o de una izquierda que fue connivente con las acciones de una guerrilla que en medio de la guerra se degrad en lo poltico e ideolgico.

Frente a ese panorama poltico preocupante para la casta poltica tradicional se viene impulsando una estrategia para lograr que las fuerzas alternativas, que representan una actitud no-polarizante y que no pueden ser acusadas de castro-chavistas, sean empujadas al terreno de la polarizacin entre izquierda y derecha, entre paz y guerra.

Crece el bloqueo en el Congreso a los principales acuerdos del fin del conflicto; se sabotea la aprobacin de la Justicia Especial de Paz y el trmite de la reforma poltica; la coalicin de gobierno y los partidos de la "U", CR, liberales y conservadores estn en total desbandada. El desorden es absoluto y Santos con el sol a las espaldas se muestra dbil y errtico. Todo apunta a que se pretende imponer la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente o un nuevo Referendo contra el proceso de paz.

Es una jugada bien orquestada para obstaculizar el avance de las nuevas fuerzas polticas. En ella, el Fiscal General es un torpedo y Vargas Lleras es la principal herramienta para frenar los cambios democrticos. La intencin es impedir que la corrupcin siga siendo el tema central de la prxima campaa electoral. Quieren volver a polarizar el pas frente al tema de la "paz" y confundir a la gente.

Es muy importante que las izquierdas y la misma insurgencia que siempre han visto la ANC como un instrumento democrtico para implementar los cambios estructurales que requiere el pas, no vaya a caer en la trampa. La historia muestra que las Constituyentes que crean posibilidades de transformacin efectiva son aquellas que se convocan desde gobiernos que han derrotado de antemano a las fuerzas antidemocrticas. Lo contrario es una ilusin, sera repetir lo ocurrido en 1991.

Nota: La oposicin al contenido de la JEP no es ms que la reaccin de quienes a nombre de impedir la impunidad, quieren impunidad para ellos.


Blog del autor: https://aranandoelcieloyarandolatierra.blogspot.com.co/2017/09/ofensiva-contra-los-acuerdos-de-paz-con.html#.Wc5QC4_WzIU

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter