Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-10-2017

El pantano de Afganistn

Cesar Chelala
Information Clearing House

Traducido del ingls para Rebelin por J. M.


Es imposible ganar una guerra que no se puede definir. Esa parece ser la principal leccin que se puede sacar de Afganistn, donde una supuesta victoria parece cada vez ms inalcanzable. Es tambin la conclusin de varios expertos en la regin, que temen que las fuerzas estadounidenses estaran atascadas para siempre en ese pas injustamente castigado.

Los civiles a veces pueden ofrecer conocimientos sobre una situacin de guerra que los combatientes profesionales no pueden dar. En 2001, el escritor estadounidense Philip Caputo ofreci una visin nica de la psicologa afgana. Haba pasado un mes en Afganistn con los muyaidines, como reportero, durante la guerra de los afganos contra los soviticos.

En algn momento de la dcada de 1980 acompaaba a un pelotn de muyaidines que escoltaba a 1.000 refugiados hacia Pakistn. Tenan que cruzar un torrente de montaa en un puente muy primitivo, consistente esencialmente en dos troncos colocados uno al lado del otro. Frente a l estaba un nio de 10 aos, separado de su familia, con los pies hinchados por varios das de marcha descalzo.

Cuando Caputo se dio cuenta de que el muchacho estaba aterrado por la posibilidad de caer abajo en los rpidos con consecuencia de muerte segura, lo llev al otro lado. Con la ayuda de su intrprete encontr al padre y le entreg al nio. El padre, en lugar de darle las gracias, le dio una bofetada en el rostro y le dio un puetazo en el pecho gritndole airadamente. Caputo estaba obviamente sorprendido.

Le pregunt a su intrprete sobre la reaccin del padre y el intrprete le explic: "Est enojado con el chico por no cruzar por su cuenta, y enojado con usted por ayudarlo. Ahora, dice, su hijo esperar que alguien que le ayude cuando tenga dificultades.

Caputo concluye: "Bueno, ese nio probablemente aprendi. No s qu fue de l, pero en mi imaginacin, veo a nuestras tropas toparse con l: ahora con 31 aos, acostumbrado a las dificultades y acostumbrado al combate, sin temor a la muerte y con un ejrcito de hombres como l a su lado".

En pocas palabras Caputo captur magistralmente la fuerza del soldado afgano, capaz de luchar con las armas ms primitivas contra los ms grandes imperios de la tierra. Cuando estos soldados sienten su tierra usurpada por fuerzas extranjeras, su fuerza se multiplica. Y este es slo uno de los obstculos que enfrentan las fuerzas estadounidenses y de la OTAN en Afganistn.

Hay cada vez ms dudas de que un simple aumento en el nmero de soldados que combaten en Afganistn pueda conducir a una victoria progresivamente ms difcil de definir. Matthew Hoh, exfuncionario del Servicio Exterior y excapitn del Cuerpo de Marines, primer funcionario estadounidense que dimiti en protesta por la guerra de Afganistn, declar al Washington Post: "Al llegar a Afganistn y servir en el este y en el sur (y particularmente hablando con los afganos locales) encontr que la mayora de los que luchaban contra nosotros y el Gobierno central afgano estaban luchando contra nosotros porque se sentan ocupados".

Mientras tanto los costos de la ocupacin siguen aumentando. Segn algunas estimaciones, el gasto total en Afganistn es ahora de ms de 2 billones de dlares, sin contar los costos futuros del inters por el dinero prestado para financiar la guerra. Esos costos adicionales podran agregar billones de dlares en el balance total.

A esos costos se deben agregar los pagos mdicos y de invalidez de los veteranos durante los prximos 40 aos, que podran ser ms de 1 billn de dlares. Linda Bilmes, profesora de finanzas pblicas en la Escuela Kennedy del Gobierno de Harvard, dice: "El costo de cuidar a los veteranos de guerra suele ser de 30 a 40 aos o ms despus de un conflicto".

Desde el comienzo de la guerra, ms de 2.350 soldados estadounidenses han muerto, adems de miles en las fuerzas aliadas. Las prdidas en Afganistn han sido an mayores, con decenas de miles de civiles y militares afganos que murieron en el conflicto. Afganistn ha sido llamado el cementerio de los imperios. Debera llamarse ms bien el cementerio de las ilusiones.

 El doctor Csar Chelala es consultor internacional en salud pblica y ganador de varios premios de periodismo .

Fuente: http://www.informationclearinghouse.info/47900.htm

Esta traduccin se pude reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a l traductora y Rebelin como fuente de la traduccin.

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter