Portada :: Ecuador
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2017

Ser y parecer, la norma moral que se derrumb el 2 de octubre de 2017

El Telgrafo


La historia poltica del Ecuador marc otro hito, dramtico y vergonzoso, segn el cristal con que se mire. Viene el desenlace operativo, s, y seguramente se enredar an ms la telaraa de conceptos jurdicos de acusados y acusadores. Sin embargo, nadie puede perder de vista lo importante y trascendente del momento histrico. Sera un error no ver el bosque porque los rboles estorban: Ecuador asiste a la cada del teln de una forma de ejercer el poder durante una dcada. Eso es mucho decir en un pas que se caracteriza por tener altos niveles de politizacin.

An es temprano para descifrar el alcance y la dimensin de lo ocurrido. Lo que s se puede afirmar es que el terremoto poltico de este lunes -cuando se dict prisin preventiva contra el Vicepresidente de la Repblica, por presuntos delitos de corrupcin- dejar vctimas y damnificados. El umbral de la historia marca ya un antes y un despus del 1 de octubre de 2017.

Cuando el proyecto poltico de Alianza PAIS (AP) empez a tomar forma (2005-2006), el discurso de avanzada de sus lderes cal enseguida en una ciudadana que vena de sufrir traiciones polticas, derrotas sociales y terribles castigos econmicos.

En ese terreno abonado por la historia germin el proyecto poltico liderado por Rafael Correa. l lleg justo a tiempo, con un verbo gil y mensajes hondos (manos limpias y corazones ardientes, se deca). Su propuesta de cambio poltico y social no tard en seducir al gran electorado que estaba agotado e incrdulo. Un electorado cuya moral se arrastraba por el suelo, que andaba con bolsillos rotos, sin autoestima.

Fue ah justamente, en medio del desierto moral que comprometa el futuro del pas, que AP sac sus ases e instal un proyecto original que ayer cruji y se rompi.

En la fase originaria del proyecto de AP se escucharon varios conceptos, que luego se convertiran en principios rectores y hasta en polticas pblicas: tolerancia cero con la santsima trinidad: la partidocracia, la prensa corrupta y mercantil, los poderosos grupos de poder fcticos.

Aquella tolerancia cero tena un correlato conceptual y alto valor estratgico para la dirigencia de AP de entonces. Haba que estar en contra de los tres enemigos, esos tres ejes del mal, porque eran sinnimo de corrupcin pura; encarnaban el pasado oprobioso del pas. En suma, era la triloga de la contrarrevolucin a la que nadie poda hacerle ninguna concesin...

Pero las revoluciones polticas tampoco escapan a las leyes de la dialctica. Esto quiere decir que a veces avanzan y a veces retroceden. En el caso de la Revolucin Ciudadana -categora que AP instal al inicio como sinnimo de socialismo del siglo XXI-, los logros que reivindica hoy en los planos social, econmico y productivo, de pronto son duramente cuestionados por la justicia ecuatoriana. Lo que pudo verse como simple tema de forma y administracin -la puesta en marcha de la gran obra de la revolucin ciudadana-, no tard en adquirir una dimensin moral y tica de enormes proporciones.

Las formas delictivas para hacer las cosas, hoy se sabe, liquidaron las buenas ideas, las aspiraciones legtimas; traicionaron a millones de ecuatorianos que creyeron en un proyecto poltico que dispuso de miles de millones de dlares, durante una larga dcada de ejercicio poltico unilateral y de frreo control del aparato estatal.

Un Vicepresidente con prisin preventiva, por presuntos actos de corrupcin en el manejo de fondos pblicos, es un mensaje poderoso y necesario, dentro y fuera del Ecuador. Una revolucin verdadera carga siempre con una cruz: ser y parecer.

Fuente: http://www.eltelegrafo.com.ec/noticias/politica/2/ser-y-parecer-la-norma-moral-que-se-derrumbo-el-2-de-octubre-de-2017



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter