Portada :: Amrica Latina y Caribe
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-10-2017

La proteccin de la niez no es un asunto opcional, sino una prioridad absoluta
Cmo nos cuesta entender!...

Carolina Vsquez Araya
Rebelin

No seamos ciegos y sordos a las demandas del sector ms necesitado de proteccin: la niez


Nos cuesta entender la importancia de proteger a la niez, pero le damos alas -y fuertes!- a las campaas contra toda forma de educacin en sexualidad y no digamos a los discursos moralistas contra cualquier intento de legalizacin del aborto. Y ah estn los resultados: una inmensa poblacin infantil abandonada a su suerte desde antes de nacer, desnutrida y privada de servicios bsicos, alejada de las oportunidades de educacin y ni qu decir! de sus posibilidades de ser felices.

Pero nos enfrascamos en la poltica como si ah, en esos antros privilegiados, hubiera alguna respuesta a las demandas de este gran sector sujeto a las decisiones de los dems. Porque ser nia o nio en pases como los nuestros no es para tomrselo a broma. Sin educacin, sin derecho a nada y sin acceso a decisin alguna sobre su vida, esos millones de menores marginados podran incluso morir sin haber ingresado a los registros civiles y, por tanto, sin siquiera figurar en las estadsticas. Es decir, nunca existieron.

Sin embargo ah estn, recordndonos desde la parada del semforo o en cualquier esquina apestosa- que nos hemos desviado a tal punto de los objetivos de desarrollo que incluso su visin nos resulta molesta. Volteamos la cara para no verlos, cerramos la ventanilla para no escucharlos y en cuanto es posible nos alejamos espantndolos del pensamiento. No hay sentimiento alguno ms que la repugnancia contra la pobreza, porque es culpa de los padres, decimos con ese desprecio atvico del pudiente contra quien sobrevive en la miseria.

La niez, entendmoslo de una buena vez, es responsabilidad de todos. No descarguemos nuestra ira en el nio sicario, descargumosla contra quienes no hemos tenido los arrestos para cambiar la situacin de ese infante desprotegido, abandonado y orientado hacia un destino tan cruel. Comprendamos en toda su dimensin las consecuencias de una indiferencia ciudadana capaz de olvidar que no hace mucho murieron quemadas vivas 40 nias en una institucin estatal creada para protegerlas. Los comentarios alevosos rodeando el atroz hecho abundaron tanto como los solidarios y eso jams debi ocurrir; porque no importa cul era el motivo de su institucionalizacin, el solo hecho de esa marginacin revela un vaco a llenar, una obligacin incumplida, una deficiencia fatal en nuestra escala de prioridades.

Entendamos bien el concepto universal de los Derechos del Nio y la Nia y repasemos esos principios tratando de extrapolarlos con la realidad actual de la niez que nos rodea: los nios y nias son seres humanos sujetos de derechos y deben ser capaces de desarrollarse fsica, mental, social, moral y espiritualmente con libertad y dignidad. Ahora intentemos, con la mente lcida y libre de prejuicios, evaluar la dimensin de nuestros fallos como sociedad. La profunda grieta entre quienes tienen todo y quienes nada poseen y el sistema que ha hecho eso posible. Ahora analicemos cunta poblacin infantil hemos sacrificado en aras de los privilegios.

No existe comunidad humana capaz de presumir de desarrollo si ms de la mitad de su poblacin infantil es condenada a la ingrata suerte de vivir en condiciones de hambre y abandono como sucede en Guatemala. No podemos, por lo tanto, permitirnos el lujo de mirar hacia otro lado cuando nias y nios son vctimas de trata, de incesto, de violacin, de asesinato o ingresan a las pandillas porque stas son su ltimo recurso de supervivencia. No tenemos derecho a condenarlos si jams protestamos por ellos a quienes tienen la llave de la poltica en sus manos. Entendamos, por fin, que en ellos reside el futuro de la nacin.

Blog de la autora: http://www.carolinavasquezaraya.com

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter