Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2017

El fontanero y el amianto

Joaqun Ortega Herrera
Diario 16


Antonio era fontanero, para ser mas exacto era el jefe de los fontaneros municipales.

Un gran vividor, un golfo, un crpula, un cabrn, ha fumado y bebido lo que le corresponda a l y a todo el parque municipal de bomberos, eso s, acabase su juerga a la hora y en las condiciones que acabase, a las ocho menos cuarto de la maana estaba en el taller del ayuntamiento, recin duchado y con el mono inmaculado, esperando al resto de la plantilla para organizar el trabajo diario.

Su vida se empez a torcer hace aproximadamente un ao. En el reconocimiento medico que de guindas a brevas mandaba hacer el Ayuntamiento, adems de los sempiternos malos resultados de la analtica, le diagnosticaron una cierta insuficiencia pulmonar, por supuesto lo achacaron todo al tabaco, cuando dijo que fumaba ms de dos cajetillas diarias casi le echan de la consulta, adems, cuando les cont lo del alcohol y que de vez en cuando se fumaba algn porro, el medico llam a la ATS con un cabreo monumental y le dict a voces: hipertenso, colesterol por las nubes, los triglicridos al doble, drogadicto, fumador empedernido y alcohlico habitual!

Despus radiografas, tomografas, resonancias, le sacaron lquidos del pulmn, pero cuando se enteraban de que era fumador el trato cambiaba: uno de los mdicos, dando unos gritos que se oyeron en todo el hospital, le dijo por ser un suicida, debera usted pagar todas las pruebas y tratamientos! -no te jode como si los suicidas pagasen algo! le contest- Para su desgracia el diagnstico en todos los casos fue cncer de pulmn.

Le conoc cuando l estaba en las ultimas, me vino a ver con su esposa, parecan padre e hija o quizs abuelo y nieta, l con una tez de un color verdoso indefinido sobresaliendo las ojeras negras que le rodeaban los ojos, su cara pareca una mscara, tosa continuamente, lo que prcticamente le impeda hablar. Se notaba ese halo que indica que la muerte le estaba acechando mas pronto que tarde. Ella en cambio era un cmulo de virtudes, denotaba salud por los cuatro costados, una mujer alta, delgada, con el pelo cortado a media melena que le acentuaba sus marcados pmulos, de boca perfecta sobre todo cuando esbozaba una sonrisa, unos ojos color caramelo a los que no podas mantener la mirada, una mujer especialmente atractiva.

Segn les haban comentado, yo, como tcnico de prevencin, en una conferencia sobre amianto haba dicho que muchos cnceres profesionales acaban diagnosticados como enfermedades comunes sobre todo si el paciente es fumador.

- Efectivamente, -les dije- no se si esas fueron mis palabras exactas, pero mi teora es que nuestra medicina ha sido siempre mas curativa que preventiva, tambin creo que en muchos casos los mdicos no tienen conocimientos suficientes, ni medios, ni tiempo, ni inters para distinguir el origen del problema, por supuesto cuando suena la palabra tabaco redoblan todas las alarmas, se encienden sus luces y ya est cncer debido al tabaquismo del paciente. Pero usted, siendo funcionario del Ayuntamiento, se puede saber que relacin tiene con el amianto?

- Soy personal laboral, -me contest Antonio con una voz grave y dolorosa- empec a los diecisis aos de fontanero y acabar de fontanero jefe, de hecho todo el mundo me conoce como Antonio el de las aguas. Durante los cuarenta aos que llevo en el ayuntamiento, he colocado casi toda la red de agua y alcantarillado de la ciudad. He cortado con la radial miles de tuberas, la ltima no hace mas de tres meses, todas de fibrocemento, de distintas marcas, dependiendo de las pocas, Uralita, Fibrotubo. todas con el amianto ese que dicen que es tan jodido.

- Me est diciendo usted que en pleno siglo XXI puede haber alguien que corte tuberas de fibrocemento con radial?

- Eso mismo me contest- y si quiere cualquier da vamos a ver como lo hacen mis compaeros.

- Pero eso es un suicidio! le dije asombrado y alzando la voz- por supuesto que quiero ir a ver esa barbarie.

- Si usted lo dice, a m, en cuarenta aos que llevo trabajando nadie me ha dicho que eso era malo, si me lo hubiesen dicho a lo mejor lo hubisemos hecho de otra manerame contest como si no supiese de lo que le estaba hablando.

Fui ha hacer una inspeccin dnde y cundo el fontanero me dijo y efectivamente sus compaeros estaban cortando tuberas con radial, tambin obtuve los resultados del reconocimiento que le hizo la responsable del Programa de Vigilancia de la Salud de los Trabajadores Expuestos al Amianto, la conclusin fue rotunda, es el caso ms claro de mesotelioma debido a amianto que he visto en mi vida -me dijo la mdica- en lo nico que mis compaeros han coincidido es en el grado, efectivamente morir en poco tiempo mximo tres meses o menos si no deja de fumar, tenamos la causa y el efecto!, se le declar, no sin reticencias, enfermedad profesional, dos meses despus Antonio muri.

Redact un duro informe y lo mand a la fiscala, la viuda demand al Ayuntamiento y el juzgado de lo penal lo admiti a tramite por los delitos de homicidio por la muerte de Antonio y por la puesta en peligro del resto de los fontaneros.

Hasta que se celebr el juicio, casi cinco aos despus, no volv a saber nada de Beln, su viuda, en las largas esperas que normalmente hay que sufrir en las antesalas de los juzgados, me cont como haba transcurrido su vida estos aos.

Segn su relato, el da que falleci su marido, aparecieron en el velatorio el alcalde y dos concejales, le dieron el psame y en un aparte le dijeron que tenan una oferta que no poda rechazar: le ofrecieron un puesto fijo de limpiadora, asegurndola que al menos durante su mandato no tena que limpiar nada, con su marido de cuerpo presente la entregaron el contrato de limpiadora y un desistimiento expreso de renuncia a cualquier medida legal contra el Ayuntamiento, incluso haban marcado con cruces a lpiz los sitios donde queran que firmase.

Les mand a la mierda y desde entonces no han dejado de acosarla, pero en ningn caso se ha dado por vencida. Quiero que paguen lo que han hecho a mi marido me asegur tajante-

- Joder, qu jetas, -le dije- un contrato de limpiadora!, con lo bien que se les da venderse, qu mal saben comprar.

A raz de eso continu- decid colaborar con todas mis fuerzas con asociaciones de afectados por el amianto y desde luego seguir con la demanda hasta el final y hoy solo con ver al alcalde, al concejal y a los tcnicos municipales en el banquillo de los acusados, sea cual sea el fallo del juez, me doy por satisfecha.

Desde el juicio hasta que se dict la sentencia pasaron diez meses: el Ayuntamiento fue condenado a pagar a la viuda una indemnizacin de 334.000 euros. Los polticos, como siempre, declararon su ignorancia y salieron libres sin cargos, no as los tcnicos, tanto el tcnico de prevencin como el ingeniero fueron condenados a penas de seis meses de prisin, penas que por no tener antecedentes no suponan su entrada en la crcel.

- Ha habido suerte me dijo el fiscal- hemos ganado por tener tan clara la relacin causa efecto. Lo que ms me preocupa es saber cuntos cientos o miles de trabajadores morirn sin que se reconozcan sus derechos.

Poco tiempo despus de que se dictara la sentencia, Beln se present en mi despacho. Estaba seria, plida y con un cierto aire de tristeza.

Creo que estoy en la obligacin de contarle algo hizo una pausa y prosigui- Desde hace unos meses no me encuentro bien, estoy muy cansada y he empezado a tener esta odiosa tos, como mis sntomas son parecidos a los que en un principio tuvo mi marido, he ido a sanidad, me han hecho todo tipo de pruebas y tengo mesotelioma me dijo llorando- como una esclava lav toda su ropa durante aos para que se fuese a follar putas hecho un pincel, el mono de trabajo se lo lavaba todos los da, era el fontanero mas limpio del ayuntamiento, l trajo las fibras mortales a casa.

No pude decir nada, Beln sali silenciosamente del despacho. No la he vuelto a ver.

Fuente: http://diario16.com/el-fontanero-y-el-amianto/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter