Portada :: Espaa :: Crisis poltica en Catalua
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-10-2017

Lo que no debe ni debera pasar

Rosa Guevara Landa
Rebelin


No les hablo de asuntos polticos directamente (que tambin lo son). Me ubico en otras coordenadas. All donde vive la gente, donde vivimos mi compaera y yo por ejemplo.

Por si fuera necesario: la intervencin policial del domingo fue desmedida, inapropiada, lamentable si se quiere, y ha ayudado a fortalecer la narrativa secesionista. Otra cosa distinta es cmo explican ese da algunos medios y colectivos y las manipulaciones que abonan sin ningn pudor [1]. Tambin que algunos de los crticos actuales no dijeron ni po (ms bien lo contrario: viva, viva y viva) sobre la actuacin de los Mossos contra las indignadas e indignados de la plaza Catalua.

El tema. Me lo ha contado esta maana mi esposa. Lo ha ledo en un artculo de Oriol Gell en el global-neoliberal-imperial del pasado 4 de octubre. En l me baso; no he podido hacer comprobaciones complementarias. Tampoco ella lo ha conseguido.

Instituto pblico El Palau, Sant Andreu de la Barca, 27.000 habitantes, Baix Llobregat, una poblacin cercana a Barcelona; Estars contento con lo que hizo tu padre ayer, le espet un profesor a un nio a primera hora de la maana, delante de toda la clase, el pasado lunes 2 de octubre (la Guardia Civil acudi al mismo instituto para impedir la votacin el pasado domingo. Aunque hubo gritos, no hubo incidentes graves (los hubo en el centro de atencin primaria de la localidad; la intervencin de los antidisturbios acab con varios vecinos agredidos)).

Hoy no puedo daros la clase como siempre. Estamos muy afectados. La ignorancia de la GV ha quedado en evidencia. Solo saben dar palos, dijo otro docente a sus alumnos.

Estas palabras dolieron como un puetazo, escribe Oriol Gell, a muchos nios (no tan nios, de 13 a 16) del instituto. Son hijos de agentes del cuerpo. Su comandancia est a 100 metros del instituto. En el cuartel viven unas 200 familias, unas mil personas contando mal.

Lo cuenta Javier Fernndez (desde 1989 en Catalua, desde 2003 en Sant Andreu): Mi hija salt. Tiene 15 aos y su carcter. Yo le haba dicho que tuviera mano izquierda. Que las cosas estaban tensas y que no se alterara si le decan algo. Pero no pudo contenerse. Ella ha nacido en Catalua. Dijo que aquello era injusto, que se estaba generalizando y pregunt si se poda marchar. Le dijeron que se largara.

Los profesores, algunos profesores para ser ms exactos, conminaron a los nios a mostrar su repulsa por la violencia policial del domingo. Cinco de ellos se negaron y llamaron a sus familias, queran que los pasaron a buscar. Hubo muchos cros que no tuvieron el valor de quejarse. Aguantaron y solo rompieron a llorar al llegar a casa. Es la opinin, lo que cuenta, un guardia civil.

Josep Anton Asn, director de El Palau, explic que han sido varios los padres que han mostrado sus quejas por lo ocurrido. Ahora estamos recabando todas las versiones [ayer el centro estuvo cerrado por la huelga] y adoptaremos las decisiones adecuadas para que lo ocurrido no altere la convivencia, que aqu siempre ha sido buena.

Todas las fuentes consultadas (padres, docentes, municipales) circunscriben los hechos a dos o tres profesores, pero admiten su preocupacin por el impacto que el episodio pueda tener para la localidad. Vale la pena insistir: dos o tres profesores. Incluso los padres y madres ms crticos alaban la actuacin del resto de docentes. Muchos supieron llevar la situacin sin trasladar la tensin a los nios.

El alcalde Enric Llorca (del PSC) est muy preocupado por la creciente tensin. En una concentracin convocada en repulsa por la violencia policial del da anterior, fue insultado y casi agredido. La paradoja de las paradojas: era una concentracin en contra de la violencia. Pero pronto se empezaron a gritar consignas independentistas. Algunos empezamos a irnos y entonces empezaron los insultos y empujones. Movimiento siempre pacfico? Ya vale.

Otro ejemplo: la agresin sufrida el pasado martes por un periodista de la televisin local de Sant Andreu cuando cubra una marcha separatista. Tuvo que ser atendido en el hospital de Bellvitge. Por problemas de visin tras recibir un fuerte golpe en la cabeza. El medio local ha recibido en los ltimos meses crticas desde en mundo secesionista. Por su cobertura informativa. Ninguna queja indepe, en cambio, contra TV3 por ejemplo. Elemental querido Watson.

Tenemos que encontrar la frmula de encauzar todo esto. Es mucho lo que nos jugamos todos, opina el alcalde. Nosotras tambin lo pensamos.

Nunca haba pasado nada similar en Sant Andreu. Algunos agentes admiten que lo del domingo no se organiz bien. Pasaron cosas que deberan haberse evitado.

Algunos sealan: Pero hacrselo pagar a los nios es indigno. Si cada desacierto de una parte sirve al otro para justificar otro, vamos todos directos al abismo.

No lo s pero no es imposibles ni improbable si no cambiamos el rumbo.

Entre todas debemos evitar que eso pase. Entre todas y sobre todo nosotras. Tenemos ms cabeza y ms corazn. No hay que ayudar a incendiar ninguna pradera. Nos va mucho en ello. La fraternidad y la solidaridad de la ciudadana, de toda la ciudadana por ejemplo. El discurso separatista neoliberal nos separa... y nos hunde. A nosotras sobre todo.

PS. Un ejemplo a no seguir y a tener en cuenta. El NY Times dice que Hoy Catalua no puede decir que est colonizada u oprimida. La regin tiene uno de los niveles de vida ms altos de Europa y una amplia autonoma poltica y cultural. La Vanguardia dice que el NYT dice que Catalua no puede ser colonizada ni oprimida (tomado de un tuit de Flix Ovejero).

Nota

1) http://mobile.lemonde.fr/les-decodeurs/article/2017/10/02/violences-policieres-en-catalogne-attention-aux-images-trompeuses_5194905_4355770.html?xtref=

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter