Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-10-2017

La descolonizacin de Catalua

Guillermo Almeyra
Rebelin


Catalua declarar su independencia y comenzar as un largo perodo de conflictos duros con el gobierno espaol. El pedido de mediacin formulado a la Unin Europea por el gobierno cataln no conducir a nada ya que las autoridades de Bruselas son tan neoliberales como las espaolas y, adems, no quieren abrir la caja de Pandora de las independencias, ya que si reconocen la catalana detrs podran venir los vascos, los gallegos, los andaluces, los canarios, en Espaa, los corsos y bretones en Francia, los de la Liga Norte y el Tirol en Italia, los flamencos en Blgica, los escoceses, galeses y nordirlandeses en Gran Bretaa, por no hablar de otras muchas, y la U.E. debera reconocer la independencia de Crimea y del Donestk, favoreciendo a Rusia.

Ahora bien, es sabido que perro no come perro y que la estabilidad de Espaa es para la U.E. mucho ms importante que Catalua pues en el caso de la independencia catalana el Producto Interno Bruto espaol podra caer brutalmente y la deuda catalana aumentar al 135 por ciento de su PIB provocando una reaccin negativa en cadena que afectara tambin a Italia y, en menor medida, a Francia y ejercera fuertes presiones sobre el euro

Por otra parte, nunca, en ningn lado, la independencia se logr simplemente con negociaciones, ni siquiera en los casos en que las potencias coloniales tuvieron que reconocerla tras un largo proceso de movilizaciones, conflictos sociales agudos y enfrentamientos sangrientos entre los nativos independentistas y los ejrcitos ocupantes.

El derecho a la autodeterminacin, que implcitamente incluye el derecho a la independencia, es un derecho democrtico elemental que ningn demcrata podr negar en cualquier pas. Pero, como cualquier otro derecho, tiene lmites. La libertad de comercio no ampara la venta de drogas, la libertad de prensa no autoriza las publicaciones nazis o racistas.

Por eso, para Italia es intolerable e ilegal la independencia de una regin como el Norte (Lombarda, Vneto, Friuli, Tirol) que construira un miniEstado fascista y racista dirigido por la Liga Norte y que, adems, no est histricamente justificada pues el Norte est poblado por gran cantidad de meridionales y por pueblos de diferentes orgenes histricos y culturales y con lenguas diversas.

Lo mismo vale para el Kurdistn iraqu, cuya constitucin como Estado sera un golpe duro contra la posibilidad de constituir un Kurdistn pankurdo, como el que reconoci el tratado de Svres en 1920 o se formado por todos los kurdos (iraques, sirios, iranes, turcos, armenios y azerbaijanos), sobre todo si ese miniEstado , como ahora en el caso iraqu, sirviese para debilitar al Estado de Irak y a ayudar a que los kurdos sirios e iranes luchen por su respectiva independencia debilitando a Siria e Irn para beneficio de Israel y de Estados Unidos y abandonando a su suerte a los kurdos de Turqua.

Es indispensable defender el derecho de autodeterminacin de las minoras nacionales y hay que apoyar incondicionalmente las luchas independentistas de las colonias del imperialismo, como en el caso de Puerto Rico. Pero tambin hay que prevenir sobre las independencias que simplemente sustituyan a los Borbones y otros franquistas por la vida y reaccionaria burguesa catalana con Puigdemont a la cabeza, o que reemplacen a los generales sirios o iraques y los ayatollahs iranes por dirigentes tribales como los Barzani o los Talabanis. En esos casos habra que postergar la independencia hasta lograr el apoyo de los sectores de izquierda del Estado opresor y, unidos fraternalmente a ellos, enfrentar la lucha por un objetivo superior: la construccin de una Federacin socialista plurinacional de los pueblos ibricos o de los pueblos de Medio Oriente.

Los socialistas no buscan slo obtener la independencia que instaure una Repblica burguesa en Catalua sino que luchan por una Repblica social, dirigida por Consejos de trabajadores, que abarque toda la pennsula ibrica. Junto a la mayora de los catalanes, ellos defienden el derecho a la independencia pero, en el largo proceso de luchas que se abre, buscan estrechar lazos y librar combates comunes con los trabajadores del resto del Estado espaol y no solamente con las otras minoras nacionales.

El proceso independentista frente al Estado espaol no puede ser una simple suma de minoras nacionales dirigidas por miniburguesas ni una fragmentacin del Estado central en muchos Estados enanos inviables sobre todo cuando el mundo depende de lo que resuelvan cuatro enormes potencias continentales(Estados Unidos, China, Rusia y esa semipotencia que es la UE) y cuando hay que luchar por construir un polo europeo socialista.

El nacionalismo es venenoso e infecta a los trabajadores separndolos de sus hermanos. El nico nacionalismo transitoriamente aceptable es el de quienes defienden su independencia poltica y econmica frente al imperialismo, no el nacionalismo defensor de supuestas superioridades tnicas y culturales o defensor de privilegios econmicos.

Catalua, como el Pas Vasco, Galicia, Andaluca o las Canarias, lucha hoy por la descolonizacin interior de Espaa y eso requiere un combate conjunto por una Asamblea Constituyente que elimine la Constitucin franquista de 1978 e instaure una Federacin Ibrica plurinacional y plurilingstica incluyendo tambin a Portugal que tantos lazos histricos y culturales tiene con Galicia.

Los enemigos de los trabajadores catalanes son los Borbones y los franquistas o los izquierdistas, como el PSOE, firmantes del Pacto de la Moncloa y que consideran eterno el Estado monrquico espaol. Aunque momentneamente coincidan con la burguesa media catalana, sta es tambin una enemiga. La independencia depende de que el actual bloque nacionalista independentista entre esa burguesa, las pequeas burguesas urbanas y rurales y un sector mayoritario de los trabajadores sea substituido por un bloque de los trabajadores con los comerciantes, artesanos y otros cuentapropistas

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter