Portada :: Brasil
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2017

Las tareas polticas del 3 Congreso de la CSP Conlutas

Camila Lisboa y Mauro Puerro
Esquerda Online


Casi 2 mil delegados se preparan para participar del 3 Congreso de la CSP Conlutas (Central Sindical y Popular-Conlutas) que comienza el prximo da 12 de octubre. Seguramente, los delegados y las delegadas ah presentes van a reflexionar las luchas y los desafos colocados en el ltimo perodo. De 2015 para ac, cuando se realiz el ltimos congreso de nuestra Central, la necesidad de potenciar la resistencia contra los planes de ataques a nuestros derechos, estuvo ms presente que nunca.

Crisis econmica y golpe parlamentario

En estos ltimos dos aos, la crisis econmica se profundiz en nuestro pas. Los gobiernos y los empresarios se armaron para la aplicacin de un plan de ajuste fiscal dursimo contra los trabajadores. El entonces gobierno Dilma (PT) demostraba su disposicin a aplicar esos planes e, inclusive, los inici. En tanto, el empresariado brasilero y sectores polticos de la derecha tradicional, como el propio vice-presidente Michel Temer (PMDB), ejecutaron un golpe parlamentario, para asegurar que esos planes no apenas fueran aplicados, sino profundizados.

Al final de 2016, fue aprobada la PEC 55 (Proyecto de Enmienda Constitucional), que impone un techo de gastos para las reas sociales durante 20 aos. No hay precedente de un ataque de este tipo en la ltimas dcadas de nuestra historia, Junto a eso, Temer y el Congreso Nacional aprobaron el fin de la CLT (Consolidacin de las leyes del trabajo) [1] con la Reforma Laboral y siguen amenazando los derechos previsionales.

Los desafos de la resistencia

A pesar de importantes manifestaciones contra Temer, como la marcha que reuni ms 60 mil personas en San Pablo, en setiembre de 2016, y las ocupaciones de las escuelas y universidades contra la PEC 55, fue en 2017 que la fuerza de nuestra clase se demostr de forma ms categrica.

Los das 8 y 15 de marzo prepararon la poderosa huelga general del da 28 de abril. Impusimos retrocesos al gobierno, que tena como plan aprobar la reforma de la previsin social en el primer trimestre. A partir de esa fuerza, era necesario avanzar en un nuevo y ms grande da de huelga general. Infelizmente, las mayores Centrales de nuestro pas recularon de la disposicin demostrada en abril. El algunos casos, por apoyar directamente al gobierno Temer (Fuerza Sindical y Unin General de los Trabajadores), en otros, por optar en construir una candidatura para 2018 [2] y abstraerse de la resistencia presente (Central nica de los Trabajadores y Central de los Trabajadores de Brasil).

El hecho es, delante de eso, que el gobierno consigui aprobar la reforma laboral, el proyecto de ley que permite tercerizar todo y mantenerse en el poder, incluso despus de los diversos escndalos de corrupcin, como la delacin de la JBS [3].

Por tanto, construir la resistencia en este segundo semestre y en el prximo perodo, tiene como desafo central el retomar la unidad que permiti la realizacin de las acciones de marzo, abril y mayo (#ocupa Brasilia) de 2017. Para eso es muy importante medidas como el plenario unificado de los metalrgicos con participacin de otros sectores que marc el da nacional lucha para el 10 de noviembre.

Combatir el avance de la derecha y construir una alternativa de izquierda clasista

Los ataques sobre nuestra clase estn combinados con un fortalecimiento poltico e ideolgico de sectores de derecha y ultraderecha. Discursos intolerantes que ganan simpata tambin entre la clase trabajadora. La crisis econmica y el ambiente de desesperanza que ella crea, combinado con la desmoralizacin completa de la clase poltica, abren espacios para que sectores reaccionarios levanten cabeza y se coloquen en la disputa sobre el desfecho de esa crisis. As, el general Antnio Hamilton Mouro tranquilamente da una declaracin sobre la posibilidad de intervencin militar y Jair Bolsonaro [4] viene creciendo en las encuestas electorales y en la aprobacin popular.

Esta situacin debe darnos una alerta. Es preciso armar a nuestra clase y nuestros instrumentos de lucha, como la CSP Conlutas, contra el avance de la derecha. Porque su avance no se expresa slo en Bolsonaro y simpatizantes de la intervencin militar, sino tambin en las figuras no polticas como Joo Dria, alcalde de San Pablo por el PSDB, fantico defensor de las privatizaciones.

Ese escenario, entre tanto, no puede llevarnos a repetir los errores del pasado. Para combatir el avance de la derecha de forma consecuente es necesario construir un campo de independencia de clase. Una articulacin poltica de los movimientos sociales y organizaciones polticas que dispute corazones y mentes de la poblacin trabajadora con un programa clasista y anticapitalista. Una articulacin que se presente como una alternativa de clase no slo a los diversos representantes del capital, sino tambin a la poltica de conciliacin de clases. Los 13 aos de conciliacin de clases de los gobiernos petistas y sus alianzas contribuyeron al surgimiento del gobern Temer y toda su agresividad contra los trabajadores.

El Congreso de la CSP Conlutas tiene la capacidad de presentarse al conjunto del movimiento social brasilero con esa disposicin. Para eso, es neceario fortalecer el discurso y la prctica unitaria, tener firmeza en el horizonte de combate y capacidad de dilogo.

Resistir con la fuerza y con la cara de nuestra clase

El 3 Congreso tambin va a reflexionar las luchas del movimiento popular y de los movimientos de lucha contra la opresin. De 2005 para ac, asistimos a muchas ocupaciones urbanas, como consecuencia de la crisis, que impacta el derecho a la vivienda. Son diversos movimientos populares que fortalecern la resistencia en nuestro pas y se unificarn con el movimiento sindical para enfrentar los ataques. Nuesta Central, la nica en ser sindical y popular, cada vez ms precisa tener capacidad de dilogo con esta forma de resistencia.

El avance de la intolerancia contra la mujeres, negros/as y LGBTs tambin se traduce en resistencias importantes, como la lucha contra el genocidio de la juventud negra y pobre, la violencia contra las mujeres y ataques a los derechos reproductivos y el reciente combate a cura gay. El carcter democrtico de esas luchas exige que nuestra Central sepa intervenir en esos procesos con disposicin de unidad y combate.

Fortalecer la CSP Conlutas como instrumento de frente nico de nuestra clase

La importancia poltica de nuestra Central no puede hacernos cerrar los ojos ante sus limitaciones. Construimos la Central ms dinmica y ms responsable con la defensa de los derechos de nuestra clase, pero somos una Central minoritaria en la realidad. Fue esa evaluacin que hizo, muchas veces, con que los sectores polticos que construyen la CSP Conlutas se comprometieran en la construccin de sntesis de las acumulaciones polticas de cada entidad y cada organizacin que la construye.

Su actual formato contribuye para eso, pues sus Coordinaciones Nacionales cada dos meses permiten actualizaciones polticas importantes de la coyuntura. Adems de eso, es necesario preservar el aspecto democrtico de ese formato, que permite que su direccin ms cotidiana, la Secretara Ejecutiva Nacional, tenga contacto con los debates y elaboraciones de las entidades y movimientos afiliados.

Por tanto, es decisivo profundizar el funcionamiento democrtico de la central, fortaleciendo sus instancias, sus entidades y su carcter de organizacin de frente nico, evitando el riesgo y peligro de transformarse en colateral de organizacin poltica, como infelizmente, ocurri con la amplia mayora de las centrales. La CSP Conlutas precisa y debe ser la excepcin. Este congreso tiene el gran desafo de (re)afirmar esa concepcin democrtica

Camila Lisboa, militante del MAIS (Movimiento por una Alternativa Independiente y Socialista) y una de los 42 metroviarios despedidos en la huelga de 2014.
Mauro Puerro, militante del MAIS, dirigente del Sindicato de los Profesores y miembro de la Secretara Ejecutiva Nacional de la CSP Conlutas.

Notas de Correspondencia de Prensa
[1] La CLT fue instaurada en 1941 por el gobierno de Getulio Vargas.
[2] Hace alusin al apoyo de estas Centrales a la estrategia del PT por impulsar la candidatura de Lula.
[3] JBS SA, la mayor productora crnica del mundo, involucrada en el esquema de corrupcin poltica y acusada de comercializar carne podrida.
[4] Militar retirado, diputado y candidato presidencial del derechista Partido Social Cristiano.

Traduccin: Ernesto Herrera, para Correspondencia de Prensa.

Fuente: https://esquerdaonline.com.br/2017/10/03/as-tarefas-politicas-do-3-congresso-da-csp-conlutas/


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter