Portada :: Opinin :: 2017, cien aos de la revolucin rusa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-10-2017

Cien aos de la revolucion bolchevique 1917
El harakiri poltico del Partido Comunista Ruso Bolchevique

Roberto Herrera
Rebelin


Auge, apogeo y cada de un proyecto histrico

Hace cien aos, entre el 24 y 25 de octubre de 1917, la revolucin bolchevique conmocion al mundo entero y el fantasma del comunismo presagiado por Carlos Marx y Federico Engels en el Manifiesto Comunista se convirti en una alternativa real al podero y dominio de las grandes burguesas nacionales y del gran capital industrial.

El siglo XX, bien podra catalogarse desde el punto de vista poltico e ideolgico marxista como la centuria de las revoluciones sociales y socialistas, o bien, el siglo de la experimentacin in vivo de diferentes vas de desarrollo al comunismo.

No creo exagerar al afirmar que el siglo veinte fue el gran laboratorio del Manifiesto Comunista a nivel poltico-ideolgico, social y econmico.

El nacimiento de un mundo nuevo fue anunciado en el lugar menos esperado por los pensadores marxistas de la poca. La Rusia Zarista, el eslabn ms dbil de la cadena imperialista, a decir de Vladimir Ilich Lenin, fue la primera nacin en el planeta tierra en la que un grupo extremadamente pequeo de revolucionarios marxistas tom el poder poltico-militar por la fuerza. Con la cada de la monarqua zarista y el establecimiento de un gobierno dirigido por el partido comunista bolchevique, comenz en Rusia el proyecto histrico de la transicin del feudalismo al comunismo.

En la construccin del socialismo y del comunismo, tambin llamado comunismo cientfico, actuaron variables dependientes e independientes de todo tipo, como en cualquier experimento de campo, las que influyeron en mayor o menor medida en el devenir de la nueva sociedad sovitica. Uno de los factores externos que ms influy en los primeros aos de la revolucin fue el cordn estratgico poltico-econmico y diplomtico-militar tendido a la revolucin de octubre algo similar al bloqueo actual contra Cuba Socialista que culmin con la invasin nacionalsocialista de la Wehrmacht hitleriana en 1941 (Operacin Barbarroja).

A pesar de todas las vicisitudes y obstculos que tuvo que enfrentar la revolucin bolchevique, el gobierno sovitico cumpli con las condiciones materiales necesarias para alcanzar la liberacin real de los hombres, segn la teora de Marx y Engels, como son el aseguramiento pleno de comida, educacin, salud, bebida, vivienda y ropa de adecuada calidad y en suficiente cantidad.

En el VIII Congreso de los Soviets de toda Rusia celebrado en Mosc entre el 22 al 29 de diciembre de 1920, Lenin, en su informe general dijo entre otras cosas, lo siguiente: El comunismo es el Poder sovitico ms la electrificacin de todo el pas. Slo cuando el pas est electrificado, cuando la industria, la agricultura y el transporte descansen sobre la base tcnica de la gran industria moderna, solo entonces venceremos definitivamente. Para cumplir el plan de electrificacin tal vez necesitamos un plazo de diez o veinte aosMas es preciso saber y recordar que no se puede realizar la electrificacin teniendo analfabetosAdems de saber leer y escribir, es preciso que los trabajadores sean educados, conscientes e instruidos; es preciso que la mayora de los campesinos tenga una nocin concreta de las tareas planteadas.

El Partido Comunista Bolchevique fue capaz de sacar a la sociedad rusa, heredada de la monarqua zarista, del feudalismo, del analfabetismo, del atraso industrial y transformarla en una sociedad altamente desarrollada en un perodo relativamente corto. Este es uno de los grandes mritos y logros del partido comunista. El otro, es haber derrotado al fascismo alemn durante la Gran Guerra Patria.

Resumiendo: A pesar de todos los logros sociales, econmicos, industriales y cientficos alcanzados por la revolucin sovitica socialista, estos no fueron suficientes para dar el salto de calidad del feudalismo al comunismo. Tampoco fue por falta de voluntad ni de esfuerzo ni del sacrificio de los revolucionarios ni del pueblo trabajador que el proyecto comunista fracasara.

Por qu fracas entonces?

Esencialmente, porque: Ninguna formacin social desaparece antes de que se desarrollen todas las fuerzas productivas que caben dentro de ella, y jams aparecen nuevas y ms elevadas relaciones de produccin antes de que las condiciones materiales para su existencia hayan madurado dentro de la propia sociedad antigua. Por eso, la humanidad se propone siempre nicamente los objetivos que puede alcanzar, porque, mirando mejor, se encontrar siempre que estos objetivos slo surgen cuando ya se dan o, por lo menos, se estn gestando, las condiciones materiales para su realizacin. Prlogo a la Contribucin a la Crtica de la Economa Poltica de Carlos Marx, 1859.

Por otra parte, Federico Engels, tambin expres claramente en su ensayo Principios del Comunismo, 1847, que la revolucin comunista en un solo pas no era posible: La gran industria, al crear el mercado mundial, ha unido ya tan estrechamente todos los pueblos del globo terrestre, sobre todo los pueblos civilizados, que cada uno depende de lo que ocurre en la tierra del otro. Adems, ha nivelado en todos los pases civilizados el desarrollo social a tal punto que en todos estos pases la burguesa y el proletariado se han erigido en las dos clases decisivas de la sociedad, y la lucha entre ellas se ha convertido en la principal lucha de nuestros das. Por consecuencia, la revolucin comunista no ser una revolucin puramente nacional, sino que se producir simultneamente en todos los pases civilizados, es decir, al menos en Inglaterra, en Amrica, en Francia y en Alemania. Ella se desarrollar en cada uno de estos pases ms rpidamente o ms lentamente, dependiendo del grado en que est en cada uno de ellos ms desarrollada la industria, en que se hayan acumulado ms riquezas y se disponga de mayores fuerzas productivas. Por eso ser ms lenta y difcil en Alemania y ms rpida y fcil en Inglaterra. Ejercer igualmente una influencia considerable en los dems pases del mundo, modificar de raz y acelerar extraordinariamente su anterior marcha del desarrollo. Es una revolucin universal y tendr, por eso, un mbito universal.

El capital, dijo Carlos Marx en el Manifiesto Comunista, es un producto colectivo; no puede ser puesto en movimiento sino por la actividad conjunta de muchos miembros de la sociedad y, en ltima instancia, solo por la actividad conjunta de todos los miembros de la sociedad. En consecuencia, si el capital es transformado en propiedad colectiva, perteneciente a todos los miembros de la sociedad, no es la propiedad personal la que se transforma en propiedad social. Solo cambia el carcter social de la propiedad. Esta pierde su carcter de clase.

Con la disolucin de la Unin Sovitica en 1991, el Partido Comunista de la Unin Sovitica (PCUS) fue desplazado del poder poltico, econmico y militar, y, en consecuencia, la propiedad de el Capital de la sociedad sovitica, que hasta ese momento era de carcter social y estaba administrado por el PCUS, pas a manos de la vieja y nueva burguesa sovitica. El derrumbe del socialismo real sovitico o, dicho en otras palabras, la derrota del capitalismo de Estado y de Partido, trajo tambin consigo, por una parte, el surgimiento de una nueva clase social dominante compuesta por antiguos funcionarios del estado sovitico y por dirigentes del PCUS, y por otra, la apertura al gran capital industrial y financiero internacional. En cierto sentido, el fracaso de la Unin Sovitica tambin es el xito de la contrarrevolucin burguesa sovitica y de la burguesa financiera internacional. No obstante, hay que sealar al PCUS como el principal responsable del fracaso del proyecto revolucionario socialista y de la involucin de la economa al capitalismo burgus y transnacional.

El principio del fin

Las revoluciones sociales, as como todos los procesos dinmicos en los que interviene la mano y la mente del hombre, la probabilidad y posibilidad de cometer errores forman parte del proceso dialctico de desarrollo. Sin embargo, la resolucin: Acerca de la Unidad del partido, aprobada por mayora (de los 400 delegados, 25 votaron en contra y 3 abstenciones) en el X-Congreso del partido celebrado en Mosc del 8 al 16 de marzo de 1921, puede considerarse, a la luz de todo lo ocurrido a partir de esa fecha hasta la disolucin de la Unin Sovitica en 1991, como el craso error estratgico o el harakiri poltico del partido comunista ruso bolchevique (PCR(B) [El dilema de Lenin].

El proyecto de resolucin estuvo rodeado de circunstancias (o factores externos e internos) particulares que, a decir de Lenin, ponan en peligro la unidad del partido y, por ende, a la continuidad de la dictadura del proletariado. Es decir, que para Lenin y el sector duro de los Bolcheviques, decir Dictadura del Proletariado equivala a decir Partido Comunista Bolchevique.

Sin entrar en mayores detalles ni en los pormenores de la lucha ideolgica del partido bolchevique, cabe resaltar un detalle importantsimo: La existencia de fracciones polticas al interior del partido era legitima y aceptada por toda la membresa, al menos oficialmente, hasta marzo de 1921.

La iniciativa, o propuesta de resolucin, fue planteada precisamente por Lenin, quien siempre estuvo abierto, en particular al dialogo, la discusin, el compromiso y la negociacin y, en general, a la lucha ideolgica. La resolucin que bien pudo entenderse en su momento como una maniobra de Lenin para aislar a las fracciones conocidas como Oposicin Obrera y Centralistas Democrticos, al fin y al cabo, actu al interior del partido como un bozal.

Anecdtico resulta el hecho que todo el Comit Central del partido vot a favor de la resolucin, incluyendo al mismo Trotski y a Karl Radek, quien al principio de los debates tuvo una posicin crtica frente a la resolucin y fue el nico que presagi en su momento el advenimiento de un dictador.

El Marxismo-Leninismo segn Stalin

A nivel poltico - ideolgico, Stalin hizo lo mismo que Paulo de Tarso con Jess de Nazaret y convirti a Lenin, post mortem, en un santo; y a s mismo, en su legtimo y verdadero sucesor [La canonizacin de Lenin]. Adems, se invent el marxismo-leninismo como la nica ideologa marxista verdadera. Luego, no conforme con esa primera medida, Stalin comenz su cruzada de exterminio y neutralizacin de los enemigos de la revolucin, es decir, a todos aquellos lderes polticos que divergieran de su lnea poltica e ideolgica, utilizando mtodos poco dialcticos, al mejor estilo de Toms de Torquemada, durante los aos de la Santa Inquisicin. El vil asesinato de Len Trotski a manos del cataln Jaime Ramn Mercader del Ro es el mejor ejemplo de la forma en que Stalin entenda la lucha ideolgica. As, de esa forma, pasaron por la hoguera estalinista, adems de Trotski, Bujarin [Koba, para qu necesitaste mi muerte], Kamenev, Zinoviev y cientos de miles de comunistas, tanto de izquierdas como de derechas.

El marxismo-leninismo de Stalin, tal y cual l lo entendi y lo aplic con mano dura, fue la exgesis religiosa de la concepcin dialctica y materialista de Carlos Marx y Federico Engels. A partir de ah, el materialismo dialctico e histrico, dej de ser una gua para la prctica revolucionaria y se convirti en catequismo.

Muri el estalinismo con la muerte de Stalin en 1953?

Para los apologetas del marxismo-leninismo estaliniano, el periodo histrico comprendido entre la muerte de Lenin en 1924 hasta la celebracin del XX Congreso del Partido Comunista de la Unin Sovitica en 1956, estuvo caracterizado por el culto a la personalidad de Jos Stalin. Incluso algunos comunistas modernos tengan ellos conciencia o no de su neo estalinismo se atreven a afirmar que el trmino estalinismo es un invento propagandstico del Gran Capital y la burguesa financiera imperialista.

Nikita Khrushchev, quien conoci muy de cerca a Stalin, reconoci en su Informe Secreto al XX Congreso del PCUS el 25 de febrero de 1956, que el culto a la personalidad socav los principios democrticos del partido comunista y de la sociedad sovitica. Pero Nikita se qued corto en su crtica al reducir todos los errores cometidos al problema del culto a la personalidad de Stalin, en cuanto a que la veneracin al lder comunista no fue lo nico que caus tanto miedo y terror en la sociedad sovitica y sobre todo al interior del partido comunista, sino que fueron principalmente los mtodos de subordinacin poltica partidaria, persecucin, tortura y muerte utilizados por Stalin y sus seguidores, entre ellos, Genrich Jagoda y Lavrenti Beria.

En este sentido, el estalinismo es una desviacin terica y prctica del materialismo dialctico e histrico. Es decir, que el estalinismo hay que considerarlo como una enfermedad viral de los partidos comunistas o agrupaciones marxistas-leninistas, que afecta, as como la rabia en los animales y en los humanos, todo el sistema nervioso central, polticamente hablando el Comit Central y otros rganos de decisin, y cuya letalidad es cercana al cien por ciento. Por lo tanto, si Nikita Kruschev pens en 1956 que, muerto el perro se acaba la rabia, estaba muy equivocado.

 Conclusin 

Sin duda alguna, existi en el mundo un antes y un despus del triunfo de la revolucin bolchevique en 1917. El auge de la Unin Sovitica tens las fuerzas poltico-sociales a escala mundial e intensific la lucha de clase a nivel internacional. La Unin Sovitica demostr que s era posible romper el nudo gordiano de las relaciones de explotacin y dependencia de una clase social sobre otra. En este sentido, la Unin Sovitica fue un buen ejemplo para los pueblos de otras naciones sometidas y subyugadas por las burguesas y oligarquas nacionales. Tal fue el impacto provocado por la revolucin bolchevique que muchos creyeron ver en el horizonte, las cruces del panten de la historia en el que el proletariado enterrara al capitalismo.

La tragedia de la revolucin bolchevique de octubre de 1917, segn mi opinin, no fue el triste final en diciembre de 1991. La verdadera tragedia de la revolucin ocurri 70 aos atrs, cuando Lenin, el lder mximo de la revolucin y el Comit Central aprobaron la resolucin Acerca de la Unidad del partido. Ah qued guardada in scula seculrum y bajo sello, la nica vacuna efectiva contra el estalinismo o cualquier desviacin totalitaria: La lucha ideolgica y la libertad de expresin, dialctica y abierta, al interior del partido en cualquier tiempo que sea, sobre todo en tiempos de crisis y/o de guerra.

El Parlamento ruso, convertido en un gigantesco cuadriltero, fue el escenario en el que Mijal Gorbachov y Boris Yeltsin se enfrentaron el 25 de diciembre de 1991 como dos pesos pesados de la poltica sovitica. Gorbachov, secretario general del partido comunista, cay en la lona a causa del fulminante y trapero gancho de derecha al hgado que le propici Boris en el momento menos esperado, sin comprender lo que aconteca a su alrededor. Efectivamente, la contrarrevolucin haba triunfado. Sin embargo, la suerte de la Unin Sovitica ya estaba echada independiente de quien fuera el perdedor o ganador.

Por suerte, y eso abriga esperanzas, la lucha de clases no es una contienda boxstica.

La lucha continua

Rebelin ha publicado este artculo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter